Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-10-2010

Entrevista al economista Luiz Fligueiras
"La salida economica hacia la derecha slo generar caos social"

Otto Filgueiras
Correo da Cidadania

Traducido para Rebelin por Susana Merino


La crisis econmica que se produjo en los EEUU en 2008 y se expandi al resto del mundo, incluido Brasil, no ha terminado. Se trata de una crisis de sper-acumulacin de capital que se manifiesta al mismo tiempo en superproduccin, subconsumo y desproporciones sectoriales, en lo que se parece a todas las grandes crisis del capitalismo, por ejemplo la de 1929.

Segn el economista Luiz Fligueiras, profesor-investigador de la Facutad de Ciencias Econmicas de la Universidad Federal de Baha (UFBA), doctor en Economa por la Universidad de Campinas (UNICAMP), postdoctorado por la Universidad Pars XIII (Francia), autor del libro Historia del Plan Real y coautorcon el profesor Reinaldo Goncalves, del libro Economa Poltica del Gobierno de Lula, las causas de la crisis actual estn relacionadas con el nuevo modelo de desarrollo capitalista del mundo construido en los aos 1970 que desplaz la hegemona de acumulacin hacia la dimensin financiera y que segn dice implic una radicalizacin de la inestabilidad, intrnseca a la estructura y a la dinmica de esa forma de produccin

De acuerdo con Luiz Filgueiras, la salida implica un proceso de desvalorizacin y de destruccin de la riqueza existente, producida por la propia crisis y arbitrada por los Estados capitalistas por medio de prstamos, adquisiciones (nacionalizacin de empresas) y asociaciones. Pero la actuacin estatal, al auxiliar al gran capital, produjo un enorme endeudamiento de los gobiernos. Como sucede actualmente en Europa con gobiernos que proponen y efectan recortes en los gastos, eliminacin de empleados, reduccin de los salarios y reformas en los sistemas previsionales, son la continuacin de la crisis que ahora llega de lleno al Estado y en consecuencia a sus trabajadores. El captulo siguiente, dice el economista, ser el de una recesin en esos pases, con la profundizacin del desempleo.

En el caso de que la crisis se profundizara en el Brasil, Luiz Filgueiras dice que no habr diferencias en la manera de enfrentarla entre los gobiernos del PT (1) o del PSDB (2). Segn l, un gobierno de los tucanes tratara la crisis del mismo modo en que la enfrent el gobierno de Lula, es decir con polticas fiscales y monetarias expansionistas.

Tambin descarta que la crisis del capitalismo en los EEUU y en el mundo necesite como salidas alternativas de extrema derecha. Segn l en la campaa presidencial de Brasil, la mayor visibilidad de la extrema derecha a travs de la candidatura de Jos Serra, no tiene ninguna relacin directa con la crisis. La cuestin fundamental que llev a la adopcin de esa estrategia (religiosa, conservadora y moralista) por parte de Serra se debe a la existencia de un amplio sector de identidades entre ambas candidaturas, la del PT y la del PSDB.

Existe especial concordancia en cuanto a la poltica macroeconmica que se adopt desde comienzos del segundo gobierno de FHC (3) con metas inflacionarias, supervit fiscal primario y cambio fluctuante. Esta poltica, dice Filgueiras, refleja un modelo econmico construido a principios de los aos 90 que sufri una inflexin en el segundo gobierno de Lula, con el aumento de la importancia del gran capital en la industria de las commodities articulado con el Estado, que por medio del BNDES (4) ha venido financiando y patrocinando el fortalecimiento y la internacionalizacin de los grandes grupos econmicos nacionales.

Es como si el gobierno de Lula estuviese reconstruyendo el trpode de la poca del modelo de sustitucin de importaciones: capital internacional, capital estatal y capital privado nacional. Slo que ahora bajo la hegemona del capital financiero y no, comoanteriormente, del capital industrial. Siga la totalidad de la entrevista.

Termin la crisis del capitalismo en los EEUU y en el mundo?

La crisis mundial no es un punto en el tiempo; es un proceso que se desarrolla, en el tiempo y en el espacio, de manera desigual y combinada. Su centro originario se localiz en los pases centrales, especialmente en los EEUU, pero como no podra ser de otra manera, afect tambin duramente a la periferia. Su naturaleza es ya bastante conocida, con causas determinantes generales y particulares. Las primeras apuntan hacia una crisis de sper-acumulacin de capital, que se manifiesta al mismo tiempo en superproduccin, subconsumo y desproporciones sectoriales. En tales dimensiones es similar a las grandes crisis del capitalismo, como la de 1929. Las causas particulares tienen que ver con el nuevo modelo de desarrollo capitalista construido a partir de los aos 70 que traslad la hegemona de acumulacin hacia la especulacin financiera generando una radicalizacin de la inestabilidad, caracterstica intrnseca de la estructura y de la dinmica de ese modelo de produccin.

La solucin de la crisis tiene que lograrse a partir de esas dos dimensiones. Con relacin a los determinantes generales, la salida de la crisis implica un proceso de desvalorizacin y de destruccin de la riqueza existente, generada por la propia crisis y arbitrada por los Estados capitalistas mediante prstamos, adquisiciones (nacionalizacin de empresas) y asociaciones. Como contrapartida esa actuacin estatal, en auxilio del gran capital, produjo un gran endeudamiento de los gobiernos. Y esto sucedi en todos los pases,
pero ms acentuadamente en los pases desarrollados. Los actuales acontecimientos europeos, en que los diferentes gobiernos proponen y realizan recortes en los gastos, despido de empleados, reduccin de los salarios, reformas previsionales, etc., son la continuidad de la crisis, que ahora ha alcanzado en pleno al Estado y en consecuencia a sus trabajadores. El captulo siguiente ser en esos pases el de una recesin con profundizacin del desempleo.

Todas estas medidas no resolvern sin embargo los determinantes estructurales relacionados con el actual modelo de desarrollo. Por lo tanto la tendencia es mantener la inestabilidad intrnseca de ese modelo. Eso significa que la crisis no tendr solucin en el corto plazo. No existe presin por parte de los sectores populares, por ms significativa que sea, que conduzca al capital a redefinir su actual modelo de desarrollo. En la crisis de 1929 exista una coyuntura poltica la existencia de la URSS y la amenaza del socialismo, la fuerza de los sindicatos y de los partidos socialistas y comunistas y la movilizacin de las masas que oblig y condujo a una redefinicin del modelo de desarrollo, instalando el compromiso socialdemcrata o Estado de Bienestar Social y a las keynesianas polticas anticclicas. Ahora no existen esas circunstancias y esto resulta decisivo en la manera en que se est tratando la crisis. En suma, la tendencia es la presencia de un largo perodo de estancamiento con pequeos lapsos de crecimiento y reiteracin de los problemas estructurales del actual modelo de crecimiento.

La recuperacin de las economas capitalistas es, por consiguiente, apenas superficial y el resultado de la gran cantidad de recursos pblicos inyectados por el Estado a las empresas siguiendo el ejemplo de los EEUU, Europa y del mismo Brasil, en el que el gobierno de Lula inyect dinero pblico a los bancos privados y a la construccin civil.

Como dijimos anteriormente, los Estados fueron convocados a socializar las prdidas y a arbitrar en el proceso de desvalorizacin/destruccin de la riqueza existente. De all el gran volumen de recursos pblicos inyectados. Eso resuelve momentneamente, otorgando un orden mnimo y un control del proceso y recuperando la demanda efectiva para que se produzca una recuperacin del crecimiento. Sin embargo no es suficiente para la solucin cabal de la crisis, porque no altera las caractersticas bsicas del modelo de acumulacin que condujeron a la crisis y que pueden ser sintetizadas en la absoluta libertad del movimiento de capitales, especialmente el capital financiero proceso consolidado por la casi absoluta desregulacin y liberalizacin financieras estimuladas e implementadas bajo la gida del neoliberalismo que radicaliz la inestabilidad del modelo de produccin capitalista.

Por qu la moneda brasilea est supervalorizada en relacin al dlar y cul es la consecuencia para el pas?

Esto sucede por motivos externos e internos. En lo externo como consecuencia de la poltica estadounidense, a la que interesa la desvalorizacin del dlar con relacin a todas las monedas como una forma de recuperar la competitividad de sus exportaciones y la inhibicin de las importaciones, lo que le facilitara retomar el crecimiento. Su blanco principal son los pases de la periferia y China en particular. En el Brasil, el problema reside en la elevada tasa de intereses que atrae capitales especulativos y desvaloriza el dlar frente al real. Pero el reciente lanzamiento de acciones de Petrobras en el mercado internacional tambin ha contribuido a este fenmeno.

Las consecuencias en el corto plazo son un mayor control de la inflacin y una prdida relativa de competitividad de las exportaciones brasileas y el estmulo a las importaciones, lo que complica el balance de pagos del pas y aumenta, en consecuencia, la vulnerabilidad coyuntural externa de la economa brasilea. En el largo plazo, inhibe el desarrollo de sectores industriales de alta tecnologa, condicin fundamental para que el pas supere la dependencia tecnolgica de los pases de la periferia del capitalismo, llevndolo a una regresiva especializacin en el rea de los commodities. Este fenmeno se conoce como enfermedad holandesa porque afect a Holanda en los aos 60 y produjo su desindustrializacin.

China tiene subvalorada su moneda, ha sufrido presiones del gobierno de los EEUU para que revale el yuan, pero el gobierno chino ya le ha comunicado que no lo har, porque implicara la quiebra de muchas empresas, la generacin de desempleo y la inestabilidad econmica, social y poltica, que podra generar caos en ese gran pas asitico.

Significa eso el desdoblamiento de la ms grave crisis mundial?

Hace muchos aos que China viene sufriendo presiones para que revale su moneda. Pero no lo har porque detenta el control de su espacio nacional y se halla ubicada en una situacin privilegiada en el escenario y en la divisin internacional del trabajo. Es el principal acreedor de los EEUU, tiene la mayor cantidad de reservas del mundo e internacionalmente acta en todo tipo de mercados, exportando productos de baja, media y alta tecnologa. Las propias empresas estadounidenses con sede en China no tienen ningn inters en una revaluacin que implicara la prdida de competitividad de sus exportaciones.

El yuan desvalorizado es una parte fundamental de la estrategia china de desarrollo; no sera realista imaginar que China lo vaya a aceptar unilateralmente cambiando esa estrategia sin ninguna compensacin. Porque si eso ocurriese, producira un impacto negativo en sus exportaciones, lo que exigira una mayor participacin de su mercado interno para poder mantener las actualmente elevadsimas tasas de crecimiento de su PBI lo que implicara al mismo tiempo una redefinicin de la distribucin de la renta en la sociedad china.

Por otra parte, con la desvalorizacin del yuan se estimularan an ms las importaciones, con fuertes impactos positivos en las economas de todos los pases, especialmente en aqullos como el Brasil que exportan importantes commodities para el desarrollo chino. Pero si todo eso sucediese conducira a un deterioro del balance de la balanza de pagos de China, que no puede darse ese lujo porque su moneda no es convertible. Y finalmente los intereses de los EEUU por la revaluacin del yuan se relacionan directamente con la necesidad de recuperar el crecimiento, reducir sus dficit fiscales y de la balanza de pagos(aumentando las exportaciones y reduciendo las importaciones) y de disminuir asimismo su deuda pblica.

Antes de la eclosin de la crisis la extrema derecha conquist varios gobiernos de los pases occidentales, por ejemplo Italia con Berlusconi en el pice de la crisis, en los EEUU eligieron a Obama. Ahora, en las elecciones parlamentarias, Obama enfrenta dificultades; la extrema derecha del Partido Republicano est realizando una campaa en la que lo acusa hasta de comunista, lo que evidentemente no es.

El capitalismo est entrando en una crisis que requiere alternativas de extrema derecha para poder superarla?

Creo que cualquier tentativa de superar la crisis de manera ms directa, como la que se est implementando en Europa, no tendr xito en el mediano y largo plazo; apenas expresa su rechazo a la redefinicin del modelo de acumulacin financiarizado que volvi an ms crtico al capitalismo, pues radicaliz su tendencia a la sper-acumulacin, acentuando en particular su dimensin ficticia (desconectada de la produccin) y su naturaleza regresiva desde el punto de vista social y poltico. De esa manera la crisis econmica se transforma en crisis poltica y no se trata de resolver el problema fundamental de manera que se recupere el crecimiento de manera menos inestable. Pero, como dije anteriormente, en la actual coyuntura no existe un movimiento internacional de los trabajadores y de los sectores populares que lleve a recular al gran capital. Por lo tanto la crisis es poltica y social, sin que se resuelva la crisis econmica.

En el Brasil la campaa presidencial deriv en una segunda vuelta en la que la extrema derecha encontr un espacio para defender su ideario retrgrado y de intolerancia Eso sucede debido a la crisis capitalista que podr golpearnos con fuerza el ao prximo?

Creo que la mayor visibilidad de la extrema derecha, con la candidatura de Serra, no tiene relacin directa con la crisis. La cuestin fundamental que llev a la adopcin de esa estrategia (religiosa, conservadora y moralista) por parte de Serra es porque existe un gran sector en el que ambas candidaturas (Dilma y Serra) se identifican. En especial en la coincidencia de las polticas macroeconmicas que viene siendo planteadas desde comienzos del segundo gobierno de FHC: metas inflacionarias, supervit fiscal primario y cambio fluctuante.

Esta poltica refleja un modelo econmico que se comenz a construir a principios de los aos 90, con Collor, Itamar, FHC y Lula. Ese modelo experiment una inflexin a partir del segundo gobierno de Lula, con el aumento del gran capital de la industria de las commodities apoyado por el Estado que por medio del BNDES financi y patrocin el fortalecimiento y la internacionalizacin de los grandes grupos econmicos nacionales. Esto produjo la redefinicin parcial del bloque de poder poltico dominante, con el aumento de la importancia de esos segmentos.

Es como si el gobierno de Lula estuviese reconstruyendo el trpode de la poca del modelo de sustitucin de importaciones: capital internacional, capital estatal y capital privado nacional. Slo que ahora bajo la hegemona del capital financiero y no como anteriormente del capital industrial. Esto es lo que centellea en el debate sobre las privatizaciones, o sobre quin es ms privatizador; en realidad aqu hay una gran diferencia que radica en el nfasis que se pone en la mayor o menor importancia del Estado y de los grandes grupos nacionales en el modelo de desarrollo, que contina en todo caso bajo la hegemona del capital financiero.

Aunque la derecha est presente en el campo de las alianzas del PT, en el gobierno de Lula y en la candidatura de Dilma, manteniendo o desarrollando el modelo econmico, sin pretender alterarlo, los tucanes y la candidatura de Serra realizaron una campaa ms de derecha y abrieron espacios a los portavoces de la extrema derecha. Eso sucede como un preanuncio de que la crisis se mantiene y pretende soluciones que implican menos democracia en el Brasil o la radicalizacin con intolerancia es slo electoral?

Creo que hay una utilizacin electoral de la extrema derecha en la campaa de Serra. Como existen dificultades en la diferenciacin de las candidaturas sobre la cuestin moral y religiosa -en realidad un falso dilema- esto apareci como una posible estrategia para la oposicin de la derecha. El gobierno de Lula y Dilma respondieron a su turno con el tema de las privatizaciones, entendida en forma restringida, como siendo tan solo una venta de empresas estatales, como les interesa. sa es tambin la nica distincin relevante que se puede explicar desde el punto de vista de la propaganda masiva. En sntesis, Serra hace un uso electoral del ideario de la extrema derecha y Dilma utiliza el fantasma de las privatizaciones. Tanto en un caso como en el otro las diferencias son menores de lo que aparentan.

Los partidarios de la candidatura de Dilma sostienen que a pesar de su moderacin, de la poltica econmica conservadora y de las alianzas con la derecha, el gobierno de Lula ha producido avances en la calidad de vida de la poblacin. Que la poltica externa brasilea habra sido decisiva en la derrota del ALCA y en el apoyo de pases como Venezuela y Bolivia, contra las presiones de los EEUU. Dicen que las privatizaciones fueron interrumpidas y que el poder pblico se fortaleci con el Banco de Brasil, Petrobras y otros sectores. Y que el gobierno de Lula mantuvo la reserva indgena Raposa-Serra do sol a pesar de las presiones de los militares y de los agronegocios. Son esas referencias importantes en relacin a los gobiernos de los tucanes, en la medida en que el modelo econmico de FHC fue mantenido y desarrollado?

El primer gobierno de Lula, fue fundamentalmente parecido al segundo de FHC; mantuvo el mismo modelo econmico y la misma poltica econmica, pero ampliando el objetivo de la poltica social orientada hacia la implantacin de la Bolsa Familia. A partir de finales de ese gobierno y a comienzos del segundo, el modelo sufri una inflexin, explicada anteriormente a travs de una estrategia de articulacin de los grandes grupos econmicos nacionales dentro y con el Estado. En el bloque de poder se fortaleci el capital estatal y nacional con relacin al capital internacional, pero se es el precio que el capital financiero internacional tiene que
pagar para poder tener los dlares necesarios para remitir al circuito internacional de acumulacin.

Por eso la cuestin decisiva fue la siguiente: con la misma poltica econmica del perodo Lula, la economa brasilea obtuvo mejores resultados que en el perodo FHC, debido al enorme crecimiento en ese perodo de la economa mundial que termin desembocando en la crisis general del capitalismo. En ese perodo, con la singular mejora de la balanza de pagos del pas, la poltica econmica pudo ser cuantitativamente flexibilizada: menores tasas de inters y ms crdito a los consumidores (inclusive o consignado), menor supervit fiscal y ms gastos gubernamentales permitiendo verdaderos aumentos del salario mnimo y de los beneficios previsionales. Hubo por lo tanto mayor crecimiento y menores tasas de desocupacin. Lo que mejor el consumo de los sectores de menores ingresos. Pero eso no debe confundirse con la ampliacin de la clase media brasilea, como publicita el gobierno de Lula, a partir de un concepto estadstico no sociolgico, de clases sociales utilizados por los Institutos de investigacin (clases A,B,C,D y E). Lo que ocurri en realidad es una mejora en la distribucin de los ingresos laborales y un casi mantenimiento de la distribucin funcional de los ingresos de un segmento social hacia otro, es decir sin mayores roces. El pago de enormes montos de intereses de la deuda pblica al capital financiero pudo ser momentneamente equilibrado por la ampliacin de la Bolsa Familia y por el aumento real del salario mnimo y las prestaciones previsionales.

En cuanto a la poltica exterior fue de hecho diferente, pero creo que no fue decisiva para enterrar el ALCA; ste tena fortsimas resistencias dentro de los EEUU en el segmento de los agronegocios debido a que perderan con la creacin del rea de Libre comercio, mientras que sucedera lo contrario con el agronegocio en Brasil. Las privatizaciones se orientaron a su vez hacia otras direcciones: sociedades publico-privadas y articulacin del BNDES con grandes grupos econmicos; la privatizacin de empresas estatales perdi espacio. En suma estamos asistiendo a un movimiento contradictorio: el capitalismo se est fortaleciendo en Brasil y al mismo tiempo se est especializando la economa en la produccin de commodities agrcolas e industriales. El precio ha sido la desmovilizacin de los movimientos sociales y la despolitizacin de la poltica, y con el ideario socialista cada vez ms lejos de la lucha poltica.

La reforma de la Previsin social pblica y la transposicin del ro San Francisco, por ejemplo, no son exigencias del proyecto neoliberal de pas?

Todas esas acciones del gobierno de Lula se sitan en el contexto del modelo neoliberal perifrico. La reforma de la Previdencia del funcionalismo fue una medida poltica destinada a serenar los nimos del capital financiero a comienzos del primer gobierno de Lula. La decisin citada forma parte de la lgica del PAC (5) que consiste en mejorar la infraestructura del pas a travs de la articulacin con el Estado y los grandes grupos nacionales con el objeto de fortalecer el modelo de desarrollo capitalista que se est consolidando en el pas, basado en la especializacin de la produccin y exportacin de commodities. El Pre-Sal (6) reforzar probablemente esa tendencia.

El mantenimiento de la poltica de altos intereses, la no suspensin del pago de la deuda externa pblica y la no realizacin de la reforma agraria no son importantes para los capitalistas nacionales e internacionales?

La poltica de intereses altos depende de cada coyuntura: las ganancias financieras pueden salir tanto de los ttulos pblicos como del financiamiento del consumo, la vivienda, etc. La reforma agraria no interesa, en ninguna hiptesis, al gran capital. La tierra es un activo financiero igual que cualquier otro, que puede producir ganancias especulativas; adems una reforma agraria masiva (en grandes proporciones traera serios problemas a la obtencin de mano de obra por parte de los agronegocios. Con el boom de las exportaciones brasileas y la cantidad de reservas acumuladas, la deuda externa pblica se ha vuelto negativa y la deuda privada est siendo administrada. Mientras existan abundantes flujos de capitales en el mercado internacional no es un problema inmediato.

En el caso de que la crisis se profundizara en EEUU y en el mundo sera posible una salida a la izquierda?

Slo es posible una salida a la izquierda (en un sentido amplio, es decir de la social-democracia) si hubiera una presin poltica y un movimiento de masas que condujeran al gran capital y a los Estados capitalistas a redefinir el funcionamiento del capitalismo, como en la crisis de 1929. Pero se trata de un proceso muy complejo que incluye un enorme conjunto de circunstancias que impiden un pronstico mnimamente seguro. Sin embargo las recientes movilizaciones europeas evidencian que el crecimiento de los movimientos sociales no puede desecharse.

Si la crisis se profundizara ms en el Brasil, habra diferencias en la forma de enfrentarla por parte del PT y de los tucanes?

Un gobierno de los tucanes tratara probablemente la crisis del mismo modo que la enfrent Lula, es decir con polticas (fiscal y monetaria) expansionistas, contrarrestando la tendencia a la desaceleracin econmica. Esto es lo que se hizo en todo el mundo, en todos los pases y en todas las economas. No haba otra alternativa en esas circunstancias. En cuanto a una vuelta de la crisis en el futuro, no se pueden pronosticar diferencias entre los tucanes y los petistas. Dependera mucho de la forma en que la crisis se presentase.

*Otto Filgueiras es periodista

NOTAS

(1) PT Partido de los Trabajadores

(2) PSDB Partido Socialista Democrtico del Brasil

(3) FHC Fernando Henrique Cardoso, ex presidente de Brasil, del PSDB

(4) BNDES Banco Nacional de Desarrollo

(5) PAC.- Poltica Agrcola europea

(6) Gigantescas reservas de petrleo descubiertas en aguas profundas de la costa del Brasil

Fuente: www.correiocidadania.com.br/content/view/5155/9/

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter