Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2010

La peligrosa futilidad del fanatismo

Roberto Herrera
Rebelin


Segn Immanuel Kant, el filsofo alemn del siglo XVIII, el fanatismo es la transgresin de los lmites de la razn humana, emprendida segn principios devenidos de facultades o poderes supuestamente superiores. El dogma es un postulado sinttico derivado de conceptos a priori, elevados a la categora de verdad absoluta, es decir, proposiciones que no proceden de la vivencia emprica de nuestra naturaleza y no admiten el pensamiento analtico y sinttico, que es el mtodo racional para entender el comportamiento del ser humano.

Si admitimos, que la toma de conciencia y conocimiento de nuestra existencia material y espiritual, se deben al desarrollo morfolgico de la masa cerebral del homo sapiens, producto ste de la interrelacin dinmica (trabajo) del hombre con el medio ambiente, tendramos que concluir, que cualquier estmulo externo, percibido por las redes neuronales, influir en el desarrollo o en el retroceso y estancamiento individual y por ende, de la sociedad en general.

Independientemente si el cerebro es el resultado de la creacin o de la evolucin de la especie humana, lo tenemos para utilizarlo creativamente, para aprovecharlo como fuente de reflexin e inspiracin y en funcin del desarrollo de la humanidad.

Sin embargo, diariamente estamos viendo y viviendo, como muchos de nuestros congneres, polticos o religiosos, utilizan otras partes del cuerpo humano para gobernar y conducir a sus feligreses.

La quema de libros, sean stos sagrados o profanos, no es nada nuevo en la historia de la humanidad. Qu persona en el mundo con cinco dedos de frente, puede creer que lanzando El Corn, La Santa Biblia o El Talmud a la pira purificadora se pondr fin al pensamiento religioso? Estos actos irracionales son solamente una provocacin a la espiritualidad de los grupos en cuestin.

El 11 de septiembre de 1973 en Chile, un oscuro y fantico general conjur contra el Presidente Salvador Allende y erigi, con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos, una brutal y criminal dictadura militar, sin parangn en Latinoamrica. Pinochet tambin orden la quema de libros.

El 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, fanticos religiosos cometieron un horrendo crimen de lesa humanidad con el ataque a las torres gemelas.

Actitudes como la del pastor evanglico Terry Jones y la de los terroristas fundamentalistas que pilotearon los aviones, no contribuyen al acercamiento y entendimiento entre las diferentes culturas, sino todo lo contrario. El terrorismo, cualquiera que sea su forma y expresin, no tiene justificacin alguna. Quin se beneficia entonces con la polarizacin de un conflicto seudo religioso?

La coyuntura actual mundial, donde la verborrea fantica ocupa cada vez un papel preponderante en el quehacer poltico de gobernantes y partidos polticos, tanto del mundo occidental como del Oriente Medio, requiere el anlisis sobrio y fro de los acontecimientos. Detrs del dogma poltico-religioso se esconde el verdadero leitmotiv de las guerras santas. No se trata pues, de la rivalidad religiosa entre musulmanes, cristianos y judos, sino de intereses econmicos y geo-polticos en una regin del mundo, donde el islamismo es mayora. Aqu radica precisamente el peligro de la fomentacin del fanatismo poltico-religioso. Es decir en la propagacin de un dogma, rgido e inamovible, donde el hereje est a priori determinado e identificado en el libro sagrado correspondiente. En la medida que seamos capaces de reconocer y aceptar el derecho que tiene toda persona a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religin, entonces entenderemos que la solucin de los problema existenciales de la humanidad no est ni en el Corn ni en la Biblia ni en el Talmud, sino en nuestra actitud frente a la vida, es decir en nosotros mismos, cosa que por lo dems no niega la existencia de los libros sagrados.

Fuente: http://robiloh.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter