Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-10-2010

Cncer, toros y mentiras

Santi Ortiz
Rebelin


Vivimos en la sociedad de las prisas, de la comida rpida, del aprendizaje rpido, del rpido consumo, de la modernizacin vertiginosa, donde la fecha de caducidad de las cosas es inmediata a la de su creacin. No han llegado las modas, cuando ya pasan. La velocidad y no la duracin es lo que importa. Es la sociedad lquida de la que habla Zygmunt Bauman, donde lo nico permanente es la fugacidad.

Inmersos en tal vorgine, que nos impele a vivir en continua aceleracin para quedarnos donde estamos y no ser engullidos por la creciente bola de residuos sociales que genera, se impone un modelo de conducta que nos lleva a disparar antes de apuntar, a condenar antes de conocer, a aceptar lo que nos dicen los medios de comunicacin, en particular sin pararnos siquiera a comprobar los datos. Dolorosamente cercana nos queda la falsa noticia del fallecimiento de Marcelino Camacho de la que cabe responsabilizar a ese periodismo tan alentado en falsimedia, que, como anttesis de lo que sostena el arriero de la cancin de Jos Alfredo Jimnez, le importa llegar primero en vez de saber llegar.

Algo de todo esto se filtra en el artculo Cncer y toros aparecido en Rebelin, el pasado da 27, firmado por Julio Ortega Fraile. En l, se quejaba su autor de la insensibilidad del Ministerio de Salud espaol por no cubrir presupuestariamente el desarrollo de las nuevas tcnicas de ultrasecuenciacin del genoma humano, cuya aplicacin en el campo de la oncologa supondra un avance significativo en la deteccin, pronstico y tratamiento del cncer. Para colmo, mientras que se justificaba no acometer tan interesante empresa por no tener dinero para ello, s que se tena para destinar nada menos que 560 millones de euros anuales a la tauromaquia en concepto de subvenciones.

No ser yo quien contradiga al Sr. Ortega en lo que supone una denuncia de la endmica falta de sensibilidad y financiacin de los distintos gobiernos de Espaa hacia la Investigacin en nuestro pas; dejadez que a lo largo del tiempo ha venido propiciando una sangrante fuga de cerebros e incluso espantadas tan sonadas como la que se vio obligado a protagonizar en su momento nuestro Premio Nobel, Severo Ochoa. Sin embargo, debo salir al paso de su afirmacin otro ejemplo de condenar antes que conocer sobre las supuestas subvenciones realizadas con dinero pblico a la tauromaquia.

En primer lugar, esa cifra de unos 560 millones de euros que l maneja no est sacada de las diferentes administraciones, sino de la que el Grupo Antitaurino Altarriba concretamente la estim en 564 millones se encarg de filtrar a los medios de comunicacin quienes, rpidamente, difundieron la noticia con el mismo rigor informativo que demostraron en la presunta muerte de Marcelino Camacho, sin que hasta la fecha, y pese habrsele solicitado desde distintos foros y en varias ocasiones, haya accedido a revelar la fuente de donde sacaron los datos.

El firmante del escrito debe saber que esta cifra es absolutamente falsa y que, si est elaborada como otras que hemos visto esgrimir ltimamente acusando a las administraciones pblicas de despilfarrar el dinero de los ciudadanos para mantener a flote el negocio taurino, quienes las hacen no pasaran el ms elemental examen de contabilidad, ya que considerando el debe, olvidan el haber; esto es: tienen en cuenta lo que la Administracin invierte en el toreo, pero no lo que la fiesta de los toros aporta al erario pblico.

Permtanme dos ejemplos: El mes pasado, la periodista y columnista de El Pas y significada taurfoba, Ruth Toledano, acusaba a la Comunidad de Madrid de gastar 2,72 millones de euros en subvenciones al toreo, en vez de invertirlos en reducir la lista de espera de los hospitales, abrir ms guarderas o mejorar la educacin. Lo que la periodista olvid fue mencionar los 5 millones de euros que, tan slo en concepto de arrendamiento de la plaza de Las Ventas, obtiene la Comunidad madrilea del empresario Martnez Uranga. Basta una rpida resta para comprobar cmo dicha Comunidad obtiene de los toros 2,28 millones de euros netos para invertir en lo que crea conveniente.

Segundo ejemplo: En otro foro antitaurino, se reprochaba a la Junta de Andaluca la subvencin de 4 millones de euros anuales para la tauromaquia. Como en el caso anterior, se tuvo bien cuidado de omitir las declaraciones de la Consejera de Agricultura y Pesca de Andaluca, doa Clara Aguilera, quien valor la notable aportacin del sector taurino para la economa andaluza, la cual cifr nada menos que en 675 millones de euros, aadiendo que, slo la ganadera de lidia, generaba en Andaluca un milln de jornales y 4.500 puestos de trabajo fijos.

Otra cosa que debemos saber es que la fiesta de los toros es el nico espectculo que est gravado con el 16% de IVA (ahora con el 18%), cuando otros espectculos pagan un IVA reducido. Spase tambin que, por dicho concepto, se recaudaron en la temporada 2008 la cantidad de 69.461.000 , tras la venta de 10.461.000 entradas; es decir que con la cantidad recaudada hubiera podido el Gobierno financiar el presupuesto dedicado ese ao al Teatro (55 millones) y el destinado a la Promocin del Patrimonio Histrico (14 millones).

No. El toreo no le cuesta un cntimo a las arcas pblicas, antes al contrario, stas se benefician de la actividad taurina. As que, lejos de ser una carga para el bolsillo de los espaoles, la fiesta de los toros es una estimable fuente de ingresos. Advirtalo tambin el autor del artculo para no volver a caer en comparaciones desafortunadas. Ms le hubiera valido acordarse del dinero que gastamos en armamento, en pertenecer a la OTAN, en cofinanciar guerras que slo defienden intereses de la plutocracia occidental o el que hemos tenido que inyectarle a los bancos para sacarlos del atolladero en que ellos mismos nos haban metido.

Por ltimo, sepa que considero lcito en el caso de que as sea que no le gusten las corridas de toros o, incluso, que abomine de ellas; pero lo inadmisible es que se las pretenda convertir en la fuente de todos los males de Espaa o se las ataque faltando a la verdad, porque, como advirtiera Platn, faltar a la verdad no es slo cometer un error, sino hacer dao a las almas. Y de eso estamos hartos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter