Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2010

No lo olvide: las malditas guerras no son posibles si el buen pueblo no las respalda

Michael Moore
OpenMike blog


S que hace ya dos semanas que nos hemos visto libres de la guerra de Iraq y que nuestras mentes estn dedicadas a la nueva temporada de ftbol y a la Semana de la Moda en Nueva York. Y lo ms emocionante todava es que la nueva temporada de otoo de televisin est por comenzar!

Pero antes de que nos vayamos demasiado lejos de lo que todos quisiramos olvidar, permtanme decirles algo simple, contundente y necesario:

Invadimos Iraq porque la mayora de los estadounidenses -incluyendo buenos liberales como Al Franken, Nicholas Kristof & Bill Keller, del New York Times, David Remnick de la revista The New Yorker, los editores del Atlntico y la Nueva Repblica, Harvey Weinstein, Hillary Clinton, Chuck Schumer y John Kerry lo queran.

Por supuesto la verdadera culpa de la guerra la tienen Bush, Cheney, Rumsfeld yWolfowitz, que ordenaron con "precisin" los bombardeos, la invasin, la ocupacin y el robo a nuestro tesoro nacional. No tengo ninguna duda de que la historia registrar que fueron ellos los que cometieron el indiscutible crimen de la (joven) centuria.

Pero, cmo pudieron salirse con la suya, teniendo en cuenta que haban perdido la eleccin presidencial por 543.895 votos? Tambin saban que la mayora del pas no querra probablemente una nueva guerra (una encuesta de Newsweek de octubre de 2002 mostr que el 61% pensaba que era "muy importante" para Bush obtener la aprobacin formal de esa guerra por parte de las Naciones Unidas, lo que nunca sucedi). Entonces, cmo lo lograron?

Lo hicieron consiguiendo voces liberales que apoyaran su guerra. Lo hicieron creando la apariencia del bipartidismo. Y convencieron a los lderes de otros pases como Tony Blair para que tambin se embarcaran haciendo que pareciese que no eran slo nuestras agencias de inteligencia las que cocinaban las pruebas.

Pero lo ms importante es que hicieron que se llevara a cabo esta guerra (con el apoyo de la gente) porque Bush y compaa haban embaucado brillantemente al New York Times para que publicara un montn de historias falsas en las tapas del diario acerca de las "armas de destruccin masiva que tena Sadam. La administracin aliment alegremente esta falsa informacin, no a travs de Fox News o del The Washington Times. Se lo dieron a Estados Unidos a travs del peridico lder de la prensa liberal. Se debieron dereir a carcajadas todas las maanas cuando al abrir el New York Times lean casi palabra por palabra las escenas y los temas de conversacin que haban inventado en la oficina del vicepresidente.

Culpo ms al New York Times por esta guerra que a Bush. Esperaba que Bush y Cheney trataran de conseguir lo que hicieron. Pero The Times -y el resto de la prensa- se supona que los pararan haciendo bien su trabajo: el de ser un implacable rgano de control del gobierno y de las empresas, para luego informar al pblico y que ste pueda decidir.

En cambio, el New York Times dio a la administracin Bush la cobertura que necesitaba. Se poda decir -y lo hicieron Hey, mira, hasta el Times dice que Sadam tiene armas de destruccin masiva!

Instalado en esa metodologa el grupo de Bush termin por convencer a la friolera del 70% de la poblacin de que apoyara la guerra, una poblacin que le haba dado menos del 48% de su votos en el 2000.

El temprano apoyo liberal a esta guerra fue el ingrediente clave con el que se vendi a la mayora de la poblacin. Comprendo que esto es algo que en realidad nadie ni los medios -ni la mayora de nosotros- quiere discutir. Quin de nosotros quiere sentir el dolor de tener que recordar que los liberales, unindose a Bush, hicieron que se desatara esta guerra?

Por favor, antes de que nuestra memoria colectiva se desvanezca, slo quiero que seamos honestos con nosotros mismos y presentemos una versin no desinfectada de la forma en que comenz esta guerra. Puedo garantizarles a los revisionistas que pueden estar seguros de que la verdadera realidad no figurar en los libros de historia.

Los nios que nacieron cuando comenz la guerra comenzaron este mes su segundo grado.

Los nios que tenan once aos en 2003 ya estn es edad de ir y de que los maten en Iraq en calidad de "no combatientes".

Nunca entendern cmo hemos llegado hasta aqu si no lo hacemos.

As que permtanme decir esto claramente: Esta guerra fue ayudada e instigada por:

a) Los liberales que no se atrevan a asomar la cabeza y permanecieron en silencio, y

b) Los liberales que actualmente dicen que creyeron en la presentacin de dibujos animados de Collin Powell en la ONU y luego aunque, en contra de su propio criterio, ofrecieron pblicamente su apoyo a la invasin de Iraq.

Primero hubo 29 (traidores) senadores demcratas que votaron por la guerra.

Luego fue la vergonzosa exhibicin de los reporteros que no pudieron esperar a ser "incluidos" para ir a dar una vuelta en un tanque Bradley.

Pero mi verdadera desesperacin tiene que ver con la gente con la que yo contaba que hara una fuerte oposicin a esa locura pero que nos dej solos, como perdidos, a los dems mientras tratbamos de parar la guerra.

En marzo de 2003 ser un personaje pblico y hablar en contra de la guerra se consideraba de inmediato un suicidio profesional. Tome a las Dixie Chicks (N.deT. tro femenino de msica country). Su cantante, Natalie Maines, pronunci una sola frase crtica y su carrera muri inmediatamente y fue sepultada en ese mismo momento. Bruce Springsteen se pronunci en su defensa y un DJ de Colorado fue despedido por negarse a no pasar sus canciones. As era todo. Grillos en todas partes.

Luego la MSNBC (N.de T. canal de noticias de Microsoft con la NBC) ces al nico crtico nocturno de la guerra, la leyenda de la televisin, Phil Donahue. Nadie en la red ni en ninguna red- tom la palabra en su nombre. Nunca ms volvera el show de Phil Donahue. (cuando ocup el horario de las 20:00 horas un periodista deportivo de nombre Keith Olbermann, se terminaba con quien, noche tras noche,fue el crtico ms brillante y ms feroz de la guerra). Hubo algunos otros -Bill Maher, Janeane Garofalo, Tim Robbins y Seymour Hersh- que no tenan miedo de decir la verdad. Pero, dnde estaban los dems? Dnde estaban todas esas supuestas voces liberales en los medios?

En su lugar, stos fueron los invitados a volver en 2003 y 2004:

** Al Franken, quien dijo que l era "a regaadientes" "un partidario de la guerra contra Sadam". Y que seis meses despus de la guerra estaba diciendo que: "Haba razones para ir a la guerra contra Iraq... Yo me senta muy ambivalente al respecto, pero todava no s si era necesariamente tan malo (ir a la guerra)."

** Nicholas Kristof, columnista del diario The New York Times, que me atac y escribi una columna comparndome con el ncleo duro derechista que segn Hillary haba matado a Vince Foster. Dijo adems que la gente como yo, era "la polarizacin de la cloaca poltica", y fustig a cualquiera que se atreviera a decir que las razones de Bush para ir a la guerra en Iraq eran "mentiras".

** Howell Raines, editor en jefe del "liberal" New York Times, que estuvo, segn el ex editor del Times, Frantz Doug , entusiasmado con los artculos que apoyaban el belicismo de Washington... que hizo pedazos a los que estaban en desacuerdo con la posicin del gobierno sobre supuestas armas de destruccin masiva de Iraq y los presuntos vnculos con al-Qaida ". El libro "Hard News" inform de que "segn media docena de fuentes de The Times, Raines quera probar una vez por todas que no estaba editando el diario traicionando sus creencias liberales... "

** Bill Keller, en ese momento columnista, del New York Times quien escribi: "nosotros los halcones reacios podemos estar en desacuerdo entre nosotros sobre cual es la lgica ms convincente de esta guerra -la proteccin de Estados Unidos, la liberacin de los iraques oprimidos o la reforma de Oriente Medio- pero por lo general estamos de acuerdo en que la lgica de mantenerse en pieno se sostiene... nos urge ver una alternativa que no se base en una ilusin"

(El New York Times es tan de izquierdas que cuando se retir Raines fue reemplazado por Keller)

** The New Yorker, la revista inteligente para los liberales de verdad, encuentra a su editor en jefe, David Remnick, apoyando en sus pginas, la guerra: "La historia no nos excusar fcilmente si, al decidir no decidir, aplazamos el ajuste de cuentas con un agresivo lder totalitario que no slo tiene intencin de desarrollar armas de destruccin masiva, sino tambin de utilizarlas... la vuelta a un ejercicio vaco de contencin ser la opcin ms peligrosa de todas" (Para cubrir su retaguardia, el New Yorker tena otro editor, Rick Hertzberg, que escribe un editorial anti-guerra como una refutacin)

Algunos de los anteriores se han retractado de su apoyo inicial a la guerra. El Times espidi a su corresponsal sobre armas de destruccin masiva y pidi disculpas a sus lectores. Al Franken ha sido un gran senador. Kristof escribe ahora agradables columnas (echa un vistazo a la del domingo pasado).

Pero el apoyo a la guerra por estos lderes liberales y por la mayora de los demcratas en el Senado le asegur a la drecha el poder soltar una diatriba feroz y sin control de odio y amenazas contra todos los que (incluido yo) se atrevieron a salir de la lnea . No era raro or a los medios de comunicacin describirme como "in-americano", "anti-americano", "ayuda de terroristas" y "traidor".

stos son slo un par de ejemplos de lo que dijeron sobre m, a travs de la radio, dos de los principales comentaristas conservadores de la nacin:

"Djenme decirles lo que pienso. Estoy pensando en matar a Michael Moore, y me pregunto si podra matarlo yo mismo, o si tendra que contratar a alguien para hacerlo. No, yo creo que puedo. Creo que l podra mirarme a los ojos, lo imaginas y yo slo podra asfixiarle y quitarle la vida. Les parece mal? Dej de usar la banda "Qu hubiera hecho Jess, (N.de T. Popular banda de blues cristianos) y he perdido todo sentido del bien y del mal ahora. Sera capaz de decir: 'S, he matado a Michael Moore', y entonces escuchara a la pequea banda: Qu hubiera hecho Jess?' Y entonces me dara cuenta, Oh, usted no matara a Michael Moore. O por lo menos usted no lo estrangulara hasta morir " Y, bueno, yo no estoy seguro. " (Glenn Beck)

Y:

Bueno, quiero matar a Michael Moore. Est bien? Muy bien. Y yo no creo en la pena capital. Esto slo es una broma sobre Moore." (Bill O'Reilly)

(Irnicamente, O'Reilly hizo su amenaza / broma la noche en la que Janet Jackson mostr en el Super Bowl despus su seno al descubierto, lo que le vali a la CBS una multa de ms de medio milln de dlares, porque, ya sabes, los pezones son mucho ms aterradores que las amenazas de muerte.)

As es como yo personalmente recuerdo los primeros aos de la guerra: vivir con un real y presente peligro causado por el odio, fomentado por la radio de derecha y la televisin. (Me han aconsejado no volver a contar algunos casos concretos que me han ocurrido, ya que slo animara a otros locos).

As que tuve que lidiar con eso. Y an sigo aqu. Y s que muchos de ustedes tuvieron que aguantar su propia basura, mantenindose de pie contra la guerra en la escuela, el trabajo, o en la cena de Accin de Gracias, recibiendo sus propios golpes simplemente por decir lo que era verdad.

Pero cunto ms fcil habra sido para todos nosotros, si el establishment liberal nos hubiera acompaado! No tuvimos un diario o una revista con una tirada de millones. No tenamos nuestro propio programa de televisin o una red. No fuimos invitados a programas como "Meet the Press", porque simplemente no podan permitir que se oyera nuestra voz.

El vigilante de los medios FAIR, inform de que en las tres semanas siguientes al comienzo de la guerra, la CBS Evening News solo permiti en su show una voz en contra la guerra -y que fue una sola noche (con cuatro segundos sobre m en lnea con mi discurso del Oscar)- a pesar de que en marzo de 2003 ya eran millones los antibelicistas (recuerdan las grandes manifestaciones en cientos de ciudades?). Era alrededor del 30% del pas segn la mayora de las encuestas (es decir Casi 100 millones de estadounidenses!) Y sin embargo no podan comunicarse entre s, salvo a travs de la Nacin y de unos pocos sitios web como CommonDreams.org y Truth Out.org.

Por eso no era posible construir un gran movimiento de masas de estadounidenses de clase media para oponerse a la guerra. Aunque con mucha suerte haba recibido un premio Oscar ante la televisin en vivo frente al pueblo, tuve 45 segundos para decir algo antes de que me cortaran y fui abucheado fuera del escenario (jajajaja), por no tener ningn respaldo pblico. (Vaya, consegu ser abucheado muchas veces ese ao: mientras caminaba simplemente por un aeropuerto, o mientras cenaba en un restaurante, o cuando como estando sentado viendo un partido de los Lakers me sealaron de repente y la gente se volvi tan irritadamente loca que pens que Larry David, que estaba sentado a mi lado, se deslizara unos cuantos asientos ms abajo por su propia seguridad o ira a buscar un par de salchichas para ambos. Se peg a mi lado en cambio y con sus hbiles movimientos ninja pudimos salir de all con vida al terminar el partido).

S que es difcil recordar, pero cuando empez esta guerra, no existan ni YouTube, ni Facebook, ni Twitter, no haba manera de eludir a los seores medios de comunicacin para tener el propio maldito espacio dice.

Aunque eso sea demasiado malo para los bastardos, aquellos das terminaron.

La prxima vez no ser tan fcil hacer callar a una banda de chicas o tratar de silenciar a alguien mientras otro acepta su estatuilla de oro -o ignorar completamente a millones de ciudadanos en las calles-.

As que ahora podemos esperar que una de nuestras guerras haya terminado. Lstima que perdimos. Odio perder, usted no? Pero el hecho es que perdimos el mismo da en que invadimos un pas soberano que no significaba ninguna amenaza para nosotros y que nada tena que ver con el11-S. Hemos perdido vidas (ms de 4.400 de los nuestros, cientos de miles de ellos), hemos perdido miembros (un total de 35.000 soldados regresaron con diferentes heridas y discapacidades, y slo Dios sabe cuntos ms con problemas mentales).

Perdimos el dinero con el que nuestros nietos habran debido vivir.

Y perdimos nuestras almas y lo que ramos y lo que fuimos alguna vez como gran nacin. Hemos perdido todo. Podemos pedir ahora la redencin, el perdn? Podemos ser... "Amrica" de nuevo?

Supongo que lo veremos. La gran mayora del pas adopt finalmente la posicin de las Dixie Chicks. Y elegimos a un enemigo de la guerra de Iraq cuyo nombre es Barack Hussein Obama.

Pero, por favor, promtanse ustedes mismos no olvidar nunca cmo nuestro pas hace siete aos y medio se volvi loco, a pesar de que, a muchas personas les pareci entonces completamente normal. Estoy hoy aqu para decirles que no importa cunto mejor es lo que conseguimos, que no importa lo normales que nos puedan parecer las cosas ahora, todava estamos a mitad de camino. Basta con escuchar a la nueva hornada de "sensibles expertos" mientras comienzan a sonar los tambores sobre lo que debemos hacer con Irn. Una guerra all abajo, una (o dos o tres) para seguir.

Vamos, seor Presidente, ningn nio ms tiene que morir en el extranjero llevando un uniforme con nuestra bandera. No podemos ganar de este modo. Deje de cavar unos cuantos miles de pozos en Afganistn, construya unas pocas mezquitas libremente, deje un poco de comida y de ropa, instleles la red de energa, emita una disculpa y cree una pgina en Facebook para que puedan mantenerse en contacto con nosotros, y luego deje ese infierno.

Su propio asesor de Seguridad Nacional y el Director de la CIA han dicho que hay menos de 100 combatientes de Al-Qaida en todo el pas 100??

Cien mil soldados estadounidenses contra cien de al-Qaida? Es acaso sta una presentacin de Looney Tunes? ( N. de T. Serie animada de la Warner Bross) "A-ba-dee-un-ba-dee-un-ba-dee. Eso es todo amigos!" Seamos realistas. Me alegro de que una guerra haya terminado. Pero yo s cmo hemos llegado hasta all, y estoy dispuesto ahora a luchar muy duramente para impedir esas otras guerras si usted no lo hace, Sr. Obama.

Atentamente,

Michael Moore

[email protected]

MichaelMoore.com

PD Es slo una idea, seor Presidente. Puedo pedirleque vuelva atrs y vea mi pelcula "Fahrenheit 9/11"? Puede haber all algunas respuestas. Le doy permiso para descargarla gratuitamente desde este sitio: TorrentHound.com. No se lo diga a la empresa aunque estn de acuerdo. Slo han hecho con ella hasta ahora un promedio de mil millones de dlares.

P.S. A todo mi listado: Gracias a miles de generosas donaciones, hemos recaudado ms de 60.000 dlares para el centro de la comunidad musulmana cerca de la Zona Cero. La existencia de estadounidenses que todava creen en nuestros principios ha sido noticia en todo el mundo.

Fuente: www.michaelmoore.com 

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter