Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-11-2010

La honestidad brutal de Santiago Sierra

Rafael Calero Palma
Rebelin


Abro mi correo electrnico y me encuentro un correo de mi amigo Felipe Villa. Me dispongo a leerlo y, cuando lo hago, la noticia me deja perplejo. Santiago Sierra, artista plstico al que el da 4 de noviembre se le ha concedido el Premio Nacional de las Artes 2010, dotado con treinta mil euros, hace pblico su rechazo al premio. El artista madrileo afincado en Mxico ha escrito una carta dirigida a la Ministra de Cultura, ngeles Gonzlez-Sinde, en la que le viene a decir que est muy agradecido por haber sido distinguido con el premio pero que pasa olmpicamente de l y de todo lo que significa ese premio. Entre las razones que alega para rechazar el premio, Sierra apunta que los premios son para gente que han realizado un servicio, por ejemplo, () un empleado del mes. Ms adelante escribe: el arte me ha otorgado una libertad a la que no estoy dispuesto a renunciar. Consecuentemente, mi sentido comn me obliga a rechazar este premio. Se queja Santiago Sierra de que el premio slo trata de instrumentalizar en beneficio del Estado el prestigio del premiado. Y en opinin de Santiago Sierra, un artista radicalmente comprometido con el ser humano y con la libertad creativa, resulta inaceptable entrar en el juego de un Estado que participa en guerras dementes alineado con un imperio criminal. Un estado que dona alegremente el dinero comn a la banca. Un estado empeado en el desmontaje del estado de bienestar en beneficio de una minora internacional y local. Y despide su misiva a la Ministra de Cultura con un elocuente Salud y libertad!

En mi opinin, lo que ha hecho Santiago Sierra, es un gesto rebosante de dignidad. Algo que no nos debera sorprender lo ms mnimo, pero que, por desgracia, en los tiempos que vivimos, es un gesto, cuando menos, excepcional. Los artistas, de cualquier disciplina artstica pierden el culo por una subvencin. Conozco a ms de un escritor al que se le llena la boca con palabras como honestidad, dignidad, compromiso, etc., pero no duda lo ms mnimo, si la ocasin es propicia, en trincar la pasta de las subvenciones y de los premios, aunque esa pasta huela a mierda a varios kilmetros a la redonda, aunque para ello tenga que comulgar con ruedas de molino.

Est claro que todos los premios son fruto de la subjetividad. Eso, hasta cierto punto, es algo normal. Lo que no es nada normal es que casi todos los premios sean fruto del amiguismo, del mamoneo y de las conspiraciones de saln. Lo digo sin ambages ni medias tintas. Al menos los premios literarios dan asco a nada que se rasque un poco sobre su piel viscosa. Y me temo que en las disciplinas plsticas es incluso peor. A estas alturas del partido, no se entiende muy bien qu hace un escritor de la talla de Eduardo Mendoza (un tipo al que respetaba y al que he ledo) jugando a los trapicheos del Planeta. Otro ejemplo: si se repasa la lista de premios Nobel de Literatura se encuentran ms de cuatro ejemplos que dan que pensar. Sin ir ms lejos, nuestro Echegaray. Pero la lista es bastante larga.

Volviendo a Santiago Sierra he de decir que su postura me parece no slo un ejercicio de coherencia ideolgica (qu necesitados andamos de coherencia ideolgica, amigo Sancho!), sino tambin una muestra de valenta, cercana a la temeridad. Qu duda cabe que su rechazo al Premio Nacional de las Artes pone a los responsables polticos de la cultura de este pas en un gran brete. Y eso es algo que no se le perdonar jams. Y luego est el dinero. Desconozco cul ser la situacin econmica de este artista, pero a nadie amarga un dulce. Y l ha rechazado, de un plumazo, treinta mil euros. En fin, qu queris que os diga. Que es muy gratificante encontrar artistas tan libres, tan independientes, tan coherentes como Santiago Sierra. Ojal que cunda el ejemplo. Aunque mucho me temo que no ser as.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter