Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-09-2010

El eterno retorno de Fidel

Carlos Rivera Lugo
Claridad/Rebelin


Se me viene a la mente en estos das la idea nietzscheana del eterno retorno, sobre todo a raz de ese retorno vital del lder histrico de la Revolucin cubana a la vida pblica en su pas. Es como si efectivamente ese eterno arenal de la existencia retornara siempre de nuevo, y Fidel con l. La Historia no slo lo absolvi y lo encumbr sino que ahora no encuentra como prescindir de l. Cuntos celebramos esta suprema confirmacin del triunfo, luego de cuatro inciertos aos, de la vida sobre la muerte por parte de este infinitamente gran y querido hombre.

El mismo da en que Fidel Castro Ruz acude por primera vez en cuatro aos a hablar en un acto pblico, otro hombre, Barack Obama, este pequeo y crecientemente despreciado, an entre los suyos, suscribi nuevamente la extensin por otro ao ms del criminal bloqueo contra el pueblo cubano. Al igual que las dems complicidades que ha protagonizado en torno a una ristra de polticas imperiales de su pas, el presidente estadounidense argument que seguir sometiendo a Cuba a esa brbara e inhumana agresin conviene a los intereses nacionales de Estados Unidos.

An as, Fidel dice que no odia a Estados Unidos. Por qu odiar a Estados Unidos, si es slo un producto de la historia?, le confiesa a Carmen Lira Saade, directora del peridico mexicano La Jornada. Le asegura, de paso, que lleg a morir pero que dio una de sus ms frreas batallas -ni el Hades pudo con l!- y resucit para encontrarse con un mundo como de locosUn mundo que aparece todos los das en la televisin, en los peridicos, y que no hay quien entienda, pero el que no me hubiera querido perder por nada del mundo.

No quiero estar ausente en estos das. El mundo est en la fase ms interesante y peligrosa de su existencia y yo estoy bastante comprometido con lo que vaya a pasar. Tengo cosas que hacer todava, puntualiza en su entrevista reciente con la periodista mexicana.

Y cul es ese destino ulterior que le trae de vuelta de la ultratumba? Aspira a convocar a una opinin pblica mundial, todava dormida, para que frene a Estados Unidos en su desastrosa confrontacin actual con Irn, la cual slo posee visos de desembocar en una conflagracin nuclear. Tenemos que movilizar al mundo para persuadir a Barack Obama, presidente de Estados Unidos, de que evite la guerra nuclear. l es el nico que puede, o no, oprimir el botn, sentencia. Y cuando a Fidel le da con algo, no ceja ni un tantito.

T crees que los iranes van a retroceder?, le pregunta a su entrevistadora y sigue abundando: T te los imaginas? Hombres valientes, religiosos que ven en la muerte casi un premio Bien, los iranes no van a ceder, eso es seguro. Van a ceder los yanquis? Y, qu va a pasar si ni uno ni otro ceden?.

De ah que el resurrecto Comandante-Maestro pide que se piense, se razone, se luche para evitar esta nueva amenaza a la supervivencia de la humanidad. As las cosas, vestido con su acostumbrado uniforme verde olivo pero sin las acostumbradas insignias, casi como si fuese un ciudadano comn, en la maana del viernes pasado 3 de septiembre le llev su buena nueva a los estudiantes en la escalinata de la Universidad de La Habana. Estaba acompaado de su inseparable esposa, Dalia Soto del Valle.

Comenz intimando con la juventud all reunida: Les ped reunirnos hoy temprano, antes de que nuestro Sol caliente demasiado. Esta escalinata, a la que nunca imagin volver, guarda imborrables recuerdos de los aos en que comenc a tener conciencia de nuestra poca y de nuestro deber. Se puede adquirir conocimientos y conciencia a lo largo de toda la vida, pero jams enninguna otra poca de su existencia una persona volver a tener la pureza y el desinters con que, siendo joven, se enfrenta a la vida. A esa edad, descubr mi verdadero destino.

El tiempo que la humanidad dispone para librar esta batalla, es increblemente limitado. A lo largo de ms de tres meses de incesante batallar me esforc modestamente por divulgar, ante un mundo inadvertido, los terribles peligros que amenazan la vida humana en nuestro planeta. Es sabido, y no me queda otra alternativa que recordar el hecho, de que no estamos viviendo la poca de la caballera y el acero de las espadas acompaados por arcabuces de un disparo, acot para de inmediato insistir en que la guerra posee hoy armas mucho ms destructivas, sobre todo las nucleares.

Entonces, hizo suyas las palabras que le haba hecho llegar un ciudadano comn de Nuestra Amrica en apoyo a su convocatoria: Hoy enfrentamos dos grandes desafos: la consolidacin de la paz mundial y salvar el planeta del cambio climtico. Lo primero es lograr una paz duradera sobre bases slidas, la segunda es la de revertir el cambio climtico. Hay que tomar conciencia de estos problemas que nosotros mismos los hemos creado y que somos los protagonistas de los cambios que tenemos que lograr. El panorama del siglo pasado no era igual que el de este siglo. El armamento, en estos momentos, es ms sofisticado y mortfero y el planeta ms dbil y contaminado.

Nadie tiene el derecho de usar la violencia contra ningn ser humano, pas o nacin. Nadie puede cortar un rbol si antes no plant tres... No podemos estar de espalda a la naturaleza. Todo lo contrario, debemos permanecer siempre abrazados a ella. Porque nosotros mismos somos naturaleza, formamos parte de ese abanico de colores, de sonidos, equilibrio y armona. La naturaleza es perfecta.

Si no hacemos nada. Nadie se salvar, no habr lugar seguro sobre la tierra, ni en el aire, ni en el cosmos. La gran energa que diariamente se acumula por el efecto invernadero, ya que los rayos solares quedan atrapados y descargan ms energa cada da sobre la superficie terrestre. Provocar que se produzcan desastres naturales de consecuencias impredecibles Alguien en la tierra tendra un botn capaz de poder detener semejante desastre?

Y concluye: no podemos perder tiempo en guerras anacrnicas que nos debilitan y agotan nuestras energas. Los enemigos hacen las guerras. Eliminemos todas las causas que provocan que el hombre vea al hombre como su enemigo. Ni los que se enfrentan en una guerra estn conscientes de que esa sea la solucin a sus problemas, reaccionan ante sus emociones y no les hacen caso a su conciencia pensando errneamente que el camino a la paz es la guerra. Yo digo, sin ninguna posibilidad de error, que la paz con la paz se logra y si quieres la paz, preprate para cambiar tu conciencia.

A la conclusin de su entrevista con el peridico La Jornada, invit a su entrevistadora Carmen Lira Saade a compartir un almuerzo con su esposa y l. Y aprovech para hacer un brindis a favor de la idea de que el mundo del futuro debe ser visto como una sola patria: Qu es eso de que unos son espaoles, otros ingleses, otros africanos? Y que unos tienen ms que otros?.

El mundo del futuro tiene que ser comn, y los derechos de los seres humanos tienen que estar por encima de los derechos individuales Y va a ser un mundo rico, donde los derechos sean igualitos para todos, subray.

Cmo se va a conseguir eso, comandante?, le pregunt Carmen Lira Saade.

Educando educando y creando amor y confianza, remach.

Salud!

El autor es Catedrtico de Filosofa y Teora del Derecho y del Estado en la Facultad de Derecho Eugenio Mara de Hostos, en Mayagez, Puerto Rico. Es, adems, miembro de la Junta de Directores y colaborador permanente del semanario puertorriqueo Claridad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter