Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2010

35 aos de los ltimos fusilamientos de Franco
Recordando a Txiki, Otaegi, Snchez Bravo, Garca Sanz y Baena Alonso

Paco Azanza Telletxiki
Rebelin


Francisco Franco intervino en pblico por ltima vez el 1 de octubre de 1975, durante el aniversario de su proclamacin como Jefe del Estado. Y larg su retrica fascista desde el balcn principal del Palacio Real, sito en la madrilea Plaza de Oriente. Siempre se dijo que aquel acto se celebr ante un milln de seguidores, pero lo cierto es que en aquella plaza difcilmente pudieron caber ms de cien mil personas. No poda faltar a su lado el actual Jefe del Estado. Juan Carlos de Borbn, entonces prncipe y desde seis aos atrs heredero de Franco a ttulo de rey, ultimaba su siniestro aprendizaje. Slo cuatro das antes haban sido fusiladas las cinco ltimas victimas del franquismo con Franco: Juan Paredes Manot Txiki-, ngel Otaegi, Jos Lus Snchez Bravo, Ramn Garca Sanz y Jos Humberto Baena Alonso; los dos primeros militantes de Euskadi ta Askatasuna ETA- y los otros tres del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota FRAP.

Los cinco revolucionarios fueron condenados a muerte tras juicios farsas. El 20 de noviembre de 1973, ETA hizo volar literalmente a Lus Carrero Blanco, y, de regreso a tierra, el Presidente del gobierno franquista ya era cadver. Entre aquel ao y el verano de 1975, la actividad de la organizacin vasca golpe con bastante intensidad a las Fuerzas de Orden Pblico FOP-. Por su parte, el FRAP, que exista desde mediados de los aos sesenta, aunque su actividad armada la inici en el verano de 1975, combata a la dictadura con atentados contra policas y guardias civiles.

A Franco le urga, pues, poner freno al movimiento armado contra el fascismo que l representaba. As que, el 22 de agosto de 1975, el Consejo de Ministros presidido por el sangriento dictador aprob el Decreto Ley Antiterrorista. La ley fue aprobada nica y exclusivamente para aplicrsela a los militantes de ETA y del FRAP. Aquella Ley Antiterrorista contemplaba la posibilidad de celebrar juicios sumarsimos contra civiles en menos de veinticuatro horas. Tambin permita prorrogar el plazo de detencin en dependencias policiales, pasando de tres a cinco das obsrvese cmo en la actual democracia espaola la ley en ese aspecto no difiere gran cosa-, y con autorizacin judicial hasta diecinueve.

Al amparo de la citada ley, entre el 28 de agosto y el 19 de septiembre se celebraron cuatro juicios sumarsimos. El fin de los mismo no era otro que el de condenar a muerte a los supuestos responsables de varios atentados producidos contra las FOP. Concretamente, se juzgaron la muerte del Guardia Civil Gregorio Posadas Zurrn, en Azpeitia, el 3 de abril de 1974; la del polica muerto en el transcurso del atraco a una sucursal bancaria en Barcelona, el 30 de julio de 1975 estas dos acciones fueron atribuidas a ETA-; la muerte del teniente de la Guardia Civil Antonio Pose Rodrguez en el madrileo barrio de Carabanchel, el 16 de agosto de 1975, y el atentado contra el polica Lucio Rodrguez, igualmente en Madrid, el 14 de julio del mismo ao la autora de stos dos ltimos atentados se le atribuy al FRAP.

Se debe recordar que las nicas pruebas presentadas por la acusacin, para condenar a los militantes revolucionarios, eran las declaraciones que aquellos mismos haban hecho ante la polica y la Guardia Civil, bajo salvajes torturas.

En un principio fueron once los condenados a la pena capital, pero el Consejo de Ministros del 26 de septiembre conmut la pena de muerte a seis de los condenados por la de 30 aos de crcel. Ese mismo da, a las ocho de la tarde, Len Herrera y Esteban, ministro de Informacin y Turismo por aquel entonces, anunci que sera al amanecer del da siguiente, el 27 de septiembre de 1975, cuando se ejecutaran las cinco penas de muerte.

Masivas movilizaciones se sucedieron en todo el Estado espaol para protestar por las injustas condenas y exigir su abolicin. Tambin en Europa el rechazo de las mismas fue muy importante. En Lisboa asaltaron la embajada espaola; en Estocolmo se celebraron numerosas concentraciones con Olof Palme, primer ministro sueco, a la cabeza; en Oslo, al frente de las manifestaciones se puso el presidente noruego, Uro Kekonen Incluso el papa Pablo VI solicit clemencia para los condenados.

Sin embargo, de nada sirvieron las movilizaciones; el corazn del dictador no poda ablandarse. A Juan Paredes Manot Txiki, preso en la prisin Modelo de Barcelona, lo fusilaron junto al cementerio de Collserolla, en las afueras de la ciudad. Nacido en Extremadura y crecido en la gipuzkoana localidad de Zarautz, tan slo contaba con 21 aos. ngel Otaegi, de 33 aos  y natural de Nuarbe, Gipuzkoa, fue fusilado a las nueve menos veinte de la maana, en la prisin de Burgos. Los tres militantes del FRAP fueron fusilados en Hoyo de Manzanares, Madrid. Jos Lus Snchez Bravo contaba con 22 aos y muri a las nueve y media; Ramn Garca Sanz, con 27, a las nueve y diez, y Jos Humberto Baena Alonso, de 24, a las diez y cinco.

Francisco Franco muri cincuenta y cuatro das despus, pero previamente ya haba dejado todo atado y bien atado, As lo anunci pblicamente en 1969: Cuando, por ley natural, mi Capitana llegue a faltar, que inexorablemente tiene que faltar algn da, es aconsejable la decisin que hoy vamos a tomar, que contribuir, en gran manera, a que todo quede atado y bien atado para el futuro.

A da de hoy, el Jefe del Estado sigue siendo Juan Carlos de Borbn, el sucesor formado e impuesto por el mismo Franco. No le ha defraudado al sanguinario dictador en todos estos aos su obediente alumno. El rey ya dej bien claras sus intenciones desde el principio: No consiento que se hable mal de Franco en mi presencia. Y la clase poltica ms influyente de ste pas siempre le facilit su trabajo.

Juan Carlos de Borbn vive cmodo con el PSOE en el poder; ms incluso que con el PP. Mantiene los mismos privilegios, si no los ve aumentados, y adems goza de la credibilidad democrtica que le otorga el reinar con un partido progresista en el gobierno. Franco sigue vivo. Satisfecho de su alumno y de su obra, ahora reside en la democracia espaola.

Artculo relacionado: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=76035

 

http://baragua.wordpress.com


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter