Portada :: Ecuador :: Golpe de Estado
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-10-2010

Ecuador: golpismo y antigolpismo

Jos Steinsleger
La Jornada


Minimizar el fallido golpe de Estado en Ecuador, sostener que hubo un simple motn policial, pontificar sobre sus causas desconociendo actores y contextos, implica algo ms que ensayar otra mirada. Es un modo de homogeneizar el discurso de los que subestiman el papel del imperialismo yanqui en Amrica Latina, con las cotorras del Partido Meditico Universal (PMU).

Una vez ms, izquierda y derecha unidas. No digieren que la revolucin ciudadana del presidente Rafael Correa haya talado transversalmente partidos, movimientos sociales y otros estamentos del pas andino. Prdida de protagonismo poltico, difcil de soportar entre los que llevan el programa de la revolucin mundial pegado en la frente, y el altermundismo sectario sin brjula poltica.

Olvidan, por ensima ocasin, que en la historia de Amrica Latina siempre bast la ms suave brisa reformista para enardecer al imperio y a los afiliados al PMU. Fatalismo que se rompi en 2002, cuando el pueblo de Caracas empalideci a los golpistas venezolanos, y en 2009, cuando destaparon la olla hirviente de Honduras, pas que a ver, cunto nos importaba hasta entonces.

Circularon, claro, indignadas declaraciones de solidaridad. Y luego, menudearon los anlisis acerca del origen de clase de Mel Zelaya, el presidente derrocado. Algo similar (aunque sin solidaridad) haba acontecido el ao anterior, durante la ofensiva golpista del agro argentino. Los chicos malos de la Cuarta Flota volvieron a jugar PlayStation en sus camarotes, y el tour naval sigui por Ecuador.

La Confederacin de Nacionalidades Indgenas del Ecuador (Conaie) se pronunci de un modo ambivalente. Sorprendi la posicin de su brazo poltico? Pachakutik prob que algunos de los hijos del gran cacique Rumiahui no le hacen asco a los euros de las fundaciones alemanas. Pachakutik apoy la justa accin de los servidores pblicos (o sea, de los golpistas), y pidi la renuncia de Correa.

Los maostas albaneses (crese o no) del Movimiento Popular Democrtico (MPD, aejo comodn de izquierdas y derechas), respaldaron a los sediciosos. Sin mirarse en el espejo, algunos intelectuales despechados criticaron la soberbia del gobernante. Y mientras el vehculo militar empleado para liberar al presidente era baleado con armas de alto poder, oficiales de inteligencia del Ejrcito tomaban caf con ellos, en la docta Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Gobernar la repblica de Ecuador ha sido un oficio de alto riesgo. Su primer presidente, Antonio Jos de Sucre (1795-1830), segundo de Bolvar y Gran Mariscal de Ayacucho, no alcanz a posesionarse. La oligarqua santanderista lo asesin en una emboscada, al sur de Colombia.

Gabriel Garca Moreno (1821-75), fundador del Partido Conservador, fue muerto por el disparo de un masn colombiano, y la pluma del pensador liberal Juan Montalvo. Eloy Alfaro (1842-1912), lder de la revolucin liberal (1895), fue linchado en prisin. Una turba azuzada por las oligarquas arrastr el cadver por las calles de Quito y lo inciner en el parque central El Ejido.

El temperamental Jos Mara Velasco Ibarra (1893-1979) fue elegido en cinco ocasiones y derrocado en cuatro. Jaime Rolds (1940-1981) muri en un misterioso accidente de aviacin, jams aclarado. Len Febres Cordero (1931-2008), patriarca de la oligarqua, fue secuestrado en 1987 por un comando militar que exiga la liberacin de un general izquierdista.

El increible presidente Abdal Bucaram se volvi ms loco de lo que estaba. Una poblada lo derroc en 1997. En 2000, el democristiano Jamil Mahuad cay por dolarizar la economa. En 2005, las masas echaron a patadas a Lucio Gutirrez, general (R) del Ejrcito que gan las elecciones con un discurso antimperialista, y se convirti despus en perro faldero de Washington.

Fuera de eso, Ecuador es un pas extremadamente pacfico: en todo el siglo pasado, el nmero de vctimas de la represin clasista ha sido inferior al de un solo ao de regmenes democrticos en la vecina Colombia. Las oligarquas se han cuidado de reprimir al pueblo con el salvajismo de sus homlogas del continente. Le temen.

No ha sido casual que la intentona haya tenido lugar en un pas de la ALBA y la Unasur, a pocos das del triunfo arrollador de Chvez, y de los comicios presidenciales en Brasil. El tiro sali por la culata. Hartos de golpismo, los pueblos latinoamericanos han desarrollado una suerte de alerta temprana, separando la paja del trigo. Reniegan del ultrismo izquierdista y de la chchara narcotizante del PMU, nico partido que le queda a las derechas.

Con una rodilla convaleciente, ajustndose los huevos, Correa enfrent a los alzados en su madriguera. Si quieren, mtenme, les dijo. Los ecuatorianos salieron nuevamente a las calles, y esta vez para defender al presidente. Su presidente. Esto se llama conciencia. Conciencia popular, conciencia ciudadana.

En democracia, las derechas son golpistas y las izquierdas antigolpistas. Frente a los golpes de Estado, relativizar las cosas es igual a hipocresa y cinismo. O bien, complicidad.

 http://www.jornada.unam.mx/2010/10/06/index.php?section=opinion&article=021a1pol


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter