Portada :: frica :: Denuncia genocidio ruands
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-09-2010

Ruanda, un modelo econmico para frica?

Renaud Duterme
CADTM/Mondialisation.ca

Traducido del francs para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


Tras la eleccin triunfal y controvertida de Paul Kagam al frente de Ruanda, los debates sobre la situacin del pas se suceden a buen ritmo. Si con frecuencia se pone en tela de juicio el carcter democrtico del rgimen, no ocurre lo mismo con las muy liberales reformas econmicas de las que el pas se ha convertido en la punta de lanza. Desde todas partes se saluda esta orientacin, con las instituciones financieras internacionales (IFI) y otros proveedores de fondos a la cabeza. Es cierto que algunos progresos pueden dar motivos para ser optimistas: tasa de crecimiento del 8% para la capital |1|, progreso en la lucha contra el paludismo, lucha contra la corrupcin, campaa masiva de alfabetizacin, progreso en la educacin (la escuela primaria es gratuita y obligatoria para todos), etc. A pesar de eso, algunos elementos vienen a matizar estas buenas noticias.

La persistencia de las desigualdades

En primer lugar, el mantenimiento de fuertes desigualdades: entre ricos y pobres, entre las ciudades y el campo. Las buenas cifras de crecimiento del pas no beneficiarn al conjunto de la poblacin. En efecto, segn el indicador de medida de las desigualdades, Ruanda se clasifica en la parte baja de la clasificacin |2|. Ahora bien, la historia reciente del pas ilustra hasta qu punto una situacin social y econmica muy desigual puede ser un factor de profunda inestabilidad y favorecer una instrumentalizacin de las frustraciones, como ocurri antes del genocidio de 1994 |3|. Quienes apoyan la liberalizacin del pas raramente mencionan este abismo entre ricos y pobres. Sin embargo, a semejanza de muchos otros ejemplos, estas desigualdades tienen su origen directamente en las diferentes medidas promovidas por las instituciones internacionales (privatizaciones, desvinculacin del Estado, etc.).

La apertura al gran capital

A continuacin y relacionado con la anterior, la apertura sin barreras al capital extranjero. Testimonio de ello son los muy buenos resultados del pas en el informe Doing Business 2010 [Haciendo negocios 2010] del Banco Mundial |4| que clasifica a los pases segn el clima de los negocios para guiar a los empresarios en sus inversiones. Ruanda registra el mejor progreso de la clasificacin segn la reglamentacin de los negocios y pasa del puesto 149 al 67. Ahora bien, este progreso saludado por una parte y por otra se explica sobre todo tanto por el aumento drstico de la flexibilidad de los horarios de los trabajadores |5| como un aumento de la facilidad para el despido en las empresas instaladas en Ruanda |6|. La proteccin de las inversiones tambin es un criterio en el que el pas progresa de manera importante puesto que gana 144 puntos en relacin a 2009 |7|. Por consiguiente, se constata que estas reformas benefician sobre todo al capital en detrimento del trabajo, principio elemental de la ideologa neoliberal (otro elemento que va en este sentido es la disminucin del impuesto de sociedades que ha pasado del 50 al 35% |8|). Se puede ver que el gobierno sigue al pie dela letra los consejos de Tony Blair quien durante una visita a Kigali en mayo de 2009 subray la necesidad que tena el pas de promover las inversiones en el sector privado |9|. Todo esto sera insignificante si no tuviera consecuencias directas sobre la poblacin. Ahora bien, como denuncia la International Trade Union Confederation [Confederacin Internacional de Sindicatos], Los patrones ya no tienen que hace consultas previas con los representantes de los empleados [concernientes a las reestructuraciones], ni avisar de ello a la inspeccin de trabajo|10|. Evidentemente, este tipo de polticas lleva a un aumento de los beneficios de los patronos en detrimento del bienestar de los trabajadores. Adems, lo ms frecuente es que los beneficios se repatrien a los pases de origen de los inversores. La siguiente grfica muestra que estos repatriamietos aumentan claramente desde hace varios aos. Aunque las cifras se detengan en 2006, se podra apostar a que los datos de los aos siguientes siguieron desbocndose, sobre todo tras las polticas de neoliberalizacin emprendidas por Kigali. Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.
















Graphique ralis par nos soins sur base des chiffres du Global Development Finance 2009 de la Banque Mondiale


Otro problema de estas inversiones extranjeras es que dependen de factores diferentes de las polticas econmicas establecidas por los gobiernos. As, para un inversor la estabilidad poltica y macroeconmica es un elemento fundamental en la eleccin del lugar de inversin |11|. La volatilidad de los capitales aument de manera importante con la liberalizacin financiera. Por consiguiente, en caso de que las tensiones polticas amenacen a la estabilidad del pas, se corre un grave riesgo de que los capitales invertidos abandonen el pas tan rpido como llegaron, lo que llevara a agravar una situacin ya precaria para la mayora de la poblacin.

Una dependencia constante

Por consiguiente, la dependencia del pas de estas aportaciones exteriores puede resultar un problema no desdeable. Esta dependencia ya no se limita a las inversiones. As, en el dominio comercial los ingresos de exportaciones de Ruanda estn muy concentrados en algunos productos de dbil valor unitario (principalmente t y caf); la ayuda extranjera sigue representando una quinta parte de los ingresos del pas y en el dominio financiero la mayora de los bancos pertenecen a inversores extranjeros, |12| etc. Por todas estas razones, hablar de Ruanda en trminos de modelo econmico en el que se podra inspirar toda frica es sin lugar a dudas exagerado. Aunque acompaen algunos xitos, la vulnerabilidad del pas en relacin con los avatares de la economa es tal que hay un gran riesgo de ver degradarse la situacin del pas a toda velocidad en caso de un choque importante.

El FMI nunca est lejos

La situacin descrita no es nueva para cualquier persona que se interese por la historia del pas. Recordemos que en la dcada de 1970 los proveedores de fondos ya lo consideraban un ejemplo para la regin. Por desgracia, la crisis econmica mundial haba vencido el entusiasmo que prevaleca, con las consecuencias que conocemos. Aunque las tensiones tnicas de la poca parezcan calmadas, es razonable temer los efectos a largo plazo de esta liberalizacin a ultranza impulsada por las IFI con el aval del Estado, sobre todo si sta prosigue con la exclusin de la mayora de los ruandeses. Por ello, la firma el pasado mes de junio de un acuerdo entre el FMI y Ruanda es un tanto sorprendente. Y es que este acuerdo permitir al pas basarse durante tres aos en los consejos de expertos del FMI |13|. Visto el fiasco de las polticas econmicas impulsadas por el FMI |14|, no se puede menos que preocuparse.

Muy felizmente, el pas ha rechazado un nuevo prstamo del FMI. Aunque las razones invocadas son ms sus xitos econmicos que la poltica laxista de los prstamos de las IFI para con el rgimen de Habyarimana, esto podra evitar a la poblacin ruandesa estar sometida a las decisiones de estos creadores de miseria. Esperemos que nuestras inquietudes respecto a los riesgos que corre el pas a consecuencia de sus polticas sean infundados. En caso contrario, es poco probable que el pas puede negar otra vez nada al FMI.

Notas:

|1| Aunque como han demostrado muchos estudios, no se ha demostrado la correlacin entre crecimiento y bienestar.

|2| El indicador que mide la desigualdad de los ingresos de un pas dado es el coeficiente de Gini. Vara entre 0 y 1. 0, que representan una igualdad perfecta y una desigualdad total. En el caso de Ruanda llega al 0,468, lo que sita al pas en al parte baja de la clasificacin. Vase www.statistiques-mondiales.com... .

|3| Para informacin sobre los factores econmicos del genocidio, vase http://www.cadtm.org/Rwanda-un-geno... http://www.cadtm.org/Le-Rwanda-les-... .

|4| http://francais.doingbusiness.org/E...

|5| El ndice de rigidez de los horarios pas de 40 en 2009 a 0 en 2010.

|6| El ndice de dificultad para despedir pas de 30 en 2009 a 10 en 2010.

|7| Ruanda pas del puesto 171 en 2009 al 27 en 2010.

|8| MILLET Damien, op. cit., p.86.

|9| http://www.afriquejet.com/afrique-c...

|10| http://www.ituc-csi.org/doing-busin...

|11| ZACHARIE Arnaud, Les enjeux de la globalisation dans les pays en dveloppement, Universit Libre de Bruxelles, curso 2008-2009.

|12| http://www.tv5.org/cms/chaine-franc...

|13| http://www.rfi.fr/afrique/20100618-...

|14| Fue sobre todo a raz de un programa de ajuste estructural cuando aument drsticamente la pauperizacin de la sociedad ruandesa en la dcada de 1989 lo que tuvo como consecuencia que la poblacin desocupada contribuy a la propaganda genocida.

Fuente: http://www.mondialisation.ca/index.php?context=va&aid=20850Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter