Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-08-2010

Mdicos estadounidenses aprobaron la tortura en Oriente Prximo

Sherwood Ross
Aporrea


Doctores estadounidenses en Oriente Prximo aprobaron rutinariamente la tortura de sospechosos capturados y les negaron medicamentos crticos como insulina, a veces con consecuencias letales, segn un informe documentado publicado en Utne Reader.

En diciembre de 2002, el secretario de defensa Donald Rumsfeld emiti una directiva que permita a los interrogadores negar la atencin mdica en situaciones que no fueran de emergencia para que a hombres con lesiones, incluyendo heridas de bala, se les negara tratamiento como medio para hacerlos hablar, escribe la autora Justine Sharrock. Aunque la directiva fue revocada poco despus la prctica continu, dijo.

Los interrogatorios realizados en la infame instalacin de Abu Ghraib en Bagdad tenan que ser aprobados previamente por un mdico y un psiquatra, y la CIA recibi rdenes parecidas para los castigos que infliga en sus instalaciones.

Sharrock cita al mdico Andrew Duffy de la compaa mdica 134 de la Guardia Nacional de Iowa quien le dijo que la actitud de los oficiales mdicos de Abu Ghraib hacia los prisioneros era que se vayan a la mierda esos tipos! y que a l lo haban ridiculizado por tratar de salvar la vida de un hombre usando reanimacin cardiopulmonar (RCP).

Poco despus de la publicacin de las fotos de Abu Ghraib que estremecieron al mundo en 2004, y de que el Pentgono prometiera dejar de maltratar los prisioneros, los hombres seguan siendo atados a sillas de sujecin y abandonados al sol durante horas o encerrados en celdas demasiado pequeas para acostarse, escribe Sharrock. Los mdicos encontraban regularmente a prisioneros deshidratados, con las muecas ensangrentadas por esposas demasiado estrechas, tobillos hinchados por haberlos obligado a estar de pie, articulaciones descoyuntadas por posiciones forzadas. (La ex comandante de Abu Ghraib general Janis Karpinski estim una vez que un 90% de los prisioneros eran inocentes).

En un caso que tuvo que ver con el detenido N 173379, quien pareca necesitar una inyeccin de insulina, dijeron a los enfermeros que en su lugar le inyectaran solucin salina utilizando una aguja de calibre 14 de un dimetro de ms de dos milmetros, del tipo que se utilizaba para castigos o para disuadir a prisioneros de pedir atencin; los policas militares lo rociaron con aerosol de pimienta y lo encerraron en una pequea celda en el calor abrasador, escribe Sharrock, y muri al da siguiente. La queja de Duffy a su capitn supervisor desapareci.

El mximo responsable de la salud del Pentgono, el doctor William Winkenwerder Jr., permiti en 2005 que mdicos militares participaran en torturas y compartieran antecedentes mdicos con interrogadores siempre que un detenido no fuera oficialmente su paciente, escribe Sharrock. Winkenwerder, agrega, recibi ese ao un galardn de la Asociacin Mdica Estadounidense (AMA, por sus siglas en ingls) por contribuciones excepcionales a la mejora de la salud pblica. La AMA se ha negado a condenar las prcticas de tortura del Pentgono y de la CIA y no reaccion cuando en febrero de 2006, la Comisin de Derechos Humanos de las Naciones Unidas conden a doctores estadounidenses por haber participado sistemticamente en maltratos a los detenidos. El biotico Steven Miles de la Escuela de Medicina de la Universidad de Minnesota dijo que la condena de la ONU debera haber sido un llamado a las armas pero la AMA no dijo nada.

Sharrock seal que ninguno de los mximos responsables de la AMA con los que se puso en contacto estuvo dispuesto a comentar sobre su artculo. La Junta Reguladora del Estado, que tiene autoridad para suspender licencias, tampoco sancion alguna vez a un doctor por su ayuda en la tortura militar.

En cuanto a la Asociacin Psiquitrica Estadounidense (APA), su presidente Steven Sharfstein seal en mayo de 2006 que los psiquiatras no tendran problemas si obedecan rdenes militares antes que la recomendacin de la APA de que sus miembros no debieran ayudar directamente en interrogatorios, la que, agreg, no debera considerarse una regla tica, escribe Sharrock. Su artculo en Utne Reader fue publicado primero en la revista Mother Jones.

Fuente: http://www.aporrea.org/ddhh/a106615.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter