Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2010

Miedo a la ola

Pello Urzelai
Berria

Traducido para Rebelin por Borja Ariztimuo Lpez


La convocatoria de manifestacin para sacar a la luz la exigencia de todos los derechos y para todos es una buena oportunidad para simbolizar un nuevo escenario; dejando a un lado todo tipo de violencia, para impulsar un tiempo basado en el respeto a todos los derechos. Una buena ocasin, para sacar a la calle la esperanza de un nuevo futuro. La naturaleza amplia de los convocantes, y el mensaje que yace tras la consigna -totalmente comprometido con todos los derechos- tiene los ingredientes necesarios para la adhesin de miles de ciudadanos.

La coyuntura poltica -tras el paso dado por ETA, y ms all de la letra del documento- tambin ayuda. Pero, al parecer, la ola que pueda surgir este sbado en Bilbo a favor de los derechos civiles y polticos era preocupante para el Gobierno Espaol. El fiscal jefe de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza ha solicitado la prohibicin de la manifestacin, sin disimular la evidente falta de argumentos. Porque es imposible argumentas que la manifestacin ha sido convocada para apoyar la estrategia de la organizacin terrorista y de justificar las acciones de sus miembros; precisamente, el motivo de la manifestacin es reclamar la garanta para los derechos civiles y polticos, los derechos humanos, los individuales y los colectivos (incluido el derecho a la vida y a la libertad), tal y como recoge el texto de la convocatoria hecha el sbado pasado. De la misma forma, no se puede achacar la iniciativa a la izquierda abertzale, diciendo -tal y como dice la Fiscala- que ciertos dirigentes histricos de organizaciones ilegalizadas la han apoyado. La realidad es muy distinta, y salta a la vista, tal y como se vio en la foto de la aparicin del sbado pasado. La manifestacin cuenta con un amplio apoyo: EA, Aralar, la izquierda abertzale, Alternatiba, EAE-ANV, ELA, LAB, EHNE, Lokarri... Un gran bloque social se ha unido a la reivindicacin de derechos planteada por la plataforma Adierazi EH. Dentro de esa lista de derechos basada en tratados internacionales, junto con la vida y la libertad, han incluido los derechos de los presos, la libertad de expresin, y la legalizacin de partidos y organizaciones. Es posible que detrs del intento de prohibicin se esconda la intencin de evitar que la una gran masa de gente apoye esas reivindicaciones.

Por ejemplo, el ministro Rubalcaba ha querido presentar la peticin de legalizacin de la izquierda abertzale como si exclusivamente de la izquierda abertzale se tratara (una cuestin entre Batasuna y ETA). Pero reclamacin de legalizacin de todas las opciones polticas no es solamente de la izquierda abertzale, sino una peticin de una mayora social -que cuenta con el apoyo de diversos agentes internacionales, as como del Financial Times-, y eso puede quedar claro en Bilbo.

Berria, 09-09-2010



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter