Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-10-2010

Adnde va la revolucin venezolana? Una contribucin al debate sobre la propiedad y las tareas de la revolucin

Alan Woods
Lucha de Clases


Las elecciones de septiembre han planteado algunas cuestiones importantes para la Revolucin Bolivariana. La oposicin ha organizado una campaa ruidosa en los medios de comunicacin para presentarse como "ganadora", a pesar de que perdi. Cul es el propsito de esta campaa? Una minora no puede convertirse en una mayora, por muy alto que grite, pero semejante campaa puede ser ventajosa para los contrarrevolucionarios dentro y fuera de Venezuela.

En el mundo exterior, el objetivo es intensificar la campaa de desinformacin sobre la situacin en Venezuela, que est siendo sistemticamente organizada por los imperialistas y sus medios de comunicacin a sueldo. Dentro de Venezuela, la oposicin quiere usar el resultado de las elecciones para influir en la opinin pblica, presionando para el "pluralismo" y para "una legislacin ms tolerante". Incluso, han exigido insolentemente la "liberacin" de dos presos, Biagio Pilieri y Jos "Mazuco" Snchez, que fueron elegidos a la Asamblea Nacional mientras que estn en la crcel por corrupcin y asesinato.

Como predijimos, la eleccin ha servido para envalentonar a los contrarrevolucionarios. Sumado a esto tenemos el evento en Ecuador con el intento de golpe de Estado contra Rafael Correa, que es una advertencia directa al gobierno de Chvez. El autor de estas lneas ha apoyado de forma consistente la Revolucin Bolivariana y la ha defendido de sus enemigos. Mi lealtad personal a la Revolucin no puede ponerse en duda, pero siempre he hablado con franqueza de forma honesta y he hecho crticas que considero justas. Si estas crticas han molestado a algunas personas, lo siento mucho, pero no voy a dejar de defender mi punto de vista, para evitar ofender a unos pocos. El destino de la Revolucin es demasiado importante como para que sea decidido por consideraciones diplomticas.

La Revolucin Bolivariana tiene muchos amigos as como muchos enemigos. La gran mayora de sus amigos son trabajadores, campesinos, jvenes revolucionarios comunes e intelectuales progresistas. Son amigos leales y honestos. Pero tambin hay algunos falsos amigos: personas que inicialmente no mostraron inters en la Revolucin Bolivariana, aunque ms tarde se subieron al carro. Aplauden cortsmente cuando Chvez hace un discurso, pero en realidad no muestran el menor inters en la lucha por el socialismo.

Los aduladores no son amigos de verdad, sino mercenarios hipcritas que te abandonarn en el momento de necesidad. Cuntos aduladores han pasado por Miraflores en los ltimos once aos, slo para terminar en el campo de la contrarrevolucin? Un verdadero amigo no es alguien que siempre te alaba y est de acuerdo con todo lo que uno dice. Un verdadero amigo es alguien que no tiene miedo de mirarte fijamente a los ojos y decir: "Amigo mo, creo que estn cometiendo un error".

Los resultados de las elecciones recientes revelaron tanto los puntos fuertes como los dbiles de la Revolucin Bolivariana. Pusieron de manifiesto la lealtad y determinacin de los trabajadores y campesinos para defender la revolucin y derrotar a la contrarrevolucin. Esta determinacin de las masas ha sido la fuerza motriz de la Revolucin desde el principio. Ha salvado la Revolucin en cada coyuntura crtica. La salv de nuevo en las elecciones del 26 de septiembre. Pero, cunto tiempo puede mantenerse esta lealtad a menos que la Revolucin se lleve a cabo de una forma decidida?

Qu conclusiones podemos sacar?

El 2 de octubre, tras las recientes elecciones a la Asamblea Nacional de Venezuela, el presidente Chvez hizo un discurso en el Teatro Teresa Carreo en una reunin con los recin elegidos miembros del PSUV de la Asamblea Nacional. El discurso completo se encuentra en internet en diecisis partes: http://www.aporrea.org/actualidad/n166785.html

El discurso tiene muchos puntos correctos. El Presidente hizo hincapi en el xito del PSUV, que impidi la victoria de la oposicin contrarrevolucionaria. "Hemos derrotado a la contrarrevolucin, sin ninguna duda", dijo. No hay duda de que el resultado electoral represent una victoria en el sentido de que la Revolucin consigui bloquear a la contrarrevolucin, que estaba tratando de ganar la mayora de la Asamblea Nacional. Despus de once aos, esto demuestra que la Revolucin todava tiene importantes reservas de apoyo entre las masas.

Pero es igualmente innegable que la oposicin ha avanzado y se encuentra en una posicin ms fuerte de lo que era antes. Durante su discurso, Chvez dijo que haba que investigar las causas de la prdida de un milln de votos (desde 2009) y admiti que podra ser un reflejo de los problemas locales o regionales. A menos que reconozcamos estos problemas y tomemos medidas para corregirlos, las consecuencias para la Revolucin sern muy graves. Por tanto, es necesario hacer una valoracin equilibrada de las elecciones que realmente tome en cuenta el estado de nimo de las diferentes clases de la sociedad.

Qu conclusiones podemos extraer de los resultados de las elecciones? La respuesta a esta pregunta depende del punto de vista de cada uno. En ltima instancia, depender de los intereses de la clase que cada uno defiende. Los contrarrevolucionarios que defienden los intereses de la oligarqua, que tratan de disimular con una retrica "democrtica" falsa, dirn que demuestra que la revolucin se encuentra en retirada y que la oposicin est ahora en posicin de ganar una mayora en las elecciones presidenciales de 2012.

Los reformistas, que representan la influencia de las ideas burguesas en el movimiento bolivariano, argumentarn de la siguiente manera: las elecciones demuestran que no tenemos el apoyo suficiente para seguir adelante con las polticas revolucionarias y las expropiaciones que alienarn a las clases medias. Por lo tanto, debemos disminuir el ritmo del cambio, dar un paso atrs y llegar a un compromiso con la burguesa y la oposicin en el "inters nacional".

Los marxistas, que representan la tendencia revolucionaria ms consistente, dicen que las elecciones mostraron un creciente descontento y la impaciencia de las masas con la lentitud de la Revolucin. La burguesa, que an controla los puntos clave en la economa venezolana, est saboteando la produccin, negndose a invertir y cerrando fbricas. Los contrarrevolucionarios se estn aprovechando del sabotaje econmico para atacar y socavar la Revolucin. Con el fin de defender la Revolucin, es necesario tomar medidas serias contra los terratenientes y capitalistas, para poner fin a su poder de una vez por todas.

Es fcil ver que las dos primeras tendencias estn fundamentalmente de acuerdo. La nica diferencia entre ellos es que los abiertamente contrarrevolucionarios no esconden su odio a la Revolucin y su voluntad de destruirla por todos los medios a su disposicin, ya sean parlamentarios o extra parlamentarios, legales o ilegales, pacficos o violentos. Los reformistas defienden el orden burgus existente, pero ocultan este hecho bajo una apariencia hipcrita de "moderacin", de la necesidad de "no ir demasiado rpido", de "no alienar a la clase media", de no ser "demasiado extremos", y as sucesivamente.

Algunos, como el Vice-presidente Elas Jaua, defienden "un Gran Bloque Patritico" Qu significa esto? Las fuerzas que apoyan la revolucin son muy claras: los trabajadores, los campesinos, los pobres de las ciudades, la juventud revolucionaria y los intelectuales progresistas, es decir, todas las fuerzas vivas de la sociedad venezolana. Estos ya representan un "bloque popular". Qu otras fuerzas quieres incluir? Este lenguaje ambiguo se concibe como una pantalla para incluir la llamada burguesa progresista nacional. Pero tal cosa no existe y nunca ha existido.

Esta es una trampa para la Revolucin. El siguiente paso ser decir: No podemos ir demasiado rpido. Hay que tener en cuenta la opinin de nuestros "aliados" burgueses! No hay que alienar a la clase media, etc., etc. Como veremos, esto es muy peligroso porque debilitar la revolucin y la desviar de su objetivo real, que es una transformacin a fondo en beneficio de los obreros y campesinos.

Ninguna conciliacin con la burguesa!

En su discurso, el Presidente mostr que era consciente de este peligro. Hizo hincapi en que no habr reconciliacin con la oposicin contrarrevolucionaria y que no hay ninguna perspectiva de compromiso con la burguesa. Respondiendo a los reformistas que abogan por una "tercera va" entre el capitalismo y el socialismo, Chvez dijo: "No hay espacio en esta Revolucin para una tercera va". Y advirti: "No hay conciliacin con la burguesa y la contrarrevolucin".

Esta ser bienvenido por todo revolucionario verdadero. Pero en otras partes de su discurso, el Presidente critica a lo que l se refiere como puntos de vista "extremistas" expresados por algunas personas (sin identificar):

"Tambin hay opiniones, algunos que dicen: 'no logramos la meta' o 'nos derrotaron'. 'Por qu la revolucin no ha avanzado?' 'Porque tenemos que expropiar toda la banca y todas las empresas y no s cuantas otras cosas'. Extremos. Extremos. Yo creo que aqu nadie, honestamente, debera dejarse llevar por sus apreciaciones particulares, por sus visiones personales. Esta maana en mi escrito 'Las Lneas de Chvez' he intentado acercarme lo ms posible a la verdad, sin dejarme llevar ni por un extremo ni por el otro extremo".

Es evidente que la Revolucin debe tratar de evitar los extremos. Debe esforzarse en adoptar una lnea correcta que le permita derrotar a sus enemigos y avanzar a la consecucin de sus objetivos fundamentales. La impaciencia es un error y proceder demasiado rpido, demasiado pronto, puede ser tan peligroso como hacer lo contrario. Pero, en qu consiste este extremismo? Segn el Presidente, es una tendencia que aboga por la expropiacin de todo, incluso de las pequeas empresas, una poltica ultra izquierdista que alienara a la clase media, y el Presidente agreg: "No hay cuatro o cinco millones de oligarcas".

Esto es obviamente cierto. Mucha gente de clase media y los pequeos propietarios han sido realmente envenenados y engaados por la oposicin. Es necesario ganarles a la revolucin. La pregunta es: cmo se logra esto? La cuestin de la clase media y la forma de ganarla es obviamente una cuestin clave. Nunca ha sido la intencin de los marxistas de expropiar la propiedad de las clases medias. Esto ya se ha explicado en El Manifiesto Comunista, donde Marx y Engels hablan de la propiedad privada as:

"Se nos reprocha que queremos destruir la propiedad personal bien adquirida, fruto del trabajo y del esfuerzo humano, esa propiedad que es para el hombre la base de toda libertad, el acicate de todas las actividades y la garanta de toda independencia".

"La propiedad bien adquirida, fruto del trabajo y del esfuerzo humano! Os refers acaso a la propiedad del humilde artesano, del pequeo labriego, precedente histrico de la propiedad burguesa? No, sa no necesitamos destruirla; el desarrollo de la industria lo ha hecho ya y lo est haciendo a todas horas".

"U os refers a la moderna propiedad privada de la burguesa?"

"Decidnos: es que el trabajo asalariado, el trabajo de proletario, le rinde propiedad? No, ni mucho menos. Lo que rinde es capital, esa forma de propiedad que se nutre de la explotacin del trabajo asalariado, que slo puede crecer y multiplicarse a condicin de engendrar nuevo trabajo asalariado para hacerlo tambin objeto de su explotacin. La propiedad, en la forma presente, no admite salida a este antagonismo del capital y el trabajo asalariado. Detengmonos un momento a contemplar los dos trminos de este antagonismo".

"Ser capitalista es ocupar un puesto, no simplemente personal, sino social, en el proceso de la produccin. El capital es un producto colectivo y no puede ponerse en marcha ms que por la cooperacin de muchos individuos, y an cabra decir que, en rigor, esta cooperacin abarca la actividad comn de todos los individuos de la sociedad. El capital no es, pues, un patrimonio personal, sino un poder social".

"Los que, por tanto, aspiramos a convertir el capital en propiedad colectiva, comn a todos los miembros de la sociedad, no aspiramos a convertir en colectiva una riqueza personal. A lo nico que aspiramos es a transformar el carcter social de la propiedad, a despojarla de su carcter de clase".

Estas palabras de Marx y Engels transmiten adecuadamente la posicin de los marxistas en lo que respecta a la propiedad privada.

Cmo ganar a la clase media

Un argumento a menudo utilizado por los reformistas es que es necesario ganar a la clase media y, por lo tanto, no hay que ir demasiado lejos al atacar el capitalismo. La primera mitad de esta afirmacin es correcta, pero contradice directamente la segunda mitad. Es posible y necesario ganar a una gran parte de la clase media, pero nunca lo lograremos si aceptamos la poltica de los reformistas, que slo puede alienar a la masa de la pequea burguesa y empujarla a los brazos de la contrarrevolucin.

En su discurso, el Presidente ha dicho: "Dentro de esta realidad venezolana bipolar, es importante sealar que aunque aceptemos y actuemos dentro de esta realidad, nosotros no vamos a convertirnos en el polo sectario. Me dijo alguien que hace tiempo que no tenemos una poltica hacia la clase media. Parece que le regalamos la clase media al enemigo. Y all una reflexin que tenemos que hacer. La clase media no es enemiga de la revolucin!

"No, ni los pequeos propietarios. Vean ustedes Cuba. Es importante analizar lo que est pasando en Cuba. Sobre todo ante algunas posiciones de algunos compaeros o algunos analistas revolucionarios que seran muy felices si yo maana firmara un decreto por ejemplo expropiando toda las pequeas empresas y pequeas industrias. Sera una locura!!"

Proponer la expropiacin de todas las pequeas empresas y la pequea industria sin duda sera una locura, y cualquier persona que abogara semejante cosa merecera ser llevada a la clnica psiquitrica ms cercana. Pero los marxistas nunca han defendido una cosa as. Lo que defendemos es la expropiacin de la propiedad de la oligarqua: los grandes bancos, monopolios y latifundios. Tampoco consideramos que la clase media en su conjunto sea una masa reaccionaria, a rechazar como enemiga de la revolucin. Por el contrario, consideramos que es esencial desarrollar polticas que sean capaces de ganarse a sectores importantes de la clase media y romper el dominio de la oligarqua sobre ellos. Pero para hacer esto, debemos tener una comprensin correcta de la posicin de la clase media (la pequea burguesa) en la sociedad capitalista.

Las clases explotadoras son una pequea minora de la sociedad. Ellos no podran gobernar sin la ayuda de un gran nmero de sub explotadores y sub-sub explotadores. Utilizando su poder econmico y su control de los medios de comunicacin, han movilizado a la masa de la clase media venezolana para oponerse a la revolucin. Bajo la falsa bandera de la "democracia" han organizado motines callejeros y enfrentamientos. Sus tropas de choque son los hijos de los ricos los "sifrinos", parsitos ricos, fanticamente opuestos a las masas. La pequea burguesa enfurecida est molesta por las concesiones hechas a los pobres, que ven como una amenaza a sus propios privilegios. Ellos hacen mucho ruido cuando se requiere, pero en realidad son slo polvo humano, fcilmente esparcidos al viento cuando se enfrentan con el movimiento de las masas.

Sin embargo, la pequea burguesa no es una clase homognea. Dentro de la clase media hay contradicciones que se pueden expresar en escisiones en la oposicin. Las capas altas de la clase media se componen de elementos privilegiados abogados prsperos, profesores universitarios, gerentes de bancos y los polticos que estn cercanos a la oligarqua y son sus solcitos servidores. Las capas bajas los pequeos comerciantes, pequeos campesinos, empleados de banco, etc. estn ms cerca de la clase obrera y pueden ser ganados. Sin embargo, la manera de ganar a los rangos inferiores de la pequea burguesa no es haciendo concesiones a sus lderes (en realidad sus explotadores polticos), sino tomando la ofensiva contra los grandes banqueros y capitalistas, para mostrar una actitud de absoluta firmeza y decisin.

Una seccin de la oposicin se compone de gente que ha sido engaada por los contrarrevolucionarios. Esta puede ser ganada para la revolucin. Sin embargo, la manera de ganarles es llevando a cabo medidas para expropiar a los grandes capitalistas y adoptando medidas a favor de de los pequeos comerciantes y pequeos empresarios. Deben estar convencidos de que la revolucin es invencible y que sus intereses estn defendidos mejor uniendo sus fuerzas con las de clase obrera contra los grandes bancos y monopolios.

La llamada democracia burguesa es un fraude gigantesco, detrs del cual se esconde la DICTADURA DEL GRAN CAPITAL. Esta dictadura oprime no slo a los trabajadores, sino tambin a la clase media. Lo que se necesita no es el fraude de la democracia burguesa formal en la que el poder real est en manos de los grandes bancos y monopolios, sino una verdadera democracia, una democracia de los trabajadores, basada en la propiedad colectiva de la tierra, los bancos y la industria.

Debe quedar claro que estas medidas de nacionalizacin se dirigen slo a los grandes capitalistas, banqueros y terratenientes. No tenemos ninguna intencin de nacionalizar pequeos negocios, granjas o tiendas. Estos no juegan ningn papel independiente en la economa, ya que son totalmente dependientes de los grandes bancos, supermercados, etc. Nosotros haremos un llamamiento a los pequeos comerciantes, etc., para apoyar el programa de nacionalizacin, que es de su inters.

La nacionalizacin de los bancos permitir al gobierno conceder crdito fcil y barato a las pequeas empresas. La nacionalizacin de las grandes empresas de fertilizantes le permitir vender los fertilizantes baratos a los campesinos. Y al eliminar a los intermediarios y nacionalizar los grandes supermercados y las empresas de distribucin y transporte, podremos proporcionar a los campesinos un mercado garantizado y un precio justo por sus productos, al tiempo que reduciremos los precios al consumidor.

La nacionalizacin de las palancas fundamentales de la economa no es un acto de agresin o de venganza, sino, por el contrario, un medio necesario de defensa de la revolucin. Las medidas adoptadas por un gobierno revolucionario no se dirigen a la propiedad de los trabajadores y los campesinos o los pequeos propietarios que representan las nueve dcimas partes de la poblacin, sino slo en contra de la dcima parte de la poblacin que tiene la mayor parte de la propiedad en esta sociedad.

Cuba

En su discurso, el Presidente hizo una serie de referencias a Cuba. En un momento dice: "All en Cuba estn haciendo una profunda auto-crtica y tomando decisiones valientes. Y por supuesto que es absolutamente falso lo que ha circulado el imperialismo por all, que Fidel estara descontento, que hay diferencias entre Ral y Fidel. No! Que los conozco y s cmo se complementan". Refirindose a las recientes reformas anunciadas por Ral Castro, dice:

"El gobierno cubano autoriz y eso no es ningn retroceso! Es como dijo Ral: 'La actualizacin del socialismo'. Acaban de aprobar, creo que 150 'trabajo por cuenta propia'. En Cuba todos estos aos las heladeras, las barberas, las peluqueras, el carpintero, todo esto fue del Estado. Ahora ellos estn abriendo un comps, estn actualizando su modelo. No hay ningn modelo esttico. Mire y todava, nosotros mismos somos culpables. Hacemos discursos que no apuntan a la realidad. Alguien puede pensar que la Revolucin Bolivariana va a nacionalizar las carniceras, las pulperas, todos los comercios por Caracas donde la gente compra zapatos y ropa?"

"A veces nosotros mismos estamos contribuyendo a que gente de all inocentemente crea que esto es verdad. Y en eso se basa la campaa del enemigo: 'Que vamos para el comunismo. Que vamos a quitarles todo'".

Valdra la pena hablar de lo que est sucediendo en Cuba, sobre todo porque es un tema muy discutido ampliamente en Venezuela. Sin embargo, este no es el lugar para tratar esto en detalle. Pero en primer lugar, mucha gente en Cuba est muy preocupada por el impacto de estas medidas y el peligro de la contrarrevolucin capitalista. En segundo lugar, Venezuela todava no ha llevado a cabo la expropiacin de los grandes bancos y monopolios que se logr en Cuba hace dcadas, y que fue la base sobre la que la Revolucin pudo romper con el capitalismo y obtener logros importantes.

Es muy cierto que una economa planificada no necesita nacionalizar todo, hasta la ltima peluquera. Esto fue siempre una caricatura estalinista. En Cuba, la nacionalizacin de todas las empresas pequeas y medianas se llev a cabo como parte de la "Ofensiva Revolucionaria" en 1968, cuando 58.000 pequeas empresas, principalmente en las ciudades, fueron expropiadas. Los vendedores de helados, peluqueras, tiendas de reparacin de calzado, etc., todos fueron nacionalizados.

Este fue un paso completamente innecesario, que slo dio lugar a la creacin de una capa adicional de burocracia para supervisar y administrar estas unidades productivas muy pequeas. En la transicin hacia el socialismo, es inevitable que los elementos del capitalismo sigan coexistiendo con los elementos de una economa socialista planificada. Eso incluye un cierto nmero de pequeas empresas, comercios y pequeas parcelas campesinas, etc.

En s mismo, eso no debera plantear ninguna amenaza para el socialismo, siempre y cuando los puntos clave de la economa permanezcan en manos del Estado, y el Estado y la industria estn en manos de la clase obrera. Con esa condicin, y slo con esa condicin, un pequeo sector privado puede y debe ser permitido, siempre y cuando el Estado mantenga un firme control sobre las palancas fundamentales de la economa.

Sin embargo, hay una gran diferencia entre la economa cubana y la economa venezolana. En Cuba, la Revolucin nacionaliz los bancos y otros sectores clave de la economa casi desde el principio. Pero en Venezuela, despus de once aos en el poder, el gobierno bolivariano no ha dado el paso decisivo. Muchas consecuencias negativas fluyen de esto.

No hay ningn argumento a favor de la expropiacin de las pequeas empresas en Venezuela, Cuba o en cualquier otro lugar. Pero, igualmente, no hay argumento en contra de la expropiacin de los bancos y grandes monopolios. Esta poltica la poltica del socialismo no es ni extremista ni utpica, sino la nica manera realista de defender la Revolucin contra el sabotaje sistemtico de los banqueros y capitalistas, que estn decididos a derrocarla por cualquier medio a su disposicin.

La naturaleza de la economa venezolana

En los ltimos once aos la Revolucin Bolivariana ha avanzado en muchos aspectos. Pero, tenemos derecho a decir que ha alcanzado sus objetivos fundamentales? No, no podemos, y este hecho fue confirmado por el Presidente en su discurso en el Congreso Extraordinario del PSUV.

Un artculo del peridico financiero burgus Reporte Diario de la Economa (5 de febrero de 2010) revel que la banca privada ha obtenido 2.615 millones de dlares americanos de beneficios en 2009. El 83% de esta cantidad provino del cobro de comisiones.

El Universal, 19 de julio 2010, declar:

"Un reporte de la agencia de noticias Associated Press resalta que un grupo de economistas consultados indicaron que el equilibrio entre los sectores pblico y privado es casi idntico a cuando Chvez asumi el cargo; en parte porque el sector privado creci ms rpidamente que el pblico entre 2003 y 2006, cuando la economa estaba en auge".

"Tambin sealan que las empresas estatales constituyen todava una proporcin relativamente modesta de la economa".

"El ao pasado, el sector privado representaba 70% del Producto Interno Bruto (PIB), incluyendo 11% en impuestos sobre productos, de acuerdo con estimaciones del Banco Central de Venezuela. El sector pblico fue de 30%, un porcentaje ligeramente menor que cuando Chvez fue elegido en el ao 2008". (http://www.eluniversal.com/2010/07/19/eco_art_sector-privado-aun-c_1976614.shtml)

Esto no es una cuestin de peluqueras o pequeas empresas en general, sino de las piezas clave de la economa venezolana. Esto significa que once aos ms tarde, la oligarqua venezolana sigue ejerciendo un dominio absoluto sobre los puntos clave de la economa venezolana. Mientras esta situacin se permita que contine, no existe ninguna posibilidad de economa planificada, ni, por lo tanto, de socialismo en Venezuela.

Ciertas cosas fluyen de esto. Segn un informe de la ONU, "Venezuela es el cuarto pas ms desigual [en Amrica Latina], puesto que el 10% ms rico recauda el 36,8% del dinero y el 30% ms rico controla el 65,1% de los recursos, mientras que los ms pobres apenas se ven obligados a sobrevivir con el 0,9%". (http://periodicolaregion.blogspot.com/2010/03/fuerte-concentracion-de-la-riqueza-en.html)

Si queremos comprender las razones por las que la gente que apoya la Revolucin se abstiene en las elecciones (y esto es una cuestin vital para el futuro de la Revolucin), tenemos que empezar por aqu. Cuando un trabajador Bolivariano ve que su salario no es suficiente para llegar al fin de mes y que los precios estn subiendo, al tiempo que los ricos se hacen ms ricos, comienza a perder confianza en la Revolucin. Esta es la cuestin fundamental que debe abordarse.

La superioridad de una economa planificada y nacionalizada qued demostrada por el xito colosal de la URSS en el pasado. Estos xitos fueron minados por las distorsiones burocrticas que fluan del estalinismo y la corrupcin, la estafa y la mala gestin que son la consecuencia inevitable de un rgimen burocrtico. Durante un largo perodo de tiempo estas cosas anularon los logros de la economa planificada y la socavaron. Eso es lo que llev al colapso de la URSS, y no ningn defecto inherente de la planificacin central.

Fue la existencia parasitaria de la burocracia, en s una consecuencia del aislamiento de la revolucin en un pas atrasado, lo que finalmente condujo a la restauracin del capitalismo con el catastrfico colapso social que la acompa. La planificacin burocrtica de la economa llev al despilfarro, mala gestin y corrupcin. Finalmente, la burocracia decidi convertirse a s misma en la duea de los medios de produccin.

La falta de una verdadera democracia obrera, en la que los trabajadores participen directamente en la gestin del Estado y la economa, es una de las principales amenazas a la revolucin. Produce desmoralizacin, escepticismo, cinismo y en general mina la moral revolucionaria del pueblo. Si se combina con una situacin en la que las necesidades bsicas no se consiguen, en que el poder adquisitivo de los salarios disminuye y todo el mundo es consciente de la corrupcin y el robo que est teniendo lugar en los niveles altos del Estado, entonces se convierte en un verdadero peligro contrarrevolucionario de primer orden.

La agricultura

El fallo ms grave se da en el sector agrcola, que est directamente relacionado con el suministro de necesidades bsicas: comida y ropa. Aunque Venezuela tiene un gran potencial agrcola, su desarrollo estuvo distorsionado por una oligarqua parasitaria que deriv su riqueza del sector petrolero, mientras que el sector agrcola se redujo, dejando al pas dependiente de las exportaciones de petrleo y de las importaciones de alimentos.

La misma oligarqua reaccionaria que estuvo detrs del cierre patronal de 2002 est usando ahora la escasez/sabotaje de alimentos para socavar la Revolucin. La inflacin del 30% en los ltimos aos ha sido resultado, en parte, del aumento de precios de los alimentos en los mercados mundiales. El gobierno ha dado algunos pasos importantes en la expropiacin de algunos bancos y tierras ociosas, financiando cooperativas de productores y granjas estatales, y creando una red de distribuidores y de mercados de alimentos de propiedad estatal. Estos son pasos en la direccin correcta, pero no son suficientes para garantizar el control de la cadena de suministro de alimentos de Venezuela.

Lorenzo Mendoza, alto ejecutivo de Empresas Polar, la empresa ms grade de alimentos y bebidas en Venezuela, todava preside un imperio compuesto por 40 empresas con alrededor de 17.000 empleados que producen una larga lista de productos alimenticios tales como pasta, arroz, aceite de maz, helado, vino, agua mineral, refrescos, dulces y aperitivos de todo tipo. Este gran monopolio genera un 4 por ciento del PIB de Venezuela (excluyendo petrleo) y como productor de cerveza se coloca en la decimocuarta posicin de todo el mundo. La fortuna personal de Mendoza se estima en 4.500 millones de dlares.

Cmo es posible resolver los problemas del sector de la alimentacin, mientras la distribucin de los alimentos siga estando en manos de gente como Mendoza y otros grandes capitalistas que estn estrechamente vinculados a grandes monopolios extranjeros de alimentacin y bebidas? La expropiacin de estas grandes empresas no va dirigida en absoluto contra la clase media, que es robada y explotada por estos grandes monopolios tanto como los trabajadores.

La nacionalizacin de Agroislea, una compaa de suministros agrcolas que abastece al 70% de los productores de Venezuela, fue otro paso adelante. Esto permiti al Presidente Chvez anunciar una reduccin inmediata en los precios de los productos de la empresa nacionalizada (ahora llamada Agropatria) de un 49,3% para 12 diferentes fertilizantes, un 43% para 260 productos agroqumicos, y un promedio de 41,7% del precio de las semillas de caraotas negras, maz y arroz.

Estas reducciones de precios para los productores "debe traducirse en buenos precios para el consumidor. Estamos erradicando el problema de la especulacin y el robo capitalista", dijo Chvez. Seal que estos precios no suponen un subsidio estatal, sino que estn ligeramente por encima del costo de produccin.

El presidente asegur suministros a todos los productores que hagan contratos con Agropatria, y dijo que todos los crditos ya existentes estaran garantizados, ahora a una tasa de inters del 8%. Aprob 565 millones de bolvares fuertes [132 millones dlares estadounidenses] para este propsito, que ser administrado por la empresa estatal Banco Agrcola, el Fondo de Desarrollo Agrario Socialista (FONDAS), y Fondo Bicentenario. Como resultado del aumento en el financiamiento al sector agrcola del gobierno de Chvez, la produccin de alimentos ha aumentado de menos de 500.000 millones de bolvares fuertes en 1998 a 20.000 millones de bolvares en 2009. Sin embargo, la demanda de alimentos ha aumentado an ms.

Chvez ha insistido en la necesidad de que Venezuela reduzca su dependencia de las compaas multinacionales de alimentos y reduzca su vulnerabilidad a la crisis alimentaria mundial. Este objetivo slo puede lograrse mediante la realizacin de una revolucin agraria: expropiando a los grandes terratenientes y sustituyendo gradualmente la agricultura capitalista por productores de alimentos de propiedad estatal y los monopolios privados de alimentos por una red estatal de distribuidores de alimentos, y estableciendo mercados locales de alimentos que puedan vender a precios regulados que algunas veces estn hasta un 40% por debajo de los precios de mercado.

"No podemos entregar [la comida] a la usura del modelo capitalista; ahora tenemos que seguir construyendo el sistema socialista de distribucin y comercializacin", dijo Chvez recientemente. "Debemos acelerar el ritmo, porque el futuro de Venezuela depende de ello. Debemos convertir a Venezuela en una potencia agro-industrial".

Con el fin de acelerar la reforma agraria, Chvez anunci la nacionalizacin de 200.000 hectreas (495.000 acres) de tierras que eran propiedad de la Compaa Inglesa, filial venezolana del Grupo Vestey, y la nacionalizacin de la empresa de servicios agrcolas Agroislea. El ministro de Agricultura y Tierras, Juan Carlos Loyo, confirm sus planes de nacionalizar 250.000 hectreas (618.000 acres) de tierras agrcolas en octubre y el doble de esa cantidad en noviembre. "Que se enteren los latifundistas que el oligopolio del que tanto disfrutaron ha terminado. Ahora es el momento de acelerar la revolucin agraria", dijo Chvez.

Los lderes de la oposicin contrarrevolucionaria, naturalmente, han reaccionado histricamente a las recientes nacionalizaciones. Dicen que estas medidas amenazan con desacelerar el crecimiento de la economa, que ya ha estado en recesin durante seis trimestres. "El gobierno parece haber asumido la estrategia de acorralar al sector productivo", dijo Noel lvarez, presidente de Fedecmaras, la cmara empresarial privada ms grande de la nacin. "Este es un tremendo golpe contra la agricultura... la produccin disminuir".

Pero es difcil ver cmo la agricultura o la industria privadas pueden estar peor en manos del Estado de lo que estaban en manos de los terratenientes y capitalistas. Todo el mundo sabe que los empresarios venezolanos no estn respondiendo a los repetidos llamamientos a invertir en Venezuela. Han organizado una huelga de capital que est privando a la economa de inversin y esta es la razn principal por la que a Venezuela le est resultando difcil salir de la recesin. El hecho es que, sin el sector estatal, la economa se enfrenta al colapso total.

El "derecho a la propiedad privada"

Todo el mundo sabe cul es el papel que jug Fedecmaras en el golpe de abril de 2002, cuando Carmona, el jefe de Fedecmaras, se autoproclam Presidente. Los adinerados siempre se han opuesto a la Revolucin Bolivariana, siempre han anhelado la dictadura. Y en realidad, siempre han ejercido una dictadura sobre Venezuela, independientemente de quin estuviera en Miraflores: la dictadura del Capital.

lvarez dijo que Fedecmaras van a presentar un caso ante la Corte Suprema de Justicia acusando al gobierno de violar el derecho a la propiedad privada. Pero, puede el "derecho a la propiedad privada" de un puado de oligarcas sper ricos ser ms importante que el derecho de millones de venezolanos de a pie a tener un trabajo, y a poder alimentar a sus familias?

Lo que hace falta es poner fin a esta dictadura del capital antes de que sta ponga fin a la Revolucin. Los ricos protestarn que se trata de un ataque contra "el derecho a la propiedad privada". Pero esto es una mentira. Para nosotros, el derecho a la propiedad privada del 98 por ciento de los venezolanos es intocable. Pero la propiedad de la oligarqua ese puado de parsitos que han saqueado la riqueza de Venezuela durante generaciones y desangr el pas que algo totalmente diferente.

Tomemos otro ejemplo del sagrado "derecho a la propiedad privada": Gustavo A. Cisneros Rendiles, el magnate de los medios de comunicacin venezolanos. l es uno de los hombres ms ricos del mundo segn la revista Forbes, que estim su fortuna en 10.700 millones de dlares estadounidenses en 2010. Y esta riqueza obscena viene acompaada de un poder tremendo. El New York Times describe a Cisneros como "una de las figuras ms poderosas de Amrica Latina" y dice que l y su esposa, Patricia Phelps de Cisneros, tienen fama de ser "una pareja latinoamericana poderosa en los negocios y en el escenario social global".

La riqueza de Cisneros viene de sus participaciones en los medios de comunicacin, entretenimiento, telecomunicaciones y compaas de productos de consumo. La Organizacin Cisneros es una de las empresas privadas de medios de comunicacin y de entretenimiento ms grandes en idioma espaol. Gustavo Cisneros es uno de los hombres ms ricos de Amrica Latina. Es tambin el magnate ms poderoso de los medios de comunicacin del continente. Tambin es un rival furibundo de Chvez y la Revolucin Bolivariana. Jug un papel activo en el golpe de Estado de 2002, y ha descrito a los chavistas como "chusma" y "monos".

El "patriota" Cisneros no slo es un ciudadano de Venezuela: l es igualmente un ciudadano de Espaa (a peticin personal del Rey Juan Carlos), un americano en Nueva York, un cubano en Miami, y un dominicano en la Repblica Dominicana, que es su base principal. Aqu vemos que el Capital no tiene patria, excepto fines de lucro. Como Venezuelanalysis seala:

"Como una de las figuras siniestras que proporciona al capitalismo estadounidense respaldo fuera de los Estados Unidos, l es un llamativo ejemplo de por qu no hay una burguesa nacional en Venezuela. Cisneros est totalmente vinculado al imperio, y por ello ha sido recompensado con creces". (http://venezuelanalysis.com/analysis/1778)

Este multimillonario ha extendido su imperio por toda Amrica Latina para incluir Chilevisin de Chile y Caracol TV de Colombia, con una importante participacin en DirecTV Latin America, cuyo satlite emite basura a veinte pases de Amrica Latina. Hasta la compra de Univision, que es la cadena principal de televisin en espaol de los Estados Unidos, Cisneros era uno de los mayores accionistas de la compaa.

Tambin es dueo de Venevision International, que produce y distribuye productos de entretenimiento y medios de comunicacin en todo el mundo, y Venevisin, el principal canal comercial de televisin en Venezuela. Desde 1980, el Grupo ha sido dueo del concurso Miss Venezuela y desde 2001 tambin el equipo de bisbol Leons del Caracas. Tambin es dueo AOL Latin America, Galavisin y Play Boy Amrica Latina.

Este control monopolista de los medios de comunicacin es conocido en Occidente como "libertad de prensa", es decir, la libertad de un puado de oligarcas ricos a decirle a la gente qu pensar y por quin votar. Se trata de una amenaza directa a la Revolucin y a la democracia misma. La expropiacin de la propiedad de la familia Cisneros es, por lo tanto, una medida esencial para defender la Revolucin y salvaguardar los derechos democrticos de la inmensa mayora de la gente. Hemos visto cmo todo este poder en manos de una minora privilegiada se puede utilizar para anular la decisin democrtica de la mayora en abril de 2002.

Cisneros y su banda jugaron un papel crucial en el golpe de Estado de ese ao. Todo el mundo sabe cmo los medios de comunicacin fueron utilizados cnicamente como un punto aglutinador para el golpe. En la noche del 11 de abril, despus de que a Chvez le sacaran a punta de pistola del Palacio de Miraflores, los golpistas principales se reunieron en la suite de Cisneros en Venevisin. Carmona ya haba anunciado el cierre del Congreso y de la Corte Suprema as como la supresin de la Constitucin, cuando Cisneros fue a Miraflores a proponer que la estrategia de comunicaciones del nuevo gobierno debera dejarse en sus manos y la de sus amigos en los medios de comunicacin, una oferta que Carmona acept con gratitud.

Cisneros dio rdenes de que sus canales no emitieran ninguna noticia de la derrota del golpe de Estado, o mostraran fotos de las manifestaciones masivas exigiendo el regreso del Presidente. En cambio, las pantallas de televisin de Cisneros estaban llenas de viejas pelculas y dibujos animados. Despus de que Chvez regres al poder, Cisneros y otros partidarios de la oposicin organizaron el sabotaje petrolero y, cuando esto fall, el referendo revocatorio en agosto de 2004. Todos estos fueron intentos de derrocar al gobierno democrticamente elegido por medios extraparlamentarios. Y lo que hicieron antes tratarn de hacerlo de nuevo tan pronto como se den las condiciones.

Si el golpe de Estado del 2002 hubiera tenido xito, habra llevado a la rpida destruccin de la democracia venezolana, y Cisneros fue uno de los principales arquitectos del asalto a la democracia. "Llegar el da", declar Chvez en mayo de 2004, al inicio de la campaa del referndum, "cuando tengamos un equipo audaz de jueces que actuarn en consonancia con la Constitucin y encarcelarn a estos jefes mafiosos como Gustavo Cisneros". Pero despus de todo este tiempo, los golpistas siguen en libertad, y esto representa una grave amenaza para el futuro de la Revolucin y la democracia. No ha llegado ya el tiempo para actuar?

Los bancos

Los grandes bancos an tienen un dominio absoluto sobre la economa venezolana y estn extrayendo enormes beneficios de ellos. En el noveno mes de este ao, no menos de un 91,2% de las ganancias de los bancos se concentraron entre los 10 primeros bancos en Venezuela. Citamos de cosumid.org:

"Desde 1999 hasta la fecha, el negocio bancario ha generado unos beneficios que ha sobrepasado las expectativas de muchos de los dueos de los bancos e igualmente el crecimiento de las ganancias ha superado el alza de la inflacin. Las utilidades acumuladas de los bancos comerciales y universales desde 1999 hasta septiembre del ao en curso, supera los 28.300 millones de bolvares fuertes (una cifra que excede los 28,3 billones de bolvares viejos). Sin embargo, hemos de precisar que 20 bancos medianos y pequeos (todos menos los 10 top de la banca venezolana en el rubro en medicin) no las han tenido todas consigo a lo largo de este ao. Sus ganancias acumuladas al mes de septiembre han disminuido 54,2% con relacin al mismo lapso del ao pasado. Inclusive 3 de los 10 primeros bancos tambin han visto disminuir sus ganancias. Tambin la banca ha sentido, este ao, el impacto de la cada del PIB".

Es cierto que el gobierno ha tomado algunas medidas. El Banco de Venezuela, que perteneca al grupo espaol Santander, fue adquirido recientemente por el gobierno venezolano. Representa el 14,5% de los beneficios. Con esta adquisicin, el Estado se ha fortalecido en el sistema bancario venezolano. Fue un paso importante, pero una gran parte an permanece en manos privadas. Esto no es una cuestin de pequeos propietarios, sino de una palanca clave de la economa. Veamos quines son estos bancos (http://www.consumid.org/detalle/7952/quien-es-quien-en-la-banca-venezolana).

Tomemos el Provincial. Su accionista mayoritario es el grupo espaol BBVA. Ha manifestado su intencin de continuar operando en Venezuela, donde representa el 22,8% del total de ganancias acumuladas al mes de septiembre de la banca comercial y universal.

Despus est el Mercantil, uno de los bancos ms enraizados del pas y cuyos accionistas ms tradicionales son una parte importante de la oligarqua, con familias como los Vollmer y los Marturet. Asimismo, el grupo Capriles tambin tiene una importante participacin accionaria en la institucin. Concentran el 10,7% de los beneficios de la banca comercial y universal al mes de septiembre.

Luego est Banesco, una institucin que se cre como producto de varias fusiones y hoy es uno de los principales bancos del pas. Juan Carlos Escotet, el presidente del banco, es tambin su mayor accionista. Su participacin de mercado en las ganancias es del 9,8%. Banesco es uno de los primeros bancos de capital nacional venezolano. Surgi en 1977 con el nombre de Banco Agroindustrial Venezolano, nombre que mantuvo hasta 1987, cuando cambi a Banco Financiero. En 1992, despus de haber cambiado nuevamente su nombre a Bancentro, el banco fue adquirido por la casa de bolsa Banesco propiedad del actual Presidente de la Junta, Juan Carlos Escotet. El banco pas a denominarse Banesco Organizacin Financiera. En 1997 se transform en un banco universal.

Luego est el Banco Occidental de Descuento (BOD). Su principal accionista es Vctor Vargas. Sus beneficios acumulados al mes de septiembre equivalen al 9,6% de los beneficios totales de la banca.

Exterior es uno de los bancos ms poderosos del pas. Su principal accionista es el grupo financiero espaol IF. Tiene 6,1% de las ganancias de la banca venezolana.

Venezolano de Crdito tiene beneficios por valor de 4,9% del sistema, mientras que Bancoex, banco del Estado, representa el 4,7%. Corp Banca es una institucin adquirida por Vctor Vargas que se fusion con la DBO. Representa el 4,1% de las utilidades y con la fusin se convierte en el tercer banco ms grande en trminos de ganancias, tomando como base las cifras de septiembre. Por ltimo, est Citibank, que forma parte de Citibank, de EEUU. Sus ganancias son equivalentes al 3,9% del total.

En tanto en cuanto el capital privado controle la parte del len de los bancos, todas las decisiones principales relativas a las inversiones productivas, los crditos a los pequeos agricultores y otros negocios estarn en manos de los enemigos de la Revolucin. Por otra parte, ser imposible introducir un verdadero plan de produccin socialista para resolver el problema del desempleo y lograr una distribucin racional de los bienes y servicios y movilizar todo el potencial productivo de Venezuela.

La primera medida que se requerira para crear una economa socialista planificada sera la nacionalizacin de los bancos, fusionndolos todos en un banco estatal nico. Esta no es una medida dirigida contra las clases medias, sino exclusivamente contra la oligarqua. De hecho, beneficiara a la clase media y los pequeos productores a los que se garantizara acceso fcil a crditos baratos. Si esto se explica correctamente, lejos de alienar a la clase media, se les atraera al lado de la Revolucin.

El "realismo" de los reformistas

El Presidente ha dicho que el proceso revolucionario sera "ms profundo cada da". Eso es precisamente lo que se requiere. Pero tememos que esta propuesta encontrar resistencia de los burcratas y reformistas a cada paso.

En el peridico El Universal se inform que Vctor lvarez, economista y ex Ministro de Minas del gobierno de Chvez, haba dicho que el objetivo no es realmente "que el Estado debiera tener el peso ms grande en la economa." Cul es el objetivo, pues? Es el de seguir permitiendo que la oligarqua domine la economa? Y si ese es realmente el caso, qu queda de la consigna Patria, Socialismo o Muerte?

En una reciente entrevista en Contragolpe (http://www.vtv.gov.ve/videos-emisiones-anteriores/46775), Elas Jaua (el vicepresidente), declar que el reconocimiento de la propiedad privada es un principio bsico del Movimiento Bolivariano y que las expropiaciones fueron "slo para los monopolios y la oligarqua". Muy bien, estamos de acuerdo. Pero inmediatamente l vuelve confuso todo el tema introduciendo la cuestin de empresas familiares pequeas y medianas, etc. Esto ha sido arrastrado por los pelos para justificar no llevar a cabo la expropiacin de los grandes bancos y monopolios.

Se trata de una propuesta de ABC que las empresas pequeas y medianas no tienen ningn papel independiente en la economa. Todas las decisiones principales son tomadas por las juntas directivas de los grandes bancos y monopolios. Por esa razn, no es en absoluto necesario nacionalizar las empresas pequeas, pero es muy necesario nacionalizar los grandes bancos y monopolios. Pero en el mismo programa el camarada Jaua neg cualquier intencin de nacionalizar Polar! Alguien piensa que Polar es una "pequea o mediana empresa"? Si esto no es un monopolio, entonces no s lo que es un monopolio!

De esta entrevista se concluira que el compaero Jaua no tiene ninguna intencin de nacionalizar nada. En su lugar, habla en trminos vagos sobre la "democratizacin" del aparato productivo, a saber lo que esto quiere decir! "Estamos en un estado de constante dilogo con el sector privado", el compaero nos informa. S, este "dilogo" ha estado teniendo lugar durante mucho tiempo y ya hemos visto los resultados del mismo. El Presidente pide a los empresarios una reunin y les insta a invertir. El resultado? Disminuye la inversin privada. La burguesa no invierte sino que enva su dinero al extranjero. Se trata de una huelga de capital. Todo el mundo lo sabe. Pero los reformistas entierran sus cabezas en la arena y hablan de la necesidad de "dilogo" y un "bloque patritico", y los burgueses se ren todo el camino hasta el banco.

Lo que es realmente extraordinario es que los reformistas se consideran realistas! He sealado ms de una vez que ste es el "realismo" de un hombre que trata de persuadir a un tigre a comer lechuga en vez de carne. El resultado de este "dilogo" es que las tendencias carnvoras del tigre no se modificarn, y los "realistas" vegetarianos llegarn a un final muy malo.

El gran desafo

A qu ritmo debera de avanzar la Revolucin? No hay libro revolucionario de recetas que pueda dar una respuesta a esta pregunta. Chvez dice que actuar "con el mximo de audacia con que sea posible acelerar la expansin del socialismo y continuar eliminando el capitalismo". Pero est claro que el tiempo no est de nuestro lado. Mientras que las palancas claves de la economa sigan en manos de los banqueros, terratenientes y capitalistas, stos usarn su poder econmico para sabotear la Revolucin. Por lo tanto, debe haber un sentido de urgencia.

El gran desafo ser en 2012, cuando las elecciones presidenciales coinciden con las elecciones para gobernadores y alcaldes. "Tenemos un desafo gigantesco", declar el Presidente. "Tenemos que ver dnde hemos cometido errores y dnde hay que hacer correcciones". Habl del "tercer ciclo de la Revolucin, de 2009 a 2020 y lanz la consigna: "Revisar, reactivar y relanzar".

Chvez advirti a la contrarrevolucin que su avance en estas elecciones "les costara muy caro". Estas palabras fueron una respuesta adecuada a los reformistas que argumentan que la revolucin ha ido demasiado lejos y es necesario disminuir la velocidad y hacer concesiones a la oposicin. Esta lnea de argumento es desastrosa para la revolucin. Por cada paso que retroceda, la oposicin exigir diez ms. Al final, uno de los lados tiene que ganar y el otro perder. No hay una "tercera va".

En su discurso, el Presidente dijo que tenan hasta el 4 de enero para impulsar las nuevas leyes a travs de la Asamblea Nacional. Y agreg que estas leyes seran "mucho ms revolucionarias que las que han sido aprobadas hasta ahora". Inmediatamente despus Chvez anunci la expropiacin de Agroislea, la gran compaa terrateniente, parte de la multinacional del Grupo Vestey. Este decreto fue firmado por Chvez slo un par de das despus del discurso, lo que demuestra la forma en que est resistiendo las presiones de la burguesa y los reformistas.

Adems, se ha producido la nacionalizacin de la empresa qumica Venoco y de la empresa de fertilizantes Fertinitro, ambas implicadas en la especulacin de precios. Asdrbal Chvez, el vicepresidente de PDVSA, dijo que los precios de los productos distribuidos por Venoco regularmente se vendan hasta un 50% ms caros, en comparacin con los de PDVSA, cuando estaban elaborados con la misma materia prima.

Las medidas de nacionalizacin estn dirigidas a garantizar acceso a los alimentos, disminuyendo la dependencia de las importaciones de alimentos, y la reduccin de los precios: "Ahora, la gente ser capaz de recibir los suministros realizados por Venoco a precios justos y razonables y, al mismo tiempo, ayudar a promover la industria ", dijo el vicepresidente de PDVSA. Eso es correcto, pero el mismo argumento puede platearse para la toma de los otros bancos y los grandes monopolios que an estn en manos privadas.

Estas nuevas expropiaciones son pasos en la direccin correcta. Fueron recibidas con gran entusiasmo por parte de los trabajadores y campesinos. Este hecho demuestra que esta es la manera de infundir nueva vida a la Revolucin y debilitar a sus enemigos. Ms importante an, es la nica manera de poner fin al sabotaje y la anarqua, y comenzar a planificar la economa venezolana y movilizar su pleno potencial productivo atendiendo a los intereses de la mayora de los trabajadores, y no a una minora de parsitos ricos. La expropiacin de los monopolios es una parte del programa del PSUV. Pero las palabras deben traducirse en hechos.

No tengo ninguna duda de que algunas personas en Miraflores estarn dicindole al Presidente que todo esto es "extremismo" y "locura" causados por gente desleal, que slo quieren causar problemas. Tales argumentos traen a mi mente la imagen siguiente. Imaginemos que un nio pequeo a bordo del Titanic ve un gigantesco iceberg surgiendo de la oscuridad del mar y comienza a alertar a gritos. Inmediatamente es reprendido por un coro de desaprobacin: qu ests gritando? Cllate, ests molestando a los pasajeros! Hganse la siguiente pregunta: quin est siendo desleal: el chico que est tratando de advertir al capitn de un peligro inminente y hacerle cambiar de rumbo para as salvar el barco y a todos a bordo, o los que prefieren cerrar los ojos, ignorar el peligro y permitir que el barco se hunda?

La Corriente Marxista Internacional seguir defendiendo la revolucin venezolana contra el imperialismo y la oligarqua contrarrevolucionaria. Apoyar con entusiasmo cada paso en la direccin de la expropiacin de la oligarqua, cada golpe asestado contra la contrarrevolucin. Pero va a criticar cada paso atrs. Continuar luchando contra la burocracia corrupta y la Quinta Columna reformista y llamando a la accin cada vez con ms energa para llevar a cabo la revolucin hasta el final.

A la burguesa y sus defensores reformistas que tratan de asustar a la gente con la idea de que el socialismo pone en peligro el "derecho a la propiedad privada", nosotros respondemos con las palabras de El Manifiesto Comunista:

"Os aterris de que queramos abolir la propiedad privada, cmo si ya en el seno de vuestra sociedad actual, la propiedad privada no estuviese abolida para nueve dcimas partes de la poblacin, como si no existiese precisamente a costa de no existir para esas nueve dcimas partes! Qu es, pues, lo que en rigor nos reprochis? Querer destruir un rgimen de propiedad que tiene por necesaria condicin el despojo de la inmensa mayora de la sociedad".

"Nos reprochis, para decirlo de una vez, querer abolir vuestra propiedad. Pues s, a eso es a lo que aspiramos".

"() El comunismo no priva a nadie del poder de apropiarse productos sociales; lo nico que no admite es el poder de usurpar por medio de esta apropiacin el trabajo ajeno".


Fuente: http://www.luchadeclases.org.ve/psuv/6834-alan-woods
 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter