Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2005

La constitucin que yo votara...

Francisco Fernndez Buey
Rebelin


Despus de leer detenidamente el Tratado por el que se establece una Constitucin para Europa, he decidido votar no en el referndum por las cuatro razones que siguen.

En primer lugar, porque el Tratado institucionaliza, por encima de todo control razonable, el Banco Central Europeo y le concede poderes omnmodos, lo que equivale a la consagracin de la Europa de los banqueros y a la negacin de la construccin, un da de la Europa de los trabajadores.

En segundo lugar, votar no al Tratado porque abre la posibilidad de crear un Ejrcito europeo con el consiguiente aumento del gasto militar y del militarismo. Como adems de abrir esa posibilidad, el Tratado alaba a la OTAN, se deduce que las armas que se fabricarn sern empleadas en su da contra pases que no son miembros de esa Alianza Militar ni de la Unin Europea, algunos de los cuales forman parte del continente europeo. Esto es un desatino econmico y geopoltico; est en contradiccin con las declaraciones verbales en favor de la paz; y favorece el que otros pases europeos, particularmente Rusia, que se sentirn amenazados, den un nuevo impulso a la ya demencial carrera de armamentos en la poca de las armas de destruccin masiva.

En tercer lugar, votar no al Tratado porque lo que dice en su carta de los derechos fundamentales de la Unin se contradice con lo que la Unin misma y los que mandan en sus estados hacen cada da, que es recortar y reducir derechos conquistados por los trabajadores europeos con sus luchas seculares.

Por ltimo, votar no al Tratado porque en sus anexos, cuyo contenido se est ocultando a la opinin pblica, el texto deja abierto el camino a la reinstauracin de la pena de muerte en los estados miembros de la Unin en caso de guerra, peligro inminente de guerra, revueltas o insurrecciones, todo lo cual choca con lo que vienen diciendo y exigiendo juristas y humanistas sensibles y deja en manos de los estados hacer de la excepcin la norma.

Alternativamente, la Constitucin que yo votara tendra que incluir al menos estos cuatro artculos:

1 El BCE exigir a los bancos de los estados miembros, pblicos y privados, la redistribucin inmediata de sus beneficios anuales, de acuerdo con este criterio (o algn otro que en el futuro se considere ms equitativo): el 50% de los beneficios irn a parar a los ciudadanos europeos que viven en el umbral de la pobreza; el otro 50% se utilizar para la creacin de un Monte de Piedad destinado a ayudar econmicamente a los inmigrantes pobres extracomunitarios que estn contribuyendo al desarrollo de la economa europea.

2 La Unin Europea no tiene enemigos. Renuncia a la guerra como forma de resolucin de los conflictos. Propugna el desarme unilateral y, en consecuencia, exige a los estados miembros que tomen las medidas pertinentes para disolver sus actuales ejrcitos y convertirlos en un servicio pblico, civil, para ayudar a las poblaciones de la Unin y de los pases vecinos en casos de catstrofes naturales y otras circunstancias excepcionales en que los servicios sociales existentes sean insuficientes.

3 En nombre de la dignidad, las libertades, la igualdad, la solidaridad, el derecho de ciudadana y la justicia, la Unin Europea hace suya las reivindicaciones de los trabajadores en favor de la reduccin de la jornada laboral. Y, en consecuencia, propone a los parlamentos de los estados miembros que rectifiquen la negativa a la implantacin de la jornada laboral de 35 horas semanales y convoquen al respecto, y hasta la aprobacin de tal jornada, al menos tantos referenda como se convocan para que aprueben su adhesin a la Unin los ciudadanos de pases que en circunstancias anteriores han dicho no.

4 Como para defender la pena de muerte se suele presentar sta, incluso en Europa, como un medio de correccin e intimidacin; y como la historia y la estadstica han probado que desde Can el mundo jams se ha corregido o intimidado por el castigo, la Unin Europea considerar miserable a todo estado que diga no haber encontrado otro medio de defenderse del delito que el verdugo y la pena de muerte. Y, en consecuencia, abolir la muerte en toda circunstancia.

A quienes digan que todo es para maana hay que decirles que conocemos la cancin: Maana es hoy. Y a quienes todava duden de que maana es hoy hay que recordarles las condiciones incluidas en la pregunta que se vot aqu en el referndum sobre la OTAN (condiciones olvidadas y negadas reiteradamente, por lo que mandaban y por lo que mandan, a los pocos meses de aquel otro referndum).



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter