Portada :: Espaa :: 29-S Huelga General en Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-10-2010

Entrevista a Enrique Ojeda, sindicalista de Co.bas
La respuesta no puede ser otra que continuar la lucha. Unidad s, pero para luchar, no para el dilogo social

Manu Garca y Manuel M. Navarrete
Rebelin


Enrique, cul es tu valoracin de la reciente Huelga General?

La valoracin es positiva. Por no hacer una relacin extensa de los sectores que fueron a la huelga, de todos conocidos, y dada tambin la brevedad que me peds en la respuesta, me limitar a dar un par de datos que resumen esta valoracin positiva. El Mundo , que como sabemos fue uno de los medios de desinformacin que ms habl antes y despus contra la Huelga General, deca ... Donde no pareci calar hondo la convocatoria fue entre el funcionariado pblico, con una notable disparidad entre los datos de los sindicatos y el Gobierno... Es decir, si ah no calo hondo la huelga, significa que en el resto de sectores s cal. Ellos mismos hablan de sectores como el transporte, la industria, etc. Es de todos conocido que el consumo de energa elctrica el 29-S fue similar al de un da festivo, dato que tampoco nadie cuestiona y que constata que la huelga no fue un fracaso, como ha intentado plantear (sin conseguirlo) la derecha econmica, poltica y meditica. Bsicamente podemos decir que los sectores tradicionales de la clase obrera fueron a la huelga el 29-S: metal, construccin, transporte, etc.

El piquete patronal (amenazas de despidos o de no renovacin de contratos en sectores como el comercio, la hostelera, etc.) fue determinante para que muchos de estos trabajadores y trabajadoras no se sumaran a la huelga, pero s se sumaron por la tarde a las manifestaciones, ya que ah no era efectiva la amenaza patronal. Los otros piquetes patronales, en las puertas de El Corte Ingls, tambin hicieron su trabajo al impedir, con sus acciones democrticas, que los piquetes informativos pudisemos arropar a ese conjunto de trabajadores y trabajadoras que queran y podan haberse sumado al paro pero a los que democrticamente se les haba impedido, mediante la campaa democrtica de las amenazas patronales, la presin de falsimedia y el piquete tradicional y democrtico de cascos y porras que, por ejemplo, inform a los compaeros de Construcciones Aeronuticas de Getafe mediante... su hoja informativa de tiros y de balas. En resumen la huelga fue positivo, y eso pese a la campaa insistiendo en que fue un fracaso. Las llamadas a buscar vas de dilogo son la expresin de que el capital ha encajado el golpe.

Cul es la valoracin que haces en tu localidad y sector productivo en particular?

En el mbito de la Comunidad de Madrid, salvo el problema del Metro, que no es posible explicar en la brevedad de la respuesta a esta pregunta, la huelga fue ms fuerte de lo esperado, teniendo presente el empeo de Esperanza Aguirre de impedir la huelga a cualquier costo. Lo elevado de los servicios mnimos, el despliegue policial y la presin de su televisin tuvieron su primera respuesta a las 12 de la noche, cuando Teleespe no pudo emitir su telediario. El resto es de todos conocido. La Gran Va de Madrid estuvo toda la maana cortada con un piquete de varios miles de personas que la recorran de arriba abajo. Los polgonos industriales de la periferia de Madrid, la construccin y la mayor parte del transporte fueron a la huelga.

En cuanto a mi localidad de trabajo, Mstoles, decir brevemente que pararon el 80% de las dependencias municipales, no se recogi la basura y los autobuses interurbanos que comunican con Madrid hicieron paro total, as como una parte importante de los polgonos industriales.

Cul es tu previsin para lo sucesivo? Crees que, en lo inmediato, se avecina un otoo caliente?

Para contestar es necesario previamente hacer algunas consideraciones. La Paz Social impuesta por la cpulas de CC.OO y UGT, mediante lo que se conoce como Dilogo Social, ha supuesto que lo que ahora se quiere aplicar al conjunto de la clase obrera sea, en realidad, lo que ya llevan soportando hace aos los sectores ms explotados y precarizados de dicha clase: despido barato, temporalidad, bajos salarios, jornadas de trabajo desreguladas, etc. Por eso, la aparicin en escena, mediante la huelga, del conjunto de la clase supone una ruptura con esta poltica de conciliacin de intereses inconciliables que es el Dilogo Social. Las ltimas declaraciones de Daz Ferrn, hablando de ms jornada y menos salario, llevan aplicndose desde hace muchos aos. De ah que ese llevarse las manos a la cabeza de algunos comentarista progres y de la direccin de las cpulas sindicales daran risa, si la cosa no fuese tan dramtica.

La declaracin del Dilogo Social habla, lisa y llanamente, de adaptar los salarios a la productividad y eso es, ni ms ni menos, lo que dice Daz Ferrn. Los Acuerdos de Negociacin Colectiva firmados hasta el 2013 no son ms que eso. Para este ao, lo acordado entre Patronal y Sindicatos es un abanico salarial entre el 0 y el 1%. Las previsiones son que lleguemos al 2% al final de ao.

Dada esta situacin y la negativa del gobierno a retirar la Reforma Laboral, su afn en retrasar la edad de jubilacin y la poltica de recortes en todos los gastos sociales suponen una continuidad en la implantacin de la poltica de ajuste que necesitan las burguesas espaola y europea para seguir manteniendo su tasa de beneficio a costa de precarizar nuestras condiciones de trabajo. Hay que recordar que esto no es una novedad y que los males no empiezan en el 2007, con el reconocimiento de la crisis. Dos millones de parados, cinco millones de temporales, 600 euros de salario mnimo, jornadas muy superiores a la 40 horas estipuladas, despido libre y barato para todos los trabajadores y trabajadoras que se han incorporado al mundo del trabajo en los ltimos 10 12 aos... Son datos de antes de la crisis. Lo que pretenden la burguesa y el gobierno que las representa es empeorar para el conjunto de la clase las condiciones de explotacin y, as, mantener su tasa de beneficio. Lo que nos ocurra a nosotros no les importa. Para el capital slo somos mquinas de generar riqueza y, en su lgica y en la ley, esa riqueza (que nosotros producimos) se la apropian por unos u otros medios.

Por eso la pregunta se contesta por s sola. Las condiciones de explotacin siguen empeorndose. La respuesta ha sido la Huelga General. El gobierno mantiene y amenaza con ms medidas contrarias a nuestros intereses. La respuesta no puede ser otra que continuar la lucha, y no slo con la oposicin a las mismas y por la retirada de la Reforma Laboral y el pensionazo. Pasa tambin por incorporar a las reivindicaciones un plan de salida de la crisis que mejore nuestras condiciones de vida y que podemos resumir en: ni un parado sin prestacin mientras est en esa situacin. Reparto del trabajo existente, reduccin de la jornada a 35 horas por ley sin rebaja salarial. Ningn desahucio. Expropiacin de los sectores estratgicos de la economa. Nacionalizacin de la banca, etc., etc. Y sobre todo, por el abandono de la poltica de conciliacin de clases que significa el Dilogo Social.

Cmo contemplas la confluencia con otras fuerzas sindicales o polticas?

La experiencia que tenemos en Madrid con la Plataforma Hay que pararles lo pies, de la que Co.bas forma parte desde su inicio, es muy positiva, y creo que imprescindible para continuar con la lucha tras la Huelga General. Hay que mencionar igualmente, como una experiencia positiva, la reunin, el pasado 12 de septiembre en Madrid, de ms de treinta organizaciones sindicales, polticas y sociales de todo el Estado. El acuerdo, que muchos conocern, fue el apoyo a la Huelga con nuestras propias reivindicaciones y la decisin y el compromiso de continuar en esa lnea tras el 29-S con un plan propio que pasa, en principio, por hacer, hacia finales de noviembre, una jornada de lucha -a concretar- en diversos sectores y territorios. En Madrid ya hemos decidido hacer coincidir esa jornada de lucha con la Huelga General convocada por los compaeros portugueses para el 24 de noviembre. La idea es que eso sea posible hacerlo en el todo el Estado. Hay que tener presente que las luchas aisladas en los distintos estados de la UE no son suficiente para hacer frente a este ataque del capitalismo internacional y europeo, adems del propio de cada pas, y por eso la idea de la huelga general europea debe ser un objetivo lo ms pronto posible. En conclusin, no es posible enfrentar esta guerra social que nos ha declarado el capital sin la mayor unidad de accin posible, pero dejando claro, como decimos en las manifestaciones, que unidad s, pero para luchar, no para el Dilogo Social.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter