Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2010

Barak Obama contra las cuerdas ante los comicios electorales del 2 de noviembre

Decio Machado
Vamos a cambiar el mundo

Barak Obama accedi al poder posicionando mensajes de una nueva esperanza y cambios en la poltica estadounidense. Casi dos aos despus, la sociedad norteamericana expresa cada vez mayores sntomas de decepcin y desencanto. La prdida de las mayoras en las dos cmaras, situacin similar a la que vivi Bill Clinton en 1994, a la par que ver reducido el nmero de gobernadores demcratas, podra significar el fin de la carrera poltica de Obama, al cual le quedaran todava dos aos de via crucis en la Casa Blanca.


Desde que el 3 de junio de 2008 concluyeron las elecciones primarias del Partido Demcrata con la proclamacin del legislador afroamericano Barack Obama como candidato para las presidenciales de noviembre de ese mismo ao, el hasta entonces senador por Illinois, no ha dejado de estar presente en los medios de comunicacin del planeta como una referencia de esperanza tras la senda de terror, guerras y muertes dejadas por George Bush durante las dos legislaturas de su mandato.

Durante el primer semestre de 2008, Obama haba tenido como rival a Hillary Clinton, la cual dispuso de ocho aos para prepararse de cara a esta contienda electoral. La Clinton haba creado bases de apoyo financiero, redes de voluntarios, apoyo en los estados y a pesar de ello, Obama termin las primarias con una mejor organizacin, recaud ms dinero, ms gente trabajando por l en las calles, y realiz un trabajo de creacin y organizacin semi perfecta en los cincuenta estados.

Posteriormente, en las elecciones generales del 4 de noviembre de 2008, derrot a su rival republicano, John McCain, el cual no era mal candidato teniendo en cuenta los valores del pueblo estadounidense. McClain gozaba de ciertas ventajas: era considerado hroe de guerra, pas cinco aos preso en Vietnam, tena reputacin de hombre honesto e independiente, se haba caracterizado por un trabajo democrtico y no era demasiado partidario, aunque claramente posicionado con las polticas xenfobas al interior de los EEUU.

La victoria de Obama y su investidura como el 44 presidente de los EEUU el 20 de enero de 2009 signific un halo de esperanza que se proyectaba en dos sentidos al interior de los EEUU: por un lado, como la posibilidad de reunificar un pas que haba quedado dividido polticamente entre partidarios y no partidarios de una lgica militarista que tena rasgos de demencia (guerra global permanente, Guantnamo convertido en el mayor campo de concentracin del mundo occidental con permanentes violaciones de los derechos humanos, Abu Ghraib, las detenciones y vuelos secretos con secuestrados por los servicios secretos estadounidenses, las crceles clandestinas para la detencin e interrogatorio de sospechosos de pertenecer a la Yihad), y por otro lado, como la posibilidad de cambiar estructuras bsicas en una economa interna que reciba el azote de una crisis sin precedentes desde la poca de la Gran Depresin en 1929.

El gobierno de dos legislaturas encabezado por George W. Bush haba sido un fracaso absoluto para los EEUU como pas, para los estndares de vida de la sociedad estadounidense y sus valores ticos y morales, y tambin para el propio Partido Republicano (McCain se cuid y mucho de no aparecer junto a Bush durante la campaa electoral).

Con la llegada de Barak Obama a la Casa Blanca se encarnaba un casi imposible, para muchos era la posibilidad de cambiar tanto interna como externamente las polticas desde dentro del corazn de la bestia.

Este artculo pretende recoger un anlisis de la situacin poltica interna estadounidense y valorar, a falta de tres meses para que Obama cumpla su segundo ao de mandato, la situacin real en la que se encuentran su gobierno y su imagen pblica.

La coyuntura actual de Obama

La popularidad del presidente Obama, caracterizada por una fluctuacin con permanentes descensos abruptos combinados con austeras recuperaciones parciales, es el fruto de una situacin compleja: an persiste una estructura de la cual el mismo Barak Obama forma parte, que ha restringido notablemente la capacidad de generar rupturas en las formas de hacer poltica desde la Casa Blanca, lo cual hace que a pesar del discurso de cambio que el actual presidente estadounidense mantiene, en realidad se desarrolle en la prctica una continuidad sostenida con el perodo anterior.

El anlisis de la realidad poltica interna actual de los EEUU, permite afirmar que la popularidad de Obama en estos momentos tiene importantes implicaciones respecto a tres temas de carcter interno y que son los que de alguna manera han definido estos 21 meses de gobierno: las consecuencias del manejo de la crisis financiera, las polticas migratorias, y la reforma del sistema de salud.

Consecuencias del manejo de la crisis financiera y el tema del desempleo


La crisis financiera de 2008 se desat de manera directa debido al colapso de la burbuja inmobiliaria en EEUU en el ao 2006, lo que provoc en octubre de 2007 la llamada crisis de las hipotecas subprime. Las repercusiones de la crisis hipotecaria comenzaron a manifestarse de forma grave desde inicios de 2008, contagindose primero al sistema financiero estadounidense, y despus al internacional, generando como consecuencia una profunda crisis de liquidez, y causando indirectamente, otros fenmenos econmicos, como una crisis alimentaria global, diferentes derrumbes burstiles (crisis burstil de enero de 2008 y la crisis burstil mundial de octubre de 2008) y, en conjunto, una crisis econmica a escala internacional.

Esta crisis financiera se ha manifestado fuertemente sobre de la economa estadounidense, la cual se ha evidenciado a travs de varios indicadores, entre los que cabe mencionar que:

a.) El Producto Interno Bruto de Estados Unidos se contrajo un 6,2% en el cuarto trimestre de 2008 (momentos en que la crisis se agudiz) con respecto al trimestre anterior; en 2009 la economa estadounidense registr una contraccin del 2,4%, su peor lectura desde 1946.

b.) La produccin industrial en EEUU en trminos anuales result 10% menor a la observada en enero de 2008; la tasa de crecimiento de la produccin industrial da el porcentaje de incremento anual en la produccin industrial (incluye manufactura, minera y construccin), en 2007 fue del 4,2%, en 2008 fue de 1,7% y en 2009 fue de 2%.

c.) La tasa de desempleo lleg en septiembre de 2010 a alcanzar un 9,6%, lo que implica que en los ltimos doce meses el nmero de desempleados aument en torno a los 5,3 millones de personas, de ellas, aproximadamente 4,4 millones de personas reciben ayuda estatal de algn tipo.

d.) Las ventas de autos y camionetas se contrajeron un 37% en el primer mes del 2009 (Chrysler vendi 55% menos con respecto a enero de 2008, mientras en General Motors la cada fue de 49% y para la Ford de 40%); de igual manera, para las empresas japonesas tampoco fue un buen mes (las ventas de Toyota, Nissan y Honda se redujeron 35%, 29% y 28%, respectivamente); con la cada de enero, las ventas de la industria acumulan 15 meses a la baja; y actualmente la tendencia ha aumentado pero sigue demorando su recuperacin;

e.) El mercado de la vivienda an no ha recuperado su fuerza original, la actividad crediticia an no ha aumentado y la disponibilidad de crdito sigue siendo escasa.

- La gestin de la crisis por parte del gobierno de Obama:

Sectores cada vez mayores de la poblacin estadounidense cuestionan la polarizacin existente entre los beneficiarios directos de las polticaseconmicas emanadasde la Casa Blanca y los afectados por la crisis econmica desde la recesin de 2008. Segn las diversas encuestas que se realizan en los Estados Unidos, la mayora de los estadounidenses piensa que estas polticas han ayudado a grandes bancos, grandes corporaciones y a los ciudadanos ms ricos, al tiempo que se proporciona poca o ninguna ayuda a los pobres, las clases media o pequeas empresas.

En este sentido una de las condiciones que determinan en gran medida la cada de popularidad del presidente Obama son los elevados ndices de desempleo.

Despus de cuatro trimestres consecutivos de contraccin, la economa de EEUU retorn al crecimiento a mediados de 2009, pero a pesar de ello, ms de un ao despus persisten las altas tasas de desempleo. Segn el gobierno, aunque la reactivacin sigue se ha aminorado el ritmo de crecimiento, de una tasa del 3,7% entre enero y marzo a una del 1,6% entre abril y junio. Desde el comienzo de esta crisis, considerada la peor recesin en siete dcadas, EEUU ha tenido una prdida neta de 8,4 millones de empleos, y los analistas economicos calculan que la economa debera crear por lo menos 150.000 empleos mensuales para absorber el crecimiento natural de la fuerza laboral, cosa que est muy lejos de suceder en estos momentos.

Al respecto el presidente Obama dijo: Hay una gran preocupacin por los ocho millones de empleos que se perdieron en el transcurso de estos ltimos dos aos, y tenemos que fomentar continuamente el ritmo del crecimiento econmico para que las personas puedan volver a trabajar. En definitiva, para la mayora de los estadounidenses, sa es la medida para saber cmo est la economa.

La sociedad estadounidense percibe segn estudios sociales desarrollados que la administracin Obama ha beneficiado a travs de sus polticas econmicas, en primera instancia a las grandes bancos e instituciones financieras, en segunda instancia a las corporaciones comerciales de diversa ndole; y en ltimo lugar, se reconoce que las acciones de poltica econmica han sido beneficiosas para los pequeos negocios,para la clase media y para la gente ms pobre.

Ante estas percepciones y conscientes de sus impactos negativos en el potencial electorado que constituye la clase media, el equipo econmico de Obama ha planteado un reajuste de la reforma financiera teniendo en cuenta varios factores encaminados a potenciar la dinmica econmica domstica. En esa lnea, el presidente Obama anunci recientemente recortes impositivos a la clase media y a las pequeas y medianas empresas, en el marco de un plan para promover el crecimiento econmico que se est diseando. Tras reconocer que la economa estadounidense tiene ralentizado su ritmo de recuperacin, Obama seal que estas bonificaciones podran extenderse a la inversin, a la reconstruccin de infraestructuras y al desarrollo de proyectos de energa renovable.

Obama ha asegurado que gran parte de las medidas irn destinadas a las pequeas y medianas empresas, puesto que ha sido en este sector donde se ha producido el 60% de las prdidas de empleo desde el inicio de la crisis. El plan busca generar facilidades para que los pequeos negocios contraten empleados mediante el recorte de ciertos impuestos y entrega de ms crditos.

- El manejo financiero y las elecciones de noviembre:

Obama recibi las calificaciones ms bajas por su manejo de la economa en una nueva encuesta realizada el pasado mes de agosto por la Associated Press-GfK. Segn la encuesta, la gran mayora de los estadounidenses considera malas las perspectivas econmicas de EEUU.

Los electores descargarn su frustracin contra el Partido Demcrata en las elecciones legislativas de noviembre. Cuando falta menos de una semana para los comicios del 2 de noviembre, el 54% de las personas entrevistadas desaprob el desempeo del presidente en materia economa, y el 61% dijo que la economa ha empeorado.

Sin embargo, tres cuartas partes de los encuestados consideran ilusorio esperar una mejora econmica notable en los primeros 18 meses del mandato del presidente. El nivel de aprobacin general sobre Obama permaneci sin cambio, en 49%. Estas encuestas, ponen nerviosos a los demcratas que intentan conservar sus mayoras cmodas en la Cmara de Representantes y en el Senado. "La verdad es que va a tomar algunos aos para que salgamos totalmente de esta recesin. Va a tomar tiempo recuperar ocho millones de empleos", admiti el presidente Obama recientemente mientras haca campaa por los candidatos demcratas en Seattle. "Quien les diga otra cosa slo est buscando su voto".

Polticas Migratorias

Asistimos en la actualidad a importantes desencuentros pblicos entre demcratas y republicanos con respecto a las polticas migratorias a implantar en los EEUU. Sin embargo, analizadas con seriedad, las posiciones sobre el tema migratorio entre republicanos y demcratas, estas no se muestran tan distantes. Hasta ahora, la administracin Obama no ha mostrado ninguna diferencia con respecto a las polticas migratorias de las administraciones anteriores.

Entre los objetivos de la estrategia de seguridad nacional se contempla el de consolidar la reforma integral de la inmigracin, lo que viene a indicar que las polticas migratorias siguen en el contexto de la securizacin diseada en administraciones anteriores y agudizada en la gestin de George W. Bush.

El punto crtico de este proceso de reforma legislativa se encuentra en la imposibilidad de conciliar un rgimen que concibe la seguridad nacional como un tema integral de prevencin mediante acciones penitenciarias y persecutorias severas, frente a un gobierno que sin tomar partido en el tema con solvencia, admite al mismo tiempo que la reforma migratoria es un riesgo pero tambin una alternativa de futuro. La explicacin de esta ambigedad poltica vuelve a situar el tablero de juego en el mbito electoral (que te da y que te puede quitar votos), lo que va conformando una lgica que hasta ahora tiene mucho que ver con el perfil que est caracterizando a la administracin Obama.

- El efecto administrativo de la Ley Arizona SB 1070:

El estado de Arizona aprob una ley que criminaliza a quienes se encuentren en este territorio en condicin de indocumentados. La gobernadora de Arizona, Jean Brewer, firm y por tanto promulg esta ley que ya entr en vigencia. El nuevo ordenamiento legal SB 1070, cuya denominacin formal es Apoya a nuestras fuerzas del orden pblico y los vecindarios seguros tiene varios efectos internos que deben tomarse en cuenta.

Cuando los demcratas y Obama hablan de inconstitucionalidad de la ley SB 1070, de lo que estn hablando no es de la violacin de los derechos de las personas migrantes. El asunto de la inconstitucionalidad radica en la violacin de la precedencia de las leyes federales sobre las estatatales, dado que se legisla sobre materia que concierne al Congreso Federal y se obstaculiza, a travs de esta ley, la actividad de varias instituciones federales, especialmente: la Secretaria de Justicia, el Departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Interna. Por otra parte, ni el estado de Arizona, ni ningn otro, tiene la potestad de regular la actividad del Servicio de Guardacostas y el Departamento de Emigracin de los EEUU, a cargo de tales asuntos. Por todo esto, el contenido de la ley migratoria no es el problema de fondo, lo que se discute es realmente quin adquiere las competencias sobre el diseo, aprobacin y aplicacin de la ley.

Desde esta perspectiva, se presenta una crisis estructural del Estado indita en el pas ms poderoso del mundo moderno. Desde la Casa Blanca preocupa ms el riesgo que este desfase administrativo supone entre las polticas estatales y las federales, as como la extensin que esto tenga hacia otros estados, generando graves consecuencias sociopolticas en la estructura del Estado federal, situacin mucho ms preocupante para ellos que los aspectos graves aspectos nocivos para los y las inmigrantes. Lo que est en cuestin es la arquitectura institucional de los EEUU, nada ms.

Una de las consecuencias inmediatas de la aprobacin de la ley SB 1070 de Arizona es que otros estados han replicado el procedimiento. Legisladores mayoritariamente republicanos en otros 10 estados -Utah, Oklahoma, Colorado, Ohio, Missouri, Georgia, South Carolina, Mississippi, Texas y Maryland- han marcado un camino comn para crear leyes similares a la ley SB 1070. Estas nuevas disposiciones legales dan autorizacin para detener, interrogar y exigir documentos a las personas que los policas sospechen que podran ser migrantes sin documentos. Siendo los indicadores de sospecha el color de la piel, las vestimentas o la lengua hablada por los sospechosos.

La ley de Arizona ha dejado ya sentir sus efectos sobre varias cuestiones. Tendr efecto sobre las condiciones laborales de los inmigrantes, las cuales sern condicionadas, an ms, por los empleadores. La importancia econmica que reviste para EEUU la mano de obra migrante es objetivamente visible. El sueldo que reciben estos trabajadores es visiblemente menor al que obtienen los trabajadores estadounidenses, y resultan relegadas sus demandas laborales, siendo mermada claramente su capacidad de reclamo. La ley generar condiciones para que se vulneren an ms los derechos de los y las trabajadoras inmigrantes, los cuales se vern obligados a malbaratar su trabajo a fin de obtener un empleo y no ser denunciados ante la fuerza pblica; de hecho ya se est empleando una suerte de compra de condiciones a cambio de trabajo.

Por otra parte, el costo social de la persecucin y criminalizacin de los inmigrantes tiene su rostro en materia educativa, sanitaria y de desajuste social debido a la movilizacin que se est dando desde Arizona hacia otros estados de EEUU. Como consecuencia de esta realidad, otros estados estn poniendo en marcha iniciativas que establecen leyes similares a la de Arizona con el fin de detener ese flujo. De generarse un flujo ain mayor de migracin desde Arizona hacia otros estados, estaremos presenciando una especie de efecto colador dentro de EEUU; donde por un lado los migrantes debern repensar no solamente sus nuevas rutas de ingreso al pas, sino encontrar nuevos destinos a partir de este estado fronterizo.

Las polticas punitivas frente a fenmenos sociales propios de una estructura socioeconmica mundial desigual no implican para nada una solucin efectiva del problema de movilidad humana.

El costo fiscal que tendrn que asumir los departamentos de policas y alguaciles para llevar a cabo actividades que hoy en da no les competen, como son detener, procesar y deportar a inmigrantes indocumentados, no solamente ser muy alto, sino que por obvias razones sern recursos que se tomarn de otras partidas presupuestarias, lo que impactar en la calidad de los servicios pblicos en Arizona y dems estados que estn poniendo en marcha estas medidas coercitivas de forma unilateral.

Adicionalmente el tema migratorio tendr una afectacin directa al turismo a nivel local, de hecho ya se promueven diversos mensajes que perjudicarn directamente el nombre de Arizona como destino turstico, afectando severamente a su economa. La Asociacin de Turismo de Arizona dio a conocer recientemente que el sector comenz a experimentar prdidas inmediatas a consecuencia de la ley SB 1070, y afirman que esta ley est pasando de un asunto de migracin a uno de turismo.

Tomando en cuenta estos costos tan altos que tendr la ley anti-migrante cmo podemos explicar su promulgacin? Resulta evidente que los motivos de la promulgacin de la ley SB 1070 son eminentemente poltico-electorales. Arizona hoy es un estado republicano, pero que tena pocas posibilidades de mantenerse as tras el prximo proceso electoral; ello llev a los republicana a desarrollar esta estrategia descabellada con el fin de recuperar a los grupos ms radicales a travs de leyes como esta.

- Qu hay en el trasfondo poltico del asunto migratorio?

El tema de la poltica migratoria en los EEUU esta transversalizado definitivamente por la cuestin electoral, contraponindose el planteamiento republicano clsico frente a una oferta demcrata ambigua.

Para entender esta cuestin, es relevante analizar las actuaciones de Janet Napolitano, Secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos (Department of Homeland Security), adems de las declaraciones y actuaciones del presidente Obama.

Napolitano ha criticado varias veces la ley anti-inmigrante de Arizona, por considerar que desviar recursos federales del combate a crmenes serios como el pandillerismo hacia tareas migratorias. Sin embargo no ha dejado de hablar de la reforma migratoria integral, sosteniendo que la legalizacin de indocumentados no significa una amnista migratoria, sino que implica una serie de sanciones que tendrn que cumplir los inmigrantes. En este sentido, las polticas migratorias que apoya Napolitano no son diferentes, en el fondo, a las que se definen desde las filas republicanas.

Napolitano apoy la prohibicin en Arizona de matrimonios homosexuales, se opuso a las restricciones sobre la propiedad de armas y apoy la pena de muerte. El Partido Republicano recibi gratamente su nominacin a Secretaria de Seguridad Interna cuando el presidente Obama posicion su nombre. Napolitano fue quien despleg la Guardia Nacional de Arizona a lo largo de la frontera con Mxico, ganndose los elogios de los fanticos en contra de la inmigracin. De hecho, Napolitano estableci su fama poltica en Arizona cuando se opuso a la inmigracin y firm como ley la legislacin reaccionaria que facilita el enjuiciamiento de inmigrantes irregulares como delincuentes culpables de delitos mayores.

Como consecuencia de esta coyuntura personal y del lobby poltico directo de la funcionaria Napolitano sobre el presidente Obama, ste firm una ley que militariza an ms la frontera entre Estados Unidos y Mxico. Esto incluye el despliegue de aviones drone sin piloto como los utilizados en Afganistn y Pakistn, para llevar a cabo la vigilancia de los migrantes que cruzan la frontera.

Obama, como explicacin a la firma de la ley de militarizacin frente a las anteriores crticas a la ley SB 1070 dijo: He sido muy claro. Creo que la ley de Arizona fue un error. Y mi Departamento de Justicia est analizando muy detalladamente la naturaleza de dicha ley. Pero comprendo las frustraciones de esa gente de Arizona. El hecho es que durante dcadas pasamos hablando sobre la solucin de problemas en la frontera y no los solucionamos. La verdad es que tenemos centenares de miles de trabajadores indocumentados que vienen del otro lado de la frontera y eso tensiona a la gente".

El presidente Obama ha demostrado un permanente ostracismo frente a la ejecucin de una ley integral que flexibilice las acciones contra los inmigrantes y que plantee una reforma que garantice derechos laborales y derechos de legalizacin a los indocumentados. Su silencio respecto a cualquier va de regularizacin no hace sino poner de relieve que la legislacin de la frontera forma parte de un giro a la derecha del gobierno, en el periodo previo a las elecciones de noviembre de 2010. El Partido Demcrata se prepara para competir con los republicanos en convertir a los emigrantes en chivos expiatorios vanaglorindose de su rcord de persecucin policial e incremento de las deportaciones.

En ese mismo contexto la secretaria de Seguridad Nacional de Obama, Janet Napolitano, compareci recientemente en la Casa Blanca para elogiar la nueva legislacin sobre la frontera por proporcionar recursos permanentes para hacer cumplir la ley y calific esta campaa de cuestin de seguridad nacional. Mientras que Napolitano haca una breve referencia a la reforma de la inmigracin no indicaba un calendario para la promulgacin de dicha legislacin y afirmaba que la cuestin estaba en manos del Congreso.

En otras palabras, habiendo incumplido su promesa electoral de presionar por una reforma legal en materia de migracin durante su primer ao de gobierno, la Casa Blanca de Obama est dejando claro que no har nada para llevar adelante la normalizacin del estatuto de los indocumentados. En lugar de ello, cada vez se aproxima ms a las posiciones de la derecha republicana en materia migratoria, la cual desarrolla notables campaas de opinin pblica en las cuales responsabiliza a los inmigrantes del aumento de la criminalidad, de la desaparicin de empleos y de las amenazas a la seguridad nacional.

Los miedos de Obama en aplicar sus compromisos electorales en esta materia son la consecuencia, sin duda, de que segn las encuestas desarrolladas por los medios de comunicacin estadounidenses, en trminos generales la sociedad estadounidense es favorable a las lgicas implementadas en la nueva ley de Arizona. El 73% de los encuestados dice que se debe exigir a las personas portar documentos para verificar su situacin legal. De igual manera, 67% aprueba que se permita a la polica que detengan a cualquier persona que no pueda demostrar su situacin jurdica, mientras que el 62% aprueba el permitir que la polica indague a las personas que piensan que pueden ser indocumentadas.

La Reforma de Salud. xito o fracaso poltico?

Ya en los noventa el ex presidente Bill Clinton intent llevar adelante una reforma del rgimen de salud, con la implementacin de la cobertura sanitaria universal. Se trataba de una reforma de las mismas caractersticas que ahora propuso Obama y que gener la resistencia de grupos econmicos y del Partido Republicano, que siempre han obstaculizado cualquier intento de intervencin del Estado en esta materia.

Obama se jug su mayor carta poltica con la reforma sanitaria frente a un descenso significativo de su popularidad, an hoy transcurridos ya algunos meses de la aprobacin de esta ley, el tema sigue siendo de gran importancia en la agenda electoral para las prximas elecciones de noviembre de 2010.

Aunque el proyecto inicial del presidente Obama pretenda crear un sistema de salud pblico que competira con el privado, la polarizacin que gener la reforma entre la propia poblacin estadounidense, sumado a la presin de las compaas aseguradoras que vean como podran ser perjudicados sus negocios y las movilizaciones que llevaron adelante movimientos ultraconservadores como Tea Party, lograron que se adoptaran importantes cambios en la ley que han sido interpretados de muy diferentes maneras por los analistas polticos y los expertos en la materia. El sistema se mantuvo finalmente en manos de empresas privadas, aunque con mayor injerencia y control del Estado.

La reforma sanitaria impulsada por Obama incluye las siguientes lneas de accin:

- Nuevas y ms estrictas reglas para las aseguradoras: La propuesta prohbe a las empresas de seguros negar cobertura a personas con enfermedades, dejar fuera a personas cuando enferman o limitar la cobertura de por vida, al igual que restringe la aplicacin de lmites anuales.

- No habr "opcin pblica": Tras una disputa poltica que dur todo un ao, los aliados demcratas de Obama optaron por no incluir un programa apoyado por el gobierno que competira con las aseguradoras privadas, que los analistas y sus defensores de la propuesta inicial de Obama pensaban que era la mejor manera de reducir los costos.

- Nuevos mercados de seguros: En lugar de la "opcin pblica" la propuesta crea nuevos mercados estatales donde los ciudadanos estadounidenses sin cobertura de salud pagada por el empleador pueden adquirir una.

- Requerimientos, subsidios: Por primera vez en la historia de EEUU la mayora de sus ciudadanos debern comprar un seguro de salud o enfrentar multas, y las empresas ms grandes estn expuestas a sanciones si no ofrecen cobertura.

- Beneficios en medicamentos para los ancianos: El proyecto ofrece una devolucin para los ancianos que quedan fuera del pago de medicamentos previsto en el programa Medicare.

Segn datos de los medios de comunicacin estadounidenses, el 58% de la poblacin cree que la reforma de salud les favorece mientras que un 36% piensa lo contrario. De manera paradjica, estas encuestas reflejan a su vez que el 51% de la poblacin cree que la ley ser perjudicial para el Estado, mientras que un 38% cree que la ley es favorable para el pas.

Un dato importante es que la clase poltica se opone al impulso de la ley; lo que permite visualizar que gran parte del establishment poltico "gringo" est ligado al manejo de corporaciones que administran sistemas de salud privados. Adicionalmente se debe tener en cuenta que una porcin significativa del bloque parlamentario demcrata responde a tendencias sumamente conservadoras, y adems han quedado hipotecados por el financiamiento de privados en sus campaas electorales; el tema de la opcin pblica fue condicionado directamente por un sector muy importante de los demcratas, lo que impidi que se aprobase esta condicin.

- Estado de los escaos de cara a las elecciones de noviembre:

El Senado actual est compuesto por 59 demcratas y 41 republicanos. De esos, 44 escaos parecen estar asegurados para los demcratas y 35 lo estaran de igual manera para los republicanos. De los 21 que se estiman en disputa, hay 4 en los que el electorado se inclina a favor de los candidatos del Partido Demcrata y 9 en los que se inclina hacia los candidatos del Partido Republicano. Esta situacin definira que habra 48 senadores demcratas y 44 senadores republicanos. Los 8 restantes aparecen con empate tcnico en las encuestas de sus respectivos estados. Si los demcratas pierden 7 de ellos, los republicanos quedaran con una mayora de 51-49.

Por otro lado, el Congreso est conformado en la actualidad por 255 demcratas, 178 republicanos y 2 vacantes. En las elecciones de noviembre los demcratas tendran 144 representantes asegurados y los republicanos 163. Ahora bien, el electorado se inclina hacia los demcratas en el caso de 51 representantes adicionales y hacia los republicanos en el caso de otros 43 representantes, con lo que quedaran 194 demcratas y 206 republicanos. Los 35 restantes se encuentran empatados en las encuestas. Si los demcratas pierden 12 o ms escaos de esos 35, los republicanos se quedaran con la mayora en el Congreso.

En el caso de las gobernaciones, actualmente hay 26 gobernadores demcratas y 24 republicanos. Siguiendo con el anlisis de encuestas desarrollado anteriormente, 8 pareceran seguros en manos de los demcratas, mientras que 15 lo estaran para los republicanos. Hay 7 gobernaciones en las que el electorado se inclina hacia los demcratas y 11que se inclinan hacia los republicanos, con lo que quedaran 15 gobernaciones demcratas y 26 republicanas. Las 9 gobernaciones restantes estn con empate tcnico segn las encuestas.

A menos de una semana de las elecciones del 2 de noviembre, el panorama luce oscuro para el Partido Demcrata.

El desencanto de los ciudadanos estadounidenses

El desencanto con el gobierno y los polticos ha crecido a niveles sin precedente en los EEUU; crecen la incertidumbre y el pesimismo, as como la desconfianza hacia la Casa Blanca. El fruto de esta frustracin social lo recogen sectores conservadores de perfil antisistmico.

El sentimiento antigubernamental se ha incrementado entre la sociedad, segn encuestas realizadas en el mes de abril, slo el 22% dice confiar plenamente en el gobierno (sondeos del Pew Research Center).

Una vez ms, y siguiendo datos de la prensa estadounidense, se han duplicado numricamente los segmentos de la sociedad que dicen estar muy enojados con el gobierno federal: de 10 por ciento en 2000 a 21 por ciento hoy. El 30 por ciento de los estadounidenses dicen sentir que el gobierno es una amenaza para su libertad personal.

Esta situacin ha dado pie a la construccin del llamado movimiento Tea Party, expresin ultraconservadora que surgi hace algo ms de un ao en protesta por el proyecto de estmulo econmico y que creci en visibilidad en la campaa contra la reforma de salud impulsada por el gobierno de Barack Obama. Est considerado como el sector ms activo del conservadurismo estadounidense, y tiene como finalidad no slo obstaculizar las propuestas de Obama, sino tambin de atacar a polticos republicanos considerados no suficientemente conservadores.

Encuestas recientes del New York Times/CBS News, revelaron que 18 por ciento de los estadounidenses se identifica como simpatizantes del Tea Party; este movimiento poltico podra arrebatar a los demcratas los estados de Illinois, Carolina del Norte y Virginia Occidental en las prximas elecciones.

Para analistas como Noam Chomsky, la situacin es muy similar a la Alemania Weimar, los paralelismos son notables () de igual manera existe un desilusin tremenda con el sistema parlamentario. Segn Chomsky, Estados Unidos tiene mucha suerte de que no ha surgido una figura honesta y carismtica, ya que si eso sucediera, este pas estara en verdaderos apuros por la frustracin, desilusin y la ira justificada y la ausencia de una respuesta coherente.

Fuente: http://www.vamosacambiarelmundo.org/2010/10/barak-obama-contra-las-cuerdas-ante-los.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter