Portada :: frica :: 50 aos de las independencias? africanas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-11-2010

En el 56 aniversario del inicio de la lucha
La ejemplar revolucin del pueblo argelino comenz el 1 de noviembre de 1954

Zehira Houfani Berfas
Mondialisation.ca

Traducido del francs para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


Esta importante fecha en la historia de Argelia firm el acta de nacimiento de una revolucin ejemplar en los anales de los movimientos de liberacin de los pueblos. Fue obra del pueblo argelino contra el abyecto e inhumano orden colonial que en nombre de las grandes potencias borrachas de poder y de conquistas haca estragos entre los pueblos para acaparar sus tierras y sus riquezas. ste fue el sino de tantos pases africanos, entre ellos Argelia, a la que codiciaba el imperio colonial francs.

Sometido por la brutalidad de las armas y encadenado por el odioso Cdigo del Indgena (*) que le despojaba de sus derechos y de sus bienes, el pueblo argelino ha padecido desde la invasin francesa de 1830 los peores abusos del despiadado sistema colonial. Todas sus revueltas de resistencia contra la ocupacin fueron aplastadas en sangre. Pueblos enteros fueron extermiando y los combatienes argelinos fueron asesinados o deportados a islas lejanas, a Nueva Caledonia, sin esperanza de poder volver. El viaje se haca en condiciones atroces, similares a las de los africanos a los que se transformaba en esclavos al servicio de los conquistadores de la Nueva Amrica. Pocos de ellos sobreviviran.

Mientras que se calculaba en unos tres millones de individuos la poblacin argelina antes de la invasin del ocupante francs, en menos de veinte aos el ejrcito colonial la redujo a un tercio. El ejrcito colonial multiplic metdicamente carniceras y masacres con el objetivo de diezmar a las poblaciones autctonas y permitir a los colonos franceses instalarse en los territorios vaciados as de sus habitantes.

El infierno colonial prosigui para varias generaciones de argelinos que vivieron secuestrados y martirizados en su propio pas hasta la independencia en 1962. Sin embargo, obligada por el nuevo contexto internacional de la postguerra y los Acuerdos de Ginebra que prohiban toda forma de trabajos forzados, Francia haba tenido que abolir en 1946 el Cdigo del Indgena en vigor en sus colonias, pero no lo aboli en Argelia, donde el pueblo no deba acariciar en absoluto el sueo de la libertad. Para lograrlo y en nombre de la Argelia francesa, se desplegaron unos colosales medios de guerra sobre el suelo argelino y las filas del ejrcito colonial llegaron a alcanzar los 500.000 soldados para acabar con la revolucin argelina, mientras que antes de que sta se desencadenara haba 40.000 soldados. Francia era muy consciente de que el destino del imperio colonial se jugaba en tierra argelina y se dotaba de los medios para quebrar esta Revolucin e impedir que se lograra la independencia de esta colonia. Pero a pesar de todo su sofisticado arsenal militar, Francia no lograr detener el curso de la historia decidido por un pueblo vido de libertad y el 5 de julio de 1962 Argelia celebr su independencia.

Y si se habla de Revolucin ejemplar es simplemente porque la resistencia y el combate del pueblo argelino desbordaron rpidamente las fronteras del pas para extenderse como ejemplo a otros pueblos colonizados, en particular sus vecinos africanos que sobrevivan bajo la dominacin de los Imperios francs y britnico. Se puede decir que la guerra de liberacin llevada a cabo por el pueblo argelino contra la potencia armada francesa fue un elemento fundamental en el desmoronamiento del edificio colonial francs, cuya crueldad se mostraba al fin a ojos del mundo entero. Esta guerra dur siete aos y caus ms de un milln de vctimas argelinas. Fue una de las guerras ms atroces a las que se entreg el ejrcito colonial francs, un ejrcito tanto ms frustrado en cuanto que acababa de sufrir una amarga derrota en Indochina y, por lo tanto, estaba decidido a rehacerse sobre el cadver argelino para que viviera el mito de la Argelia francesa (**) a costa de cualquier precio y de cualquier medio. Y entre estos medios hubo un amplio abanico de prcticas y de crmenes de guerra que iban desde quemar pueblos enteros con sus habitantes dentro, lo que dio la gloria a los generales franceses desde los primeros aos de la colonizacin (el apogeo del imperio), hasta el sistema de la tortura metdica y brbara de la dcada de 1960 que salpic a los generales que tomaron el relevo y contribuy al declive del imperio colonial (***). Sin embargo, toda esta cronologa de crmenes no impidi a los padrinos del colonialismo rehabilitarlo por la va oficial en Francia adoptando una ley (23 de febrero de 2005) que reconoca sus aspectos positivos, mientras que sus millones de vctimas siguen luchando para lograr que sea reconocido como un crimen contra la humanidad al mismo ttulo que la esclavitud.

Tras 132 aos de crueldad colonial el pueblo argelino poda impregnarse de la luz de la libertad. Por fin es amo de s mismo y puede decidir su destino, al menos eso crea, ingenuamente. Desgraciadamente, las cosas se presentan de manera muy diferente y muy pronto los argelinos se vern confrontados a la adversidad del neocolonialismo. Incluso vencidas polticamente las potencias coloniales conservan una capacidad de hacer dao que resulta igual de fatal para las nuevas y frgiles independencias africanas. Su sistema colonial se transform rpidamente en neocolnial y se despleg como un pulpo, inflitrando sus tentculos en las diversas esferas de los recin nacidos Estados y parasitando todos los proyectos de emancipacin real. En el plano econmico es donde las potencias coloniales decidieron causar estragos sobre todo creando el negocio de una cooperacin completamente especfica destinada esencialmente a garantizar sus intereses despojando poco a poco a las antiguas colonias de su soberana. La evolucin de la situacin, tanto en Argelia como en el resto de frica durante estos ltimos cincuenta aos de independencia, da testimonio de esta voluntad de las grandes potencias de conservar bajo su control las riquezas de estos pases, sobre todo creando disensiones entre los grupos de la sociedad, favoreciendo tanto la inestabilidad y/o la mala gobernanza como la emergencia de dictaduras que garanticen sus intereses en detrimento de su pueblo. No hay ms que pensar en estos dictadores criminales que reprimen a sus pueblos y los matan de hambre, particulamente en frica, saquean sus pases para edificar colosales fortunas personales y se pavonean por el mundo bajo las alas protectoras de las madres patria de antao.

Sin embargo, este injusto statu quo que sustituy al protectorado de hecho por las independencias no poda sobrevivir a las aspiraciones de las jvenes generaciones de africanos que tienen sed de libertad y de democracia. Y en Argelia brama cada vez ms fuerte la revuelta del pueblo al que se ha expoliado de los logros de su Revolucin. En adelante la democracia ya no ser un engao en tierra argelina. Se hace posible gracias a la voluntad del pueblo y al contexto internacional que ha destituido el monopolio de las grandes potencias sobre los asuntos africanos y argelinos. La globalizacin ha permitido la emergencia de otras fuerzas econmicas que favorecen de hecho el advenimiento de un nuevo orden mundial que dar paso al dilogo y la solidaridad entre los pueblos. Diversificando sus intercambios, sobre todo haciendo negocios con nuevos socios econmicos como, por ejemplo, China, Brasil y otros, Argelia y varios pases africanos podrn librarse del dominio de los padrinos del neocolonialismo y construir una cooperacin sana que benefice por fin a su pas. Slo de este modo la independencia argelina, tal como la quiso su ejemplar Revolucin, podr levantar el vuelo y permitir al pueblo argelino vivir en democracia en un Estado de derecho conforme al espritu de la Declaracin del 1 de Noviembre de 1954 que refleja sus aspiraciones.

Zehira Houfani Berfas es escritora.

Notas de la traductora:

(*) El Cdigo del Indgena (publicado 28 de junio de 1881) distingua a los "ciudadanos" franceses (con orgenes europeos) de los "sujetos" franceses (los indgenas). Estos ltimos estaban privados de la mayora de sus derechos polticos.

(**) Segn este mito, entre franceses y argelinos regira una justicia imparcial.

(***) En relacin a las torturas del ejrcito francs, vase la receinte publicacion en castellano de Henri Alleg, La Question, Hiru, 2010, libro en el que se relatan las torturas que padeci el periodista H. Alleg. El libro se public en Francia inmediatamente despus de stas y caus una verdadera conmocin en este pas y en Europa.Ver tambin: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=115862

Fuente: http://www.mondialisation.ca/index.php?context=va&aid=21625

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter