Portada :: Cultura :: Manuel Sacristn: 25 aos de su fallecimiento
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2010

Teora y Prctica. La trayectoria intelectual de Manuel Sacristn Luzn
La revisin heterodoxa del marxismo: la investigacin analtica sobre Marx

Miguel Manzanera
Rebelin

Captulo 17


1. Marx como filsofo de la prctica y como cientfico: la cientificidad en la poltica.

En la dcada de los 70 Sacristn trabaja sobre Karl Marx, dirigiendo la publicacin de sus obras completas por la editorial Grijalbo -publicacin que no se lleg a completar-. Esa labor crtica es un elemento para la constitucin de un programa poltico de transformacin revolucionaria de la sociedad; pero la investigacin ya no se hace desde una analtica fundamentada en las categoras dialcticas, sino a partir de un instrumental conceptual tomado de la filosofa de la ciencia: es el desarrollo del programa heterodoxo comenzado en la etapa anterior bajo la pregunta por la creencia racional.

La consciencia de una situacin de crisis en la teora marxista est unida a la de las transformaciones operadas en el modo de produccin capitalista y al reconocimiento de una nueva problemtica cultural, poltica y econmica en el desarrollo histrico mundial. En el Prlogo a la edicin espaola de la Historia general del socialismo , de J.Droz y otros (Barcelona, Destino, 1976), Sacristn relaciona ambas cuestiones: en una poca con novedades sociales y culturales tan radicales y de implicaciones tan acuciantes como lo son las de estos aos, la cuestin de qu es el socialismo va cobrando tambin importancia prctica directa, importancia poltica (op.cit. 5); y seala el elemento principal de la nueva situacin situacin histrica y del correspondiente cambio de paradigma del marxismo: Hoy, el desarrollo de la ciencia y la tcnica -y, en general, el crecimiento de las fuerzas productivas- por la lnea trazada inicialmente por la civilizacin capitalista es mucho ms problemtico que hace veinte aos (ibid. ). En relacin con el cambio de paradigma que el reconocimiento de esa situacin supone para el marxismo, Sacristn cita a Sicco Mansholt, socialdemcrata holands, y a Wolfgang Harich, comunista de la R.D.A., quien considera terminada la funcin dialctica revolucionaria del desarrollo de las fuerzas productivas originadas en el capitalismo y a postular una vuelta al comunismo igualitario y austero de Babeuf, a propugnar un 'comunismo sin crecimiento' (op.cit. 6). Sacristn habla aqu tambin de crisis de civilizacin (ibid. ) -pensamiento que es central durante sus ltimos aos-, y propugna una vuelta a las fuentes (ibid. ) para afrontar los nuevos problemas. Sacristn realiza esa 'vuelta a las fuentes' mediante su investigacin sobre el pensamiento de Marx.

En noviembre de 1973 Sacristn escribe el artculo Karl Marx de la Enciclopedia Universitas (nn. 131 y 132, abril 1974; ed. Salvat, Barcelona). El artculo es una biografa de Marx en la que el entramado de sus obras tericas y de sus actividades prcticas se muestra en estrecha conexin con las vicisitudes de su vida [1] . Sacristn considera la nocin de alienacin en Marx como un elemento central de la teora marxista. Esa nocin de alienacin -que Marx conoce en sus estudios de Berln a partir de las formulaciones de Hegel y Feuerbach- toma un nuevo significado en la teora marxiana como enajenacin en la actividad especfica del ser humano, el trabajo [2] . A partir de ese descubrimiento de la alienacin en el trabajo, Marx ha estudiado la anatoma de la sociedad , descubriendo por experiencia, empricamente, a travs del trato con lo obreros la base econmica de la vida social (SPMI 291) y la posibilidad de una cultura comunista construida sobre una tica de solidaridad entre los hombres (SPMI 295). Esta experiencia es la base para escribir junto con Engels el Manifiesto comunista en 1848 (SPMI 296), al tiempo que le ayuda a formular las ideas de los Manuscritos de filosofa y economa de 1844 [3] .

Marx ha dilucidado tempranamente el papel de la filosofa como sustituto de la religin en el mundo moderno: filosofa es una proyeccin acrtica, ideolgica, de fines y deseos de los hombres, como la religin (SPMI 289); por eso el programa de Marx respecto a la filosofa consiste en abolirla realizndola y realizarla abolindola. Lo cual significa poner la idea de libertad, en su doble versin de libertad formal o negativa y libertad material o positiva, en el centro de las preocupaciones humanas. Por eso el filsofo se define como un hombre que construye fines y critica datos (SPMI 289). Esta comprensin del papel de la filosofa le permite criticar el socialismo especulativo de Proudhon [4] . En cambio, el Manifiesto Comunista es capaz de adelantar con precisin la previsin de una crisis revolucionaria (SPMI 297) fundndose en una anlisis de las contradicciones de la sociedad capitalista [5] . Esas contradicciones generan las crisis capitalistas, que se manifiestan como epidemia de sobreproduccin (SPMI 300) y que demuestran que las fuerzas productivas han crecido demasiado (ibid. ) para las relaciones de propiedad burguesas: Las relaciones burguesas se han hecho demasiado estrechas para abarcar la riqueza que ellas han producido (SPMI 300).

Estas contradicciones internas presentes en el modo de produccin capitalista ponen la base para una posible superacin del sistema. Sobre esa posibilidad, fundndose en la consciencia de los males capitalistas y apoyndose en las tendencias inherentes al desarrollo de las fuerzas productivas por la sociedad capitalista, la clase obrera puede construir un nuevo orden socialista. Marx ha expuesto estas conclusiones junto con Engels en el Manifiesto Comunista y ha vivido consecuentemente con estas premisas a partir de entonces: Desde 1848 hasta casi su muerte, Marx vivir intensamente los dos planos de su actividad: la fundamentacin cientfica (el arma de la crtica) y la accin revolucionaria (la crtica de las armas) (SPMI 301).

Marx consigui hacer un comunismo cientfico, esto es, fundado crticamente en el conocimiento de la realidad social disponible en su poca (SPMI 302). Sacristn muestra cmo la tarea torica y prctica de fundar el comunismo cientfico que Marx se ha propuesto est entrelazada en la vida de ste con pasiones, entusiasmo y sufrimientos (SPMI 307). El resultado de los esfuerzos de Marx por realizar esta tarea es una sntesis terica de ciencia y finalidad. Entre las caractersticas del modo de pensar marxiano, que Sacristn destaca, est su apasionamiento por la investigacin libre de prejuicios, y tambin la constante dedicacin a la realizacin de una prctica coherente con sus ideas, es decir, una vida que desarrolla prcticamente el contenido de las tesis XI sobre Feuerbach. Esto significa que su abandono de la carrera universitaria no estuvo slo en relacin con los obstculos polticos del momento, sino tambin motivada por su necesidad de coherencia prctica (SPMI 287). Marx ha rechazado tambin convertirse en un periodista bien pagado al servicio de los intereses de las clases dominantes, eligiendo en cambio el exilio (SPMI 289) y llev una vida de pobreza que le situaron junto a su mujer al otro lado de la divisoria entre las grandes clases sociales (SPMI 291). Marx es ejemplo del desclasamiento del intelectual en la sociedad moderna.

En 1976 se publica el primer tomo de El Capital en la editorial Grijalbo, dentro del proyecto editorial dirigido por Sacristn de las Obras completas de Marx y Engels , OME. Sacristn realiza la traduccin y aade una nota editorial en la que muestra haber realizado un estudio erudito de las distintas investigaciones sobre El Capital . Es interesante que su reflexin sobre estas investigaciones no excluye ningn autor importante, independientemente de su filiacin ideolgica. Sacristn se muestra as muy libre de prejuicios y dueo de un amplio aparato crtico. Una segunda forma de excluir la dogmtica es que Sacristn est adems muy atento al modo en que la obra es producida, de modo que reconoce factores accidentales o, a lo sumo, didctico-literarios en la composicin de El Capital (SPMI 406). Subraya adems las frecuentes alteraciones de los esquemas del proyecto de investigacin de Marx [6] : hay temas de investigacin de la economa capitalista que Marx haba destinado a libros posteriores de su trabajo inicial sobre el modo de produccin capitalista que son introducidos por Marx en los libros efectivamente realizados [7] . La distincin analtica de las abstracciones bsicas realizada en principio para la investigacin no se corresponde con la estructura redaccional. Este conocimiento del modo de trabajo de Marx ha de ser til a Sacristn cuando tenga que describir el trabajo cientfico de Marx (en el ensayo El trabajo cientfico de Marx y su nocin de ciencia ) [8] .

En 1978 Sacristn sigue trabajando sobre Marx y sobre el marxismo y produce uno de sus ms importantes obras sobre este tema: El trabajo cientfico de Marx y su nocin de ciencia -conferencia en la Fundacin Miro de Barcelona, 11.11.78-. ste es un estudio de la obra de Marx a la luz de la crisis del marxismo, presente a finales de los aos 70. [9] Sacristn se propone la tarea de restaurar el sentido de los textos de Marx mediante una labor filolgica. La finalidad, expresada al final de la conferencia, es la revisin de la herencia de Marx en inters de las necesidades intelectuales de un marxismo revolucionario para el fin de siglo (SPMI 366). El inters de Sacristn por la renovacin del marxismo parte de la consideracin de que el marxismo contiene la consciencia terica del movimiento comunista, como movimiento de liberacin de la humanidad. Pero el marxismo necesita ser adaptado a las tareas prcticas del movimiento en las nuevas circunstancias histricas de la humanidad, despus de que en las sociedades del Este europeo hayan manifestado su debilidad a la hora de construir una sociedad nueva.

De aqu la doble finalidad del objeto de su conferencia sobre Marx de 1978: desentraar filolgicamente el concepto de ciencia en Marx. En primer lugar, se trata de entrar en polmica con los marxistas que han entrado en crisis por haber considerado a Marx el fundador de una nueva ciencia y que posteriormente se han visto defraudados. Sacristn constata que la crisis del marxismo afecta sobre todo a estos filsofos que valoran especialmente a Marx como cientfico fundador de una nueva ciencia -Althusser y Colletti, entre otros-. Por eso, es importante el punto de vista de la filosofa de la ciencia. Sin embargo, Marx puede ser considerado tambin como filsofo social -escuela de Frankfurt- o como filsofo de la revolucin -Lukcs-; y tambin como una clsico de la economa al lado de otros -Morishima-. Desde esos otros puntos de vista Marx no ha entrado en crisis. Despus de este repaso, concluye Sacristn que Marx es un clsico: que lo es no slo en el sentido de paradigma de pensamiento terico -en particular, cientfico-, sino tambin en el de inspirador moral, prctico o potico (SPMI 320).

Y en segundo lugar, desentraar el concepto de ciencia en Marx debe permitir al movimiento comunista situarse correctamente ante uno de los problemas fundamentales del capitalismo ms avanzado: el desarrollo cientfico [10] . Por ello, Sacristn, adems de analizar el concepto de ciencia en Marx y su aportacin a la ciencia, intenta rescatar un aspecto olvidado de Marx que considera urgente desarrollar hoy en da, Marx como socilogo de la ciencia. De ah que la conclusin de su conferencia sea la de que Marx puede ser considerado como uno de los fundadores de la sociologa de la ciencia (SPMI 365). Sacristn ha dejado apenas apuntado este ltimo tema volviendo sobre l ms adelante, como se ver-, pero ha desarrollado ampliamente su anlisis del concepto marxiano de ciencia.

2. La dialctica como idea metafsica.

La conferencia de 1978 sobre Marx tiene el objetivo de mostrar que Marx trabaja con tres conceptos diferentes de ciencia: el concepto de ciencia normal, science , en el sentido que Kuhn dio al trmino (SPMI 321); el concepto hegeliano de ciencia, ciencia alemana o Wissenschaft ; y el concepto joven hegeliano de ciencia como crtica, Kritik (SPMI 322). [11] Sacristn est especialmente interesado en analizar los dos ltimos conceptos de ciencia, que se superponen a la nocin de ciencia normal, con el fin de mostrar la especifidad del trabajo cientfico de Marx, evitando as los numerosos equvocos que esa especifidad ha trado consigo entre los estudiosos. Sacristn haba definido el marxismo como la filosofa propia de la ciencia, science , en dos sentidos de la expresin 'filosofa de la ciencia': como reflexin complementaria que plantea los fines racionales del gnero humano, y como generalizacin racional de las teoras y las prcticas cientficas ms all de los diferentes mbitos restringidos de su aplicacin -dentro del humanismo sacristaniano de los escritos del primer perodo marxista, aos 59-64-. Ms tarde -escritos de los aos 65-70, marxismo como 'sntesis de finalidad y conocimiento' o como 'reflexin sobre los intermundia' en el ensayo sobre Russell (SPMI 205)-, se radicaliza la idea de marxismo como 'filosofa de la ciencia', entendindolo como crtica de sus presupuestos ideolgicos; el marxismo es concebido tambin como forma de construir un nuevo tipo de conocimiento -a partir de la nocin de Labriola-: lo concreto. Debe considerarse que estas ideas siguen obrando tambin en el ao 78, como subyacentes a lo que en este momento es el eje de su pensamiento: el marxismo como reflexin, sobre la ciencia y fundada en la ciencia, del movimiento comunista para asegurarse la posibilidad de sus fines racionales y universales. Los fines no son ciencia en el sentido de ciencia normal, science , pero por su racionalidad y universalidad -cuando estn construidos racional y universalmente como fines comunistas, pues precisamente el comunismo es la construccin racional y universal de los fines- constituyen la ciencia en el sentido amplio del trmino, Wissenschaft y Kritik . Pero lo que subyace a esa ciencia en sentido amplio es la consideracin de los valores implcitos en la teora, organizados en un sistema de ideas y realizados en las decisiones prcticas; y esos ideales subyacente al trabajo cientfico es lo que Sacristn va a llamar la metafsica que inspira una teora cientfica, esto es, los fines y objetivos que persigue, para los que est hecha.

La conferencia de Sacristn de 1978 comienza por desentraar la nocin de Wissenschaft , derivada de la tradicin filosfica clsica alemana (SPMI 323). Esta nocin de ciencia como Wissenschaft se basa en la idea de que la exposicin cientfica debe mostrar el desarrollo del objeto [12] . El concepto normal de ciencia -derivado del positivismo, por lo que Sacristn denomina tambin al trabajo de la ciencia normal trabajo positivo o sustantivo (SPMI 340)- se fundamenta en la distincin entre la estructura analtica o lgico formal de la teora y su adecuacin a la experiencia sensible; la ciencia intenta establecer legalidades universales cuya validez consiste en su capacidad de resumir una infinidad de datos de la experiencia, que se presentan como momentos aislados en el devenir temporal, abstrados respecto de la complejidad real. [13]

El hecho de que la ciencia como Wissenschaft intente captar el dato como un momento del desarrollo del objeto exige que la lgica implcita sea dialctica -el ser que evoluciona es nico (es el ser), el desarrollo tiene que ser obra de ese ser mismo en desarrollo, el cual slo puede moverse negndose a s mismo, contradicindose, ponindose fuera de s mismo, que es lo que quiere decir alienndose (enajenndose), y medindose de nuevo hacia s mismo (SPMI 326)-, y no analtico formal fundada en el principio de no contradiccin. La caracterstica de esta concepcin es su particularismo epistemolgico, su alejamiento del sentido comn epistemolgico: A diferencia de lo que piensa el sentido hoy comn, el conocimiento de una cosa no parte, segn Hegel, de lo concreto para ir subiendo hacia generalidades abstractas [...] las cosas ocurren al revs, el conocimiento empieza con lo abstracto y asciende a lo concreto (SPMI 325-326).

Marx ha recibido la metodologa de esta nocin de ciencia, pero abandonando la tesis ontolgica idealista, por lo que se ve obligado a tener en cuenta la concrecin material o sensible en su mtodo (SPMI 326). Hegel ha considerado que la comprensin de su desarrollo es la nica forma de entender la ciencia, porque es la nica manera de captar la aprehensin de lo particular o concreto -Sacristn recuerda que la aspiracin al conocimiento de lo singular concreto tiene precedentes spinozianos y leibnizianos (SPMI 328)-. Esa afirmacin de exclusividad de lo cientfico dialctico es coherente con su monismo idealista; pero el idealismo es el verdadero problema de la concepcin hegeliana de ciencia, en cuanto que la ontologa cientfica, en el sentido normal de ciencia, reconoce exlusivamente la existencia del ser material. Por ello, Marx, al recoger la temtica idealista hegeliana de reconstruir el ser concreto singular con la metodologa dialctica, intenta aplicarla a una ontologa materialista propia de lo cientfico. Aqu se encuentra el nudo de la concepcin de ciencia como Wissenschaft en Marx: Al substituir la ontologa idealista de Hegel por otra que l considera materialista, Marx se ve obligado a tener en cuenta la concrecin material sensible en su mtodo [...] La Entwicklung hegeliana se configura as como una composicin o sntesis con arranque emprico, y as queda de manifiesto el elemento ms interesante y sensato de la metodologa hegelina o dialctica: la valoracin del conocimiento sinttico de lo concreto, contrapuesta al lema clsico non est scientia de particularibus (SPMI 326-327).

Sacristn registra adems del materialista otro distanciamiento de Marx respecto de la dialctica hegeliana: la historizacin explcita y problemtica del mtodo (SPMI 329): la pregunta de si existe una correlacin entre el orden lgico ascendente de las categoras, de los conceptos, y su orden histrico (ibid. ). Marx llega a la conclusin de que el orden lgico de las categoras y el orden emprico de su sucesin histrica son rdenes inversos (SPMI 331). Esta pregunta por la relacin entre lo lgico y lo histrico, seala Sacristn, es una cuestin esencial y central para el pensamiento de Marx y tiene en l rango metodolgico (ibid. ), y es el origen de un enfoque cientfico peculiar: La nocin de ciencia econmica coherente con ese enfoque del problema del mtodo no es ni la nocin de ciencia econmica positiva hoy comn ni la nocin de historia positiva hoy comn, sino la nocin dialctica de una ciencia histrico-social sui- generis (SPMI 332).

Este lxico no debe confundir acerca de lo que se considera cientfico, pues Sacristn se cuida de advertir: toda esta cuestin de lo lgico y lo histrico, sin duda importante y de mucho inters, como todas las cuestiones metafsicas autnticas, puede dar fcilmente en extravagancia estril cuando se entiende como asunto de metodologa cientfica (SPMI 333). La sorprendente aparicin de la expresin 'cuestin metafsica autntica' en el texto bien merece una disquisicin. Plantea al menos tres preguntas: qu significa?, cules son las cuestiones metafsicas autnticas? y qu diferencia hay entre metafsica e ideologa? En primer lugar, para enmarcar la respuesta, en Jesuitas y dialctica (1960), Sacristn haba afirmado que en lenguaje marxista dialctica se opone a metafsica y que marxismo y positivismo coinciden en la condenacin de la metafsica -presunta doctrina de aspectos del ser no captados por la ciencia y anterior a sta en fundamentalidad- . Desde el punto de vista metdico, la dialctica sustituye la especulacin metafsica, constituyndose en una generalizacin de los resultados de la ciencia que vuelven a insertarse en la investigacin cientfica. La filosofa como dialctica es una reflexin de segundo grado, reflexin sobre el saber cientfico, tal como lo ha expuesto Sacristn en su polmica con Gustavo Bueno. La oposicin de dialctica a metafsica planteada por Jesuitas y dialctica (1959) no puede ser entendida, a la luz del texto de 1978, El trabajo cientfico de Marx y su nocin de ciencia , ms que como una sustitucin de la segunda por la primera -puesto que la nocin de metafsica incluye la de dialctica: la dialctica como 'cuestin metafsica autntica-: esa sustitucin sera la eliminacin del carcter esttico y eterno de la metafsica por la afirmacin de la realidad como proceso en permanente desarrollo. Adems la dialctica es precisamente la ley del desarrollo, que es la nica manera de hacer ciencia de singularidades como son la sociedad o la persona. Por otra parte, dialctica es la sntesis de experiencia cientfica e intencin emancipadora en el programa poltico de la clase que lucha contra la explotacin y la alienacin, frente a la aberrante direccin poltica de la sociedad por la burguesa.

Pero Sacristn ya no ve en 1978 esa sustitucin de metafsica por dialctica como posible. Veamos por qu. Ms adelante, en este mismo texto de 1978, Sacristn vuelve a la carga sobre la cuestin metafsica: Pero Marx mismo, para el que quiera retratarlo y no hacer de l un supercientfico infalible, ha sido en realidad un original metafsico autor de su propia ciencia positiva; o dicho al revs, un cientfico en el que se dio la circunstancia, nada frecuente, de ser el autor de su metafsica, de su visin general y explcita de la realidad (SPMI 364-365). Hay un papel de la filosofa que Sacristn ha subrayado: reflexin sobre el conocimiento, epistemologa. Pero adems ahora exige que la filosofa sea la exposicin de los valores, y eso es en definitiva la metafsica. Es importante dejar clara la visin subyacente a la ciencia social, explicitar los valores que la inspira, como forma de evitar la ideologa y la falsa conciencia.

La mencin de Leibniz a continuacin en el texto -de entre todos los precursores de Marx, aqul con el que ste tiene ms parentesco desde este punto de vista es Leibniz (SPMI 365)- es una indicacin fundamental para responder la cuestin de cul es la metafsica los valores e ideales- que inspiran a Marx, y remite a la investigacin de Scholz sobre la metafsica como ciencia rigurosa. La sorprendente reaparicin del trmino metafsica despus de la crtica de la concepcin del mundo est relacionada tambin con el reconocimiento del valor de la especulacin en el trabajo de Agnes Heller y supone el reconocimiento de que lo especulativo no es necesariamente ideolgico. Lo ideolgico viene a ser, segn Sacristn, la falsa consciencia: la posicin de fines no explicitados que interfieren en la investigacin cientfica; es definitiva la confusin entre las metas y los medios que se utilizan para alcanzarlas. Metafsica es en cambio explicitacin de las cuestiones fundamentales; por tanto, lo contrario de la ideologa, a condicin de que sea una cuestin autntica, esto es, que plantee problemas reales acerca de la fundamentacin categorial por la finalidad y la experiencia -lo que remite a la problemtica existencialista de la verdad como proyecto y futuricin, pero tambin al conocimiento cientfico de la realidad-. En el texto hay una condena implcita de la negacin de la metafsica por el positivismo como posicin ideolgica, ocultacin de los fines y de las cuestiones fundamentales implcitas en la prctica del cientfico: ideologa del final de las ideologas.

Lo metafsico viene a estar relacionado as con la pregunta por la racionalidad, con la cuestin de la creencia racional, su posibilidad y su alcance, que se constituye en tema vertebral de la reflexin de Sacristn y aparece explcitamente en 1967 como tal cuestin, cuando al desechar la nocin de concepcin del mundo por su carcter ideolgico tropieza con la necesidad de fundamentar racionalmente el programa poltico del comunismo cientfico [14] . Esta pregunta tambin haba surgido el ao anterior -1977- cuando tiene que afrontar el dilogo con los cristianos; en general, la cuestin se plantea tambin siempre que Sacristn debe afrontar la discusin con otra corriente de pensamiento, sea sta el positivismo o alguna otra forma de irracionalismo que en definitiva cuestione o limite el sentido de la racionalidad humana-. La metafsica en el pensamiento de Sacristn -se ha de concluir- es el campo de disputa sobre el sentido, o el sinsentido, de la racionalidad ms all de la ciencia -es decir, si hay racionalidad concreta, si el mundo puede ser racionalmente interpretado, si los ideales pueden formularse racionalmente y los criterios de evaluacin tienen una racionalidad propia-. Racionalidad es explicitacin crtica de las finalidades por las que se orienta cualquier prctica concreta, donde crtica quiere decir continua reinterpretacin de la creencia a la luz de la experiencia.

Lo que Jesuitas y dialctica planteaba es que las cuestiones metafsicas autnticas son tratadas por la dialctica en la modernidad; [15] pero ha sido precisamente la necesidad de construir un marxismo epistemolgicamente fundado, lo que ha desbordado esa concepcin [16] : la metfora de la epistemologa aristotlica sobre el alma y las cosas es una indicacin de que las cuestiones metafsicas autnticas no se reducen a la dialctica -al menos mientras la dialctica, como sustituto de la metafsica o forma moderna de la metafsica, no sea capaz de presentar una epistemologa coherente-. [17]

Lo cientfico positivo est dirigido por una finalidad explicitada por la metafsica de Leibniz: consiste en construir los hechos en los que todos los seres humanos pueden ponerse de acuerdo, constituir un sentido comn universal de la especie [18] . El trabajo dialctico comprende esa universalidad como histricamente constituida -como resultado de un proceso histrico que origina las categoras lgicas, el conocimiento a priori como producto de la experiencia histrica colectiva de la humanidad como especie y como emergencia del ser social-. Por otro lado, la metafsica de Leibniz trata de singularidades, las mnadas, que deben ser conocidas de forma racional, como conteniendo en s el universo entero, que es otra singularidad el microcosmos y el macrocosmos tienen la misma estructura-. En este sentido, Sacristn puede estar pensando en aquella afirmacin de Marx segn la cual la meta de la historia es una sociedad donde el desarrollo individual sea condicin del desarrollo social, y a la inversa el desarrollo social la condicin del desarrollo individual, una sociedad reconciliada con los individuos que la componen.

Pero por otra parte, el problema planteado de una metafsica en sentido dialctico podra verse as: son los valores un factor variable en funcin de la coyuntura histrica, o son elementos permanentes de la historia humana? El comunismo y con l Sacristn tambin-, plantea que los valores son permanentes, pues comunismo es el estadio primero y original de la especie humana su horizonte irrebasable en palabras de Sartre-, y es por eso el elemento ideal determinante de la historia como aspiracin de las clases subalternas. No puede dejar de verse en esta problemtica de la perdurabilidad de los valores, la idea joseantoniana de los valores eternos, si bien ste mistifica completamente la cuestin. El estudio dialctico de la historicidad responde a la necesidad de adaptar la racionalidad comunista de los fines, en la nueva sociedad caracterizada por el desarrollo de las fuerzas productivas, no a una modificacin del sistema bsico de los valores.

El fracaso del programa marxista en el siglo XX plantea la cuestin de investigar sus fundamentos y ste ha de ser el sentido de la reafirmacin de la metafsica por Sacristn desde 1978: el pensamiento dialctico, es decir cientfico-social, an no ha sustituido a la metafsica, incapaz, como ha sido, de constituir un nuevo mundo a causa de su insuficiencia. La sntesis racional an no es posible -y ms adelante ese pesimismo se profundizar: 'no hay casi nada racional en lo real' y la dialctica es un proceso inconsumable, dir el Sacristn de mientras tanto -. Hay que hacer de la metafsica una dialctica -se podra aadir-, pero antes hay que reconocer todas las cuestiones metafsicas autnticas como tales para proceder a su reconversin dialctica. Pero a falta de una objetividad suficiente en la postulacin de una realidad dialctica como forma racional de lo humano histrico -es decir, que el proceso histrico de formacin de las categoras lgicas a priori como sentido comn de la especie es an insuficientemente maduro-, Sacristn se ve obligado a defender un voluntarismo tico que plantea esa posibilidad de racionalidad como meta a conseguir. Mientras tanto, lo que Sacristn s ha hecho es la crtica de la insuficiencia cientfica del modo de operar marxiano respecto de la cuestin: los vicios hegelianos de insuficiencia de la abstraccin lgica para que lo cuasi-lgico se pegue bien a lo histrico (mala lgica) y excesiva logificacin o racionalizacin de la experiencia para que sta resulte lgicamente necesaria (mala empiria) (SPMI 333).

Se ve aqu que la insuficiente crtica epistemolgica lleva a confundir lgica y empiria. Pues si es cierto que los datos empricos estn predeterminados por las categoras lgicas, como seal Kant, no menos cierto es que el anlisis debe llegar hasta sus ltimas consecuencias crticas antes de atreverse a postular una sntesis a priori . De aqu la cita de Leibniz como precursor de Marx antes que Hegel: se trata de la necesidad de un anlisis lgico suficiente de las categoras formales, previo a cualquier sntesis terica. A falta de esa sntesis terica, que Sacristn no llega a conseguir, l aboga por una prctica poltica que se constituya en sntesis concreta como actividad racional crtica -cf. cita de carta a Jos Mara Ripalda, 27.10.84 (MT 30-31, 129), donde se deja abierta la posibilidad de la sntesis y plantea, mientras tanto , la tarea crtica prctica: ciencia, poltica e interioridad integradas en el individuo que obra -.

Este es el programa heterodoxo del Sacristn final: la acotacin de la racionalidad desde presupuestos pre-marxistas pero con la vista puesta en la finalidad comunista del gnero humano -sin que eso signifique renuncia a volver a encontrar los presupuestos marxistas de la racionalidad en el camino que lleva a la reconstruccin de la posibilidad del comunismo-.

3. La dialctica en Marx como introduccin del punto de vista poltico en la ciencia.

La exposicin de Sacristn de 1978 avanza en el sentido del desarrollo histrico de las ideas marxianas en su relacin con la nocin de ciencia como Wissenschaft . As pues, la contradiccin entre metodologa cientfica y dialctica es propia del pensamiento de Marx en la exposicin del mtodo dialctico en 1857, que Sacristn toma de los Grundrisse (SPMI 328). La aclaracin de esta problemtica se hace mediante la exposicin del mtodo dialctico en 1873, en el Eplogo a la segunda edicin del libro I de El Capital , cuando Marx repasa las crticas hechas a la primera edicin de su libro: Marx intenta allanar esas discrepancias entre los crticos con una distincin entre el mtodo de investigacin y mtodo de exposicin (SPMI 334). Ahora bien, esta distincin, advierte Sacristn, no es la que existe entre heurstica y didctica (SPMI 335), pues la dialctica no se ha entendido nunca, ni antes ni despus de Hegel, como instrumento didctico (ibid. ). Antes bien, Marx refiere que la dialctica es mtodo de elaboracin y la aspiracin de esta elaboracin dialctica es representar adecuadamente el movimiento real de tal modo que la vida del material se refleje idealmente (ibid. ) [19] . En el anlisis del texto, Marx descubre el carcter metodolgicamente redundante de la presentacin dialctica (SPMI 336), aadiendo a continuacin que esa redundancia lo es desde el punto de vista de la ciencia, no en el conjunto de la obra de Marx (ibid. ). La aguda observacin de Sacristn deja constancia, adems, que con ello el mtodo marxiano tiene mucho que ver con el mtodo de trabajar del artista (ibid. ). Eso significa que la dialctica es la exposicin de los valores dentro de la teora cientfica, lo que como se ha visto es imprescindible para evitar la construccin de teoras sociales ideolgicas.

El sentido de la presentacin dialctica, redundante en el sentido de la ciencia normal, es explicado por Sacristn del siguiente modo: Toda teora cientfica tiene una relacin con la prctica. Se puede llamar tecnolgica a esa relacin [...] En el caso de Marx existe, sin duda, esa relacin tecnolgica con la prctica que tiene lo cientfico en sentido normal. Pero adems existe otra relacin, como es bien sabido: una relacin poltica directa, la cual es precisamente servida por la elaboracin dialctica, por la reconstruccin de la realidad como un todo sistemtico individualizado, una reconstruccin que intenta hacer asible el complejo objeto de la actuacin poltica (SPMI 337).

Se trata de hacer ciencia social en toda su complejidad el sujeto y el objeto del conocimiento coinciden de modo que no se puede abstraer la finalidad de la investigacin cientfica, la ciencia social es inmediatamente poltica-. Esa relacin con la poltica de la dialctica se basa precisamente en su capacidad para reconstruir lo concreto singular, pues la situacin en la que se debe intervenir polticamente es histrico-concreta y debe ser captada en toda su peculiaridad singular, al tiempo que sistemtica o cientficamente [20] .

Sacristn interrumpe aqu su anlisis del concepto de ciencia como Wissenschaft , para pasar a considerar la inspiracin joven hegeliana en Marx, la idea de 'ciencia como crtica' (SPMI 338). Sacristn resume as esta idea de ciencia: desde el punto de vista joven-hegeliano hacer ciencia es enfrentarse con la construccin cientfica preexistente y criticarla (SPMI 339). La crtica de la ciencia preexistente es la primera forma de la poltica en la ciencia. Pero el concepto joven hegeliano de ciencia como crtica es un obstculo opuesto a la investigacin emprica y a la positividad cientfica (ibid. ). Segn afirma Sacristn la idea de ciencia como crtica est muy presente en la obra de Marx no slo durante los aos 1840 [...] sino tambin, aunque ya compensada por una mole de estudios ms positivos, durante la dcada de 1850 (ibid. ) y fija en 1858 la fecha en que Marx haba abandonado la identificacin joven-hegeliana de ciencia y crtica [...] distinguiendo entre el tratamiento positivo -el tratamiento real, como l deca- y el tratamiento crtico, el estudio de la literatura (SPMI 341) [21] .

Pero esta separacin entre la tarea crtica y la sistemtica no significa el abandono de la primera por la segunda. El Capital se subtitula Crtica de la economa poltica . Con este fundamento, Sacristn ha aadido este anlisis del concepto de ciencia como crtica a los dos conceptos de ciencia tradicionalmente reconocidos en Marx, las nociones de ciencia positiva y ciencia hegeliana. La causa de esa tesis sacristaniana hay que buscarla en su sensibilidad hacia la crtica de la cultura como fundamento del humanismo. Pero cul es su sentido? La nocin de ciencia como crtica se une a la nocin de Wissenschaft para introducir la idea de globalidad como programa terico (SPMI 342). La tarea propia de la crtica es introducir la valoracin en la sntesis.

Pero adems, Sacristn entiende que esa investigacin crtica de las nociones cientficas en funcin de su coeficiente histrico, sita en Marx el origen de la sociologa de la ciencia, disciplina que toma una importancia crucial en el Sacristn de los aos 80. Pues una investigacin de estas caractersticas habra de ser una de las bases para la intervencin poltica en la ciencia [22] . Sacristn seala que en este aspecto de la sociologa de la ciencia la influencia predominante en Marx ha sido la de Ferguson y los socialistas ricardianos (SPMI 366). La afinidad de este aspecto del trabajo marxiano con la sociologa de la ciencia -la filosofa de la ciencia ms actual, como es la de Kuhn- permite la caracterizacin del trabajo cientfico de Marx como encuadrable en la categora kuhniana de paradigma (SPMI 343) [23] , lo que da una actualidad inesperada al trabajo cientfico de Marx, expuesto en los trminos de Sacristn. El final de la conferencia apunta que la sociologa de la ciencia debe convertirse en campo de estudio para los marxistas en dos vertientes: como crtica de la ideologa y como consideracin, crtica y no demasiado optimista, de la ciencia como fuerza productiva. Ser en efecto el programa de investigacin del ltimo Sacristn

La nocin hegeliana de ciencia como presentacin sistemtica del todo es la responsable del tipo de trabajo terico que representa El Capital . Sacristn se muestra de acuerdo con la caracterizacin de Maurice Dobb -Marx seal al anlisis econmico unos lmites ms amplios que los del anlisis del equilibrio de mercado (cit. en SPMI 344)- y de R.L.Meek -La nica crtica que se le puede hacer [a la teora del valor de Marx] es [...] que para nuestros fines actuales es innecesariamente compleja y refinada (cit.en SPMI 345)-. En sntesis la descripcin de la nocin de ciencia en Marx queda como sigue: La nocin marxiana de sistema o teora contiene, desde luego, la aspiracin a un ncleo terico en sentido cientfico-positivo, formalizado o formalizable [...]; pero tambin le es esencial una visin histrica y prctica cuya unin con el ncleo terico en sentido estricto origina un producto intelectual que no es completamente ciencia positiva aunque, al mismo tiempo, intenta no ser especulacin. Se trata de una nocin de sistema cientfico que procede de la epistemologa hegeliana de la globalidad y la corrige -intentando despojarla de especulacin- mediante la recepcin del principio positivo de la ciencia normal de la poca y la del principio prctico del movimiento obrero coetneo (SPMI 345).

Sacristn descubre que el estudio de Hegel por Marx a finales de los aos 1850, es lo que le ha permitido a ste ganar la nocin de ciencia como sistema (SPMI 335), pero aade que la dialctica hegeliana ha dejado un poso de errores en la obra de Marx, quien no ha sido capaz de depurar completamente la dialctica de su carga especulativa en Hegel (SPMI 346) [24] . A pesar de los errores a los que Marx se ha visto inducido por el hegelismo (SPMI 351-354), Sacristn finalmente concluye: Seguramente hemos repasado suficientes aspectos de la mala influencia del hegelismo en la filosofa de la ciencia de Marx (tras haber considerado sus influencias buenas) para arriesgar un balance. Un balance favorable [...] (SPMI 355).

Sacristn fundamenta este balance favorable en que ha sido la dialctica hegeliana [...] la que ha enseado a Marx sistematicidad y, por este medio, le ha dado sistematicidad para la teora (SPMI 361). Sin embargo, Sacristn todava tiene que descubrirnos que el error fundamental de la filosofa de la ciencia de ascendente hegeliano es el confusionismo que introduce en la investigacin un determinado modo de entender la dialctica [25] . El error consiste en haber olvidado las cuestiones elementales de lgica que son fundamentales para la prctica cientfica. Pero la dialctica no necesita prescindir de la lgica formal, sino complementarla. Pues, como hemos visto, la dialctica no es mtodo de investigacin, ni mtodo didctico de exposicin, sino una forma de elaboracin de la exposicin, elaboracin que se superpone a lo propiamente cientfico positivo haciendo posible la utilizacin, en la decisin poltica, del material emprico reconstruido sistemticamente. Lo que hace de la dialctica un mal instrumento terico es su utilizacin en funciones que competen a la lgica formal, es decir, las funciones de analizar la estructura de las teoras cientficas: esa metodologa de las contraposiciones que toman de uno u otro proceso o movimiento es una metodologa nmada, inexacta, pre-terica, con slo un marco general filosfico no realizado positivamente (SPMI 358).

Dialctica como elaboracin terica para la decisin poltica no es una metodologa de las contraposiciones sino esfuerzo sinttico por captar el objeto singular histrico, las sociedades concretas en su devenir histrico; esta captacin se debe hacer mediante una operacin sintetizadora de los conocimientos cientficos elaborados con la metodologa propia de la ciencia, es decir, partiendo de las abstracciones cientficas: dialctica como ascenso de lo abstracto cientfico al mundo humano concreto y real -este era el sentido de dialctica que Sacristn haba extrado de Lenin-. Luego, esa construccin de la totalidad histrica concreta viene unida a la valoracin que nos sugiere a la luz de los ideales comunistas de las clases subalternas, de modo que a partir de ese anlisis se pueda tomar la decisin poltica.

El tema de la dialctica habra sido el problema de la constitucin del sujeto revolucionario en la historia. Pero es confuso hacer coincidir en una nocin nica dos aspectos diferentes de esa constitucin: la elaboracin sinttica del programa poltico que ha de asumir el sujeto revolucionario, y que en cierta manera lo crea, al separar de la inercia material del desarrollo inhumano, el colectivo humano que lucha por imponerlo como programa del desarrollo histrico de la humanidad -lo que es la constitucin de un sujeto humano de la historia-, por un lado; y la gnesis objetiva de un sujeto revolucionario en el interior del desarrollo contradictorio del proceso histrico, en funcin de intereses contrapuestos de las distintas capas sociales, lo que sera el objeto de la dialctica como metodologa de la contraposicin, por otro. Pues la identidad del sujeto revolucionario con el objeto de su accin que es la sociedad, es el desideratum de la dialctica, pero no puede darse por supuesta, salvo caer en la falacia idealista. De modo que no se puede esperar tranquilamente a la puerta de casa para ver pasar el cadver del enemigo segn reza el refrn rabe-, pues todo est an por hacer y la entropa exige una intervencin activa en los acontecimientos histricos y naturales.

La observacin de que el proceso histrico desmenta las previsiones del marxismo oficial le confirm en el rechazo de cualquier teleologa objetiva al modo hegeliano -es decir, el segundo aspecto 'objetivo' de la creacin del sujeto humano de la historia-, teleologa a la que se senta poco atrado por propia vocacin. Por eso, al sesgo epistemolgico y cientista de su concepcin de la filosofa aadi un voluntarismo poltico; la subsuncin del primer concepto de lo revolucionario bajo la denominacin dialctica es la elegida por Sacristn. En una definicin precisa y rigurosa de dialctica, la nocin sacristaniana de la misma se corresponde con la de ascensin de lo abstracto -las nociones cientficas abstractas- a lo concreto -la sociedad histrica singular- en la constitucin del programa revolucionario.

Ahora bien, esa posicin de fines subjetiva que se plasma en el programa poltico, arraiga en la historia a travs de la contradictoriedad objetiva del desarrollo humano en las condiciones actuales de la alienacin, como se ha visto por el anlisis poltico de la Universidad [26] . Pero la persistencia del capitalismo muestra la inercia de los procesos histricos, adems de que el sistema tiene su propia funcionalidad -tanto como genera disfunciones-: la dialctica representa la contraposicin de una idealidad subjetiva de los fines humanos universales con la realidad humana histrica, y slo secundariamente -como proyeccin de esos fines en la realidad humana histrica y en la medida indeterminada en que esos fines son inmanentes al desarrollo de la especie- una contraposicin real en la sociedad capitalista. Por eso, no hay determinacin a priori del proceso: la resolucin poltica de la crisis ser progresista o supondr un regreso a situaciones histricamente superadas en funcin de la capacidad poltica de las clases en lucha, en funcin de que el sujeto de la revolucin haya sido cientficamente construido o no, a travs de la intervencin poltica cotidiana.



[1] La formacin cultural de Marx en su adolescencia est en dependencia de las caractersticas de su familia -padre judo bautizado, jurista, de formacin ilustrada- y de sus relaciones con la familia de la que llegar a ser su mujer Jenny von Westphalen. Por eso, el Marx joven ha tratado la cuestin juda, ofreciendo una solucin ilustrada: que los judos abandonen su aislamiento como comunidad minoritaria cerrada. Marx proclama que la alienacin no es algo sufrido slo por los judos, sino un mal caracterstico de todos los grupos e individuos de la sociedad moderna (SPMI 279). A partir de ese reconocimiento, Marx dedica su vida a descubrir los caracteres de universalidad del genro humano y emprender una lucha por la construccin de una humanidad que haya superado aquellas condiciones de la sociedad moderna que producen la alienacin, es decir, una lucha por la sociedad comunista (SPMI 280).

[2] Esta alienacin bsica, la alienacin del trabajo, se generaliza y se agudiza en el capitalismo, la organizacin social que convierte en mercanca, en cosa ajena al trabajador [...] -es el correlato social de la completa mercantilizacin de la vida, de su alienacin extrema (SPMI 288-289).

[3] Esto da pie a Sacristn a reformular su nocin central de la sntesis veritativa como programa poltico: unos objetivos polticos obtenidos mediante la crtica filosfica de la sociedad, y con intentos de fundamentacin cientfica de la realizabilidad de esos objetivos, intentos realizados mediante una crtica de la economa (SPMI 292). Esa frase que manifiesta el contenido de la actividad terica de Sacristn: la crtica de la cultura como medio de descubrir los fines inmanentes de la especie y la reflexin sobre la ciencia que pone los medios para realizar esos fines.

[4] La miseria de una doctrina revolucionaria puramente especulativa, sin conocimiento cientfico, consiste en que no puede pasar de una definicin vaga de sus objetivos. No puede mostrar la realizabilidad de stos, ni descubrir el agente que mueve la sociedad hacia ellos (SPMI 296-297).

[5] Sacristn repite el esquema de la crisis capitalista que haba utiliza parado analizar la crisis de la Universidad en el texto sobre el movimiento de PNN y en sus conferencias del ao 70, en donde haba sealado la estrategia bsica del movimiento comunista: el desarrollo de las contradicciones: Lo que posibilita la superacin de la sociedad capitalista es la contradiccin entre la tendencia a incrementar las fuerzas productivas y las relaciones de produccin (las relaciones en que entran los hombres divididos en clases) que son el marco en el cual se mueven aquellas fuerzas (SPMI 299). A esa primera contradiccin se aade una segunda entre produccin colectiva y apropiacin privada de la produccin: [...]los trabajadores son como miembros de un organismo colectivo que es el verdadero productor; sin embargo, las relaciones de produccin capitalistas no son nada socializadas, sino individualistas y privatistas (SPMI 300). Esa idea haba sido ya mencionada por Sacristn tambin en sus anlisis de la problemtica universitaria (vd. Studium generale para todos los das de la semana , SPMIII 40).

[6] [...] una de las principales causas de las alteraciones de esquemas de Marx es que ste empieza por poner como apartados puntos de vista que luego se funden unos con otros sin diferenciacin redaccional (SPMI 384).

[7] [...] esa reduccin del esquema o plan ha sido acompaada por un enriquecimiento del material y los temas incluidos en el esquema reducido: no se puede ignorar, en efecto, que el texto ltimo del libro I y de los manuscritos de los libros II y III contienen numerosas e importantes incursiones por temas de la competicin, etc., es decir, por temas de otras partes e incluso otros libros del plan de los Grudrisse (SPMI 391-392).

[8] En este ensayo explica Sacristn que el modo de exposicin es dialctico, mientras que la investigacin se realiza bajo presupuestos analticos. La no correspondencia de la investigacin y la exposicin, entre el anlisis y la forma dialctica, tiene su correlato en la descripcin de 1959, en el prlogo a Revolucin en Espaa , del principio metodolgico marxiano segn el cual no hay coincidencia entre la investigacin y la fundamentacin. El anlisis categorial, que da pie a la investigacin, parte de la abstraccin del objeto real segn puntos de vista constitutivos del objeto formal. La fundamentacin terica aparece en la exposicin dialctica; pero 'fundamentacin' en 1959, poca en la que Sacristn publica la tesis sobre Heidegger y escribe el prlogo a Revolucin en Espaa , quiere decir finalidad subjetiva del proyecto segn la ontologa existencialista del Dasein . De aqu, que en una comprensin analtica despojada de la ontologa existencialista en 1976, haya preferido hablar de 'exposicin' para indicar la intervencin de la finalidad poltica en la organizacin del material cientfico.

[9] Sacristn trabaja bajo la inspiracin de la idea de que entre las varias cosas buenas que se puede sacar de una situacin de crisis, de cambio de perspectiva, est la posibilidad de restaurar el estudio de las ideas sobre una buena base histrica (SPMI 320).

[10] Ernest Mandel ha analizado el sistema econmico de los ltimos 30 aos bajo la denominacin de 'capitalismo tardo' considerando que el hecho de que la ciencia haya pasado a ser una fuerza productiva directa, es consecuencia de la transformacin de las condiciones de funcionamiento del modo de produccin capitalista. Pero la investigacin de Sacristn sobre la ciencia tiene su raz en el filsofo ingls John D.Bernal (citado en Filosofa 1958 y Tres notas sobre la Alianza impa ), quien habl de la revolucin cientfico-tcnica y utiliz las ideas de Marx sobre la ciencia para caracterizar la nueva evolucin capitalista. Sacristn conoca tambin las obras del investigador checoslovaco Radovan Richta -cf. La revolucin cientfico-tcnica (Madrid, ZYX, 1971) y La civilizacin en la encrucijada (escrito durante la Primavera de Praga; publicado en Madrid, Artiach, 1972)-, donde se manifiesta la percepcin de la revolucin tecnolgica computacional que el capitalismo ha sido capaz impulsar en el siglo XX.

[11] Es tentador comparar estas tres formas de la nocin de ciencia en Marx, con tres metodologas propias de la ciencia social: el mtodo hipottico-deductivo copiado de las ciencias naturales, science por ejemplo, la teora del mercado-, el mtodo funcional, Wissenschaft , estudia estruturas holistas y est tomado de la biologa recurdese la admiracin de Marx por Darwin-, y el mtodo intencional, Kritik , desarrollado recientemente en la teora de juegos.

[12] La idea de fundamentacin como desarrollo, en vez de como deduccin o como validacin emprica, expresa la conviccin de que la argumentacin acerca de algo no debe ser una cadena de razonamientos indiferentes a la cosa, sino que ha de consistir en la exposicin del desplegarse de la cosa misma (SPMI 323).

[13] Los datos de la experiencia se toman en forma cuantificable y como dados aproblemticamente segn el principio de identidad del ente consigo mismo; estos datos se relacionan con la teora en forma de condicional segn el principio de no contradiccin. El problema al que se enfrenta esta concepcin de la ciencia es el de la relatividad o contingencia de las formulaciones cientficas; de aqu que, desde mediados del siglo XX, se haya adoptado siguiendo a Kuhn una concepcin historicista de la ciencia, segn la cual se entiende la ciencia normal como conjunto de procedimientos o reglas de aplicacin prctica, que, apoyadas en nociones tericas, son aprendidas y cultivadas segn una tradicin.

[14] La propia racionalidad cientfica estara fundamentada en una nocin metafsica, si consideramos la mencin de Leibniz en el texto como elemento importante de la interpretacin: Scholz ha mostrado la metafsica de Leibniz como la fundamentacin de la lgica que a su vez constituye la investigacin de los fundamentos de la ciencia. En definitiva aqu aparece el fantasma de Heidegger y su crtica a la metafsica, como forma de la racionalidad humana.

[15] Por poner un ejemplo, desde el punto de vista de las ciencias positivas, el materialismo dialctico es un emergentismo -segn el Diccionario de Filosofa de Jos Ferrater Mora, vol.3., Madrid, Alianza, 1979, 2126-, en el sentido de que plantea la ley dialctica de transformacin de la cantidad en cualidad, es decir, la aparicin de nuevas formas de existencia como la vida y la humanidad- en la historia natural del planeta Tierra.

[16] Metafsica es tambin la idea que funda la epistemologa aristotlica de que 'el alma es de alguna manera todas las cosas' -citada en varios lugares por Sacristn desde 1959, Tpica del marxismo y los intelectuales , y junto a la nocin de dialctica en los apuntes de clase del curso 83-84: en mi opinin la idea de mtodo dialctico o de dialctica es una de las ltimas grandes metforas metafsicas [...] no es que sean ideas intiles, pero en mi opinin no son ideas cientficas (op.cit. sin nmero de pgina a falta de edicin, ver Anexo IV).

[17] Es claro por otra parte que la epistemologa marxista del reflejo del mundo sensible en el mundo de las ideas es una simplificacin de la tesis aristotlica. Lo que hay que averiguar es el modo en el que el alma es de alguna manera todas las cosas , ms all de la teora del reflejo.

[18] Sacristn relaciona cuestiones metafsicas o filosficas y vida cotidiana en la conferencia Sobre una poltica de la ciencia socialista (ver Anexo).

[19] Jos Mara Ripalda ha llamado la atencin sobre esta misma nocin de dialctica en Marx en el artculo Los lmites de la dialctica , Materiales 11, septiembre-octubre 1978, p.49-77.

[20] Aqu se plantea un problema, pues la decisin poltica es tomada por los gobiernos burgueses tanto como por los partidos comunistas, y muchas veces con mayor acierto, segn muestra la prctica histrica -teniendo en cuenta, adems, la afirmacin de Gramsci acerca de que la aceptacin de las ideologas por las grandes masas es ndice de su racionalidad y adecuacin histrica-. Qu subentiende, pues, aqu Sacristn? Tanto que las clases burguesas hacen uso de una forma de elaboracin dialctica intuitiva de los objetos sociales -como escriba Rudi Dutschke en carta a Lukcs de 31.3.1967 ( Nuestra Bandera , 152, primer trim.1992, 64-70), o en el sentido en que Marx dice que no lo saben pero lo hacen , recogido por Lukcs como lema de su Esttica -; como que sus reacciones son azarosas e irracionales, en la medida en que desconocen conscientemente la elaboracin racional de los objetivos sociales -en el sentido en que se puede hablar de la irracionalidad global del capitalismo al lado de la racionalidad parcial de los monopolios-. Se trata de una cierta combinacin de racionalismo intuitivo y parcial -utilizacin de la ciencia en la produccin- con irracionalismo inconsciente y global -incapacidad para la sntesis totalizadora-, que permite al capitalismo sobrevivir frente al ideologismo predominante en el movimiento comunista, que era ndice de una irracionalidad an mayor-.

[21] Se refiere al estudio de la literatura cientfica realizado por Marx en las Teoras de la plusvala . Es la crtica de la ideologa como fundamento de una ciencia social no ideolgica. Pero es interesante que esa observacin de Sacristn remite a su programa humanista como crtica de la cultura y de la vida cotidiana. El objetivo de ese programa era, como se vio, el descubrimiento de las finalidades humanas universales. Finalidad -crtica humanista- y conocimiento -realizado por la ciencia- son los elementos permanentes del pensamiento sacristaniano. Sacristn enlaza con el Marx de los Manuscritos econmico-filosficos a travs de su humanismo crtico (cf.OME V 378: Este comunismo es humanismo por ser naturalismo consumado y naturalismo por ser humanismo consumado ).

[22] La idea de la ciencia como crtica (principalmente como crtica de la ciencia anterior) ha facilitado a Marx la inauguracin del anlisis ideolgico de los productos cientficos y tambin la consideracin sociolgica de la ciencia como fuerza productiva (SPMI 365).

[23] [...]Marx, aun produciendo en una parte de su obra ciencia terica en sentido estricto, y aun con mayor sistematismo que Ricardo, sin embargo, a diferencia de ste, se ve constantemente obligado a desdibujar los lmites del artefacto terico implcitamente formal, al insertarlo en horizonte social completo, inevitablemente ms nebuloso (ibid. ).

[24] Marx no se ha librado completamente del lado extravagante de la teora dialctica de la ciencia (SPMI 347); el elemento hegeliano de la filosofa de la ciencia marxiana es responsable de paralogismos y errores de detalle (SPMI 349); el soberbio optimismo epistemolgico del hegelianismo reclama o espera del mtodo resultados inalcanzables (SPMI 350); otro efecto perjudicial de la filosofa de la ciencia hegelizante consiste en que dificulta a Marx precisar el estatuto epistemolgico de su trabajo intelectual (SPMI 351).

[25] [...] confusos desarrollos que parecen ambiciosamente profundos [...] se pueden reducir a elementales cuestiones de lgica [...] El valioso objetivo dialctico de no perder el flujo del ser se realiza falsamente renunciando a los conceptos precisos, que son inevitablemente fijos (SPMI 356-357).

[26] El proceso histrico puede describirse pues mediante un anlisis dialctico que sirve a la elaboracin del programa: contradiccin actual de la formacin social, desarrollo de la contradiccin mediante una poltica de proclamacin de los derechos que anule las consecuencias alienantes del modo de produccin, quiebra revolucionaria de la formacin social por imposibilidad de soportar sus contradicciones.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter