Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2010

El doble rasero de los medios ante las declaraciones de etarras

David Cotilla
Rebelin


Prcticamente todos los grandes medios de comunicacin han vuelto a ponerse de acuerdo en sus mismas contradicciones: tras haber permanecido hasta el lunes 4 de octubre sin pasar a disposicin judicial los tres etarras detenidos el pasado mircoles 30 de septiembre, los medios de comunicacin han dictado sentencia con las declaraciones recogidas por el juez en el auto y antes siquiera de que se celebre el juicio.[1]

Y es que parece que las declaraciones de etarras solo son vlidas para los medios de comunicacin en funcin de lo que afirmen. As, ante la ltima tregua ofrecida por la banda, todos los medios la tiraron por tierra incluso antes de que se produjera el comunicado[2], tachndolo de maniobra de propaganda, falso o tregua trampa[3] e incluso de inverificable[4] a pesar de que no solo propona sino que exiga supervisin internacional[5]. Sin embargo, ahora es suficiente con que dos detenidos declaren que han mantenido relacin en Venezuela con un miembro del Gobierno de Chvez para que todos los medios crean a pies juntillas dicha relacin del Gobierno de Chvez con el terrorismo y estn provocando o ayudando a provocar un conflicto internacional, sin basarse en prueba material alguna. Esto casi recuerda a otros tiempos en que una simple declaracin de un enemistado te ofreca un ticket gratis para dar el paseo. As, el caso ms llamativo lo ofrece elmundo.es donde sin contrastar la declaracin de los detenidos ofrece todos los datos como verdaderos: "Los etarras del comando donosti recibieron en 2008 formacin en Venezuela".

Sin embargo, cabe destacar que ya desde el inicio la noticia ofrece un dato falso, totalmente verificable. Y es designa este peridico a los detenidos como los tres terroristas miembros del complejo donosti cuando el propio juez, como consta en el propio auto, dej a uno de ellos en libertad, por lo que no pesa sobre el la acusacin de pertenecer a banda armada, quedando as desacreditada por completo la informacin ofrecida por el peridico que ni siquiera echa mano de los documentos oficiales existentes para contrastar sus informaciones.

Para empezar, este miembro del gobierno venezolano al que se refieren es Arturo Cubillas, un antiguo miembro de ETA, deportado en 1987 -en contra de la Constitucin Espaola, que prohbe el destierro- primero a Argelia y luego a Venezuela en poca de Felipe Gonzlez y con apoyo de Francia. Es decir, hace 23 aos que el gobierno espaol se desentendi de este hombre. A partir de ah, Cubillas se cas y obtuvo la nacionalidad venezolana y por tanto, el gobierno venezolano, como cualquier otro gobierno incluido el espaol, no puede ni debe extraditar a un ciudadano de su propio pas simplemente porque otro pas as lo requiera sin aportar documentacin suficiente que lo justifique, como es el caso que nos ocupa. El juez Eloy Velasco ya pidi en marzo para Cubillas una orden de detencin basada nicamente en declaraciones de antiguos miembros de las FARC y sin aportar ni una sola prueba ms. Ahora vuelve a repetirse la jugada con la simple declaracin de dos etarras. El caso es que el Gobierno solo ha pedido informacin al gobierno venezolano[6], como se hace en casos de colaboracin antiterrorista, como se hace habitualmente con Francia y con otros estados. Pero para los medios, la acusacin sobre Cubillas supone casi una prueba de fuego para el Gobierno de Zapatero que tendra as evidencias de las estrechas relaciones del propio Chvez con el terrorismo de ETA[7] y le obligan por ello a un enfrentamiento directo[8].

Sin embargo, hay que volver al tema de la declaracin de los detenidos, cuyas circunstancias convendra tener en cuenta, pues si fueron detenidos el mircoles 30 a las 09:50 como afirma el auto del juez, y no han sido puestos a su disposicin hasta el lunes 4 por la maana, hablamos de cinco das. Cabe indicar aqu que Amnista Internacional ya ha denunciado en numerosas ocasiones que el rgimen de incomunicacin en Espaa atenta contra los Derechos Humanos y denunci 230 casos de torturas el ao pasado en las crceles espaolas, fundamentalmente cuando los detenidos eran supuestos terroristas.

Curiosamente, estos detenidos han estado sin pasar a disposicin judicial cinco dias, ms de las 72 horas que aconsejan Amnista y otros Organismos Internacionales en el marco del respeto a los derechos humanos. En cambio, la Ley de Enjuiciamiento Criminal en Espaa en caso de terrorismo permite hasta 13 das en rgimen de incomunicacin total, donde segn Amnista, la persona no puede hablar con un abogado ni con un mdico, lo que ha dado lugar a la mayora de las denuncias, que raras veces son investigadas. [9] Esto, como han indicado numerosos organismos, supone el rgimen de incomunicacin ms restrictivo de toda la Unin Europea
En este sentido, debemos entender que:

-habiendo superado los detenidos las 72 horas de detencin antes de pasar a disposicin judicial, aconsejable por Amnista y diferentes Organismos Internacionales en el marco del respeto a los derechos humanos;
-contando a las espaldas 230 denuncias por torturas en este tipo de casos el ao pasado (la mayora sin investigar por las autoridades).
-y en un panorama de guerra abierta contra ciertos regmenes latinoamericanos que no favorecen a nuestras liberales empresas de ultramar (reciente intento de golpe de estado en Ecuador, Golpe de Estado en Honduras en 2009, marginacin del gobierno de Hait tras el terremoto de 2010, intento de golpe de Estado en Venezuela en 2003)

pues bien, es en este panorama en el que, despus de no creer la propuesta de tregua de ETA, s debemos creer sin embargo una supuesta declaracin antes de que sean ni siquiera juzgados los acusados y, con ellos, las mismas declaraciones. Y es en este panorama en el que Hugo Chvez, sin ms pruebas que esas supuestas declaraciones de dos etarras y las de antiguos terroristas de las FARC, debe entregar a un ciudadano de su propio pas.

Pero no, resulta que segn nos convenga volvemos el mundo al revs. En vez de tener que demostrarse la acusacin sobre el gobierno de Chvez, es el propio gobierno venezolano el que tendr que demostrar su inocencia. Pues mientras que las palabras de etarras son tenidas por ciertas sin la menor duda (ni contraste), en cambio todas las palabras de Chvez son tenidas por dudosas, como sugieren estas comillas en la vanguardia.es:
Venezuela resta credibilidad a las declaraciones de dos etarras y reitera su condena al terrorismo
O como orienta el propio vicepresidente tercero del gobierno de Zapatero, Manuel Chaves, que ha exigido que Venezuela hiciera un esfuerzo por eliminar dudas.

Solo como ancdota, cabe destacar que la noticia aparecida en larazon.es y titulada Dos etarras confiesan que fueron entrenados en Venezuela por un hombre de confianza de Chvez expresa en su cuerpo que los dos arrestados, que llegaron a la Audiencia Nacional poco antes de las 9.00 horas, se negaron a declarar ante el magistrado, segn sealaron fuentes jurdicas. Cmo pueden confesar dos personas que se niegan a declarar?
Con todo esto, no estara de ms que, simplemente para conseguir fiabilidad y calidad en su informacin, los medios se preocuparan estos das en explicar, y no presuponer, cundo declararon los detenidos, dnde, en qu condiciones, con qu garantas y ante quines lo hicieron. Entre otras cosas, porque como todos sabemos, una de las premisas de toda noticia que se precie de serlo, es intentar responder a esas 5W, algo que todos los grandes medios de este pas se han saltado a la torera en relacin a este asunto.

Y es que, volviendo al principio para finalizar con coherencia, resulta muy llamativo que cuando Ramn Jaregi, eurodiputado socialista, o Antonio Basagoiti, presidente del PP Vasco, nos disuaden de creer a etarras, todos los medios se pongan de acuerdo en que las declaraciones de etarras son falsas. En cambio, cuando es Hugo Chvez el que intenta disuadir de lo mismo, las palabras de los etarras van a misa con la inestimable ayuda de los mismos medios.

Notas:

[1] En elpais.com: Venezuela el gran balneario de ETA, Cubillas, un etarra en las altas esferas; en elmundo.es Los etarras declaran que en 2008 recibieron formacin en Venezuela.

[2] En elpais.com Yo no les creo o en abc.es Asociacin de escoltas dice que el anuncio de ETA es una tregua trampa.

[3] En elpais.com Irreversibilidad y El camino est claro; en abc.es Una tregua farsa que no sirve a Batasuna.

[4] elmundo.es La no tregua inverificable de ETA y ETA planea pseudotregua no verificable segn polica.

[5] lavanguardia.es ETA dispuesta a analizar con mediadores internacionales una solucin democrtica al conflicto vasco.

[6]En abc.es, El Gobierno pide informacin a Venezuela tras la confesin de dos etarras.

[7] En elpais.com, ETA en la Venezuela de Chvez: la prueba definitiva.; en abc.es, La prueba del algodn.

[8] En elmundo.es, Anasagasti exige una respuesta con mucha firmeza al Gobierno Venezolano.

[9] Amnista denuncia ms de 200 supuestos casos de torturas en comisaras espaolas en 2009 y Amnista Internacional denuncia la incomunicacin de los detenidos en Espaa.

Blog del autor: http://dadacotilla.wordpress.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter