Portada :: Opinin :: J. Petras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-11-2010

Las nuevas clases medias dominantes de Latinoamrica: Estabilizacin, crecimiento y desigualdad

James Petras
Rebelin

Traduccin de Carlos Valladares


Introduccin

Las presentes relaciones de Amrica Latina con los Estados Unidos a la vez que su actual configuracin poltica y econmica se pueden entender mejor en el contexto de los cambios a gran escala de los ltimos veinte aos y de la relativa estabilidad de los cinco ltimos.

Vamos a proceder destacando esquemticamente las caractersticas ms importantes que han llevado al desarrollo y a la crisis de los regmenes y las polticas neoliberales, y al surgimiento de los diversos regmenes post neoliberales del momento actual. Analizaremos la naturaleza y la actuacin de los regmenes post neoliberales para ver sus puntos fuertes y sus debilidades en el contexto de las condiciones del mercado mundial, al mismo tiempo que las contradicciones polticas y sociales que estn surgiendo y sus alternativas.

El poder imperial estadounidense y el ascenso y caida de los regmenes neoliberales

El poder imperial y la influencia de los Estados Unidos alcanzaron su esplendor entre 1976 y 1999. Tanto regmenes militares como civiles respaldaron las polticas regionales e internacionales de los Estados Unidos durante ese periodo y adoptaron doctrinas de libre mercado. Los dirigentes neoliberales desnacionalizaron y privatizaron todos los sectores econmicos estratgicos, desregularon los sistemas bancario y financiero y se sometieron a los dictados del FMI y del Banco Mundial. Casi un billn de dlares 1 en beneficios, incluyendo los intereses y los pagos principales, provenientes de rentas y de fondos ilegales se transfirieron a los bancos y las corporaciones estadounidenses y europeas.

A finales de la dcada de los 90 el descontento popular se desbord generalizndose las protestas callejeras y las huelgas promovidas por los sindicatos del sector pblico y, sobre todo, las movilizaciones en zonas rurales. Con la llegada de la crisis econmica y el crash financiero del ao 2000 se produjeron grandes convulsiones por todo el continente.

Crisis y levantamientos sociales 2000-2005

Entre el 2000 y el 2005 se sucedieron levantamientos populares de gran magnitud, que desbancaron a casi una docena de presidentes neoliberales, y varios procesos electorales que llevaron al poder a lderes supuestamente de centro-izquierda. En Argentina entre 2001 y 2002 tres presidentes fueron derrocados por los movimientos populares, mientras los bancos cerraban, los ahorros de la clase media fueron congelados, el desempleo aumento con una rapidez vertiginosa de hasta casi el 30 % y los niveles de pobreza traspasaron el 40 %, algo inaudito en un pas archiconocido por su trigo y su carne de vacuno. En Ecuador los levantamientos populares de 2000 y 2005 supusieron el fin de los corruptos presidentes neoliberales y la eleccin del presidente Correa de la centro izquierdista Alianza PAIS.

En Bolivia las revueltas de los jornaleros y los campesinos indios derrocaron a dos presidentes, estrechos aliados de Washington (2003, 2005), y llevaron a la eleccin de un parlamentario de centro izquierda, campesino cocalero y lder indgena, Evo Morales, en 2005.

En Venezuela el presidente Chavez fue derrocado por un brevsimo periodo por una junta empresarial y militar respaldada por los Estados Unidos y restaurado en su puesto en 48 horas por la movilizacin popular y de parte del ejrcito en Abril de 2002.

En otros contextos, presidentes supuestamente de centro-izquierda fueron elegidos en Uruguay en 2005 y 2010, en Paraguay en 2008, en Chile en 2005 y en Brasil en 2002 y 2006.

Habiendo perdido a sus dciles clientes como consecuencia de crisis profundas y con su principio ideolgico propulsor (el neo-liberalismo de libre mercado) totalmente desacreditado y rechazado de forma masiva, el dominio de EE.UU. se deterior severamente, pero no se extingui del todo.

En Mxico, el PAN, con respaldo estadounidense, bloque cualquier posibilidad de transicin hacia un modelo postneoliberal en 2000, y ms tarde rob las elecciones de 2006, perpetuando y profundizando la desintegracin de Mxico que vive una situacin de guerra entre bandas de narcotraficantes aliados con diversas facciones del estado.

Las crisis, las revueltas y el ascenso de los regmenes postneoliberales fueron en esencia un pacto histrico entre las fracasadas y desacreditadas lites neoliberales de los aos 90 y los movimientos sociales radicales en ascenso de los primeros aos del nuevo milenio. El imperialismo estadounidense, involucrado en dos guerras en Oriente Medio y el sur de Asia, atrapado en una guerra global contra militantes islamistas dirigida por cargos polticos sionistas situados en altas instancias en el gobierno de Washington, fue incapaz de intervenir y cambiar la tendencia favorable al centro-izquierda. La poltica de Washington en la dcada entre 2000 y 2010 ha sido fundamentalmente mirar atrs a la era de oro del saqueo, los 90, y ha siso totalmente incapaz de hacer frente a los decisivos cambios de poder dentro de Amrica Latina, los cambios del mercado mundial y el ocaso de la anteriormente hegemnica ideologa neoliberal.

El ascenso del postneoliberalismo

Los regmenes postneoliberales, en la medida en que comparten elementos comunes, tienen las siguientes caractersticas:

    1. Son producto de movimientos populares que rechazan la ideologa neoliberal y a sus lites.

    1. Su ascenso al poder es el resultado de crisis econmicas y sociales profundas que afectaron a sectores de la lites empresariales, a la clase media y trabajadora, a los jornaleros sin tierra, a los campesinos y pequeos propietarios, y a las despojadas comunidades indgenas.

    2. Los regmenes postneoliberales han impulsado polticas econmicas de estmulo estatal pero sin la expropiacin de los bancos ni de las compaas nacionales o forneas, y sin procesos de renacionalizacin de las firmas privadas, salvo en el caso de empresas en bancarrota.

    3. El postneoliberalismo (PNL) ha mantenido las desigualdades de clase del neoliberalismo pero introduciendo programas contra la pobreza, subsidios de desempleo, ayudas para las pequeas y medianas empresas, e inversiones generadoras de empleo.

    4. Se ha obligado a las corporaciones multinacionales a pagar ms impuestos en concepto de regalas, se han subido los impuestos a la exportacin de productos agro-industriales pero no se ha hecho ningn esfuerzo en redistribuir la tierra y los ingresos.

    5. Empresas mixtas y sociedades comanditarias entre empresas pblicas y privadas han sido la norma, ponindose el acento en establecer alianzas con multinacionales extranjeras, especialmente en el sector de la minera y la energa.

    6. Las instituciones polticas han desplazado a los movimientos populares y los regmenes postneoliberales y se las han apaado para promocionar con xito procesos de concertacin a tres bandas entre el estado, las empresas y los movimientos populares en lo que puede darse por llamar poltica corporativista basada en pactos sociales con autoridad para regular los salarios pero no los beneficios.

    7. Estos regmenes han implementado estrategias desarrollistas basadas en la expansin y la diversificacin de las exportaciones, en el establecimiento de severas polticas fiscales de cariz monetarista y en el incremento de los ingresos.

En resumen, los regmenes postneoliberales, las nuevas regulaciones, el estado de bienestar, y las medidas de gestin de la crisis se han diseado en primer lugar para desradicalizar a los movimientos populares, para impulsar la recuperacin econmica y para apuntalar la estabilidad social y poltica. La retrica antineoliberal ha tenido como objetivo normalizar el crecimiento capitalista y crear un equilibrio sociopoltico entre los trabajadores/campesinos insurgentes, que formaron su base original, y los inversores nacionales y extranjeros que han sido los motores de su crecimiento.

Comportamiento de los regmenes postneoliberales: Estabilidad y crecimiento.

En los ltimos cinco aos de regmenes neoliberales, no han habido ni revoluciones ni golpes de estado, con la excepcin de la toma del poder, con respaldo estadounidense, por parte de los militares en Honduras. 2 Los movimientos sociales se han apaciguado. Como consecuencia de la subida de los salarios, el crecimiento del empleo y el crecimiento econmico, ha disminuido el grado de movilizacin social. El ejrcito se ha visto recompensado, dejados atrs los castigos por los crmenes contra los derechos humanos del pasado, mimado e incorporado al nuevo modelo "desarrollista" de crecimiento y se ha mostrado poco interesado por volver al antiguo modelo neoliberal liderado por los Estados Unidos. Entre 2004 y 2008 los regmenes postneoliberales han disfrutado de un grado excepcional de crecimiento, de precios muy altos, de la incorporacin de capitales a gran escala, de la expansin de nuevos mercados en Asia y de niveles razonables de inversin tanto pblica como privada. El resultado ha sido una balanza comercial y fiscal relativamente equilibrada, altos niveles de reservas de divisas y la posibilidad de acceso a los mercados de capital (excepto en el caso de Argentina).

Los regmenes postneoliberales han diversificado sus mercados externos pero no sus productos de exportacin, aumentando su dependencia energtica y de productos agrcolas y minerales, pero beneficindose de precios altos.

Al contrario de lo que la experiencia histrica podra invitar a pensar, la crisis econmica mundial de 2008-2010 no ha golpeado tan duramente a Amrica Latina como a los Estados Unidos, en parte debido a los controles impuestos despus de la crisis neoliberal de 2000-2001 y por sus lazos econmicos con Asia, lo cual es decir China, y se ha continuado creciendo un 9% en 2009 y un 11% en 2010. La cuestin principal es si este crecimiento sostenido, y la estabilidad relativa que trae consigo, es producto de las polticas internas y de lo ajustes estructurales o es el resultado de las condiciones favorables del mercado mundial con precios altos y fuerte aumento de la demanda.

Los regmenes postneoliberales varan en su composicin poltica, en sus orgenes sociales y en el grado y el tipo de intervencin estatal que promueven. Lo que tienen en comn es : (1) su rechazo al capital desregulado, particularmente a las inversiones especulativas; (2) el rechazo a tratados de libre comercio no recprocos del tipo del ALCA; (3) el aumento de impuestos a los industrias exportadoras agro-minerales; (4) una fuerte tendencia corporativista, es decir, la incorporacin de los lderes de los movimientos y de las organizaciones populares al aparato del estado; (5) el apoyo a la formacin de organizaciones regionales que excluyen a Estados Unidos como UNASUR; (6) y la tendencia a diversificar sus estrategias comerciales y de inversin. Sobre todo los regmenes postneoliberales han abrazado una ideologa y una prctica desarrollista que persigue la maximizacin de las inversiones y el crecimiento econmico en detrimento de cualquier tipo de poltica redistributiva o de cambios fundamentales en el sistema de propiedad. Dicho de otra manera, el cambio del libre mercado neoliberal por el desarrollismo postneoliberal est basado en su mayor parte en alianzas con las lites, tanto nacionales como extranjeras, del sector agro-mineral y manufacturero en vez de con grupos bancarios y financieros.

Los nuevos regmenes desarrollistas nacieron de la mano, principalmente, de polticos populistas y socialdemcratas que obtuvieron el respaldo popular como consecuencia de su rechazo a una variante del capitalismo (el neoliberalismo) pero no al capitalismo per se. La ambigedad ideolgica del antineoliberalismo permiti a los lderes desarrollistas presentarse como parte de la insurgencia popular e identificarse con las revueltas del periodo 2000-2005 sin comprometerse con ningn programa anticapitalista o con medidas especficas como una reforma agraria integral o la renacionalizacin de los sectores econmicos estratgicos privatizados por las anteriores lites neoliberales.

La excepcin es la Venezuela del presidente Chvez que comenz una reforma agraria y renacionaliz el petrleo y varios sectores econmicos estratgicos ms.

El reto clave para los regmenes desarrollistas ha sido dar el giro desde una posicin social y poltica radical de apoyo a los movimientos que los alzaron al poder hasta la consecucin de una slida base electoral que apoyara unas polticas que esencialmente favorecen a los grandes inversores nacionales y extranjeros, aunque realicen inversiones a largo plazo.

Ideologa, mercados, cooptacin

Los regmenes postneoliberales desconcertaron a sus seguidores con una variedad de frmulas polticas, relacionadas con las particularidades de su origen social y con las caractersticas distintivas de sus organizaciones.

Por ejemplo, Evo Morales, ha hecho pblicos alardes de su identidad indgena aunque por otro lado haya perseguido con ardor acuerdos y firmas de lucrativos contratos de explotacin con importantes corporaciones multinacionales del sector minero y energtico de la India, Europa, Brasil, Estados Unidos, Canad y China que totalizan una suma de hasta un centenar de compaas. La estrategia desarrollista de Morales, desde el principio, garantiz seguridad a las cien mayores corporaciones empresariales agrcolas, dueas de ms del 80% de las tierras ms frtiles, mientras que invirtieran e incrementaran la produccin y las exportaciones. El principal propagandista de Morales, el vice-presidente Garca Linera, ha proporcionado la cobertura ideolgica al mover el foco de atencin de los movimientos populares desde una lucha por la transformacin socioeconmica a la realizacin de una revolucin cultural y poltica. Garca Linera proporcion la retrica sobre la importancia de la identidad tnica, en detrimento de la poltica de clase, que ha servido de elemento de distraccin sobre la colaboracin del rgimen con la oligarqua empresarial, nacional y foranea, del sector minero-extractivo. La revolucin fue esencialmente la toma del poder por parte del estrato inferior de la clase media mestiza en ascenso, constituido por tecncratas y dirigentes de los movimientos sociales cooptados, que han promovido la inversin privada y el control social.

Para consumo del turismo de izquierdas internacional, (Estados Unidos, Canad y Latinoamrica) Morales y Garca Linera han organizado una conferencia internacional sobre la Madre Tierra ( Pachamama). A su vuelta han difundido un luminoso relato sobre el liderazgo de Morales en su lucha contra el calentamiento de la tierra, en la ignorancia ms completa de las intenciones del rgimen de atraer enormes inversiones de capital del sector minero-extractivo y de la estrategia desarrollista en el sector de la agro-industria basada en la dependencia de productos qumicos.

En el caso de Brasil, Lula jug la carta de sus orgenes sociales, la del hijo de una familia inmigrante pobre del nordeste de Brasil, la de su poca de activista sindical, la de su afinidad a las causas populares y la de su condicin de lder del Partido de los Trabajadores. Sus propagandistas minimizaron el hecho de que no haba pisado una factora en los 20 aos anteriores a su eleccin. Lo ms relevante del rgimen de Lula no es su pasado sino sus vnculos actuales con grandes empresas capitalistas del sector de la agro-industria y la extraccin mineral, su apoyo a las inversiones que tengan como objetivo prioritario el crecimiento y sus severas polticas monetaristas para satisfacer a la lite financiera internacional. Sus polticas contra la pobreza han consistido en las tpicas medidas clientelares del gusto de los sectores conservadores: donacin de alimentos para los pobres, pero no redistribucin de la tierra; subsidios de mera subsistencia para los pobres, pero no creacin de empleo industrial. El gasto social anual del rgimen de Lula en sanidad, educacin y medidas contra la pobreza es inferior a los 100.000 millones de dolares que se pagan como inters a los bancos extranjeros. Los decretos de Lula sobre la disminucin de empleados pblicos y los recortes de las pensiones pblicas han garantizado un superavit presupuestario y han atraido masivamente a las inversiones de capital forneo. La independencia en poltica exterior de Lula ha venido como consecuencia de su ideologa desarrollista y no de ningn tipo de sentimiento anti-imperialista. Para Lula el crecimiento econmico requera desembarazarse de los restrictivos tratados comerciales con Estados Unidos y firmar nuevos acuerdos comerciales y de inversin con China, India, Irn, Venezuela, Angola etc.

Argentina, Uruguay, Chile, Ecuador y Paraguay han reforzado sus estrategias econmicas de fomento de la exportacin de productos agrcolas y minerales y han abierto la puerta a los inversores extranjeros, especialmente en los sectores productivos. Su enemigo no es el capitalismo, es el capital especulativo. El problema social es cmo aplicar impuestos sobre los beneficios para sufragar los programas de reduccin de la pobreza que son la base del mantenimiento de su apoyo electoral.

La clave de la estabilidad social ha estado en cooptar a los dirigentes sindicales y campesinos y en pacificar a sus seguidores con aumentos salariales mnimos y graduales a cambio de su apoyo a la firma de contratos multimillonarios de inversin con las corporaciones multinacionales. Los regmenes PNL han utilizado la ideologa antineoliberal y se han beneficiado de las condiciones favorables del mercado mundial. Esto ha llevado a un relativa estabilidad poltica y al crecimiento econmico de los ltimos cinco aos. La cuestin es si esto es una situacin que se pueda mantener en el tiempo o es una mera situacin coyuntural.

El futuro del capitalismo desarrollista en Amrica Latina

Los ltimos cinco aos, los regmenes desarrollistas han sido capaces de travestir su colaboracin con el gran capital con ataques retricos al neoliberalismo y han obtenido una clientela electoral sobre la base del establecimiento de programas contra la pobreza a corto plazo.

Estn apareciendo seales significativas de que el progresismo est empezando a perder su atractivo entre amplios sectores de la clase trabajadora, del campesinado y de la poblacin india ante la evidencia de la ausencia de cambios estructurales sustantivos.

En Bolivia las prolongadas huelgas en el sector pblico y en la industria en contra del raqutico incremento de los salarios del 5% decidido arbitrariamente por el rgimen de Morales son un claro indicador de que la mstica del presidente indgena que dicta el destino de los excedentes presupuestarios y firma lucrativos contratos con corporaciones empresariales extranjeras del sector de la extraccin minera est empezando a agotarse.

En Paraguay ms de 15.000 campesinos se manifestaron en las calles de Asuncin contra el presidente Lugo en protesta por la parlisis y la impotencia del presidente respecto a la reforma agraria y por su uso de la polica y de la represin militar para expulsar a los campesinos sin tierra de los grandes latifundios.

En Brasil los trabajadores del sector pblico que se han movilizado para conseguir una subida salarial superior al 5% dictado por Lula, sobre todo a la luz de los 280.000 millones de dolares en reservas y los ms de 100.000 millones de dolares del pago de los intereses de la deuda, estn viendo sus salarios reducidos.

Tanto Lula como Lugo y Morales han lanzado virulentos ataques verbales contra las organizaciones independientes que demandan una ms justa distribucin de los beneficios. Lugo ha militarizado el campo en busca de ...diez movimientos guerrilleros. Evo Morales y Garca Linera han acusado a los trabajadores en huelga de las fbricas de ser agentes de la embajada de Estados Unidos y a los profesores que se manifiestan de ser instrumentos del troskismo. Correa ha acusado al movimiento indgena de delincuentes por oponerse a la privatizacin de facto del acceso al agua.

Dicho de otra manera, las primeras grietas y contradicciones en el modelo desarrollista han provocado un ataque virulento por parte de los regmenes PNL. Es lcito sospechar que la violenta respuesta del rgimen ante demandas econmicas reformistas es producto del miedo a que la lucha de los movimientos de clase independientes se convierta en un futuro cercano en un ataque poltico directo al modelo desarrollista.

Aunque el modelo desarrollista parece slido y las condiciones del mercado mundial son actualmente favorables, estos regmenes dependen de un frgil balance de poder. Los regmenes PNL necesitan de una gran cantidad de insumos de capital que requieren de tasas de beneficio altas lo cual depende a su vez de la capacidad de controlar los costos laborales, de obtener superavits presupuestarios y de establecer rigurosas polticas monetarias. Los sindicatos y la clase obrera, en la medida en que presenten una agenda de reivindicaciones que exija mayor gasto social y una mayor participacin en los beneficios a travs de huelgas y de la accin directa, pueden debilitar el marco de colaboracin de clase que da estabilidad al rgimen. Un recrudecimiento de la represin podra conducir a una mayor alienacin y al desencanto entre los sectores de la clase obrera y de los movimientos indgenas y campesinos, llevando a divisiones y a la expulsin del poder de los dirigentes sindicales previamente cooptados, y al resurgimiento de movimientos independientes de indgenas y campesinos.

El problema fundamental en algunos pases es la fragmentacin de los movimientos. Por ejemplo, en Mexico, se celebraron marchas que reunieron a un milln de personas, con Lpez Obrador al frente, que protestaban contra el fraude electoral, precedidas aos atrs por masivas manifestaciones de ms de 250.000 personas convocadas por los zapatistas que exigan leyes favorables a los indios, continuadas por movilizaciones de decenas de millares de profesores y sectores afines en Oaxaca demandando el cese de un gobernador corrupto, y ms recientemente un cuarto de milln de trabajadores convocados por el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) salieron a la calle para protestar por el despido de 43.000 compaeros. Por separado cada movimiento ha sido finalmente derrotado. Unidos podran haber paralizado el pas y ganado.

Una de las consecuencias desafortunadas de la reciente debilidad de los movimientos sociales radicales y del rechazo a sus propuestas a favor de cambios estructurales es el crecimiento de poderosas narco-bandas basadas en el reclutamiento de jvenes tanto del campo como de la ciudad. Ante la carencia de tierras producto de la acumulacin de los agro-negocios, la libre importacin de productos alimenticios que ha arruinado a los pequeos agricultores y la emigracin del campo a la ciudad sin empleo industrial, las bandas de narcotraficantes ofrecen una salida de la pobreza por la va de la accin armada directa, respaldada por funcionarios corruptos y con la cooperacin de los bancos que lavan sus fondos. En Mxico, en Amrica Central y en los estados andinos, la lucha armada de las bandas de narcotraficantes, compuestas en su mayor parte por jvenes, por una participacin en los beneficios del mercado de la cocaina ha reemplazado a la lucha de clase por la tierra y por el empleo.

Alternativas al Postneoliberalismo (PLN)

El primer paso en la construccin de una alternativa requiere una comprensin y una ruptura con el rgimen PNL. Debe abandonarse esa vacua terminologa sobre regmenes progresistas o de centro-izquierda y es esencial el identificarlos como regmenes capitalistas desarrollistas, constitutivamente dependientes de lites dirigentes de los sectores agro-industriales y minero-extractivos integrados en el mercado mundial.

En segundo lugar, para construir una alternativa a los regmenes PNL no se debe tomar como punto de partida el periodo 2000-2005, una poca de movimientos populares radicales y de revueltas de clase. Ni tampoco los aos 90 en el que los regmenes neoliberales sin oposicin permitieron el saqueo al por mayor y sin restricciones por parte de los grandes bancos y las corporaciones multinacionales.

En la actualidad los enfrentamientos nacionales y de clase tienen lugar en el contexto de un rgimen desarrollista de clase media, que utiliza el estado para promover el crecimiento econmico y usa a los movimientos sociales y a los sindicatos como mecanismos para controlar y limitar las demandas populares dentro del marco fijado por las alianzas entre el estado y el capital.

La clave de la fase actual est en recrear movimientos sociales independientes y sindicatos de clase autnomos que puedan enfrentarse con xito a las polticas de contencin salarial impuestas por el rgimen desarrollista para atraer inversores extranjeros y prestamos.

Los dirigentes de la izquierda deben tener presente que los regmenes desarrollistas son ricos en divisas , tienen superavit presupuestarios y que sus estrategias de desarrollo estn produciendo un crecimiento razonable . Dicho de otro modo, la izquierda debe ser consciente de que el capitalismo latinoamericano, globalmente hablando, no est en crisis , y que el rgimen y los dueos del capital deben pagar en forma de sustanciales subidas salariales y con un aumento del gasto social . Los recursos financieros disponibles, los ingresos econmicos del estado y los beneficios pblicos y privados de los sectores agro-industriales, de los sectores minero-extractivos, del sector bancario y de las lites comerciales y manufactureras pueden permitir el aumento de los salarios y de las prestaciones sociales entre un 10% y un 20% anual.

Los trabajadores y los campesinos ven cada vez ms claro que no son ellos los beneficiarios de los xitos econmicos, del crecimiento y de la estabilidad celebrados por los dirigentes de los regmenes desarrollistas. La izquierda debe animar, organizar y capitalizar las crecientes expectativas de las masas por conseguir un nivel de vida ms elevado en vista de la subida record de los precios. Demasiado a menudo, la izquierda ha sucumbido recientemente ante la puesta en escena de la autodenominada nueva izquierda y su retrica antineoliberal aunque la presencia de capital multinacional (CMN) no haya dejado de aumentar. La nueva alianza estado-CMN est excluyendo a la clase trabajadora de los beneficios y los ingresos pblicos que, por el contrario, se estn distribuyendo entre una nueva clase media profesional en ascenso y la tecnocracia, por un lado, y entre los inversores extranjeros, por el otro.

La clase media emergente ha usado su pasado izquierdista y sus conexiones sociales con los movimientos populares para tomar el poder; Est consolidando dicho poder por medio del control del estado y financiando a los dirigentes de los movimientos populares. Para legitimarse, los regmenes de la nueva clase media estn organizando encuentros y conferencias izquierdistas, ecologistas e indigenistas. Esta nueva clase media dirigente se est enriqueciendo con un aumento de su participacin en los ingresos provenientes del capital agro-industrial y minero-extractivo por medio de sociedades comanditarias, aumento de impuestos y participacin en los beneficios.

El estado desarrollista est concentrando la nueva riqueza en los estrechos lmites de la parte media y alta de la burocracia estatal que se ha convertido de hecho en la nueva burguesa. La esencia burguesa de este rgimen se encuentra en la profunda y creciente desigualdad en lo que se refiere a la estructura de propiedad y la cuanta de los salarios, en las transferencias unilaterales de los ingresos del estado a los acreedores bancarios y en las subvenciones y los crditos a las empresas exportadoras agro-minerales, mientras que las ayudas sociales a los pobres siguen siendo minsculas y el nivel de los salarios mnimos son realmente mezquinos.

La lucha hoy en da es contra los explotadores capitalistas y no contra los especuladores; es contra los desarrollistas postneoliberales que controlan el estado para beneficio propio y no contra los promotores inmobiliarios neoliberales pro-libre mercado ni contra los estafadores financieros.

La debilidad estratgica de los dirigentes de la nueva clase media del estado desarrollista est en que no son propietarios su poder deriva del control poltico del estado y de los movimientos populares. Eso significa que la lucha econmica por salarios ms altos y ms gasto social se convierte de manera inmediata en una amenaza poltica a la legitimidad de los nuevos dirigentes. Como consecuencia de ello cualquier exigencia de los campesinos o de la clase trabajadora provoca un ataque desproporcionado, llegndose incluso a la difamacin de luchas populares por la obtenencin de beneficios econmicos con extravagantes acusaciones como la de ser "contrarrevolucionarios".

Dado el apoyo oportunista de los turistas de izquierdas de Norte Amrica y Europa a estos regmenes desarrollistas (aunque repriman huelgas y denuncien las luchas de los trabajadores, de los campesinos y de los indios en pos de mejoras econmicas), la izquierda consecuente debe adoptar una postura de apoyo solidario a las luchas econmicas de los nacientes sindicatos autnomos y de los movimientos tnicos de base social. El resurgimiento de los movimientos populares revolucionarios comienza por rechazar la complicidad con los gobernantes de la nueva clase media que est liderando esta nueva fase de expansin capitalista basada en la alianza entre el estado y el sector privado.

NOTAS DEL TRADUCTOR  

1 En el texto original dice trilln. Siendo el autor estadounidense suponemos que se refiere a lo que en Espaa y los pases de habla castellana de Amrica Latina denominan billn es decir 1 X 10 12 o 1.000.000.000.000.

2 El texto fue escrito antes del intento de golpe de estado en Ecuador.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter