Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-09-2010

Se hace socialismo al votar
Venezuela en la reafirmacin de su futuro

Aram Aharonian
ALAI


En las elecciones parlamentarias venezolanas del prximo domingo 26 la abstencin ser alta, coinciden analistas y encuestas, y los 17 millones de electores habilitados se reducirn a unos 10 millones. Todo hace pensar que el bolivarianismo obtendr su duodcima victoria en once aos de revolucin, de construccin del socialismo.

Frente a frente estarn no solo el Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV) y sus aliados y la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrtica (MUD), sino que tambin hay otras opciones de candidatos, los de Patria Para Todos (PPT) y de individualidades y dirigentes opositores: suman ms de mil los candidatos, aunque la inmensa mayora de ellos est invisibilizada.

Son apenas elecciones parlamentarias, pero su importancia se proyecta a la escogencia del prximo presidente: una victoria opositora el domingo 26 no slo incidir en las presidenciales del 2012 sino que marcara un retroceso en los avances sociales de la revolucin bolivariana, echara por tierra los proyectos y planes del gobierno y lograra tensar an ms el clima poltico, con intenciones de lograr la desestabilizacin.

Nada indica que la oposicin pueda ganar, pero aqu se trata de la clase de mayora que el chavismo logre en la unicameral Asamblea Nacional. Necesita lograr al menos 110 de los 165 diputados a elegir (dos tercios), la mayora calificada. La meta de la oposicin (aunque no lo declame) es superar el tercio, lo que obligara al chavismo a negociar para aprobar no solo las leyes orgnicas y el presupuesto, sino tambin la designacin de altos funcionarios y habilitar a Hugo Chvez para legislar.

Este es el plan B de la oposicin: el plan A sigue siendo la desestabilizacin y el golpe, seala Roy Chaderton, ex canciller, embajador ante la OEA y candidato al Parlamento Latinoamericano. Pepe Steinsleger recuerda en La Jornada que en la historia poltica de Amrica Latina y el mundo no hay caso similar: una revolucin social sin presos polticos, en paz y, valga la redundancia, con librrima libertad de expresin y garantas para que los grupos y partidos de oposicin se organicen, hagan y digan lo que les venga en gana, difamacin y conspiracin incluidas.

Desde el frustrado golpe de Estado de 2002 y el sabotaje econmico y petrolero de ese mismo ao, la oposicin no ha logrado ganar credibilidad ante la ciudadana. Frustrados han sido los intentos de inventar un lder nacional, lograr acuerdos firmes entre las diferentes tendencias y partidos, avanzar en un programa comn. En 2005 no se presentaron a las elecciones legislativas. Ahora regresan al juego democrtico. No sera descabellado pensar, tambin, que su porcentaje decaiga.

Fortalezas y debilidades

Recuerda Eleazar Daz Rangel, director del diario ltimas Noticias, que la gran fortaleza del bolivarianismo es que su campaa se basa en lo social (alimentacin, salud, educacin), al alcance de los sectores ms pobres, los D y E (75% de los venezolanos), mientras la oposicin la centra en la poltica (libertad de prensa, corrupcin, pluralismo, inseguridad), que en especial llega a la clase media.

Hoy Venezuela, que erradic el analfabetismo, es segundo entre los pases de la regin con mayor matrcula en educacin superior (83%), detrs de Cuba y por encima de Argentina, Uruguay y Chile, y quinto a escala mundial superando a EEUU, Francia, Espaa, Japn, Inglaterra, China.

Entre las fortalezas del chavismo debemos sumar el liderazgo nico de Hugo Chvez y su enorme ascendencia en los sectores ms humildes, con gran capacidad de convocatoria y movilizacin, el poyo de una maquinaria partidista, extendida y organizada en todo el pas; capaz de importantes movilizaciones, de mucho colorido y entusiasmo popular.

Asimismo, a su favor se cuentan los aparatos basados en el apoyo de los gobernadores de 19 estados, centenares de alcaldes y funcionarios nacionales que resuelven problemas logsticos y que hablan de la garanta de continuidad de polticas que favorecen a los sectores ms necesitados.

No hay que olvidar que el oficialismo s tiene un programa, an sin demasiadas definiciones en lo ideolgico, poltico y econmico, pero que crea mstica y ayuda a homogeneizar la campaa. Y nuevamente el portaviones ha sido Chvez, quien ha centrado en s mismo la campaa electoral de los candidatos del PSUV, confiado en que su liderazgo arrastrar los votos necesarios para lograr las dos terceras partes de la AN.

Las principales fortalezas de la oposicin agrupada en la MUD son un capital duro (sin necesidad de conocer candidatos ni convencerse con la publicidad), cercano al 40% de los votos, con la frrea decisin de desplazar al Presidente, y el poyo de los medios comerciales (en particular ms de 600 radios y ms de 40 televisoras privadas) que trata de suplir con su penetracin el trabajo poltico hacia los sectores ms necesitados.

Tiene el MUD una aureola de unidad -aunque en realidad est llena de rias y conflictos internos que se traducen en centenares de candidatos por fuera-, que cuenta con un indiscutible apoyo no solo de la jerarqua eclesistica y empresarial, sino tambin internacional, con fuertes apoyos econmicos de organismos de Estados Unidos y de las derechas de Europa (en especial Espaa y Holanda) a travs de diversas ONG.

La oposicin ha sido inteligente en el aprovechamiento de errores y omisiones de la accin gubernamental y de los ms importantes problemas del pas, comenzando por el de la inseguridad, y haciendo hincapi en supuestas pretensiones del gobierno de violar el secreto del sufragio y el rescatado discurso sesentista sobre una inventada amenaza comunista.

Entre las debilidades de la oposicin, est la falta de liderazgo, programa y aparatos organizativos (lo de Mesa de Unidad no es ms que un estado de nimo) y su dbil penetracin en los sectores D y E, aquella mayora que vive en los barrios.

Las debilidades del oficialismo estn bsicamente en la ineficiencia, ineficacia y corrupcin de la administracin pblica. El aumento de la delincuencia y de la inseguridad, las fallas en el suministro elctrico y la prdida de toneladas de alimentos tambin han sido tomadas como bandera en los ataques opositores desde los medios comerciales de comunicacin.

No olvidemos que Venezuela es uno de los mayores reservorios mundiales de petrleo y de gas natural. La Revolucin Bolivariana es hoy el obstculo real para los planes expansionistas e injerencistas de Washington, que incluyen transformar el Golfo de Mxico, Amrica Central y el norte de Amrica del Sur en el nuevo "Medio Oriente".

El sueo de algunos dirigentes opositores es alcanzar al menos un tercio de curules en la Asamblea Nacional para instalar desde all una situacin desestabilizadora similar a la que padeci el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, en junio 2009. Si bien ambas realidades son diferentes, el temor es que si esta situacin se planteara, no tardara en llegar, bajo cualquier excusa o sin ninguna, la visita de los marines, la invasin militar de Estados Unidos.

* Aram Aharonian es periodista uruguayo-venezolano, fundador de Telesur, director del Observatorio en Comunicacin y Democracia (ULAC)

Fuente: http://alainet.org/active/41086

rJV



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter