Portada :: Opinin :: Memoria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-08-2010

A 70 aos del asesinato de Trotsky
Trotsky: un timonel del siglo

Daniel Bensad
Correspondencia de Prensa


Nota
El 20 de agosto de 1940, Ramn Mercader del Ro (Barcelona 1914-La Habana 1978), alias Frank Jacson, alias Jacques Mornand, asestaba el golpe mortal a Len Trotsky en su refugio mexicano de Coyoacn. Era, segn Vctor Serge, la medianoche del siglo: un ao despus de la victoria fascista en la guerra civil espaola; cuando Hitler y sus tropas nazis avanzaban imparables en los campos de batalla de Europa; mientras Stalin aseguraba su dominio desptico en la URSS y en el movimiento comunista internacional.

70 aos ms tarde, el mundo se parece en casi nada al de entonces. Pero ese asesinato poltico, uno de los crmenes ms reveladores del siglo XX - como lo define el notable escritor cubano Leonardo Padura -, es un acontecimiento contemporneo. Un smbolo emblemtico de lo que fue el estalinismo. Que, a su vez, explica la crisis y posterior derrumbe del mal llamado socialismo real. Vale decir, la historia de ahora mismo.

Habra pues que utilizar este nuevo aniversario para re-pensar el horizonte de nuestra lucha socialista. Dejando a un lado la liturgia cargada de gestualidad. Adems, claro est, de rescatar la memoria que alguna vez la infamia pretendi sepultar. Por el camino quedaron cuarenta millones de personas - gente comn - vctimas de un sistema brutal, burocrtico, policial, que estimul la delacin y la traicin. Y dos millones de miembros del Partido asesinados en las prisiones y en los campos del Gulag. Tambin, una cifra incalculable de verdaderos comunistas que se atrevieron, con coraje militante y decisin poltica, a desafiar la mquina contrarrevolucionaria del estalinismo.

Es difcil borrar o banalizar esas huellas de la historia. Sera, por otra parte, inmoral. El recuerdo, entonces, contina actual. As como la reivindicacin de una herencia esencial: la de Len Trotsky.

El artculo que presentamos de Daniel Bensad fue escrito hace diez aos para el semanario Rouge (Francia), por entonces semanario de la Liga Comunista Revolucionaria. Su lectura mantiene la ms plena vigencia. Fue publicado en Convergencia Socialista N 12, Mxico, noviembre-diciembre 2000, revista del Partido Revolucionario de los Trabajadores. (Redaccin de Correspondencia de Prensa).

Trotsky: un timonel del siglo (por Daniel Bensad (1946-2010)

Por qu este asesinato? Si dejamos de lado la personalidad perversa de Stalin, habra que volver a partir de los ltimos combates de Trotsky, es decir, todo el perodo mexicano durante el cual llev adelante principalmente tres grandes luchas en una fase de hundimiento de la esperanza.

Busc, en primer lugar, evitar toda confusin posible entre revolucin y contrarrevolucin, entre la fase de octubre de 1917 y el Termidor estalinista. Lo hace fundamentalmente organizando desde su llegada a Mxico, en momento del segundo proceso de Mosc, la Comisin de Investigacin Internacional presidida por el filsofo norteamericano John Dewey. Quinientas pginas de documentos desarticulan el mecanismo de falsificacin de las amalgamas polticas. El segundo combate es la comprensin de los encadenamientos hacia una nueva guerra, en una fase donde iban a exacerbarse los chovinismos y a oscurecerse los enfrentamientos de clase. Finalmente, el tercer combate, ligado a los precedentes, es el de la fundacin de una nueva Internacional proclamada en 1938, pero proyectada al menos cinco aos antes de la victoria de Hitler en Alemania, que l no conceba como la reunin de los marxistas revolucionarios nicamente, sino como una herramienta volcada para las tareas del momento. Es en este trabajo que Trotsky pudo, en ese momento, vivirse como irremplazable.

Tiempo de derrotas

Trotsky se equivoca en sus pronsticos, cuando hace un paralelo entre los hechos que siguieron a la Primera Guerra Mundial y los que podran resultar de la Segunda. El error reside en el hecho de que los movimientos obreros se encuentran entonces en situaciones muy diferentes. En la Segunda Guerra Mundial se acumulan muchos factores; pero el cualitativo es, sin duda, la contrarrevolucin burocrtica de la URSS durante los aos 1930. Con un efecto de contaminacin sobre el conjunto del movimiento obrero y su componente ms revolucionario.
Hay all una suerte de mal entendido, del cual la desorientacin de muchos comunistas franceses delante del pacto germano-sovitico es la ilustracin ms perfecta. Pero se agregan derrotas cualitativas, como la victoria del nazismo en Alemania y del fascismo en Italia, la derrota de la Guerra Civil Espaola, el aplastamiento de la segunda revolucin en China. Una acumulacin de derrotas sociales, morales e inclusive fsicas, que nos cuesta imaginar. Pero no podemos jams considerar que todo estaba predeterminado.

Uno de los errores importantes de Trotsky, es haber imaginado que la guerra significara de manera ineluctable la cada del estalinismo, as como la guerra franco-alemana de 1870 haba significado la estocada final del rgimen bonapartista en Francia. Estamos en 1945, momentos del estalinismo triunfante, con sus aspectos contradictorios. Todo esto est muy bien ilustrado en el libro de Vassili Grossman, Vida y Destino, sobre la batalla de Stalingrado. A travs de los combates, vemos all despertar a la sociedad e inclusive escapar parcialmente de la empresa burocrtica. Podemos encarar la hiptesis de un relanzamiento de la dinmica de Octubre. Los veinte aos transcurridos desde los aos 1920 son un intervalo corto. Pero lo que dice el libro de Grossman a continuacin es impactante. Stalin es salvado por la victoria! No se les pide cuentas a los vencedores. Es el gran problema para la inteligencia de esa poca.
Las implicaciones tericas son importantes. En su crtica al totalitarismo burocrtico, si Trotsky ve muy bien la parte de coercin policial, subestima el consenso popular ligado a la dinmica faranica, incluso a un precio fuerte, conducida por el rgimen estalinista. Hay aqu un punto oscuro que merecera ser retomado.

Dicho esto, despus de la guerra, est la responsabilidad especfica de los partidos comunistas. En el cuadro del reparto del mundo - el famoso encuentro Stalin-Churchill donde ellos se reparten Europa a lpiz azul - hay empujes sociales importantes o prerrevolucionarios; en Francia, con fuerzas en parte exiguas, pero con ventajas en Italia y Grecia. Y aqu, podemos francamente hablar de traicin, de subordinacin de los movimientos sociales a los intereses de los aparatos. Esto no quiere decir automticamente una revolucin victoriosa, sino una dinmica de desarrollo y una cultura poltica del movimiento obrero seguramente diferentes. Lo que acarrea otras posibilidades. Tambin hay que recordar el famoso hay que saber terminar una huelga del secretario del PCF, Maurice Thorez, o la actitud del PC italiano en el momento del atentado a Togliatti. Pero lo peor y lo ms trgico han sido la derrota de la revolucin espaola, y el desarme de la resistencia y la revolucin griega. Luego, el veto estalinista al proyecto de Federacin Balcnica, entonces la nica solucin poltica, y la demora, frente a la cuestin de las nacionalidades en los Balcanes.

Lo necesario y lo posible

En resumen, el destino trgico de Trotsky ilustra la tensin entre lo necesario y lo posible. Entre la transformacin social que responde a los efectos de un capitalismo en descomposicin y las posibilidades inmediatas. Encontramos esto ya al leer la correspondencia de Marx. En cuanto al aporte terico y estratgico este es considerable. Especialmente en el anlisis del desarrollo desigual y combinado de las sociedades, comenzando por la Rusia de 1905 o la percepcin de las modalidades actuales del imperialismo. Pero all donde es irremplazable, a pesar de las lagunas, es en el anlisis del fenmeno indito en su poca, y difcilmente comprensible, de la contrarrevolucin estalinista.
Desde este punto de vista, Trotsky es un timonel. Lo que no significa una referencia piadosa ni exclusiva. Tenemos, al contrario, la tarea de transmitir una memoria pluralista del movimiento obrero y de los debates estratgicos que lo han atravesado. Pero en ese paisaje y ese paisaje peligroso, Trotsky es un punto de apoyo indispensable.

* Correspondencia de Prensa, boletn solidario de informacin

 redaccin y suscripciones:
[email protected]


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter