Portada :: Espaa :: 29-S Huelga General en Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2010

El trabajo no es un derecho, es una necesidad

David Esteban
Rebelin


La huelga no es un derecho, es un medio de lucha.

El principal enemigo de la clase obrera es la ideologa de la clase dominante, la cual penetra de manera silenciosa, como un virus, en la mente de los trabajadores a travs de los medios de comunicacin infectando de tal manera al paciente que ste acaba asumiendo como propios los pensamientos inoculados incapacitndolo para la lucha.

Es por tanto urgente y necesario para la clase obrera encontrar una vacuna eficaz con la que combatir esta terrible lacra que diezma nuestras filas y nos debilita da a da.

Como medida profilctica se aconseja mantener a los nios y adolescentes inmaduros (grupos de riesgo), alejados del televisor, por ser sta uno de los medios de contagio ms frecuente.

Se ha demostrado en nmerosos experimentos realizados con esquiroles que la violencia puede ser un antdoto eficaz en determinadas situaciones, aunque no logra eliminar la enfermedad, solo atenuar los sintomas momentaneamente, y debe ser administrada con prudencia debido al riesgo de efectos secundarios y contraproducentes.

Para los jovenes y adultos sanos es aconsejable mantener la higiene informativa y no bajar nunca la guardia pues no existe la inmunizacin completa contra este mal, permanentemente deberemos desintoxicarnos, desprogramarnos y desaprender pues estamos expuestos de manera continua a la accin del virus que est presente por todas partes.

Debemos ser hipercrticos con nosotros mismos y con nuestros compaeros de lucha y contrastar nuestras ideas e intentar dar la mayor difusin posible a las que nos ayuden mejor a combatir la ideologa del enemigo.

Una de los discursos que pienso que debemos combatir con ms firmeza, es el de los "derechos", tal como ha demostrado la ltima huelga general del 29-S este discurso favorece al poder y perjudica a la clase trabajadora. Hay que cambiar el discurso de los derechos por el discurso de la lucha.

Como afirmo en el encabezamiento de este texto, el trabajo no es un derecho, es una necesidad. S, es cierto, la constitucin espaola reconoce el derecho al trabajo, pero no es cierto que en Espaa hay ms de 4 millones de parados, cifra que no para de crecer, muchos de los cuales llevan ms de un ao sin trabajo y otros muchos tienen a todos los miembros de su familia en paro y el gobierno lo reconoce en sus propias encuestas? Por qu tanto nfasis en garantizar el derecho al trabajo de los esquiroles en 1 da de huelga general cuando no son capaces de garantizar ese mismo derecho a millones de ciudadanos durante el resto del ao?

Digmoslo claro: los esquiroles no tienen derecho a trabajar, por utilizar un smil futbolstico eso sera como decir que el R. Madrid tiene derecho a meterle un gol al Bara. No, el R. Madrid tiene derecho a jugar al ftbol y a luchar por intentar ganar el partido, pero para evitar que lo haga est el Bara.

Nuestro deber es conseguir que no se trabaje en un da de huelga, el que realmente quiera trabajar ese da que luche por trabajar como nosotros luchamos por el xito de la huelga pero que tenga claro que esto es una lucha y nos tendr enfrente.

El discurso de los derechos est intimamente ligado al dicurso de la libertad, el concepto de libertad est muy contaminado y es preciso poner las cosas en su sitio tambin en este campo.

La libertad suele interpretarse vulgarmente como "poder hacer lo que me de la gana" y tambin como algo que te dan y te quitan desde fuera. Pero esa no es la verdadera libertad. Nelson Mandela pas 27 aos de su vida en la crcel, pero probablemente no hubo un hombre ms libre que l en toda Sudfrica en aquellos aos, como es sabido el gobierno del apartheid le ofreci en ms de una ocasin una salida personal a su situacin de reclusin que l no acept, pues se haba asumido (se haba "elegido", eso es la libertad) a s mismo como lder de su causa).

La libertad no es algo que te dan, la libertad es algo que tienes y nadie te puede quitar sin tu consentimiento.

La libertad en un da de huelga general consiste en elegirte a t mismo del lado de la huelga o de los esquiroles, y al elegirte a ti ests eligiendo al mismo tiempo el mundo en el que quieres vivir.

La huelga no es un derecho, es un medio de lucha . S, es verdad, la constitucin espaola reconoce el derecho a la huelga, pero la huelga no es una concesin graciosa que los gobernantes han hecho a los trabajadores, sino que es una conquista fruto de la lucha y del sacrificio de muchos trabajadores que fueron asesinados, encarcelados, torturados...

Nada de lo que tenemos los trabajadores como clase nos lo han regalado sino que lo hemos tenido que ganar a pulso.

Si los primeros trabajadores que hicieron huelga hubieran esperado a tener "derecho" a hacerla nunca habra llegado ese momento, eso no debemos olvidarlo, ese es el espritu del acto revolucionario y no podemos renegar de l pues es el nico que nos ha permitido progresar en la historia. No se trata solo de actuar dentro del orden establecido en cada momento sino de ir ms all, de transformarlo, de transcenderlo para llegar a un mundo mejor. Pero para transcenderlo hay que transgredirlo, hay que violentarlo, es necesario un acto de violencia revolucionaria que permita romper los muros del sistema que nos mantienen prisioneros, como un polluelo debe romper el cascarn para continuar su desarrollo fuera de l, as debemos nosotros romper los lmites que nos impone el capitalismo o pereceremos como el polluelo que no tenga fuerzas para romper el cascarn.

Y el primer muro que debemos romper, (el mas intangible e invisible pero el ms infranqueable) es el muro ideolgico, una vez hallamos superado esa barrera lo dems ser relativamente fcil.

VIVA LA LUCHA OBRERA! VIVA LA REVOLUCIN!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter