Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-11-2010

Cumbre del G-20: Los chicos crecen

Suvendrini Kakuchi
IPS Noticias


La llamada guerra de divisas ocup los titulares durante la cumbre de dos das del Grupo de los 20 (G-20) pases industrializados y emergentes, pero la gran noticia es cmo las naciones del Sur han ganado una voz ms fuerte en la mesa de negociaciones internacionales.

Esto qued reflejado en el comunicado divulgado este viernes, al trmino de la cumbre de Sel, informando de que los pases miembros haban acordado dar pasos para detener la "devaluacin competitiva" de sus monedas, pero no especificaban metas definidas, que por lo general suponen una gran presin sobre las naciones en desarrollo.

En la cumbre fracas una mocin de Estados Unidos para fijar un techo al supervit comercial, sobre todo ante el rechazo de China, con un supervit de 27,1 millones de dlares.

Los pases del G-20 se comprometieron a adoptar "directrices compuestas por una amplia gama de indicadores" que faciliten "la identificacin oportuna de grandes desequilibrios (econmicos) que requieran acciones preventivas y correctivas".

Aunque subrayaron la importancia de "sistemas de tipos de cambio determinados por el mercado" y flexibles, los lderes no especificaron ningn mecanismo.

En cambio, afirmaron que la cumbre de 2011, con la ayuda del Fondo Monetario Internacional, ser destinada a evaluar los eventuales desequilibrios.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, inform de haberle dicho a su par de China, Hu Jintao, que "las economas emergentes deban dar lugar a monedas determinadas por el mercado", y que Washington seguira de cerca la apreciacin del yuan, que Pekn ha permitido pero por un muy pequeo y cauteloso margen en los ltimos meses.

Otros pases en desarrollo, como Brasil y Tailandia, han visto sus monedas apreciarse a los mximos niveles en 15 aos respecto del dlar, lo que llev a sus bancos centrales a intervenir.

La cumbre del G-20 se desarroll en un contexto especial: pases emergentes, como China e India, juegan un papel cada vez mayor como motores de la economa mundial, mientras que potencias tradicionales como Estados Unidos y Japn se ve afectadas por un lento crecimiento.

La reunin de "Sel demostr cmo un nuevo tipo de regateo acompaa a las demandas de las potencias emergentes en los acuerdos finales", dijo el analista Kenzaburo Ikeda, jefe del Instituto de Investigacin Taijyu, en Tokio.

"Lo que pueden hacer las economas industrializadas ahora es dar pasos de largo alcance y actuar de forma responsable, como estimulando sus propias economas invirtiendo en naciones en desarrollo", aadi.

Ikeda, quien adems ha seguido reuniones del Grupo de los Siete (G-7) pases industrializados como miembro de las delegaciones japonesas, dijo que las naciones ricas ya no podan jugar el papel de benevolentes simplemente destinando fondos a pases pobres.

De hecho, en la cumbre, el presidente surcoreano Lee Myung-bak impuls el rol de su pas como puente entre las naciones industrializadas y las emergentes, gracias a su experiencia de primera mano en el desarrollo econmico y sus conocimientos de los desafos que afronta el Sur.

Pero an hay un fuerte sentimiento entre las economas emergentes de que existe un desequilibrio en la mesa de negociaciones, sostuvo el economista Kensuke Kubo, del Instituto de Economas en Desarrollo y experto en India.

A pesar de sus altas tasas de crecimiento, que han atrado capital especulativo de los pases ricos y por tanto han causado una apreciacin de sus monedas, las naciones en desarrollo afrontan una mezcla de nuevos problemas.

En India, por ejemplo, hay falta de capital para nueva infraestructura, mientras que en China existe un creciente descontento laboral. Adems, se ampla la brecha entre la poblacin pobre y la rica en esas naciones.

El Norte eludi en el G-20 adoptar rgidos controles que pudieran frenar el crecimiento de China, de la que necesita para estimular la economa mundial, a pesar de las crticas de Estados Unidos sobre su proteccin al yuan.

"Naturalmente, las naciones emergentes temen que metas (fijadas por el G-20) puedan reducir su expansin interna", seal Kubo. "Esto es algo que no slo los pases en desarrollo, sino tambin los ricos, quieren evitar".

El crecimiento de China, de ms de nueve por ciento anual por ms de una dcada, la convirti a la segunda economa mundial, reemplazando a Japn, cuya expansin ha sido de menos de tres por ciento.

Mientras, India ha estado creciendo a un ritmo de nueve por ciento. Nueva Delhi y Tokio firmaron la semana pasada un acuerdo de asociacin econmica.

En contraste Estados Unidos, aunque sigue siendo la mayor economa, sufre un dficit comercial y de cuenta corriente que dispar el desempleo a ocho por ciento, y la tasa de crecimiento se redujo a dos por ciento anual.

Aparte de guerra de divisas y de sus intereses contrapuestos, los miembros del G-20 tambin intentaron impulsar la liberalizacin comercial, aunque sin mucho xito.

La cumbre de esta semana tuvo como teln de fondo un fracasado acuerdo de libre comercio entre Sel y Washington, con el que el gobierno de Obama esperaba impulsar su economa estimulando la creacin de empleos.

Formado en 1999, el G-20 est integrado por Alemania, Arabia Saud, Argentina, Australia, Brasil, Canad, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaa, India, Indonesia, Italia, Japn, Mxico, Rusia, Sudfrica, Turqua y la Unin Europea.

Fuente: http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=96879

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter