Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2010

El debate sobre Afganistn

Alberto Montero Soler
Pblico


El pasado 6 de agosto, la portada de Pblico interpelaba al lector con una pregunta acompaada de dos fotografas. La pregunta era Para qu sirve estar en Afganistn? y las fotografas eran de Aisha, una joven afgana de 18 aos cuyas orejas y nariz haban sido mutiladas a cuchillo por su marido para resolver lo que l consideraba una grave afrenta. De esa forma, Pblico se haca eco del debate que la publicacin de unas fotos similares de Aisha en la portada de la revista Time estaba generando a nivel mundial y que centraba la atencin en el papel de las fuerzas de ocupacin en Afganistn.

Desde mi punto de vista, existe otra manera de enfocar el debate (discusin que cobra ahora trgica actualidad a raz del asesinato, el mircoles pasado, de dos guardias civiles y un traductor espaoles, y el intento de asalto a la base de Qala i Naw). De repente parece como si las tropas de ocupacin llevaran aos en ese pas para defender los derechos de las mujeres afganas y que, a la vista de las fotografas de Aisha,el resultado no se est alcanzando. Parece como si los discursos que se emplean para camuflar una ocupacin militar dejaran de ser proclamas propagandsticas para convertirse en razones ciertas y de la suficiente solidez como para sentar las bases de un debate real con consecuencias tangibles.

Vivimos tiempos de memoria frgil y a los invasores les resulta necesario refrescar el argumentario con el que camuflan sus verdaderas razones, apelando al sentimentalismo ms primitivo. Creen que basta con mostrarnos el rostro desfigurado de una nia para hacernos creer que cada bombardeo tiene como finalidad la defensa de los derechos de las mujeres afganas y que, as, desvan nuestra atencin y olvidamos las verdaderas razones de su presencia en aquel pas.

Pero, puestos a entrar al trapo, es decir, suponiendo que la defensa de los derechos de esas mujeres constituyera la principal razn de la ocupacin militar, lo que no debemos permitir es que nos impongan las preguntas y hasta las respuestas en ese debate. Lo primero que deberamos hacer sera cambiar los trminos del mismo y plantear abiertamente la cuestin como ellos suelen hacerlo cuando de otras cuestiones se trata. Hablemos, por ejemplo, de eficiencia, de si los medios empleados se corresponden con los fines perseguidos; de si la inversin de recursos realizados hasta el momento estn teniendo algn efecto positivo sobre la que dicen que es la razn ltima de esta ocupacin. Y, en el caso en que ese resultado no se est dando, preguntmonos si existe alguna alternativa. Porque, si los resultados son negativos y si las alternativas existen pero no se implementan, la conclusin que cabe extraer es que alguien est engaando a alguien.

De entrada, algo debe estar hacindose muy mal cuando la Misin de Asistencia en Afganistn de las Naciones Unidas (UNAMA) acaba de publicar que el nmero de vctimas civiles en ese conflicto ha sido de 1.271 muertos en los primeros seis meses del ao, un 31% ms que en el mismo periodo del ao anterior. Un resultado que tampoco debera asombrarnos si recordamos que Barack Obama no slo ha mantenido la poltica belicista de George W. Bush, sino que la ha intensificado, solicitando un incremento de un 6,1% en el gasto militar con respecto al pico mximo al que lleg en tiempos del primero. Adems, ha multiplicado por tres el nmero de soldados estadounidenses en el pas desde que asumi la presidencia de EEUU, sin que las haya reducido desde que recibi el Nobel de la Paz.

Estos datos suponen una primera evidencia de que no son los derechos de las mujeres afganas lo que est en juego. O es que alguien puede pensar que EEUU se habra gastado hasta el momento en Afganistn decenas de miles de millones de dlares para defender esos derechos? Tan importantes son stos para la Casa Blanca? Es ms, si efectivamente son tan importantes, por qu EEUU y el resto de gobiernos comparsa permiten que se forme un Gobierno ttere integrado en gran medida por los mismos seores de la guerra que han masacrado a la poblacin afgana y, especialmente, a sus mujeres, como vienen denunciando en la campaa http://www.lotienesqueparar.org ? No sera mejor darles un mayor peso en la poltica real del pas a las mujeres y perseguir a los seores de la guerra por sus crmenes contra stas?

Nadie puede pensar en serio que la emancipacin de la mujer afgana se conseguir a base de bombardeos y masacres. Es mucho ms til pensar que la libertad para las mujeres de ese pas slo se lograr a base de educacin y de una transformacin radical de las condiciones sociales y econmicas del pas, como ha ocurrido en otros estados de la zona, como Bangladesh.

Si coincidimos en que esa es la verdadera va de emancipacin de las mujeres, el debate sobre la ocupacin de Afganistn quedara rpidamente saldado apenas tuviramos en cuenta que con el milln de dlares que supone el mantenimiento anual de un soldado estadounidense en Afganistn, podran construirse 20 escuelas. O que con el mantenimiento de 246 soldados, se podra financiar un plan de mejora de la educacin en todo el pas.

La verdadera transformacin social es la que se produce a travs de la educacin. Es lo que intentan a diario organizaciones como CARE, que tiene 295 escuelas en Afganistn a las que han asistido ms de 50.000 nias sin que las atacaran los talibanes. Eso es lo que genera esperanza, expectativas de cambio, respeto y dignidad para las mujeres afganas. Y eso es lo que destruyen cada da las tropas de liberacin con sus bombardeos. stos son los trminos del debate sobre los que valdra la pena discutir.

http://blogs.publico.es/dominiopublico/2335/el-debate-sobre-afganistan/

Alberto Montero Soler ([email protected]) es profesor de Economa Aplicada de la Universidad de Mlaga y puedes leer otros textos suyos en su blog La Otra Economa.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter