Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-10-2010

Nuevos rumores de guerra
EE.UU. planea apoderarse del arsenal nuclear de Pakistn

Rick Rozoff
Media Monitors Network

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


A medida que la guerra en Afganistn, la mayor y ms prolongada del mundo, prosigue con cantidades rcord de vctimas entre civiles y combatientes a ambos lados de la frontera afgano-paquistan, hay planes en marcha para expandir an ms la guerra hacia Pakistn y amenazar tambin a Irn Se hacen comparaciones con la guerra de Washington en Indochina. Pero Pakistn, con sus 180 millones de habitantes y armas nucleares, no es Camboya, e Irn, con su poblacin de ms de 70 millones, no es Laos.

Dos noticias recientes provenientes de EE.UU. han comenzado a reverberar en Pakistn y causan especulacin de que el aumento de los ataques de drones estadounidenses y de ataques de helicpteros de la OTAN en ese pas podran ser el presagio de acciones mucho ms amplias: Nada menos que la expansin de la guerra de Occidente en Afganistn hacia Pakistn con el objetivo final de apoderarse de las armas nucleares de esa nacin.

News International, el mayor peridico en idioma ingls de Pakistn, public un informe el 13 de octubre basado en pasajes del libro recientemente publicado del periodista estadounidense Bob Woodward Obama's Wars que sealan que durante una cumbre trilateral entre los presidentes de EE.UU., Afganistn y Pakistn el 6 de mayo de 2009 el jefe de Estado paquistan Asif Ali Zardari acus a Washington de estar tras los ataques de los talibanes dentro de su pas con el propsito de utilizarlos a fin de que EE.UU. pudiera invadir y apoderarse de sus armas nucleares. [1]

Woodward describi comentarios intercambiados en una cena de Zardari y Zalmay con Khalilzad, nacido en Afganistn, ex embajador de EE.UU. ante las Naciones Unidas (2007-2009), en Iraq (2005-2007) y Afganistn (2003-2005). Khalilzad tambin fue un cercano asociado del Consejero Nacional de Seguridad de Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, arquitecto de la estrategia estadounidense de apoyar desde 1978 ataques de extremistas armados basados en Pakistn contra Afganistn, cuando se uni al expatriado polaco en la Universidad Columbia de 1979 a 1989.

El testigo de relevo para lo que es ahora la intervencin de ms de 30 aos de Washington en Afganistn fue pasado de Brzezinski a Khalilzad en los aos ochenta cuando este ltimo fue nombrado uno de los funcionarios superiores del Departamento de Estado del gobierno de Ronald Reagan a cargo de apoyar a combatientes muyahidines que operaban desde Peshawar en Pakistn. Entr al Departamento de Estado de 1984 con una beca del Consejo de Relaciones Exteriores y trabaj para Paul Wolfowitz, entonces secretario adjunto de Estado para Asuntos de Asia Oriental y el Pacfico. Sus esfuerzos fueron aumentados por el director adjunto de la Agencia Central de Inteligencia de entonces, Robert Gates, actualmente secretario de defensa de EE.UU. Dos de sus principales clientes, Gulbuddin Hekmatyar y Jalaluddin Haqqani, son fundadores y dirigentes de Hezb-e Islami Gulbuddin y de la red Haqqani, contra los cuales el Pentgono de Gates combate actualmente a ambos lados de la frontera entre Afganistn y Pakistn.

Segn la informacin de Woodward sobre las acusaciones del presidente paquistan a Khalilzad en mayo del ao pasado, Zardari dej caer su cuidado diplomtico. Sugiri que uno de dos pases estaba organizando los ataques de los talibanes paquistanes dentro de su pas: India o EE.UU. Zardari no pensaba que India podra ser tan hbil, pero EE.UU. s. [El presidente afgano Hamid] Karzai le haba dicho que EE.UU. estaba tras los ataques, confirmando las afirmaciones del ISI paquistan [Inteligencia Inter-Servicios]. [2]

Se dice que Khalilzad, cuyo currculum vitae tambin incluye tareas en el Departamento de Defensa, el Consejo de Seguridad Nacional, el Centro de Estudios Estratgicos e Internacionales, la Fundacin Nacional por la Democracia [NED], la Corporacin Rand (donde ayud a establecer el Centro de Estudios de Oriente Prximo) y el Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense, discrep de la afirmacin de Zardari, lo que llev a que este ltimo respondiera que lo que haba descrito era un complot para desestabilizar Pakistn, tramado para que, segn la versin de sus palabras de Woodward, EE.UU. pudiera invadir y apoderarse de las armas nucleares [de Pakistn].

El informe seal que Zardari no poda explicar de otra manera la rpida expansin de la violencia. Y la CIA no haba perseguido a los dirigentes de los talibanes paquistanes, un grupo conocido como Tehrik-e-Taliban-e-Pakistan o TTP que haba atacado al gobierno. TTP tambin fue culpado del asesinato de la esposa de Zardari, Benazir Bhutto.

En las palabras del presidente paquistan: Os damos objetivos de talibanes que no persegus. Persegus otras reas. Estamos desconcertados.

Cuando Khalilzad mencion que los ataques con drones dentro de Pakistn tienen el objetivo primordial de dar caza a miembros de al-Qaida e insurgentes afganos, no a los talibanes paquistanes, Zardari respondi insistiendo Pero el movimiento talibn est vinculado a al-Qaida por lo tanto al no atacar los objetivos recomendados por Pakistn EE.UU. ha revelado su apoyo a TTP. En un cierto momento la CIA incluso trabaj con el lder del grupo, Baitullah Mehsud. [3] (Tres meses antes un ataque de drone dirigido por la CIA mat a Mehsud, su mujer y a varios parientes polticos y guardaespaldas.)

En agosto de 2009, mientras todava comandaba todas las fuerzas de EE.UU. y de la OTAN en Afganistn, el entonces general Stanley McChrystal emiti su confidencial Evaluacin Inicial del COMISAF (Comandante de la Fuerza Internacional de Ayuda a la Seguridad) que afirm que los principales grupos insurgentes segn la importancia de su amenaza para la misin son: Quetta Shura Taliban (05T), la Red Haqqani (HQN), y Hezb-e Islami Gulbuddin (HiG)." [4] El primero es un grupo talibn afgano que, como indica su nombre, est basado en la capital de la provincia Baluchistn de Pakistn.

Steve Coll, Alfred McCoy y otras autoridades sobre el tema han documentado la participacin de la CIA con Gulbuddin Hekmatyar y Jalaluddin Haqqani: Que eran compartidos con la Inteligencia Inter-Servicios de Pakistn, si no transferidos por sta a la CIA, como recursos privados. Coll ha afirmado adems que Haqqani dio refugio y apoy a Osama bin Laden desde los aos ochenta.

En la reunin entre Obama, Zardari y Karzai en mayo de 2009, el presidente estadounidense afrent a sus dos homlogos por su supuesta falta de decisin en la realizacin de la guerra a ambos lados de la Lnea Durand, a pesar de que mientras hablaba Pakistn estaba involucrado en un gran ataque militar en el Valle Swat que llev al desplazamiento de 3 millones de civiles.

Cuatro das despus del intercambio de palabras entre Zardari y Khalilzad, el presidente paquistan apareci en la edicin del 10 de mayo de Meet the Press de NBC en un programa que tambin incluy al presidente afgano Karzai y a Steve Coll, ahora presidente y director ejecutivo de New America Foundation y autor de Ghost Wars: The Secret History of the CIA, Afghanistan, and Bin Laden, from the Soviet Invasion to September 10, 2001 (2004) y de The Bin Ladens: An Arabian Family in the American Century (2008).

Los comentarios de Zardari ante su audiencia estadounidense incluyeron la afirmacin de que los talibanes forman parte de vuestro pasado y de nuestro pasado, y la ISI y la CIA los crearon juntos. Y puedo encontrar para vosotros 10 libros, y 10 filsofos, y diez ensayos al respecto [5]

El hecho de que los dirigentes de los otros dos grupos armados identificados por McChrystal - Haqqani y Hekmatyar se encontraban entre los tres dirigentes muyahidines financiados, armados y entrenados por la CIA (el difunto Ahmed Shah Massud fue el tercero), completa el cuadro: Robert Gates, el secretario de defensa, libra una guerra contra fuerzas que Robert Gates, el director adjunto de la CIA, apoy a travs de uno de los programas clandestinos ms prolongados y costosos de la Agencia, la Operacin Cicln.

Despus de retirarse de la vida pblica, George Kennan, el principal arquitecto de la poltica de Guerra Fra de EE.UU., cit una lnea que atribuy a Goethe para advertir que finalmente todos somos destruidos por monstruos de nuestra propia creacin. Para corregir a Voltaire, la Casa Blanca, en lugar de Dios, es un comediante que acta para una audiencia demasiado asustada para rer.

La versin de Woodward de los comentarios del ao pasado del presidente de Pakistn y de Zalmay Khalilzad podran ser desdeados como simplemente anecdticos si no fuera por un artculo que apareci en el New York Post el 3 de octubre y los eventos en el propio Pakistn en las ltimas seis semanas.

Arthur Herman, un experto visitante del think tank conservador American Enterprise Institute declar en un artculo intitulado Nuestro problema en Pakistn: el enfoque de Obama est fracasando, que la irona amarga es que incluso mientras Obama trata de salir de la guerra en Afganistn, podra estarnos llevando hacia otra en Pakistn.

El autor detall que mientras en 2009 EE.UU. lanz 45 ataques de vehculos areos Predator sin tripulacin (drones) dentro de Pakistn, haba triplicado la cifra hasta la fecha de publicacin de su artculo y que slo en septiembre se haba lanzado la mitad de la cantidad de ataques de todo el ao pasado.

Herman advirti, mencionando tambin el ataque de helicptero de la OTAN del 30 de septiembre en la Agencia Kurram de las reas Tribales bajo Administracin Federal de Pakistn, que mat a tres miembros del Cuerpo Fronterizo y que Incursiones del Equipo de Persecucin Contraterrorista de la CIA con sus 3.000 soldados afganos dentro de Pakistn tambin se estn convirtiendo en rutina.

Todo esto refleja un esfuerzo estadounidense en Pakistn que recuerda en mucho el que emprendimos en Laos en los aos sesenta uno de los trampolines que llevaron al cenagal vietnamita.

Si la creciente presin de Obama sobre Pakistn desestabiliza a ese gobierno, lo nico que podra mantendr las armas nucleares de ese pas fuera de las manos de al-Qaida tendran que ser las tropas estadounidenses. Es un panorama blico que har que Obama deseara que su nombre fuera Lyndon Baines Johnson." [6]

Herman atribuye la expansin de la guerra afgana hacia Pakistn a un nivel cualitativamente ms peligroso a las maquinaciones del ex agente de la CIA y actual Socio Snior de Brookings Institution, Bruce Riedel y del comandante de 152.000 soldados de EE.UU. y de la OTAN en Afganistn, general David Petraeus.

Un informe del 13 de octubre document que desde que Petraeus se hizo cargo del comando del esfuerzo blico en Afganistn en junio ha habido un aumento de un 172% en los ataques areos de EE.UU. y de la OTAN, de 257 misiones de ataque en septiembre de 2009 a ms de 700 el pasado mes. Adems los vuelos de vigilancia aumentaron a casi tres veces la cantidad de septiembre de 2009 y los vuelos de suministro tambin han aumentado A veces parece que Petraeus estuviera ms dispuesto a arriesgar el as llamado dao colateral de muertes de civiles [7]

Los ataques de drones del mes pasado fueron los ms numerosos en cualquier mes desde que se iniciaron los asesinatos selectivos en 2004 y la cantidad de muertes que han causado ms de 150 es el total mensual ms elevado hasta la fecha.

Hasta mediados de este mes ha habido por lo menos ocho ataques con drones y no menos de 66 personas muertas.

Segn la New American Foundation de Steve Coll, 1.439 de las 1.844 muertes causadas por ataques de drones en Pakistn ocurrieron en 2009 y hasta ahora durante este ao. [8]

De la misma manera, las muertes de 1.111 de 2.160 soldados de EE.UU. y de la OTAN muertos en Afganistn desde 2001 ocurrieron en el mismo perodo. Diecisiete soldados extranjeros resultaron muertos slo entre el 13 y el 16 de octubre.

El 13 de octubre, la prensa paquistan inform de que helicpteros de la OTAN, que hasta entonces slo operaban en las reas Tribales bajo Administracin Federal, (en cuatro ataques contra la red Haqqani entre el 25 y el 30 de septiembre), violaron el espacio areo de la nacin sobre la provincia de Baluchistn, llevando a Islamabad a presentar una protesta formal a la OTAN.

Desde las revelaciones del nuevo libro de Bob Woodward y la publicacin del artculo de Arthur Herman, han aparecido comentarios en los peridicos paquistanes que indican la seriedad con la que se consideran los recientes eventos y augurios an ms sombros.

Un artculo del 13 de octubre en The Nation seal que la continua guerra contra el terror en Afganistn apunta a llevar las operaciones a territorio paquistan El verdadero objetivo es el potencial nuclear de Pakistn; ellos [EE.UU. y la OTAN] no se ven ante una amenaza plausible a la seguridad de los mal equipados talibanes o de extremistas harapientos.

En un comentario sobre el artculo del New York Post citado anteriormente, el comentarista paquistan A. R. Jerral afirm adems que lo que Herman sugiere en su texto es en realidad una direccin poltica para el gobierno de EE.UU. Implica que la poltica de enviar drones y de atacar escondites combatientes en el territorio paquistan no ha funcionado El objetivo son las bombas nucleares de Pakistn. Es una manera tcita de decir a los responsables polticos en Washington que mantengan la presin sobre nuestro pas, que debilitar la posicin del gobierno paquistan, causando inestabilidad. Eso suministrar la razn para el ingreso de tropas de EE.UU.

Agreg: Sabemos de los ataques de drones porque se informa al respecto en los medios, pero lo que no sabemos y lo que no dicen los medios es el hecho de que fuerzas de la OTAN dirigidas por EE.UU. estn lanzando incursiones a travs de la frontera hacia Pakistn Para hacerlo, la CIA opera Equipos de Persecucin Contraterrorista en Afganistn.

Esos equipos organizan regularmente incursiones terrestres dentro de territorio paquistan.

De esta manera, las cosas se agravan en lo que tiene que ver con la guerra contra el terror. Pakistn tiende a convertirse en el primer plano en esta guerra. Bruce Riedel, un ex funcionario de la CIA y del NSC [Consejo Nacional de Seguridad] ha aconsejado al seor Obama que transfiera el foco de la guerra de Afganistn a Pakistn; es lo que estamos presenciando mediante el incremento del esfuerzo blico hacia territorio paquistan. [9]

Un comentario paquistan del da anterior declar: Hemos sido arrastrados a dar acceso a Baluchistn a EE.UU., desde donde ha estado tratando de desestabilizar el rgimen iran mediante apoyo al grupo terrorista Jundullah... An ms amenazante es que, a menos que cambiemos de rumbo ahora, habremos perdido la batalla por retener nuestros recursos nucleares porque es donde lleva en ltima instancia el camino de la OTAN y de EE.UU.

El acceso descontrolado para agentes encubiertos militares y de inteligencia, contratistas oficiales y privados, es otro factor de desestabilizacin que aparentemente no somos capaces o estamos dispuestos a controlar. Y ahora tenemos las incursiones de la OTAN hacia nuestro territorio y sus ataques incluso contra nuestro personal militar, lo que muestra el Estado servil en el que vivimos actualmente. [10]

A medida que la guerra en Afganistn, la mayor y ms prolongada del mundo, prosigue con cantidades rcord de vctimas entre civiles y combatientes a ambos lados de la frontera afgano-paquistan, hay planes en marcha para expandir an ms la guerra hacia Pakistn y amenazar tambin a Irn Se hacen comparaciones con la guerra de Washington en Indochina. Pero Pakistn, con sus 180 millones de habitantes y armas nucleares, no es Camboya, e Irn, con su poblacin de ms de 70 millones, no es Laos.

Notas:

[1]. Shaheen Sehbai, Zardari dice que EE.UU. est tras los ataques talibanes en Pakistn, The News International, 13 de octubre de 2010

http://tinyurl.com/2bcunl6

[2]. Ibd.

[3]. Ibd.

[4]. Washington Post, 21 de septiembre de 2009

http://tinyurl.com/ko29sc

[5]. Meet the Press, 10 de mayo de 2009

http://tinyurl.com/koa5uc

[6]. Arthur Herman, Our Pakistan problem: Obama's approach is failing, New York Post, 3 de octubre de 2010

http://tinyurl.com/26famyh

Obama's Pakistan Failure, American Enterprise Institute, 3 de octubre de 2010

http://tinyurl.com/2dojrkx

[7]. ABC News Radio, 13 de octubre de 2010

[8]. New America Foundation

http://tinyurl.com/y8ld2hv

[9]. A R Jerral, Shifting war on terror to Pakistan, The Nation, 13 de octubre de 2010

http://tinyurl.com/3ygrjdq

[10]. Shireen M Mazari, Ending Collaboration with the US on the War on Pakistan, The Dawn, 12 de octubre de 2010

http://tinyurl.com/293vvgd

[11]. NATO Expands Afghan War Into Pakistan, Stop NATO, 28 de septiembre de 2010

http://tinyurl.com/28nyd4m

By courtesy & 2010 Rick Rozoff

Fuente:http://americas.mediamonitors.net/content/view/full/79256

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter