Portada :: Cultura :: Manuel Sacristn: 25 aos de su fallecimiento
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-08-2010

Texto de Manuel Sacristn publicado en 1967
Marx, Karl

Manuel Sacristn Luzn
Rebelin

Nota edicin: Karl Marx, Materialismo y Lgica formal fueron las tres voces que Manuel Sacristn escribi en 1967 para la edicin castellana de la Enciclopedia Larousse. Probablemente, Karl Marx, la entrada que aqu se reproduce, no fue incluida en el primer volumen de sus Panfletos y materiales porque Sobre Marx y marxismo ya contena el articulo que sobre el autor de El Capital Karl Marx, pp. 277-307- Sacristn escribiera, pocos aos ms despus, para la Enciclopedia Universitas de Salvat. Las otras dos veces de la Enciclopedia Larousse Lgica formal y Materialismo- fueron incorporadas a Papeles de filosofa, el segundo volumen de Panfletos y materiales, pp. 284-293 y 294-301 respectivamente. Albert Domingo Curto incorpor esta aproximacin a Marx de 1967 en su excelente edicin de Manuel Sacristn, Lecturas de filosofa moderna y contempornea, Trotta, Madrid, 2007, pp. 181-186.


Poltico, filsofo y economista alemn (Trveris 1818 - Londres 1883). Hijo de un abogado hebreo de formacin y tendencias moderadamente ilustradas y liberales, su infancia transcurri en Renania. Estudi en su ciudad natal y a los diecisiete aos empez la carrera de derecho en la universidad de Bonn. Pero desde su traslado a la universidad de Berln (1836), Marx se orient cada vez ms claramente hacia la filosofa y la historia. De esta poca data su noviazgo con Jenny von Westphalen, hija de un funcionario de la nobleza reciente. A su llegada a Berln el joven Marx vivi intelectualmente en el mundo de ideas de la Ilustracin. La filosofa hegeliana, recin muerto Hegel, dominaba el ambiente espiritual berlins y estaba dando origen a una tendencia progresista y democrtica dentro de la cual se situara pronto el joven Marx. Pero el cambio de orientacin intelectual de ste no se produjo sin crisis. En una carta dirigida a su padre el 10 de noviembre de 1837, llega a poner entre las causas de la enfermedad y la depresin que sufri entonces la necesidad intelectual en que se vio de adoptar los motivos bsicos del pensamiento hegeliano: Enferm, como ya te he escrito, (...) de la irritacin que me consuma por tener que convertir en dolo mo una concepcin que odiaba. A pesar de esas tensiones intelectuales Marx era ya en 1837 un joven hegeliano de izquierda bastante tpico. De ello da testimonio la citada carta, en la cual abundan reflexiones directamente inspiradas por el pensamiento de Hegel e incluso temas de detalle muy caractersticos de la filosofa de ste, como la crtica despectiva del pensamiento matemtico o formal en general.

 

La orientacin dominante de los hegelianos de izquierda consista en entender y aplicar la filosofa hegeliana como un instrumento crtico de la sociedad existente. Pero, de acuerdo con sus concepciones bsicas idealistas, sociedad era para ellos tanto como cultura explcita o incluso terica, o lo mismo que grado de realizacin de las ideas en las instituciones: la crtica es tambin teora, como afirmara Marx an en su tesis doctoral (un estudio sobre la filosofa de Demcrito y la de Epicuro) en 1841. Pese a ello, el ejercicio de la crtica puso progresiva y naturalmente al joven Marx en presencia de realidades sociales, sobre todo a partir del momento en que empez a redactar trabajos periodsticos para la Rheinische Zeitung [Gaceta renana], de la que lleg a ser director (1842). Los debates de la Dieta renana acerca de materias como los robos de lea en los bosques, por ejemplo, despertaron en Marx una sensible conciencia de los problemas sociales. Muy tempranamente percibi la naturaleza clasista de la legislacin y de los debates mismos de la Dieta. Sus artculos al respecto en la Rheinische Zeitung pintan plsticamente no slo las actitudes de clase de los oradores de los estamentos noble y burgus, sino tambin la naturaleza de clase del estado, cuya legislacin y cuya accin administrativa tienden a convertir el poder social en guardia jurado de los intereses de los propietarios. La crtica del joven Marx (que tena veinticuatro aos en esa poca) a dicha situacin procede segn una lnea liberal apoyada filosficamente en una interpretacin izquierdista del pensamiento de Hegel: esa situacin es reprobable porque un estado clasista no cumple la idea del estado como realizacin de la eticidad, de la especificidad humana.

Puede documentarse que Marx tuvo durante esos aos un primer conocimiento del movimiento obrero francs e ingls y del socialismo y el comunismo utpicos de Fourier, Owen, Saint-Simon y Weitling. Por lo que hace a los movimientos revolucionarios franceses de la poca su fuente fue probablemente la Augsburger Allgemeine Zeitung [Gaceta General Aubsburguesa], en al cual H. Heine publicaba crnicas desde Pars en las que varias veces aludi al comunismo francs y al de los emigrados alemanes. La reaccin de Marx a esos datos tiene dos aspectos distinguibles: por un lado, considera justificado que la clase que hasta ahora no ha posedo nada aspire a poseer, y reprocha a la clase dominante alemana su actitud puramente negativa; la aspiracin econmica del proletariado y su lucha por objetivos materiales inmediatos (Marx comenta la gran agitacin de Lyon, por ejemplo) le parecen naturales y justificados fenmenos sin importancia y nada temibles. Pero en las ideas comunistas ve ideas parciales -ideas de clase-, tan incapaces como las de la clase dominante de realizar el estado tico. Las ideas comunistas son un temor de la conciencia que provoca una rebelin de los deseos subjetivos de los hombres contra las comprensiones objetivas de su propio entendimiento. Esas comprensiones objetivas son el concepto hegeliano del estado, frente al cual el comunismo es para el Marx de entonces la parcial nocin de un estado de artesanos. En 1843 la censura procedi contra la Rheinische Zeitung y Marx tuvo que dimitir. Ya previamente este endurecimiento de la censura, el de la poltica universitaria prusiana, le haba movido a desistir de su proyecto de carrera universitaria. Este ao de 1843, en el cual Marx se sumara a la emigracin poltica alemana en Pars, fue abundante en acontecimientos decisivos para su vida: adems de casarse, conoci a Heine, Brne, Proudhon y Engels. Con esos acontecimientos, naci el Karl Marx que ha pasado como figura de gran influencia a la historia de las ideas y a la de los hechos.

La amistad con Engels acarre ante todo para Marx la conviccin de que tena que estudiar profundamente los problemas econmicos. La conciencia de ello coincidi con esta fase de su evolucin intelectual y moral con la utilizacin del pensamiento de Feuerbach (un humanismo abstracto que culmina en una crtica recusatoria de la religin y de la filosofa especulativa) como correctivo del idealismo de Hegel. Esa situacin se refleja sobre todo en tres trabajos muy importantes para la comprensin de su evolucin intelectual: dos escritos (1843) para los Deutsch-franzsische Jahrbcher [Anales franco-alemanes], la Crtica de la filosofa hegeliana del derecho y Sobre la cuestin juda; y otro no publicado durante su vida que se conserva en estado de borrador: los Manuscritos econmico-filosficos de 1844. Todos estos escritos -el ltimo sobre todo- presentan caractersticamente lo que despus Marx considerara una mezcla del punto de vista ideolgico, o de historia y crtica de las ideas, con el factual, o de anlisis e interpretacin de los datos. Ese rasgo indica suficientemente el lugar de transicin que ocupan esos escritos en la biografa intelectual de Marx. El aspecto ms meramente filosfico de esa transicin se aprecia, en los manuscritos sobre todo, en su intento de precisar la sntesis del pensamiento recibido a partir de la cual est organizndose el suyo.

En 1845 Marx tuvo que abandonar Pars. Pas a Bruselas y en 1847 a Londres. De este perodo son las obras en las cuales se suele ver la primera formulacin del materialismo histrico: La sagrada familia, La ideologa alemana, Miseria de la filosofa y el Manifiesto del Partido comunista (escrito en 1847, publicado en 1848). Engels ha fechado en esos aos el punto de inflexin, caracterizndolo como un rebasamiento de las ideas de Feuerbach: Pero haba que dar el paso que no dio Feuerbach; el culto del hombre abstracto, que constitua el ncleo de la nueva religin, se tena que sustituir por la ciencia del hombre real y de su evolucin histrica. Este ulterior desarrollo del punto de vista feuerbachiano ms all de Feuerbach empez en 1845, por obra de Marx, en La sagrada familia. En esa obra y en La ideologa alemana, Marx (con la colaboracin de Engels) va explorando, con ocasin de motivaciones polmicas, su nueva concepcin de las relaciones entre lo que a partir de entonces se llamara en el marxismo la sobreestructura (las instituciones y las formaciones ideolgicas) y lo que recibira el nombre de base de la vida humana, paulatinamente entendida como el sistema de relaciones (o condiciones, pues la palabra alemana Verhltnisse, siempre usada en plural en este contexto, significa ambas cosas, y tambin circunstancias) de produccin y apropiacin del producto social. En el Manifiesto (por tanto en 1847 a ms tardar) est ya presente, adems de la clsica tesis marxista que aparece en la primera frase del clebre texto (La historia de toda sociedad hasta hoy es la historia de luchas de clase) tambin el esquema dinmico de la evolucin histrica tal como lo entiende el marxismo, a saber: la tensin dialctica entre las condiciones o relaciones de produccin y el desarrollo de las fuerzas productivas. En el Manifiesto afirma Marx, por ejemplo, que las modernas fuerzas productivas estn en tensin desde hace decenios con las modernas relaciones de produccin, con las relaciones de propiedad que son las condiciones de vida de la burguesa y de su dominio.

En 1847 era Marx miembro de la Liga de los comunistas y trabajaba intensamente en la organizacin del movimiento obrero. La evolucin de 1848 le movi a pasar a Alemania (abril) igual que Engels, con objeto de colaborar personalmente en la revolucin democrtica alemana. Marx public en Colonia la Neue Rheinische Zeitung [Nueva Gaceta Renana] de vida efmera (1848-1849). Tras el fracaso de la revolucin, se encontraba en Londres (expulsado de Pars) en 1849. Y en 1850 se disolvi la Liga de los comunistas. Ya no se movera Marx de Londres ms que muy transitoria y excepcionalmente, o por motivos de salud en los ltimos aos de su vida. La fase de sta que empez el ao 50 es de mucho sufrimiento causado por la pobreza, el esfuerzo y la resultante mala salud. En esta poca haba empezado la preparacin de los materiales y anlisis para El Capital, que sufrira numerosos cambios respecto de los proyectos iniciales de Marx. Los textos conocidos con los ttulos de Contribucin a la crtica de la economa poltica, Esbozo a una critica de la economa poltica y Teoras sobre la plusvala son todos de esa poca y preparatorios de El Capital (esto puede decirse objetivamente, no en el sentido de que tales fueran los planes literarios de Marx). Tres aos antes de aparecer El Capital (vol. I) se fund la Asociacin Internacional de Trabajadores, la Internacional por antonomasia. Al poco tiempo de su fundacin se le llam a participar en ella y se convirti en su autntico gua, al redactar la memoria inaugural y los estatutos. La distinta concepcin del camino que haba que seguir en la lucha revolucionaria le llev a enfrentarse con Bakunin y sus partidarios, que en 1872 fueron expulsados de la Internacional. El primer volumen de El Capital, nico publicado en vida de Marx, ha sido durante el siglo siguiente a su publicacin la obra ms influyente y famosa de su autor: slo ms recientemente empez a solicitar una anloga atencin su obra anterior y juvenil. Contemplado desde sta, El Capital aparece como el remate de un movimiento intelectual de alejamiento progresivo y negacin de la especulacin filosfica y de su pretensin de ser fundamento de la accin poltica revolucionaria; en el mismo movimiento ese papel se atribuye a un conocimiento positivo de la realidad histrica, social y econmica. Una vez hubo reconocido que la estructura econmica es la base sobre la cual se yergue la sobreestructura poltica, Marx atendi ante todo al estudio de esta estructura econmica (Lenin).

Concepto bsico y nuevo, al menos en su sistemtico aprovechamiento, de las obras de la poca de El Capital y de ste mismo es el de plusvala. Con ese concepto propone Marx una explicacin de la obtencin de valor por parte del propietario del dinero como resultado de la circulacin de ste. La ganancia de valor se explica porque el capitalista puede comprar y compra de hecho la nica mercanca que produce valor con su consumo, la fuerza de trabajo. En las obras que, como sealadamente El Capital, son caractersticas de la madurez de Marx, se aprecia una recuperacin de conceptos hegelianos. El propio Marx ha comentado el hecho, explicndolo simultneamente en dos sentidos, como mero coqueteo intelectual con el lenguaje filosfico de Hegel, por reaccin contra la vulgaridad antihegeliana de la cultura izquierdista alemana de los aos 50 y 60; y como reconocimiento de que la mixtificacin [idealista] que sufre la dialctica en manos de Hegel no anula en modo alguno el hecho de que l ha sido el primero en exponer de un modo amplio y consciente las formas generales de movimiento de aqulla. La dialctica se encuentra invertida en el pensamiento de Hegel. Hay que enderezarla para descubrir el ncleo racional dentro de la cscara mstica (Prlogo a la 2 edicin del vol. I de El Capital).

Las vicisitudes y los puntos de inflexin de la evolucin intelectual de Marx, tan rica y revuelta como la de cualquier otro pensador importante, suscitan dos problemas que son actualmente tema de la mayor parte de la literatura marxiana: el de los cortes, rupturas o censuras que haya podido haber en esa evolucin, especialmente entre los aos 1842-1847, y el de la naturaleza del trabajo terico de Marx, tan directamente ligado (a diferencia del trabajo intelectual tpico moderno, por ejemplo, el de un fsico) con objetivos prcticos (polticos revolucionarios). Respecto del primer problema, cabe decir al menos que un examen de la evolucin intelectual de Marx, por curioso que sea, permite identificar no uno, sino varios puntos de inflexin (alguno incluso posterior a El Capital), ninguno de los cuales, sin embargo, se revela como ruptura total: en 1851, por ejemplo, seleccionaba para encabezar una publicacin de sus escritos un artculo del ao 1842, las Observaciones acerca de la reciente instruccin prusiana sobre la censura). En cuanto al segundo problema, parece tambin claro que Marx ha practicado con los temas econmicos un tipo de trabajo intelectual no idntico con el que es caracterstico de la ciencia positiva, aunque s compuesto, entre otros, por ste. Es incluso claro que Marx atribuye un peculiar estatuto intelectual a toda ocupacin cientfica general con los problemas econmicos. As escribe, por ejemplo, en el citado prlogo a la 2 edicin del vol. I de El Capital: En la medida en que es burguesa -o sea, mientras conciba el orden capitalista como forma absoluta y nica de la produccin social, en vez de cmo estadio evolutivo transitorio-, la economa poltica no puede mantenerse como ciencia, sino mientras la lucha de clases sea latente y se manifieste slo en fenmenos aislados. Marx no ha hecho nunca afirmacin parecida acerca de ninguna otra ciencia.

En 1870 Engels pudo trasladarse a Londres y entr a formar parte del consejo general de la Internacional, aliviando a Marx de parte de su trabajo y haciendo posible que ste se retirase en 1873 de la actividad pblica y dedicase los esfuerzos que le permita su quebrantada salud a proseguir la redaccin de El Capital. La muerte de su mujer y de su hija le afectaron profundamente y precipitaron su propio fin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter