Portada :: frica :: Gdaim Izik, asalto al campamento de la dignidad
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-11-2010

Entrevista a Ahmed Boukhari, representante saharaui en Naciones Unidas
El asalto de las tropas marroques ha sido brutal

Gilberto Lopes
Rebelin


Las tropas marroques redujeron a cenizas, el pasado 8 de noviembre, el campamento saharaui de Gdaim Izik, que desde haca un mes albergaba a ms de 20.000 personas, reunidas ah para protestar contra las condiciones de vida impuestas por las autoridades de ocupacin a los habitantes de la Repblica rabe Saharaui, un territorio, de 266.000 km 2 y de unos 280.000 habitantes, ubicado en la costa occidental de frica, entre Marruecos y Mauritania.

Se trata de un nuevo captulo de la lucha por la independencia desde que, en 1976, Espaa, entonces su potencia administradora, se retir del territorio. Las cerca de 7.500 jaimas, o tiendas de campaa de los nmades, fueron quemadas. Se desconoce an el nmero de muertos, heridos o detenidos.

El ataque de la semana pasada desat nuevas protestas en la capital saharau, El Aain, sometida a un virtual estado de sitio por las autoridades marroques, y coincidi con la reanudacin, en Nueva York, de las negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario, la organizacin que gobierna la Repblica rabe Saharaui. Pese a las especulaciones, el Polisario decidi mantener la cita para evitar caer en lo que se estim como una provocacin del gobierno marroqu.

El objetivo de esta nueva reunin era avanzar en la preparacin de una quinta ronda del proceso de negociacin que se inici en 2007, bajo la supervisin del Consejo de Seguridad de la ONU, pero que desde hace dos aos permanece estancado.

El gobierno de Rabat no acepta realizar un referndum sobre el destino del Sahara, al que ofrece solo autonoma. Los saharauis, que aspiran a la independencia, exigen la realizacin de la consulta, pero su posicin no ha contado con el apoyo de las potencias involucradas en este conflicto, en especial Estados Unidos, Francia y Espaa.

El territorio del Sahara Occidental est dividido por muros de casi 2.800 km de extensin, vigilado por 150.000 soldados del ejrcito marroqu, una red de radares y protegido por minas antipersonas y anticarros.

El representante saharau en las Naciones Unidas, Ahmed Boukhari, habl de la masacre provocada por las tropas marroques en el Sahara, sobre la situacin en el territorio y los resultados de esta ronda de negociaciones.

GL - Cul es la situacin actual en el Sahara y en su capital, El Aain? Se habla de terror, de una represin intensificada y de un nmero an no determinado de muertos, heridos, desaparecidos y detenidos. Cules son las cifras que manejan ustedes?

AB - El asalto de las tropas marroques ha sido brutal y lo hicieron tras asegurarse de que no habra ningn medio de informacin internacional presente y tras cortar las comunicaciones telefnicas de la red celular. Pero van llegando ya noticias sobre la dimensin de la tragedia que permiten hablar de que estamos ante una masacre. Ms de 4.000 heridos, 2.000 detenidos y se habla de decenas de muertos. La gente herida suele no ir a los hospitales porque all les espera la polica marroqu. Puede que gente a la que se considera muerta est todava en las crceles marroques, que no quieren informar a las familias. Marruecos dice que tiene a 165 detenidos saharauis, pero no habla de heridos ni de muertos en las filas saharauis. Dice que hubo 11 soldados marroques muertos y ms de 65 heridos. Si estas cifras son ciertas, ello quiere decir que las fuerzas marroques, armadas y en gran nmero, han podido causar una masacre ya que las victimas saharauis eran civiles.

GL - El representante del Polisario en Espaa, Bucharaya Beyn, dijo que nunca hemos estado ms cerca de la guerra si no hay una intervencin internacional para poner fin a esta masacre que est cometiendo Marruecos. Comparte esa apreciacin?

AB - Es correcta la apreciacin. Si la ONU no hace nada para parar esto, significa que Marruecos se esta arrogando una especie de derecho a la impunidad. Ello implicara el fin de la va diplomtica en la que hemos credo hasta ahora para resolver el conflicto.

GL - Cmo evala los resultados de la reunin de ayer en Nueva York y las perspectivas de las negociaciones, que continan en diciembre?

AB - Hemos acudido a la ronda negociadora para responder positivamente a los esfuerzos que llevaba a cabo la ONU para que el proceso de paz pudiese continuar en la direccin correcta. Pero la decisin marroqu de llevar a cabo el asalto contra la poblacin civil saharaui el da preciso en que iba a comenzar la ronda nos llev a pensar seriamente en que no vala la pena participar. Aun as, decidimos participar, porque somos gente civilizada que quiere la paz, rechaza la violencia, la guerra. La ronda no supuso ningn avance sustancial porque Marruecos no quiere que esto avance en la direccin correcta y sobre ella plane el terrible espectro de la brutal intervencin de las fuerzas marroques contra nuestra poblacin civil.

GL - Qu propuestas estn sobre la mesa? Cul es la posicin actual del Frente Polisario en esta etapa de las negociaciones? Sigue defendiendo la opcin del referendo?

AB - El referndum es la nica va posible, practicable y reconocida por la ONU para preguntar a un pueblo en un proceso de descolonizacin sobre qu quiere para su futuro. ste es el significado de la autodeterminacin en una cuestin de descolonizacin. Las opciones son y fueron siempre la de elegir entre la independencia o la integracin en la potencia ocupante. No hay otra salida, pacifica por lo menos. Marruecos se opone ahora a esta va tras haberla, sin embargo, aceptado por muchos aos en el pasado y se opone a ella porque teme los resultados de un posible referndum, como haba reconocido, en su tiempo, el ex Secretario de Estado estadounidense James Baker, mediador ente 1997 y 2004 en el conflicto.

GL- Todos sabemos el papel decisivo que juegan Estados Unidos, Francia y Espaa en la solucin de este problema. Ha cambiado la posicin de Estados Unidos con el gobierno de Obama?

AB - Hay un cambio con respecto a la posicin de la administracin anterior, pero no basta para que pueda verse como un cambio de suficiente peso para hacer cambiar la posicin intransigente de Marruecos. Tenemos contactos regulares con el Departamento de Estado que nos permiten seguir informndoles de todos los pormenores de este conflicto .

GL - Francia sigue apoyando las propuestas de Marruecos?

AB - Ciegamente. Es una pena que exhiba apoyo a una causa colonial injusta hasta el lmite de ser, en el Consejo de Seguridad, el obstculo fundamental para el establecimiento de un mecanismo de proteccin de los derechos humanos en el Sahara occidental.

GL - Qu se puede esperar de Espaa?

AB - La opinin pblica espaola as como sus medios de informacin y la mayora de los partidos polticos son muy solidarios con la causa saharaui. Pero el Gobierno est en una posicin bastante rezagada ante el efecto de la presin que ejerce Marruecos sobre este pas.

GL - Cul ha sido la posicin de Amrica Latina en estas negociaciones?

AB - Ha sido muy noble. Coincidimos en que somos la nica nacin afrorabe que fue colonia espaola y coincidimos en el valor del derecho de los pueblos colonizados a recuperar su libertad e independencia. La mayora de las naciones latinoamericanas reconocieron a la Repblica Saharaui. Algunas, tras haberlo hecho, decidieron, no se sabe por qu razn, apoyar a Marruecos, congelando a peticin de este pas agresor la relacin diplomtica con nuestro pas. Entre ellos Costa Rica. Es lamentable, pero son hechos. Costra Rica, por historia y por coherencia, debera seguir siendo la fiel hermana de la Repblica Saharaui.

GL - Cunto le cuesta a Marruecos este conflicto? Hace unos aos se hablaba ya de 150.000 millones de dlares en el esfuerzo militar en el Sahara.

AB - Le cuesta mucho ms porque el presupuesto de la guerra y de todo el esfuerzo propagandstico y diplomtico que hacen es secreto.

GL - Finalmente, cmo vislumbrael futuro y el final de esta disputa?

AB - La lucha contina . Llegaremos a lograr nuestro objetivo nacional de paz y libertad tarde o temprano. Nuestros hermanos latinoamericanos, que entienden el costo de ese sacrificio nacional, deben estar ms que nuca a nuestro lado.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter