Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2010

Entre 2007 y 2010 el Gobierno ha nacionalizado 347 empresas
Empresas capitalistas expropiadas vivan de expropiar a los trabajadores

Agencia Venezolana de Noticias


La confrontacin ideolgica entre la derecha neoliberal y la opcin socialista que representa el Gobierno del presidente Chvez se ha agudizado a propsito de la reciente nacionalizacin del oligopolio Agroislea y la productora de fertilizantes nitrogenados Fertinitro.

El centro del debate lo ocupa el concepto de propiedad privada.

Los neoliberales conciben la propiedad privada como un derecho absoluto del individuo, sobre el cual el Estado no debe establecer ningn tipo de condiciones para su ejercicio.

Los socialistas bolivarianos, por su parte, reconocen el derecho de propiedad privada, pero, tal como lo establece el artculo 115 de la Constitucin de la Repblica Bolivariana de Venezuela, con las contribuciones, restricciones y obligaciones que establezca la Ley con fines de utilidad pblica o de inters general.

Las expropiaciones

La serie de expropiaciones que viene ejecutando el Gobierno nacional en reas estratgicas tiene como objeto asegurar para el Estado el control de importantes reas vitales para el desarrollo y la seguridad del pas, amenazado por factores internos y potencias extranjeras.

Todas estas estatizaciones se han de hacer con apego a la ley y el pleno respeto a los derechos de los afectados.

Tras reconocerse la propiedad determinada, en cada caso, el Estado ha de garantizar el pago justo a los relacionados.

Expropiar, de acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Lengua, es: Privar a una persona de la titularidad de un bien o de un derecho, dndole a cambio una indemnizacin. Se efecta por motivos de utilidad pblica o inters social previstos en las leyes.

Campaa meditica

Las expropiaciones han sido utilizadas por la prensa opositora para hostilizar al gobierno, tanto dentro de Venezuela como en el exterior.

Tratan de presentar esas medidas como tropelas del gobierno, como expresiones de un totalitarismo socialista y hasta como caprichos del presidente Chvez.

Los medios opositores estn a favor de la opcin contraria: privatizar los bienes pblicos y empresas del Estado, tal como lo hicieron en los ochenta y noventa del siglo pasado, cuando apoyaron todo el afn privatizador de la derecha neoliberal que, con los gobiernos de la IV Repblica, vendi a particulares las empresas Sidor, Cantv y Viasa.

Lo mismo pensaban hacer con Petrleos de Venezuela, S.A (Pdvsa), pero no les alcanz el tiempo. La Revolucin bolivariana frustr el proyecto.

Aquellas privatizaciones, al contrario de estas nacionalizaciones, no se hicieron para garantizar el control del Estado sobre reas estratgicas y asegurar el bienestar del pueblo venezolano, sino para favorecer a poderosos consorcios privados y sus socios transnacionales.

El Estado, que en la IV Repblica funcionaba a favor de la burguesa, negoci sin consulta esas empresas que eran propiedad de todos los venezolanos.

Esa ola privatizadora neoliberal afect a toda Latinoamrica y, segn el presidente del Centro de Investigaciones de la Economa Mundial (Ciem) de Cuba, Osvaldo Martnez, se trag en la regin a cerca de 4.000 empresas pblicas y bienes de los Estados durante esas dos ltimas dcadas del siglo pasado.

Fortaleza nacional

Afortunadamente, a partir del ao 2007, el Gobierno bolivariano revirti ese proceso privatizador; recuper para el pas a Sidor y la Cantv, y emprendi un programa de expropiaciones orientado a fortalecer la capacidad del Estado, para garantizar la seguridad de los venezolanos en distintas reas de la produccin, como alimentos, banca, petrleo, electricidad, construccin, cemento y acero, entre otras.

De acuerdo con la Confederacin Venezolana de Industriales (Conindustria), entre 2007 y lo que va de 2010, el Gobierno ha nacionalizado 347 empresas.

En el ao 2007 fueron nacionalizadas 17 empresas, entre ellas Sidor (Siderrgica del Orinoco), Cantv (Compaa Annima Telfonos de Venezuela) y la Electricidad de Caracas, C.A.; en el 2008, 25 empresas; el 2009 se nacionalizaron 131, y en el 2010 otras 174, entre las cuales se incluyen Agroislea y Fertinitro, para un total de 347.

Las expropiaciones del Gobierno bolivariano estn dirigidas a asegurar para el Estado el control de actividades vitales para la buena marcha y la seguridad del pas y garantizar que las actividades bsicas de la nacin no sean interferidas, obstaculizadas o vulneradas por factores de poder tanto internos como externos, tal como ocurri en el sabotaje petrolero que comenz el 2 de diciembre de 2002 y que se prolong hasta febrero de 2003

Expropiando al expropiador

En la dinmica poltica y econmica capitalista y en el contexto de la democracia burguesa, se oculta el hecho de que la empresa es, en s, un ente expoliador.

Y lo es porque, en forma directa, despoja al trabajador del valor que genera con su trabajo, que es la plusvala.

En este despojo, el trabajador no recibe compensacin o indemnizacin alguna, como s lo recibe la empresa que es nacionalizada o estatizada por el gobierno bolivariano. Sencillamente, el patrono se apropia del valor que ste genera con su trabajo.

De hecho, ni siquiera se puede decir que es una expropiacin. Simplemente es un despojo, una apropiacin indebida, un robo.

El propietario o capitalista acumula la plusvala y fortalece su capital, mientras que el trabajador, privado del valor de su esfuerzo, no tiene ms opcin que volver al trabajo, cada da, para continuar el ciclo de explotacin de su esfuerzo.

Ms all de la expoliacin

En general, los monopolios capitalistas no slo explotan al trabajador, sino que en posiciones de dominio en el mercado imponen condiciones de negociacin con las cuales especulan a clientes y someten a la competencia.

El oligopolio Agroislea inflaba los precios en forma desmedida (hasta 250%), y financiaba con tasas especulativas a los productores (15%), utilizando dinero obtenido del Estado con tasas preferenciales (8%).

Adems, fijaba condiciones a productores y comerciantes que los inhabilitaban o los sometan a exigencias de difcil cumplimiento, limitndoles su actividad productiva.

La acumulacin capitalista

Es ley del capitalismo que el pez grande se traga al chico e impone condiciones para su absoluto beneficio, sin importar qu suceda con los otros.

Cada empresa planifica para s misma, y la concurrencia de voluntades en esta misma direccin termina en caos econmico y social, donde los trabajadores son mercanca desechable.

Carlos Marx defina en los siguientes trminos la Tendencia histrica de la acumulacin capitalista, sustentada, inicialmente, en la expropiacin del trabajo: La expropiacin de los productores directos se lleva a cabo con el ms despiadado vandalismo y con el acicate de las pasiones ms infames, ms ruines y ms mezquinas y odiosas, (El Capital, Tomo I, La llamada acumulacin originaria).

Y agregaba: La propiedad privada, ganada con el trabajo personal (del campesino y del artesano) y que el individuo libre ha creado, identificndose en cierto modo con los instrumentos y las condiciones de su trabajo, da paso a la propiedad capitalista, que descansa en la explotacin del trabajo ajeno y que no tiene ms que una apariencia de libertad.

Progresivamente, y en el curso de esa dinmica que inducen las leyes propias de la produccin capitalista, entre otras la centralizacin de capitales, un capitalista arruina a muchos otros, los expropia tambin.

A medida que se reducen los potentados del capital que usufructan el proceso derivado de la centralizacin de capitales, en esa misma medida, en su conjunto, aumenta la miseria, la opresin y la explotacin.

El monopolio del capital se convierte en un obstculo del modo de produccin que se haba desarrollado con l y gracias a l.

Expropiacin vital

Pero hay una expropiacin an ms sensible y profunda y que tiene lugar en la empresa capitalista, y es el despojo que de su libertad, sufre el trabajador.

Para el marxismo, el trabajo es la actividad ms importante del ser humano. Es la actividad vital por medio de la cual el hombre expresa su vida y se realiza, se auto produce a s mismo.

Si este esfuerzo vital, esta creacin esencial como ser humano productivo, le es impedida y, por el contrario, se la reduce a un mero medio de subsistencia, separando al trabajador del producto de su trabajo y despojndolo del valor que este encierra, como ocurre en los medios de produccin capitalistas, el hombre termina alienado y explotado.

Negado en la posibilidad de realizarse como ser humano por medio su actividad vital, esencial: el trabajo creador.

En fin, expropiado de la posibilidad de realizarse en la plenitud de sus condiciones fsicas y espirituales.


Fuente: http://avn.info.ve/node/23800



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter