Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-10-2010

Judos, jazz y socialismo

Gilad Atzmon
Tlaxcala

Traduccin Manuel Talens


Que pensaran ustedes de un programa de radio especializado en msica clsica aria que slo presentarse compositores e intrpretes arios?

Supongo que conozco la respuesta: se sentiran inquietos e incluso algunos desearan protestar. Sin embargo a Mike Gerber, uno de los autores que escriben en la revista britnica Jewish Socialist Magazine, que adems es miembro del Grupo Socialista Judo, de Gran Bretaa, ha tenido una ocurrencia muy similar: va a lanzar un programa de radio con jazz nicamente de judos. He aqu un resumen de su comunicado de prensa, que ha difundido esta maana: Soy Mike Gerber, autor del libro Jazz Jews [Judos del Jazz], por el cual me han encargado que presente un programa sobre los judos del jazz en la emisora de Internet UK Jazz Radio Mi programa incluir jazz fusions judas de todo tipo; msica tnica juda como el klezmer; jazz israel y tambin se centrar en los grandes compositores judos usamericanos. Irn apareciendo en l algunos de los muchos msicos judos que han contribuido al jazz

Supongo que no aceptaramos un programa radiofnico de msica clsica aria, pero un programa de jazz judo debe ser kosher, al menos lo suficiente como para que www.jazzradio.com le d cobertura. Conoc a Mike Gerber hace diez aos. Vino a mi casa para hacerme una entrevista sobre los judos y el jazz y se sent a mi lado durante muchas horas mientras trataba desesperadamente de arrancarme alguna idea sobre el vnculo inherente entre el jazz y los judos. No pude ayudarlo, no soy musiclogo. Adems, no encuentro ninguna influencia particular de la msica juda en el jazz. Tambin es verdad que algunos de los grandes intrpretes y compositores del jazz eran de etnia juda (esto, en s mismo, merecera un estudio), pero el jazz, como forma artstica, est lejos de ser judeocntrico o judo. La grandeza de la msica del jazz se basa en su capacidad de unir a la gente de todas etnias y colores. Si el jazz se convirti en un lenguaje cosmopolita y en un smbolo de libertad se debi a su diversidad de sonidos, ritmos y culturas. Y, con todos los respetos que merecen Michael Gerber y su obsesin por la importancia cultural juda, no logro escuchar al judo en Gershwin o en Michael Brecker. En cambio s que escucho en ellos a frica, a Cuba, el blues, el barroco, Nueva York, Pars. De hecho, escucho todo en ellos, salvo el gueto judo. Durante nuestro encuentro, le insinu a Gerber que para muchos artistas judos el jazz es en realidad una manera de escapar del gueto, de la sopa de pollo, del pescado gefilte, del sionismo y de otros smbolos caractersticos del pueblo elegido. Esto mismo tambin lo coment con el batera Asaf Sirkis, con el compositor Chaz Jankel y con el legendario saxofonista neoyorquino Bob Berg y, obviamente, todos estuvieron de acuerdo conmigo. Por mi parte, doy testimonio de que cuando inici mi camino en el jazz, al cabo de doce compases me olvid por completo del sionismo, de Israel y del ejrcito israel. No me apeteca morir en el altar sionista, prefera el swing en Pars o el bop en Nueva York. Para muchos de nosotros, israeles y msicos judos, el jazz era una puerta abierta hacia la liberacin. A Gerber no le gust mucho mi idea, porque poda desbaratarle fcilmente su proyecto judo. Se pas siete aos escribiendo un gigantesco tratado sobre los judos y el jazz que, en mi opinin, es uno de los libros ms inquietantes de la historia de la literatura jazzstica. Tal como puede leerse en el sitio web de Gerber, el libro explora el papel que tuvieron los judos en el fin de la discriminacin racial en el jazz usamericano, as como en el uso del jazz como un instrumento contra el apartheid y contra la represin sovitica. Pero en esas afirmaciones hay un problema que salta a la vista: por muy importante que sea para Gerber el presentar el jazz judo como un movimiento progresista, no est nada claro por qu los msicos judos de jazz no se implican activamente en el movimiento antisionista. Si los msicos judos de jazz son maravillosamente progresistas, cmo es que ninguno de sus colectivos denuncia el sionismo o a Israel? Est claro que Gerber no tiene ni idea de lo que es el jazz ni el espritu del jazz. No se da cuenta de que tocar msica es una manera fundamental estar entre los dems. Cuando uno est tocando jazz, el racismo, la identidad, la poltica y las barreras culturales se dejan de lado. El hecho de producir belleza con otros es en s mismo la manifestacin ms exaltante del jazz. Los msicos de jazz no tienen que decir gran cosa, porque es su msica la que transmite el mensaje. En nuestro Jazza Festival, que tuvo lugar la semana pasada, actuaron al menos cuatro artistas judos, pero lo hicieron como seres humanos ordinarios: no llevaban ni banderas ni pancartas y tampoco pidieron ningn tratamiento especial. Gerber, sin embargo, no vino a nuestro concierto (incluso si siempre suele llamarme de antemano para pedirme un pase de prensa y entrar de gorra al Ronnie Scott cuando toco all). Tampoco los Grupos Socialistas Judos ni ninguna otra organizacin juda apoyaron el festival. Pero me apresuro a decir que muchos judos s lo hicieron. Vinieron como seres humanos ordinarios. Al contrario de lo que hacen Mike Gerber y sus socialistas judos, ellos s que se han asimilado en la humanidad.

Zelig en el desayuno

Hace tres semanas, Gerber me pidi que le enviase alguna msica para su programa de radio slo para judos. Obviamente, me negu. Le suger que el da que decida programar y promocionar msica de gentiles no dude en contactarme de nuevo y lo tendr en cuenta. Esta maana, despus de leer el comunicado de prensa de Gerber le enve un mensaje sarcstico: le dije que mi amigo (imaginario) alemn Klaus Hoffman quiere lanzar un programa de Jazz Ario. Pens que sera estupendo que hubiese dos programas de radio racistas al mismo tiempo. Gerber se sinti ofendido y me contest de inmediato: Una parte fundamental del programa es el jazz judo y tambin hay mucho jazz israel. Y aadi: Si es normal que haya programas de jazz latino, tambin lo es que haya programas del subgnero del jazz judo. La respuesta de Gerber me sorprendi. A pesar de que es miembro del Grupo Socialista Judo y de que los socialistas judos pretenden que son tambin antisionistas y apoyan el boicot cultural de Israel, Gerber de repente ha decidido apoyar al Estado judo como una Meca cultural. Incluso se ha convertido en un portavoz activo del arte israel (en vez de boicotearlo). Es lo que pasa, cuando uno arrincona a un socialista judo, ste suele cambiarse de chaqueta. Incluso se las ha arreglado para apoyar la cultura sionista. Puedo aceptar que Israel sea un pozo sin fondo de increbles talentos del jazz, pero todava nadie ha respondido a mi pregunta: Existe el jazz judo? O bien Gerber nos est engaando o bien es l quien se ha dejado engaar. La diferencia entre el jazz latino y el jazz judo es enorme: el jazz latino es sin duda alguna un gnero musical asociado intrnsicamente a una regin geogrfica. Los msicos del mundo entero pueden definir con facilidad el jazz latino en trminos musicales y cualquiera puede unirse a un combo de jazz latino siempre que conozca razonablemente su lenguaje musical. Por el contrario, el jazz judo no es una forma artstica ni tampoco un gnero musical. No existe fuera de la cabeza de Gerber. Supongo que para aparecer en su libro lo nico que uno necesita es una madre juda, lo cual es exactamente lo mismo que uno necesita para emigrar a Israel y vivir en una tierra que pertenece a los palestinos. Me alegra tanto ver que Israel muestra su verdadera naturaleza como ver que Mike Gerber lleva adelante su proyecto. Fue l quien hace diez aos me abri los ojos con su extrao orgullo colectivo judo. Fue l quien inspir mi invento del personaje satrico Artie Fishel, un msico usamericano totalmente convencido de que el jazz no es ni americano ni africano, sino judo de punta a rabo. Al igual que Gerber, Fishel quiere devolver el jazz a donde pertenece, es decir, a la Banda Prometida [1]. Por muy trgico que parezca, la verdad es que la poltica juda es siempre una forma de sionismo. Los invito a escuchar a Artie Fishel y su Promised Band mientras reflexionan sobre Mike Gerber y su socialismo kosher.

Nota

[1] Chiste intraducible, pues juega con la similitud en ingls entre Promised Land (Tierra Prometida) y Promised Band (Banda Prometida). [N. del T.]

Fuente: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=2070


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter