Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2010

China, el Nobel y algo ms

Aldo Giannuli
aldogiannuli.it

Traducido para Rebelin por Susana Merino


En estas ltimas semanas est tomando cuerpo la hiptesis de estar producindose en China una crisis poltica de vastas proporciones

Desde fines del ao pasado comenzaron ya a sentirse sntomas de la existencia de tensiones internas en el grupo dirigente. Luego, a partir de junio, las seales aumentaron, primero con la cuestin de la revaluacin del Yen y la serie de agitaciones obreras, toleradas mientras se trataba de fbricas japonesas, pero fuertemente reprimidas cuando involucraron a empresas chinas. Luego llegaron las primeras voces sobre la burbuja inmobiliaria en las ciudades, seguidas por una esforzada prueba sobre el estado de los bancos relacionada con la baja de hasta el 60% en los precios inmobiliarios. Las noticias eran publicadas en un semanario en el que aparecen a menudo importantes investigaciones econmicas, pero tras de ellas se sospechaba la mano de Lui Mingkang, director de la Comisin Reguladora del Banco de China. Mientras tanto explotaba el caso Bo Xilai, el Di Pietro, chino (sic!). Luego en rpida sucesin sucedi el extrasimo caso de la pretendida renuncia de Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Central, luego el Nobel de la Paz Liu Xiaobo, la convocatoria de los veteranos contra la censura (firmada hasta por lenonagsimo tercero ex secretario de Mao y finalmente la todava ms apremiante firma de 200 intelectuales que piden abiertamente la excarcelacin de Liu Xiaobo. Para explicar todos los tramos de esta intrincada situacin tendra que disponer de mucho ms espacio del que me permiten esta docena de renglones de que dispongo. De modo que por ahora limitmosnos a extraer, en grandes lneas, el jugo poltico de la situacin.

Poco despus del XVII congreso de 2008, se decidi que, de acuerdo con las normas que establecen que los dirigentes deben dejar sus funciones al cumplir los 65 aos, Hu Jintao, debera haber dejado sus tres cargos: Presidente de la Repblica, Secretario del Partido y Presidente de la Comisin de las Fuerzas Armadas) a Xi Jimping, mientras que Wen Jiabao (Presidente del Consejo) debera dejar el suyo a Li Kequiang. Definido como el equipo de los rivales

El Congreso haba aprobado la alianza entre el grupo Tuanpai (los ex de la Juventud comunista) conducido por Hue da Wen, el grupo ultra liberal de Shanghai y el grupo llamado Taizi, los prncipes rojos (los hijos y los nietos de los hroes de la Gran Marcha). Luego, con una campaa contra la corrupcin, los tuanpai golpearon duramente al grupo de Shanghai de la que sali muy redimensionado perdiendo a uno de sus miembros ms autorizados, el responsable de la Oficina de Cuadros del partido.

En rigor Hu Jintao debi preferir como sucesor a Li Kequiang, su sucesor en la Liga Juvenil y tuanpai, pero quin sabe por qu clase de alquimia, escogi al prncipe rojoXi Jin Ping desplazando a Li del Gobierno.

Pareca que todo estaba jugado y sin embargo la sucesin de Hu Jintao y de Wen Jabao, no parece ciertamente indolora, en cambio el grupo dirigente parece dividido y sobre todo Hu y Wen parecen ahora hallarse enfrentados. A juzgar por las informaciones de los ltimos meses (que se filtran) se estaran conformando claramente dos grupos: por un lado la mayor parte de los tuanpai con Hu Jintao a la cabeza, aliados de los prncipes rojos y a los ltimos nostlgicos de Mao con el probable apoyo del ejrcito: por el otro los tuanpai de Wen aliados a los restos del grupo de Shanghai y a los secuaces residuales de Ziao Zhiang, con el apoyo del banco central y de la mayor parte de los intelectuales. El primer grupo apoyara a Xi Jinping y el segundo a Li Kequiang.

Las diferencias que se pueden observar se corresponden con un primer grupo ( Hu-Xi) orientado hacia la recuperacin del consenso de los obreros, los de las zonas interiores y probablemente menos inclinadas a invertir dinero en ttulos usamericanos y absolutamente opuesto a cualquier reforma democrtica.

El segundo grupo (Wen-Li) parece ms preocupado en detener la inflacin y en prevenir un crack bancario del tipo usamericano, ms dispuesto a una democratizacin poltica y probablemente ms tolerante en relacin con los EEUU

Obviamente se trata solo de una primera tentativa de leer en su conjunto noticias acumuladas en estos ltimos meses. Lo que hace temer que se trate de rumores de un predecible terremoto es la evidente precipitacin de muchos problemas irresueltos que el tumultuoso desarrollo de estos ltimos treinta aos ha dejado tras de s: los desequilibrios demogrficos, la brecha creciente entre la costa y el interior, la exasperada polarizacin de las desigualdades sociales, el desastroso colapso de una red de infraestructura en la actualidad absolutamente inadecuada en una gran potencia econmica como en la que se ha transformado China, el retraso en la modernizacin poltica, etc. Parece agotado el ciclo poltico del crecimiento chino dentro de la gran estabilidad mundial, gracias al contnuo mejoramiento de las relaciones con todos (EEUU, Rusia, CE, Brasil, etc,); del ambiente del G2 de hace un ao no quedan trazas, China se encuentra en el centro de uno de los ms graves tifones monetarios, el contencioso con los EEUU se intensifica y se extiende da tras da, las tensiones con la India no menguan y an con el Japn se producen situaciones alternativas.

Sobre todo la cercana de una crisis demogrfica (muy pronto la cantidad de ciudadanos pasivos superar bastante a los activos) lleva a pensar que se est aproximando el fin del ciclo treintaal de veloz crecimiento econmico.

Y muy pronto, por decir algo, pero est claro los reflectores de la poltica internacional enfocarn a Pekn. Y tal vez nuestros medios masivos haran bien en tomar nota.

Fuente: http://www.aldogiannuli.it/?p=1225



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter