Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-10-2010

Experimentos "nazistoides", una advertencia para todos

Sergio Barrios Escalante
Alai-amlatina


Muchos de los principales genetistas de nuestros das son propietarios de compaas de biotecnologa o tienen lazos estrechos con ellas. La motivacin subyacente en la ingeniera gentica no es ya el avance cientfico, la lucha contra las enfermedades o la eliminacin del hambre de la faz del globo, sino la carrera por asegurarse unos beneficios econmicos sin precedentes.

(Fritjof Capra).

La reciente revelacin hecha pblica por la investigadora norteamericana Susan Reverby, a travs del estudio intitulado Sfilis por exposicin normal e inoculacin: un mdico PHS Tuskegee en Guatemala, 1946-1948, ha sacado a luz las viejas prcticas nazistoides realizadas por EEUU en pases tradicionalmente considerados como su traspatio.

El escndalo generado a nivel mundial por dichas revelaciones pone en el tapete la necesidad de estar atentos a las prcticas criminales y antiticas de investigacin mdica que muchos gobiernos y agencias transnacionales privadas (lase farmacuticas y diversos tipos de laboratorios), vienen poniendo en marcha desde hace muchas dcadas.

En el caso guatemalteco descubierto por Reverby, la repulsa de la opinin pblica se ha hecho mayor al conocer ciertos detalles espeluznantes y revulsivos, tales como que hasta nios de orfanatos (incluyendo a enfermos psiquitricos, prostitutas y soldados de bajo rango), estuvieron sistemticamente expuestos a los llamados mtodos de sifilizacin, que tena como objetivo probar la respuesta del cuerpo humano al material infeccioso fresco, para exacerbar la repuesta del organismo y as conocer las manifestaciones y procesos de infeccin y reinfeccin.

Los experimentos cientficos realizados por EEUU y otras potencias, bajo la nebulosa de oscuros, ambiguos y antiticos objetivos no se limitan a lo descubierto por la citada investigadora, y hay que recordar que forman parte de una larga tradicin que contina en muchos lugares hasta el da de hoy.

Basta con recordar las cuestionadas actividades del Instituto Lingstico de Verano (ILV), que en los aos sesenta desarroll sospechosas e imprecisas investigaciones de campo en diversas partes de Amrica Latina, tales como en diversas zonas rurales de Colombia y el altiplano guatemalteco por ejemplo.

Sin que nunca se aclarara nada concreto ante los tribunales internacionales de justicia, durante los aos setenta igualmente circularon mltiples rumores y sospechas sobre la implementacin de programas secretos de esterilizacin masiva, llevados a cabo en muchas poblaciones indgenas y campesinas latinoamericanas (incluyendo, nuevamente, al altiplano guatemalteco).

En los aos ochenta y noventa, con el inicio del auge de la biotecnologa y la ingeniera gentica, la biloga Mae-Wan Ho denunci los graves riesgos que implicaba para la salud humana y para numerosas especies animales y vegetales, la realizacin de experimentos a gran escala relacionados con el diseo de nuevos organismos genticamente modificados (OGM).

El mismo tipo de denuncias ha realizado profusamente en los ltimos aos la investigadora Silvia Ribeiro, al sealar la irresponsabilidad de numerosos centros y laboratorios de investigacin, en producir y comercializar en gran escala alimentos de consumo bsico (como leche producida en base a la hormona transgnica denominada Somato-Tropina Bovina, por ejemplo), bajo condiciones de alteraciones genticas con alto potencial de riesgo para la salud.

De acuerdo con Ribeiro, esta hormona transgnica no slo enferma al ganado, sino que adems provoca en la leche una elevacin de otra hormona denominada IGF-1 (Factor de crecimiento insulnico tipo 1), que estara asociada con el surgimiento de cncer de seno, prstata y coln.

Y qu podemos decir de la vacuna contra el virus de la gripe porcina? Al respecto, llam poderosamente la atencin la exagerada alharaca que se arm tomando a la ciudad de Mxico (D.F.) como centro de supuesta irradiacin mundial, alarmismo que un ao despus de la supuesta primera gran crisis de pandemia viral del siglo XXI, la Comisin Europea reconoci (en mayo del 2010), que haba sido intencionalmente exagerada.

Cules fueron las verdaderas razones para ello? Fueron razones estrictamente comerciales o de inescrupulosa experimentacin secreta?

Hay que recordar que hace apenas un ao, cuando todo esto sucedi, surgieron muchas voces advirtiendo que la vacuna contra la gripe A1-HN1, muy probablemente podra contener ciertos componentes qumicos de dudosos efectos.

Estas voces de advertencia sin embargo no fueron tomadas en cuenta por los grandes medios de comunicacin, y lejos de ello, una vez que el pnico viral haba quedado plenamente inyectado en la mente de millones de personas, muchos gobiernos empezaron a adquirir monumentales pedidos de la citada vacuna, sin que hasta el da de hoy se sepa a ciencia cierta si este compuesto antiviral puede o no afectar en alguna medida la salud de nios y adultos.

Es de suponer que si la OMS ha facilitado la distribucin de esta vacuna en numerosos pases, ello constituye (o debera de constituir) una garanta suficiente. Pero aparte de esta agencia intergubernamental, hay alguna comisin cientfica de alto nivel e independiente que haya avalado la solvencia mdica de tal vacuna?

No lo sabemos. Lo cierto es que lo sucedido en los aos cuarenta en Guatemala, lejos de ser una prctica en desuso y aislada, alimenta y da fundamento a las mltiples versiones y teoras conspirativas que colocan a las grandes potencias como enemigas de la salud de los pueblos.

- Sergio Barrios Escalante. es Cientfico Social e Investigador. Ensayista, Escritor. Este artculo forma parte de la Edicin No. 63 de la revista virtual Raf-Tulum.

Fuente: http://alainet.org/active/41781

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter