Portada :: Ecuador :: Golpe de Estado
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-10-2010

Lecciones ecuatorianas

Jos Steinsleger
La Jornada


El mtodo de anlisis marxista nunca fij el camino del socialismo con pautas vlidas para cualquier poca y lugar. Por esto, nada ms tautolgico que hablar de revolucin radical. Toda revolucin es reformista, y va de menos a ms. Claro, siempre que pueda.

El aspecto radical de los cambios sociales, marcha ligado con la violencia de clase. Cosa que no figura en la agenda de los revolucionarios responsables, sino en la de los que se niegan a repartir el pastel de las riquezas, y cierran todos los canales de expresin y participacin, criminalizando la protesta social.

Conciencia de clase? El neoliberalismo (que innegablemente ha sido algo ms que un modelo econmico), centrifug el concepto tal como se entenda a mediados del siglo XIX. Si viviera, Marx se vera en figurillas para identificar con claridad el sujeto histrico de la revolucin. Ya no hay burgueses y proletarios como los que Diego Rivera mostraba en sus murales.

Marx vera que con un simple enter en las computadoras del mal, los obreros con prestaciones sociales, derechos sindicales, salario mvil y estable, pasan a ser trabajadores informales en un abrir y cerrar de ojos. No obstante, a pesar suyo, seguira siendo marxista: hara propuestas acordes con el siglo de la nanotecnologa, la decodificacin del genoma humano, la fsica de las partculas elementales.

Cientficamente (subrayo), Marx explic cmo funciona el capitalismo y, polticamente (subrayo), intuy la alternativa estratgica: el socialismo. Y cuando vea que la realidad no cerraba con sus ideas, en lugar de angustiarse o recurrir a un siclogo, barajaba los naipes.

Fidel tiene mucho de Marx. En una ocasin record que, estando en Mxico, le sorprendi la tenacidad del Che para llegar a la cima del Popocatpetl. Fidel asegur que recibi una gran leccin: hay que intentarlo. Y a su vez, el Che recibi otra gran leccin de Fidel: fue cuando, en la Sierra Maestra, el argentino miraba con cara de pocos amigos a los polticos que se acercaban al lder de la revolucin, para dialogar, establecer alianzas, lograr acuerdos.

Cmo impulsar los cambios cuando sus actores se enconchan en lo chiquito de los desafos? Algn da, se escribir la historia del narcisismo izquierdista. Tendr 15 mil volmenes de mil pginas cada uno.

El socialismo marca un rumbo estratgico. Mas de ah a creer que basta con el enunciado, restan los cmo. En teora, abundan los cmo. El mo, se lo aseguro, es el mejor de todos. Pero en la praxis, los nicos socialismos radicales que existieron, fueron los de Stalin, Mao, Pol Pot y Kim Il Sung. No es difcil imaginar por qu. Los cmo, les tenan sin cuidado.

En 1979, con un gran titular en el peridico oficial, los comunistas chinos anunciaron al mundo el inicio de las cuatro modernizaciones. Muy chinamente, Beijing Informa, reprodujo las palabras de Deng Xiaoping: el error est en la izquierda.

Genial. Si en las familias ideolgicamente esclarecidas, la polmica sinosovitica haba causado divorcios en masa, y millones de sus nios fueron pasto de las fieras del sicoanlisis, el giro chino hacia la modernidad japonesa fue ms inquietante: muchos descubrieron que el acostarse con todos al unsono, tena sus ventajas hedonistas.

Diez aos despus, la bandera del zar volvi a ondear sobre el Kremlin. Aos en que algunos camaradas decan te lo dije, cuando en realidad tratabas de recordar si alguna vez se haban atrevido a decir algo. Otros empezaron a sostener que el imperialismo y el fascismo eran inventos de los totalitarismos. Y otros ms, morralito new age al hombro, marcharon tras nuevas parusias revolucionarias.

Y los cmo? No dudo que existan. Mas siguiendo a Marx, sera bueno barajar los naipes otra vez. Porque en Amrica Latina, la conciencia democrtica ha crecido de un modo exponencial y en relacin proporcionalmente inversa con el presupuesto militar anual de Estados Unidos: un billn de dlares, mil millones de millones.

Usted cree que los gringos seguirn permitiendo la consolidacin de gobiernos populares en Amrica Latina? El cuadro histrico revela 200 aos de confrontacin entre un gran espacio nacional-popular, y un gran espacio liberal-conservador. Y en ambos, siempre han circulado izquierdas y derechas, abajos y arribas.

La intentona golpista de Ecuador demostr que se puede estar abajo y a la izquierda, y apoyar aventuras fascistoides que estn arriba y a la derecha. Los axiomas de izquierda que no delimitan sus alcances, suelen rodearse de horizontes que desaparecen frente a los primeros empellones de la realidad.

Luego, polticamente hablando, la dicotoma reforma o revolucin es falsa. A m me gusta, faltaba ms, la segunda opcin. Y? Soplar y hacer botellas no es fcil. Digamos que requiere, para el caso de marras, de ingenio poltico. Ojo: no dije que requiere de ingeniera.

Los cambios sociales avanzan si se construyen alianzas estratgicas. Avanzan, si las polticas de izquierda, reformistas o radicales, son capaces (sin hacer trampas) de sumar para impulsarlos.

http://www.jornada.unam.mx/2010/10/13/index.php?section=opinion&article=029a1pol


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter