Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2010

Ms de lo mismo en Iraq
Renombrando la ocupacin

Marjorie Cohn
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


La semana pasada, el Presidente Obama anunci ceremoniosamente que las operaciones de combate de EEUU en Iraq haban llegado a su fin. Como los demcratas se enfrentan a una ardua batalla en las inminentes elecciones de mitad de mandato, Obama sinti que tena que cumplir con la promesa de su campaa de trasladar los combates de Iraq a Afganistn. Pero, mientras las matanzas aumentan en Afganistn, en Iraq todo sigue igual.

Estados Unidos, con su inmensa embajada en Bagdad y sus cinco grandes bases por el territorio iraqu, continuar manejando all los hilos. La pasada semana, el Vicepresidente Biden entreg un plan de reparto del poder a los iraques, que no han conseguido formar an gobierno en los seis meses transcurridos desde la celebracin de elecciones en marzo, habindose llegado a un punto muerto total. Pensamos que es mejor para el futuro de Iraq, declar Biden. The New York Times especulaba sobre si los estadounidenses van a poder cerrar el acuerdo. Pero EEUU va a seguir haciendo mucho ms que plantear simplemente sugerencias sobre cmo los iraques deberan repartirse el poder poltico.

La oportunidad del anuncio de Obama de que las tropas de combate estn abandonando Iraq se fundamenta en el Acuerdo sobre el Estatuto de las Fuerzas (SOFA, por sus siglas en ingls) que la administracin Bush negoci con los iraques en 2008. En l se pide que las tropas de combate estadounidenses abandonen Iraq el 31 de agosto de 2010. El SOFA requiere tambin que el Pentgono retire todas sus fuerzas a finales de 2011, si bien esta fecha podra prorrogarse.

El discurso de Obama sobre la retirada de tropas de combate de Iraq representa un esfuerzo para demostrar el cumplimiento del SOFA al acercarse las elecciones de mitad de mandato. Pero los acontecimientos sobre el terreno revelan que se limita a desplegar una especie de versin poltica del viejo juego de trileros. Mientras Obama proclamaba el redespliegue de un batalln Stryker fuera de Iraq, 3.000 soldados de combate del 3er Regimiento de la Caballera Blindada se volvan a desplegar de nuevo en Iraq llegados de Fort Hood, Texas. Y ese regimiento de caballera va a tener abundante compaa. El Departamento de Estado est duplicando sus contratistas de seguridad, unos 7.000, para asegurar que los intereses estadounidenses estn protegidos. Y con ellos llegarn 24 helicpteros Blackhawk, 50 vehculos anti-minas y anti-emboscadas y otros equipamientos militares variopintos.

50.000 soldados permanecern en Iraq. 4.500 soldados de las fuerzas especiales estadounidenses continan combatiendo y matando junto a las fuerzas especiales iraques. Los soldados estadounidenses siguen estando autorizados a desarrollar acciones preventivas contra cualquier amenaza que crean percibir. La poltica respecto a los ataques areos y bombardeos seguir inalterable. Y un innumerable nmero de contratistas civiles es decir, mercenarios, por su nombre exacto- se quedarn en Iraq sin responsabilidad alguna de la que dar cuenta por sus crmenes de guerra.

Cuando Obama habl a la nacin sobre el fin de las operaciones de combate en Iraq, pronunci su mensaje en unos trminos de los que George W. Bush se habra sentido orgulloso. Obama renombr la ocupacin estadounidense de Iraq como Operacin Nuevo Amanecer y se puso a hablar de los sacrificios que hicimos durante la Operacin Libertad para Iraq. Pero se olvid de mencionar los ms de 100.000 muertos iraques, las innumerables cifras de heridos iraques y los dos millones de iraques, o ms, que tuvieron que escapar al exilio. No dijo nada tampoco de las escasas horas de electricidad al da de que disfrutan los iraques. Se olvid tambin sealar que los sindicatos estn proscritos y la infraestructura de Iraq hecha aicos. Y omiti cualquier referencia a la ilegalidad de la guerra de agresin de Bush en violacin de la Carta de las Naciones Unidas- o a la poltica de torturas y malos tratos de Bush hacia los iraques en violacin de los Convenios de Ginebra-. Obama decidi alabar a su predecesor, obviando todo lo anterior, al decir: Nadie podra dudar del compromiso del Presidente Bush con nuestra seguridad. Pero la ocupacin extranjera de Iraq y el maltrato de prisioneros nunca nos han proporcionado seguridad alguna.

Obama tambin olvid recordarnos que fuimos a la guerra en base a dos mentiras de la administracin Bush: que Iraq tena armas de destruccin masiva y que al-Qaida se acostaba con Saddam Hussein.

Obama habl de elecciones crebles en Iraq. Pero, Iraq no tiene una democracia funcional, dijo Raed Jarrar, asesor sobre Iraq para el American Friends Service Committee y miembro importante de Peace Action. No se puede esperar que de una ocupacin extranjera salga una democracia funcional para Iraq, dijo en Democracy Now!

El nuevo estado iraqu est entre los ms corruptos del mundo, escribi el periodista Nir Rosen en Foreign Policy. Slo resulta eficaz en brutalidad y apenas proporciona un mnimo nivel de seguridad. Tampoco ofrece servicios adecuados a su pueblo, en el que millones de seres apenas logran sobrevivir. Los iraques estn traumatizados. Cada da se perpetran asesinatos con pistolas con silenciador y pequeas bombas-lapa colocadas bajo los coches.

Obama sita los costes de las guerras en tres mil billones de dlares, una suma espeluznante que podra haberse utilizado en proporcionar atencin sanitaria universal, educacin de calidad y mejora de infraestructuras para crear empleo en este pas. Y pas tambin por alto el coste de los tratamientos para nuestros veteranos de guerra discapacitados, muchos de los cuales vuelven con heridas traumticas cerebrales y trastornos de estrs postraumtico. No hay duda alguna de que la guerra de Iraq ha incrementado sustancialmente la deuda federal, escribieron Joseph Stiglitz y Linda Bilmes en el Washington Post. La crisis financiera global se debi, al menos en parte, a la guerra, aadan.

Independientemente de cmo Obama trata de distorsionar su mensaje sobre el desastre que Estados Unidos ha creado en Iraq, el 60% de los estadounidenses piensan que la invasin estadounidense de Iraq fue un error, el 70% cree que no mereci la pena sacrificar vidas estadounidenses y slo una cuarte parte siente que nos ha vuelto ms seguros. La mayora de los iraques rechaza asimismo la ocupacin de EEUU.

Mientras reflexiono sobre los acontecimientos que se suceden en Iraq y los esfuerzos de Obama para explicrnoslo, me viene a la memoria el muy condecorado General del Cuerpo de Marines Smedley Butler. Hace casi setenta aos, declar: La guerra es una estafa. Se estaba refiriendo a la utilizacin de marines en Centroamrica durante los primeros aos del siglo XX para proteger a corporaciones estadounidenses como la United Fruit, que estaban explotando los recursos agrcolas de toda la regin. Bajo mi punto de vista, la guerra de Iraq tena un objetivo similar: asegurar los ricos campos petrolferos de Iraq y ponerlos a disposicin de las corporaciones para que continen alimentando la adiccin al petrleo de EEUU.

Si hubiera pronunciado un discurso ms honesto, Obama habra dicho que conseguimos eliminar a un dirigente que no se mostraba muy amistoso respecto a los intereses econmicos y geopolticos de EEUU, y que le reemplazamos con gentes al servicio del dinero y de los recursos estadounidenses. Se ha reducido y renombrado a las fuerzas estadounidenses. Los puestos de presencia permanente (nueva nomenclatura para las bases de EEUU en Iraq) se asegurarn de mantener nuestra hegemona en Iraq. Misin cumplida!

Marjorie Cohn es profesora de la Facultad de Derecho Thomas Jefferson, fue presidenta de la Asociacin Nacional de Abogados, es vicesecretaria general para comunicaciones exteriores de la Asociacin Internacional de Abogados Democrticos y representante de EEUU en el comit ejecutivo de la Asociacin de Juristas de EEUU.

Fuente:

http://www.counterpunch.org/cohn09132010.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter