Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2010

La triple represin contra el Sindicato Andaluz de Trabajadores

Rafael Calero Palma
Rebelin


En las primeras dcadas del siglo XX, el movimiento sindical espaol vivi una poca de autntico exterminio, especialmente el anarcosindicalismo, representado por la Confederacin Nacional del Trabajo (CNT). Desde 1910, ao de la fundacin de la CNT, los anarquistas espaoles vivieron acosados tanto por el poder establecido (jueces, polticos y prensa oficial) como por la patronal. Miles de sindicalistas fueron condenados, la mayora injustamente; y cientos de ellos murieron en atentados terroristas a manos de pistoleros contratados por la patronal, sobre todo en Catalua y Aragn, pero tambin en Andaluca, Asturias, Extremadura y otras regiones del territorio espaol.

Hoy, un siglo despus, estamos asistiendo en Andaluca a un proceso de represin feroz contra los miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores. En muchos aspectos, la represin contra este sindicato nos recuerda, salvando las distancias, a la sufrida por la CNT en el siglo XX. Desde los ltimos coletazos de la dictadura franquista, no se haba visto en nuestro pas un ataque tan virulento contra los obreros. Da s, da tambin, Diego Caamero, Secretario General del SAT, y otros afiliados del sindicato se ven obligados a visitar los juzgados en calidad de imputados, simplemente por haber ejercido su derecho constitucional a manifestarse. A da de hoy, cuatrocientos militantes del sindicato andaluz se encuentran procesados. Algo, a todas luces, disparatado. De la misma manera, la cifra econmica en multas asciende a la friolera de cuatrocientos mil euros.

Est claro que estos hechos no son algo coyuntural, sino que ms bien, parecen responder a una campaa bien orquestada desde los poderes del estado espaol. En mi opinin, esta campaa tiene tres frentes bien delimitados:

a) El judicial y policial: la judicatura andaluza se ha posicionado abiertamente contra el Sindicato Andaluz de Trabajadores. Para ello, imponen penas exageradas por hechos que, nadie en su sano juicio, se atrevera a calificar como delitos. A pesar de que los militantes del SAT suelen llevar a cabo acciones espectaculares, tipo ocupacin de fincas, de bancos, de sedes del gobierno andaluz, abucheos a cargos polticos, etc., jams han usado la violencia contra nada ni nadie, aunque eso s, ellos estn ms que acostumbrados a ser objeto de la violencia policial con bastante frecuencia.

b) El poltico: es de dominio pblico que tanto el PSOE como el Gobierno de la Junta de Andaluca aborrecen a Caamero, a Gordillo y a otros destacados militantes del SAT. Todos recordamos, por ejemplo, como el SAT (en aquellos das, bajo sus anteriores siglas, SOC) amarg a Manuel Chaves la entrega de la medalla de Andaluca a la Duquesa de Alba (qu injusticia entregarle una medalla a esta explotadora!!!) o ms recientemente, como Grin tuvo que salir de El Coronil por la puesta de atrs, entre abucheos y pitidos (el Presidente de la Junta haba asistido al pueblo sevillano a uno de esos actos de propaganda que tanto le gustan a l y a los miembros de su gobierno). Son muchos aos de lucha y esto el PSOE no lo perdona. Al mismo tiempo, los dos sindicatos del rgimen, es decir CC. OO y UGT, se sienten bastante cmodos con esta situacin de acoso y derribo hacia el SAT, pues a todas luces, el SAT, poco a poco, les va comiendo terreno en Andaluca y, al mismo tiempo, Diego Caamero y compaa aprovechan cualquier foro para echarles en cara su poltica sindical de pactismo y concertacin, a espaldas de la clase obrera.

c) El periodstico: Falsimedia, es decir, la prensa oficial lase El Pas, El Mundo, ABC, La Razn, Canal Sur, etc., etc. ha atacado con la mayor dureza posible tanto a Caamero como al alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Snchez Gordillo. Para ello, no han dudado en mentir, difamar, calumniar e intentar ridiculizar las figuras de dos personas cuya vala, honestidad, compromiso, solidaridad y coherencia ha quedado ms que demostrada a lo largo de todos estos aos. Sin ir ms lejos, el diario El Pas, el fin de semana pasado, auguraba el final de la hegemona del SAT en Sevilla, con el estpido argumento de que el alcalde de Martn de la Jara (Sevilla), miembro del SAT, tena una disputa de carcter laboral con un trabajador del ayuntamiento. Cualquier cosa sirve con tal echar basura sobre el sindicato andaluz.

Como medida de protesta, el SAT ha decidido que no va a asistir a ms juicios contra ellos. La razn es obvia, para qu molestarse en asistir a una pantomima, si ya estn juzgados y condenados de antemano. Numerosas organizaciones polticas y sindicales, tales como PCPA-PCPE, USTEA, STEs-Confederacin Intersindical, CUT-BAI, Intersindical Valenciana, CSI- Asturias, LAB o NA, han mostrado su solidaridad y apoyo con la direccin y a afiliacin del SAT. Ojal que estos ataques desmesurados y llenos de sinrazn no daen la lnea de flotacin del SAT. Por el bien del sindicalismo de clase en Andaluca. Por el bien de la clase obrera andaluza.

Blog del autor: http://mimargenizquierda.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter