Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2010

Tras aos de ocupacin estadounidense
Iraq en la sima econmica

Hedelberto Lpez Blanch
Rebelin


La reciente afirmacin del ex secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, aunque real, todava resulta tenue en comparacin con el desastre provocado en Iraq: Despus de siete aos y medio de la invasin militar estadounidense ese pas ha retrocedido dos dcadas y no le ha llevado ningn beneficio.

Annan, que en 2003 se encontraba al frente de esa organizacin internacional, aadi que nunca estuvo de acuerdo con la propuesta de Washington de invadir militarmente a Iraq y enfatiz que su peor momento como secretario general fue cuando Estados Unidos, unilateralmente emprendi la invasin junto al Reino Unido.

Estos dos pases, con el ataque y ocupacin, violaron todas las leyes internacionales, pisotearon al Consejo de Seguridad y a la Asamblea Nacional de ONU, en su afn de controlar la estratgica zona del Medio Oriente y apoderarse de los enormes yacimientos petrolferos de la nacin rabe.

Las esfuerzos por aduearse de Iraq se iniciaron en 1991 cuando el presidente George Bush padre lanz violentos bombardeos (hasta con uranio enriquecido) contra esa nacin en la denominada operacin Tormenta del Desierto.

Cules han sido los costos para ese pueblo?

En primer lugar, enormes desastres humanos, econmicos y sociales; segn datos extraoficiales el nmero de muertos se sita en alrededor de 200 000 civiles y una cifra mayor de los heridos por los bombardeos de los invasores y la guerra intertnica tras la ocupacin.

Ms de la mitad de los hospitales y escuelas, as como la mayora de los puentes, instalaciones elctricas, de agua potable y en general la infraestructura estn destruidas o daadas.

La poblacin solo dispone de electricidad durante seis horas al da y en muchas ciudades y pueblos no ha podido ser restablecido el servicio.

Cerca de 1,5 millones de viviendas resultaron demolidas o daadas; 3,5 millones de personas han sido desplazadas (7,7 % de la poblacin total), de ellas 1,6 millones dentro del territorio nacional y 1,9 millones hacia el exterior.

Las altisonantes palabras pronunciadas por George W. Bush el 17 de marzo de 2003 cuando dijo los ayudaremos a construir un nuevo Iraq, prspero y libre, han quedado en el vaco.

La destruccin y la inestabilidad de la nacin donde continan los ataques de la resistencia contra los invasores o atentados incontrolados entre las diferentes facciones, han elevado el desempleo a cerca del 50 % de la poblacin econmicamente activa.

Informes de Organizaciones No Gubernamentales y de la Universidad de Babel aseguran que 10 millones de los 27 millones de iraques (37 % sin contar los desplazados) viven en la pobreza extrema, con ingresos por debajo de un dlar al da.

El Programa Mundial de Alimentos calcula que uno de cada cuatro ciudadanos sobrevive con las limitadas raciones alimenticias distribuidas por el Ministerio de Comercio, mientras que 3 millones son tan pobres que se ven obligados a revender parte de esa cuota para comprar medicamentos y otras necesidades bsicas.

Una representante del ministerio de Sanidad iraqu afirm que aproximadamente un 50 % de los nios padecen algn tipo de desnutricin, mientras la Asociacin Mdica Iraqu (AMI) denunci que el 90 % de los casi 180 hospitales del pas carecen del equipamiento bsico.

La carencia llega a tal extremo que segn el doctor Husaim Abud, solo en el hospital Al-Yarmuk, de Bagdad, mueren como promedio cinco personas al da porque los mdicos y el personal tcnico sanitario no tienen medios para tratar enfermedades comunes o heridos.

La mortalidad infantil en menores de cinco aos pas de 50 por mil nacidos vivos en 1990, a 125 por mil en 2008.

Innumerables son los problemas que afronta la poblacin y el principal es la ocupacin forzosa de su territorio al que le han impuesto un sistema neoliberal y de privatizaciones que dieron al traste hasta con los servicios pblicos que antes favorecan a la mayora de los nacionales al garantizarles la salud, educacin y entrega de alimentos subvencionados por el Estado.

La violencia incontrolada generada desde la ocupacin, las malversaciones, los robos, la corrupcin y la entrega de millonarios convenios a empresas norteamericanas en Iraq han sido una constante.

Se estima que en estos aos han desaparecido o se han utilizado mal en proyectos descontinuados ms de 80 000 millones de dlares que han ido a parar a las arcas de las compaas forneas o a corruptos funcionarios estadounidenses y nacionales.

Pero desde un principio, y por encima de todas las cuestiones, Estados Unidos se encarg de mantener el control de los recursos petroleros iraques, que cuenta con la tercera mayor reserva de crudo en el mundo.

Los mejores contratos para la explotacin y comercializacin del codiciado combustible han sido entregados a empresas estadounidenses como Halliburton, Kellog, Bechtel.

La Halliburton, dirigida de 1995 al 2000 por el ex vicepresidente, Richard Cheney, pese a estar envuelta en numerosos escndalos financieros, fue beneficiada con convenios por ms de 50 000 millones de dlares y hace pocos meses gan una licitacin para explotar el mayor yacimiento petrolfero de ese pas, el Majnoon.

En conclusiones, para Estados Unidos no importa que la economa de Iraq est en la sima; lo primordial es que en la cima opuesta se encuentre la extraccin petrolera para garantizar sus necesidades.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rJV



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter