Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2010

Los extranjeros pueden vivir pero no votar en Japn

Suvendrini Kakuchi
IPS


Todo indica que la oposicin impedir la aprobacin de un proyecto de ley para conceder el derecho al voto a ciudadanos extranjeros con residencia permanente en Japn.

El nuevo proyecto, presentado por el gobernante Partido Democrtico de Japn (DJP), ya fue atenuado a partir de propuestas anteriores para permitir que los residentes permanentes voten, pero no se postulen como candidatos en las elecciones.

De todos modos, los proponentes dicen que son escasas las posibilidades de que el proyecto se apruebe en 2010, dada la creciente oposicin de polticos conservadores populares entre el pblico. "El proyecto es enormemente impopular, y por lo tanto parece muy probable que la Dieta no lo apruebe este ao", sostuvo Marutei Tsurunen, partidario del DJP y primer extranjero en integrar la cmara alta japonesa.

Nacido en Finlandia, Tsurunen se naturaliz japons en 1979 e ingres en la poltica en 1992, cuando se postul para la asamblea de la occidental localidad de Yugawara.

Aunque el democrtico Japn tiene una de las economas globalizadas ms grandes, el pas contina resistindose a abrirles la puerta a los extranjeros.

Uno de los mayores oponentes a concederles el derecho de voto a los residentes extranjeros es el conservador Partido Liberal Democrtico de Japn (LDP), que se mantuvo en el poder durante casi cuatro dcadas, entre 1955 y 1993.

Mientras fue gobierno, el LDP rechaz por lo menos 13 intentos de los partidos de oposicin de lograr que se aprobara una legislacin similar, argumentando que permitir que los extranjeros voten amenazar los intereses nacionales, porque podran impulsar polticas que favorezcan a sus propios pases en vez de a Japn.

En cambio, el LDP propone que los extranjeros que aspiran a sufragar adopten la nacionalidad japonesa como medida de lealtad al pas.

Ese sentimiento se ve reflejado en los medios de comunicacin y es apoyado por el pblico japons, dijo Yasuyuki Kitawaki, director del Centro para la Educacin y la Investigacin Multilinge y Multicultural en la Universidad de Estudios Extranjeros de Tokio.

Kitawaki seal que su investigacin muestra que una abrumadora cantidad de japoneses se oponen a que los extranjeros voten e ingresen a la poltica nacional, principalmente por temor y desconfianza. "La educacin nacional refuerza el concepto de que Japn es una sociedad homognea y privilegiada que debe ser protegida a toda costa de los extranjeros", explic. "El extranjero es visto como un riesgo para este mito cuidadosamente cultivado", agreg.

Segn Kitawaki, esto se manifiesta en el hecho de que el gobierno deliberadamente no reconozca a las diversas poblaciones y sus culturas, como los ainu, que durante siglos habitaron la nortea isla japonesa de Hokkaido.

Los expertos sostienen que la resistencia al proyecto sobre el derecho al voto se remonta a los vnculos histricos de Japn con China y Corea, que fueron colonizados por el Japn imperial previo a la Segunda Guerra Mundial, hasta su derrota en 1945. En ese periodo, cientos de miles de chinos y coreanos se asentaron en Japn --la mayora contra su voluntad-- y se emplearon como mano de obra barata para empresas japonesas o se enrolaron en el Ejrcito Imperial.

Una gran cantidad de estos inmigrantes, que optaron por no regresar a sus pases originales pero continan luchando para que las leyes les concedan un estatus social y poltico igual al del resto de la poblacin, siguen siendo una espina clavada en la diplomacia japonesa de posguerra con China y Corea.

Hay ms de 400.000 inmigrantes, principalmente coreanos, que tienen un estatus de residencia permanente en Japn, un pas de ms de 127 millones de habitantes.

Segn cifras del gobierno difundidas en 2009, la cantidad de otros residentes permanentes aument casi en 100.000 el ao anterior, para llegar a unas 535.000 personas, apenas un tercio de las cuales tienen ciudadana china.

"No hay nada malo en que se permita a extranjeros trabajar en Japn. Pero otra cosa es concederles el derecho al voto", sostuvo Yorichiro Ameimishi, funcionario municipal de Musashi Murayama, al occidente de Tokio. "Votar significa hacerse responsables del desarrollo de Japn, pero no puede esperarse esto de los extranjeros", opin.

Organizaciones que representan a la tercera o cuarta generacin de coreanos viviendo en Japn presionan desde hace tiempo para obtener el derecho a voto en las asambleas locales, desatacando que pagan sus impuestos y que sus voces deberan ser odas en la comunidad.

El meollo detrs de la resistencia pblica al proyecto de ley es la proteccin de la identidad japonesa, seal Tsurunen. "Si el proyecto se aprueba, les habr dado a los extranjeros la opcin de conservar su nacionalidad mientras participan en la comunidad en que viven", dijo.

Los expertos discrepan con el argumento de que permitir que los extranjeros voten amenazar la seguridad japonesa. "Si los eligen en asambleas locales o votan a candidatos japoneses, eso significar que apoyan el desarrollo y se hacen responsables de la comunidad en la que viven", dijo Lee Young Chang, quien ensea estudios coreanos en la Universidad de Keisen.

Corea, que permite que los extranjeros participen en elecciones locales, vienen presionando a Japn en nombre de los residentes coreanos para que haga lo mismo. La aprobacin del proyecto de ley tambin ayudara a aliviar la enemistad histrica entre las dos naciones.

Fuente: http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=96729



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter