Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2010

Nstor Kirchner: Autoconsolacin, incertidumbre y celebracin
La vida contina

Federico Corbire
Rebelin


La astucia de la historia parece empeada en buscar su destino en octubre. Como si fuera una cita a ciegas con la muerte y la resurreccin, de la que siempre surgen nuevos imaginarios. Muchas veces reformistas, pocas revolucionarios. La vida contina fueron las palabras del mandatario tupamaro, Jos Pepe Mujica (Uruguay), quien al calor de sus aos de insurgencia supo entender la poltica y su costado ms humano.

Mujica no era amigo de Nstor Kirchner. Tampoco extendi su presencia para ocupar minutos de silencio entre los tele-presidentes que acompaaron los funerales del Secretario General de la UNASUR (Unin de Naciones Suramericanas). Sin embargo, ese estilo directo y desarmado de ingenieras polticas mostr la vigencia que une el compromiso militante con la vida, dejando de lado y por un instante las especulaciones del da despus, que ya haba pasado.

No obstante, la economa mostr la indolencia de los mercados. El 28 de octubre las acciones argentinas repuntaron en Wall Street. El grupo Clarn -que no emiti exabruptos- cerr la jornada con un crecimiento del 48% en la bolsa, mientras los grupos empresarios celebraron en silencio que este ao quedara fuera del debate parlamentario la discusin del proyecto por la distribucin de las ganancias entre los trabajadores.

Para sorpresa de propios y ajenos, cientos de miles de personas -especialmente jvenes- saludaron los restos del mximo referente del gobierno nacional en la Casa Rosada. Aquella lgica de amigo-enemigo mostr una tregua en el melodrama poltico latinoamericano. El derechista Juan Manuel Santos (Colombia) y Hugo Chvez Fras (Venezuela) se abrazaron en cmara, Sebastin Piera (Chile) advirti que no tena una audiencia de 1.000 millones y evit la tentacin minera para extenderse en la escena. Evo Morales (Bolivia) y Rafael Correa acompaaron lo justo a la presidenta Cristina Fernndez y un Fernando Lugo (Paraguay) algo recuperado de una enfermedad dursima tambin estuvo presente.

Incluso Marcelo Tinelli (el animador televisivo de mayor rating local), que supo ridiculizar a la clase poltica para forjar y desestabilizar candidatos en los momentos clave de las crisis argentinas, llev su show de etiqueta negra para decirle a Cristina que en 2011 bailar junto a ella por un sueo.

Contrapuntos

Estuvieron para la foto Hugo Moyano (titular de la CGT) y Diego Armando Maradona. El titular de la Asociacin del Ftbol Argentino desde el mundial del 78, Julio Grondona, tuvo problemas de agenda. En tanto, Hebe de Bonafini y Estela de Carlotto saludaron, una vez ms, la decisin activa de concluir las investigaciones por los delitos de lesa humanidad ocurridos en aquellos aos de plomo.

Lo cierto es que 1917 fue el ao de la revolucin rusa, con un proletariado que sell el fin del zarismo en octubre. Que un 17 de octubre la mitad de un pueblo argentino invisible apareci en las calles para encontrarse con un peronismo que supo incorporar los reclamos de justicia social, hasta entonces obturados por una oligarqua terrateniente asociada a intereses extranjeros. Y que a pocos das de celebrarse el da de la lealtad, octubre se llev a un ex presidente que actu como piloto de tormentas tras la crisis econmica, poltica y social que no pudo resolver el interinato de Eduardo Duhalde, en 2003.

Kirchner, desconocido por entonces, supo adecuar un pasado de poco relieve en la resistencia peronista a sus conos, recuperar una identidad ligada a la soberana nacional -defendida por aquella generacin de 30.000 desaparecidos- desanclar la planificacin econmica de esa retrica en un momento de crecimiento sostenido de los pases agroexportadores (de enclave poscolonial) y encontrar puntos de equilibrio para sostener un poder relacional repleto de contradicciones.

En apenas 7 aos Kirchner logr ingresar al saln de los Hroes Latinoamericanos. Pag un alto preciopor su estada en ese panten patrio. No muri en alta mar como Mariano Moreno -tal vez envenenado- ni su cuerpo fue el testimonio de una poca de la lucha armada como en los tiempos del Che Guevara. Su intimidad fue preservada en un cajn cerrado.

Tuvo su procesin y recuerdo multitudinario. Estaba tomando carrera para redoblar una vez ms la apuesta, cumpla su dieta y rutina deportiva, pero las tensiones de la poltica le jugaron una mala pasada en la soledad de El Calafate, en octubre. Gener amores y odios. Para algunos se trat de un demonio populista, otros lo recordarn como un buen tipo comprometido con la causa -que nunca describi en ningn programa-.

Los medios masivos optaron por el segundo relato. La muerte como espectculo recibi en el oficialista 6-7-8 a una infinidad de artistas, intrpretes y ejecutantes para expresar su dolor. Hebe se subi al obituario de TVR (de la misma productora televisiva) y propuso escuchar slo el discurso nico y homogneo de la prensa acrtica para defender el modelo. De paso atac a la izquierda aunque no reflexion -como suele ocurrir- sobre la posibilidad de un peronismo de izquierda. Es lo que hay y punto.

Balances y proyecciones

Algunos funcionarios pasaron del desconsuelo, la incertidumbre y la autoconsolacin, al festejo. Le falt al canciller Hctor Timerman invitar a un grupo de jazz neoyorkino para bailar en un acto en Boedo (Ciudad de Buenos Aires), para lanzar con trompetas la reeleccin de Cristina. Saben que las encuestas post exequias sobre su imagen positiva pueden capitalizarse en intencin de voto hacia las presidenciales de 2011.

Los legisladores Juan Cabandi, Daniel Filmus, Francisco Tito Nenna y otros los respaldaron desde el singular acto. El espacio de intelectuales Carta Abierta tambin se autoconvoc en la Biblioteca Nacional, en busca de ratificar un nuevo liderazgo presidencial frente al avance veloz de sectores internos que rompan el delicado equilibrio que llevaba Kirchner sobre sus espaldas.

La universalizacin del acceso a la educacin, movilidad jubilatoria, asignacin universal por hijo, reduccin del desempleo y democratizacin de las comunicaciones son las principales banderas epistolares a defender. Todas ellas tomadas de iniciativas progresistas como las del FRENAPO (Frente Nacional Contra la Pobreza) de la CTA, y reformuladas segn los casos y las batallas con los grupos de presin.

As, los programas de TV hicieron de su esttica fragmentaria -propia del video clip- un continuo de imgenes superpuestas, movilizadoras y emotivas ysiempre efectivas, tanto en funerales como en casamientos. Esta vez, con la distancia prudencial del game over consumado en un entierro.

Con la sabidura meditica de todos los tele-presidentes Hugo Chvez Fras fue quien ocup ms minutos junto al fretro. El cajn tuvo su larga marcha a El Calafate (Santa Cruz), esta vez sin las complicaciones de la repatriacin de los restos de Juan Manuel de Rosas (1989) y el traslado a San Vicente de Juan Domingo Pern (2006).

La poltica no es ingenua y esconde en los bales de Banfield una trama de conexiones que nunca sern develadas. Entre el Satn malvado contra las corporaciones y un hombre solo rodeado de conversos, el reality de los polticos ha hecho gala de esa circunstancia. Macabra en el festejo de quienes hicieron chistes con bebidas espumosas, pero an ms oscura si quienes bailan este eterno minu son arribistas circunstanciales a los que no les interesa si Nstor Kirchner tena un verdadero Plan de Operaciones y, especialmente, si aquella bsqueda estaba asociada a un proyecto emancipador.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter