Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2010

Los sindicatos y Europa

Juan Francisco Martn Seco
Pblico


El pasado 29 de septiembre, los sindicatos europeos convocaron manifestaciones y huelgas en toda Europa. Es lgico que estn alarmados ante la general ofensiva tendente a desmontar los derechos sociales y laborales, y en la que se incluye el debilitamiento de los propios sindicatos. Fue una jornada de protesta y de toma de conciencia de la involucin que se est produciendo. Pero debera haber sido algo ms. Se tendra que haber aprovechado para analizar las causas ltimas de este proceso y la parte de responsabilidad que les cabe a las propias organizaciones sindicales.

Cuando se aceptan determinadas premisas, es difcil despus oponerse a las conclusiones. El error de los sindicatos europeos y en mayor medida el de los partidos socialdemcratas es haber refrendado la construccin de la Unin Europea bajo un diseo neoliberal. La libre circulacin de capitales, sin que antes se haya implantado al menos la armonizacin en materia fiscal, social y laboral, conduce al dumping entre los pases y a que la competitividad de las economas se fundamente en la reduccin de salarios, en el empeoramiento de las condiciones laborales y en el desmantelamiento de toda arquitectura fiscal progresiva, con lo que las prestaciones sociales, por fuerza, se van deteriorando.

Tal como se ha construido, la Unin Monetaria lleva de forma indefectible a que los ajustes en las crisis recaigan forzosamente sobre los trabajadores y sobre las clases ms desfavorecidas. Con una moneda nica, los desequilibrios en las balanzas de pagos originados en los pases miembros no pueden ajustarse por un realineamiento de los tipos de cambio. El nico ajuste posible, en ausencia de los mecanismos de compensacin adecuados, se sita en el campo de la economa real mediante la recesin y el paro. Los pases deficitarios se encuentran inermes ante los movimientos especulativos del capital, ya que se les ha privado de cualquier mecanismo de control de cambios, de moneda propia con la que poder componer la relacin real de intercambio y sin un banco central que les respalde. Ser difcil que consigan librarse de las presiones de los llamados mercados, cuyas pretensiones son bien conocidas. Estos polvos derivan de aquellos lodos. Y todos los que no queramos el retorno al capitalismo salvaje del siglo XIX haremos bien en empezar a oponernos a los presupuestos que lo causaron.

Fuente: http://blogs.publico.es/delconsejoeditorial/912/los-sindicatos-y-europa/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter