Portada :: Ecuador :: Golpe de Estado
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2010

Ecuador: el rbol verde de la vida

Luis Hernndez Navarro
La Jornada



Rafael Correa tom posesin como presidente de Ecuador por primera ocasin en enero de 2007. Inici su segundo mandato en agosto de 2009. Lo concluir el 10 de agosto de 2013. Una fecha que, a juzgar por el intento de golpe de Estado que sufri el pasado jueves, le parece una eternidad a la oligarqua ecuatoriana.

La vocacin golpista de las elites locales ha sido consistente. Entre 1995 y 2007 fueron depuestos tres mandatarios. Correa es el octavo jefe del Ejecutivo de Ecuador desde 1997.

Conforme pasa el tiempo, la popularidad del presidente crece. La primera vez que gan las elecciones lo hizo en una segunda vuelta, en la que obtuvo 57 por ciento de los votos. En 2009 triunf en la primera vuelta, con casi 52 por ciento de los sufragios. Las ltimas encuestas ubicaban su ndice de popularidad entre 60 y 62 por ciento.

Rafael Correa lleg al poder enfrentando tanto a una oligarqua mafiosa que manej el aparato estatal durante dos dcadas, conduciendo directamente el saqueo neoliberal, como a una partidocracia desprestigiada. Lo hizo enarbolando un programa en el que se expresaron algunas de las ms importantes demandas del movimiento indgena y popular que durante 17 aos resisti de manera destacada a las polticas de ajuste y estabilizacin, se opuso a la base militar estadunidense de Manta y al Plan Colombia, rechaz un tratado de libre comercio (TLC) con Washington y luch contra los gobiernos de derecha. Sin embargo, construy su candidatura y desarroll su campaa electoral con un discurso ciudadano, al margen de esas fuerzas populares, en un momento en que stas se encontraban en pleno reflujo.

Sus primeras medidas de gobierno consistieron en convocar a una consulta popular para que la ciudadana decidiera si quera una Asamblea Constituyente, y la reduccin de los salarios de los altos mandos del Estado, comenzando por el del presidente. El reclamo de una nueva Constitucin, en tanto nuevo pacto social, provena de los movimientos sociales, especialmente del indgena.

La Asamblea Constituyente sesion en medio de importantes movilizaciones y acciones directas de masas respaldadas por el presidente. El resultado final fue una de las constituciones ms avanzadas en el mundo, que, entre otras muchos derechos, reconoce los de la naturaleza y da herramientas para avanzar en una democracia radical.

Catlico practicante, Rafael Correa insisti en que el nombre de Dios deba constar en la Constitucin y asumi posiciones contra el aborto y contra el matrimonio entre homosexuales.

La revolucin ciudadana de Correa coincide en el tiempo y es parte de la reconstruccin de la arquitectura del poder y la geopoltica en Amrica Latina. Hay en el continente una redefinicin de las relaciones y la insercin con Estados Unidos y los organismos y Ecuador es parte central de ello. No suscribi el TLC y no renov el alquiler de la base militar de Manta con Washington; tom distancia del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional; ha buscado anular tratados de inversin con otros pases, al tiempo que las inversiones chinas (sobre todo en energa) crecen rpidamente.

Hoy existe mayor control del Estado sobre los recursos naturales y mayor participacin del Estado en la renta petrolera y minera. La reacaudacin tributaria ha crecido. Y la inversin social pas de 4 por ciento del PIB a 8 por ciento. Sin embargo, no se ha reducido significativamente ni la pobreza ni la inequidad.

La administracin de Correa ha sido crtica contra los grupos oligrquicos, a los que llama los pelucones (trmino que hace alusin al uso anacrnico de las pelucas por la aristocracia, y que, en el caso ecuatoriano, es utilizado para referirse a aquellos que han hecho fortuna con fondos pblicos). Se ha enfrentado permanentemente a los monopolios audiovisuales, controlados por los grandes banqueros. Este 20 de octubre se cumple el plazo legal fijado para que stos y sus familiares hasta en cuarto grado de consanguinidad, vendan sus acciones en los medios. A pesar de ello, la banca ha tenido en estos aos significativas utilidades en dlares: 20 por ciento en 2008, 13 por ciento en 2009.

Los desencuentros (y los choques) del mandatario con el movimiento indgena, parte del movimiento popular y organizaciones ecologistas han sido importantes y, en ocasiones, muy duros. stos han criticado su poltica hacia la minera a cielo abierto y el hecho de que no se ha desarrollado un nuevo patrn para redistribuir la riqueza y tampoco otra forma de insercin en el mercado mundial. Ven en la Ley de Minera y en la de Aguas retrocesos legales, y en la de Soberana Alimentaria superficialidad. No hay, aseguran, un esfuerzo por superar el extractivismo. Sealan, adems, que el gobierno no los escucha.

Por su parte, el presidente percibe a los movimientos sociales que lo cuestionan como grupos corporativos que buscan intereses particulares. Ha tildado a los crticos de su poltica ambiental de infantilismo ecolgico. Existen, por supuesto, movimientos sociales que lo apoyan, pero el centro de su esquema de accin poltica es el de una revolucin ciudadana.

El desencuentro (y confrontacin) no deja de ser una irona trgica. El movimiento popular (especialmente el indgena) fue quien cre el espacio para enfrentar las polticas de Washington, abri el terreno para la derrota poltico-electoral de la oligarqua y cre un nuevo sentido comn. Sin estos cambios en la correlacin de fuerzas, el triunfo de Correa habra sido impensable.

Facilitar la intentona golpista las condiciones para revertir este desencuentro y radicalizar el proceso de transformacin poltica en Ecuador? As sucedi en Venezuela en 2002, con el fracasado golpe de Estado contra Hugo Chvez. Pero todo depender de la lucha misma. Parafraseando a Goethe, Carlos Marx deca que gris es la teora [...] verde el rbol de la vida. Ante la adversidad, el verde rbol de la revolucin ecuatoriana tendr que dar nuevos frutos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter