Portada :: Espaa :: 29-S Huelga General en Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2010

Apoyo a [email protected] [email protected] el 29-S en Mlaga

Rebelin

La Plataforma en Apoyo a [email protected] [email protected] el 29-S quiere dar la mxima difusin a tres detenciones cometidas durante la huelga en Mlaga en condiciones de abuso de poder y de brutalidad policial


Sucedi el mircoles 29 de Septiembre, el da de la Huelga, en Mlaga. La manifestacin en contra de la reforma laboral se desarroll hasta el Corte Ingls, donde los manifestantes apoyaban de manera completamente pacfica la huelga, criticando que el Corte Ingls ni siquiera permitiera a los empleados hacer huelga ese da. Policas nacionales en la entrada de la tienda y guardias de seguridad en el interior.

Es conveniente recordar que la huelga es un derecho constitucional que todo trabajador debe poder ejercer sin coacciones y sin amenazas de despidos o represalias por parte de la empresa. Sin embargo, la polica nunca hace nada para asegurarse de que los empresarios respeten ese derecho. Al contrario, en todas las huelgas generales, la polica respalda y protege a los empresarios para que sus amenazas surtan todo su efecto, y cuando un grupo trata de quejarse ante esto, con pancartas o megfonos, es hostigado, ridiculizado y, en ocasiones, como ocurri en el Corte Ingls, directamente apaleado.

Ocurri a eso de las 4 de la tarde, cuando la manifestacin comenzaba a disiparse. Los policas nacionales arremetieron contra un manifestante, haciendo comentarios sobre poltica y la inutilidad de la huelga, e instndole a terminar con su manifestacin. En aqul momento, otra manifestante, Violeta, madre de dos hijos y licenciada en Derecho, fue a hablar a los policas explicndoles que no era el momento de discutir sobre poltica, y que deban respetar su derecho a manifestarse pacficamente. La respuesta del polica fue inmovilizarla en el suelo de forma violenta, y estamparle la cara contra el suelo en repetidas ocasiones. La indignacin ante la nariz sangrante de la chica era generalizada. Luego la llevaron a rastras, sin que ella opusiera resistencia, hacia el interior del Corte Ingls -como si se tratara de la Comisara.

Ante esta situacin, Flix, otro manifestante, fue a quejarse a los antidisturbios, intentando convencer a la polica, mediante las palabras, de que se detuvieran las agresiones hacia Violeta. La respuesta fue relativamente similar a la que recibi Violeta, pero an ms brutal: estrangularon a Flix, primero con la mano y luego con la porra, alzndolo en el aire para luego tirarlo contra el suelo. En ese momento, los policas nacionales lo llevaron dentro del centro comercial, bajo la mirada y consentimiento de los directivos y de los guardias de seguridad, que les abrieron la puerta. Ya dentro del centro comercial, y con una barrera de policas nacionales y guardias de seguridad dentro que impedan la visin de lo que ocurra en el interior, Flix recibi una brutal paliza mientras estaba totalmente indefenso e inmovilizado en el suelo. Mientras era esposado, recibi dos golpes de porra en la boca que le hizo perder varios dientes y le rompi un tercero.

Poco despus se unira a ellos un joven norteamericano, Seth, que haba presenciado todos los hechos desde el exterior de El Corte ingls. Seth pidi a un polica su nmero de placa para identificarle y poder presentar una denuncia contra l. En lugar de cumplir con su obligacin de identificarse, le amenazaron con detenerle. Debido a las amenazas, Seth ya se estaba marchando, pero una sonrisa suya mientras abandonaba la escena fue motivo suficiente para que los policas le detuvieran finalmente.

La manipulacin meditica fue impresionante y lamentable. Probablemente basndose en el propio informe de la Polica nacional, la prensa recogi que los agredidos fueron los policas, y no se mencion en ningn caso la brutalidad policial que protagoniz la escena en El Corte Ingls (establecimiento cuyo nombre propio fue evitado por Europa Press, agencia encargada de divulgar la noticia en los diferentes medios)

http://www.europapress.es/andalucia/malaga-00356/noticia-jornada-salda-tres-detenidos-agredir-policias-entrada-centro-comercial-20100929191022.html

Tras pasar la noche en el calabozo, por la maana Violeta, Flix y Seth prestaron declaracin ante el Juez. A los detenidos se les acusa de Atentado, Violacin de los derechos de los trabajadores y Coaccin. Adems, tanto a Seth como a Violeta se les ha abierto un Parte de Expulsin, dado que ambos son extranjeros pese a llevar aos en Espaa, bajo el pretexto de su supuesta peligrosidad; algo completamente ajeno a la actitud pacfica que mostraron en su manifestacin frente a El Corte Ingls.

Lo cierto es que los tres se enfrentan a unas acusaciones muy graves, que pueden terminar en un proceso penal, teniendo que afrontar unos gastos de abogado, procuradores y recopilacin de pruebas, totalmente injustos. Sus nicos delitos: haber credo que los derechos constitucionales deben ser efectivamente cumplidos, haber pensado que la Polica vela por asegurar el ejercicio de esos derechos, y haber pensado que nadie, ni la polica, puede extralimitarse en el cumplimiento de sus funciones sin responder ante la Ley.

Para hacer frente a todos los problemas que se pueden presentar, se ha creado la Plataforma en Apoyo a [email protected] [email protected] el 29-S, que tiene como objetivo la denuncia social de las agresiones policiales ocurridas durante la huelga (centrndose en el caso especial de Mlaga pero no olvidndose de otros ocurridos en otras provincias como Sevilla, Crdoba, Getafe o Barcelona) y ayudando de forma directa a los [email protected] Este llamamiento va dirigido a organizaciones polticas, sindicales, humanitarias, juveniles y a todas las mujeres y hombres libres que se opongan a cualquier tipo de abuso de poder.

Para ello se ha habilitado una cuenta corriente exclusivamente creada para pagar los gastos judiciales, en la que todos los que estn en contra de los abusos policiales puedan colaborar en la medida de sus posibilidades. El nmero de cuenta es 2103 3010 10 0010083733

Lamentablemente, en estos casos, dada la posicin privilegiada de la polica en el mbito jurdico, amn de buscar la mejor defensa para los detenidos, necesitamos generar toda la presin social posible, y para ello es indispensable divulgar la verdad y desmontar la propaganda meditica que encubre la realidad de las agresiones policiales producidas durante la jornada de huelga.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter