Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-08-2010

EE.UU. se sume en la oscuridad

Paul Krugman
ATTAC Espaa


Las luces se apagan en todo EE.UU., literalmente. La ciudad de Colorado Springs ha copado los titulares con su intento desesperado por ahorrar dinero apagando un tercio de sus farolas, pero estn ocurriendo o barajndose cosas similares en todo el pas, desde Filadelfia hasta Fresno.

Entretanto, un pas que en su da asombr al mundo con sus visionarias inversiones en transportes, desde el canal de Erie hasta el sistema de autopistas interestatales, ahora se halla en un proceso de despavimentado: en varios Estados, los Gobiernos locales estn destruyendo carreteras que ya no pueden permitirse mantener y reducindolas a grava.

Y una nacin que antao valoraba la educacin, que fue una de las primeras en ofrecer escolarizacin bsica a todos sus nios, ahora est haciendo recortes. Los profesores estn siendo despedidos y los programas cancelados. En Hawai, hasta el curso escolar se est acortando de manera drstica. Y todo apunta a que en el futuro se producirn todava ms ajustes.

Nos dicen que no tenemos eleccin, que las funciones gubernamentales bsicas -servicios esenciales que se han proporcionado durante generaciones- ya no son viables. Y es cierto que los Gobiernos estatales y locales, duramente azotados por la recesin, estn faltos de fondos. Pero no lo estaran tanto si sus polticos estuvieran dispuestos a considerar al menos algunas subidas de impuestos.

Y en el Gobierno federal, que puede vender bonos a largo plazo protegidos contra la inflacin con un tipo de inters de slo el 1,04%, no escasea el dinero en absoluto. Podra y debera ofrecer ayuda a los Gobiernos locales y proteger el futuro de nuestras infraestructuras y de nuestros hijos.

Pero Washington est prestando ayuda con cuentagotas, y hasta eso lo hace a regaadientes. Debemos dar prioridad a la reduccin del dficit, dicen los republicanos y los demcratas centristas. Y luego, casi a rengln seguido, afirman que debemos mantener las subvenciones fiscales para los muy adinerados, lo cual tendr un coste presupuestario de 700.000 millones de dlares durante la prxima dcada.

En la prctica, buena parte de nuestra clase poltica est demostrando cules son sus prioridades: cuando se les da a elegir entre pedir que el 2% de los estadounidenses ms acaudalados vuelvan a pagar los mismos impuestos que durante la expansin de la era Clinton o permitir que se derrumben los cimientos de la nacin -de manera literal en el caso de las carreteras y figurada en el de la educacin-, se decantan por esto ltimo.

Es una decisin desastrosa tanto a corto como a largo plazo. A corto plazo, esos recortes estatales y locales suponen un pesado lastre para la economa y perpetan el desempleo, que es devastadoramente elevado.

Es crucial tener en mente a los Gobiernos estatal y local cuando omos a la gente despotricar sobre el desbocado gasto pblico durante la presidencia de Obama. S, el Gobierno federal estadounidense gasta ms, aunque no tanto como cabra pensar. Pero los Gobiernos estatales y locales estn haciendo recortes. Y si los sumamos, resulta que los nicos incrementos relevantes en el gasto pblico han sido en programas de proteccin social, como el seguro por desempleo, cuyos costes se han disparado por culpa de la gravedad de la crisis econmica.

Es decir que, a pesar de lo que dicen sobre el fracaso del estmulo, si observamos el gasto gubernamental en su conjunto, apenas vemos estmulo alguno. Y ahora que el gasto federal se reduce, a la vez que continan los grandes recortes de gastos estatales y locales, vamos marcha atrs.

Pero, no es tambin una forma de estmulo el mantener bajos los impuestos para los ricos? No como para notarlo. Cuando salvamos el puesto de trabajo de un profesor, eso ayuda al empleo sin lugar a dudas; cuando, por el contrario, damos ms dinero a los multimillonarios, es muy posible que la mayor parte de ese dinero quede inmovilizado.

Y qu hay del futuro de la economa? Todo lo que sabemos acerca del crecimiento econmico dice que una poblacin culta y una infraestructura de alta calidad son cruciales para el crecimiento. Las naciones emergentes estn realizando enormes esfuerzos por mejorar sus carreteras, puertos y colegios. Sin embargo, en Estados Unidos estamos reculando.

Cmo hemos llegado a este punto? Es la consecuencia lgica de tres dcadas de retrica antigubernamental, una retrica que ha convencido a numerosos votantes de que un dlar recaudado en concepto de impuestos es siempre un dlar malgastado, que el sector pblico es incapaz de hacer algo bien.

La campaa contra el Gobierno siempre se ha planteado como una oposicin al despilfarro y el fraude, a los cheques enviados a reinas de la Seguridad Social que conducen lujosos Cadillac y a grandes ejrcitos de burcratas que mueven intilmente documentos de un lado a otro. Pero eso, cmo no, son mitos; nunca ha habido ni de lejos tanto despilfarro y fraude como aseguraba la derecha. Y ahora que la campaa empieza a dar frutos, vemos lo que haba realmente en la lnea de fuego: servicios que todo el mundo, excepto los muy ricos, necesita, unos servicios que debe proporcionar el Gobierno o nadie lo har, como el alumbrado de las calles, unas carreteras transitables y una escolarizacin decente para toda la ciudadana.

Por tanto, el resultado final de la prolongada campaa contra el Gobierno es que hemos dado un giro desastrosamente equivocado. Ahora, EE UU transita por una carretera a oscuras y sin asfaltar que no conduce a ninguna parte.

Fuente: http://www.attac.es/ee-uu-se-sume-en-la-oscuridad/

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter