Portada :: frica :: Gdaim Izik, asalto al campamento de la dignidad
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2010

Una demanda irrenunciable: el Sahara para los saharauis

Paco Azanza Telletxiki
Rebelin


Vuelve a estar el Sahara Occidental en los titulares ms importantes de casi todos los medios de comunicacin. Y no precisamente porque los colonos han decidido entregar el territorio ocupado a sus dueos naturales -que es la noticia que deberamos haber ledo y escuchado hace ya muchos aos-, sino porque, una vez ms, los gobernantes del reino de Marruecos han vuelto a dar fehacientes muestras de su deshumanizada condicin. La masacre cometida por los cuerpos represivos marroques en El Aain no puede entenderse de otra manera. Tampoco se entiende de otra manera la indiferente y cmplice actitud de la llamada comunidad internacional, especialmente la del gobierno espaol que, por su pasado colonizador y su traspaso del territorio en disputa a las autoridades marroques y mauritanas, en vez de devolvrselo a los saharauis, debera haber jugado un papel ms consecuente en este caso; sin embargo, de manera harto vergonzosa, se ha inhibido por completo.

No es la primera vez que adoptan tan miserable actitud. Espaa tiene un fuerte compromiso histrico adquirido con los saharauis que nunca ha cumplido, que nunca se ha esforzado en cumplir. Felipe Gonzlez lleg a enarbolar bien alto dicho compromiso antes de ganar sus primeras elecciones, pero lleg al poder y l mismo se encarg de arriar la enarbolada bandera, enterrando su promesa solidaria en el subsuelo del olvido. Los que ahora gobiernan en el Estado espaol militan en el mismo partido que Isidoro. No aadir nada ms acerca de este siniestro personaje; tan slo decir que, de diferentes maneras, hoy en da es un privilegiado en el reino de Marruecos.

Lo que voy a escribir a continuacin no es nada nuevo, ya que son hechos sobradamente conocidos de la historia, pero que conviene recordar, aunque sea muy brevemente, porque parece que a ms de uno se le olvida y la memoria histrica sigue siendo una de las mejores armas de los oprimidos.

El Frente Popular para la Liberacin de Sagua de Hamra y Ro de Oro Frente POLISARIO-, fue fundado el 10 de mayo de 1973 por El Uali Mustaf Sabed y otros compaeros. Como por la va pacfica era impensable recuperar lo perdido, diez das despus el Ejrcito Popular de Liberacin Saharaui inici su actividad armada, y el 27 de febrero de 1976, luego de tres aos de iniciada la guerra de guerrillas contra el colonialismo espaol, se cre la Repblica rabe Saharaui Democrtica RASD-. Los soldados espaoles se retiraron de El Aain el 8 de enero de 1976, pero no se embarcaron hacia Espaa hasta un da antes de aquel histrico hecho; y lo hicieron entregando en bandeja el territorio saharaui a Marruecos y a Mauritania. De este modo, las legtimas aspiraciones del pueblo saharaui de alcanzar la autodeterminacin y la independencia quedaron truncadas [1].

Previamente, Marruecos haba ocupado militarmente la capital del Sahara Occidental reprimiendo y masacrando a la poblacin saharaui, expoliando sus recursos y asentando a miles de sus colonos-, y el llamado acuerdo tripartito ya haba sido firmado. Este acuerdo ilegal, segn el derecho internacional- se materializ el 14 de noviembre de 1975, y lo firmaron el gobierno espaol, el reino de Marruecos y el gobierno de la Repblica rabe Mauritania. Aquellos Acuerdos de Madrid, que as tambin se llamaron, no slo obvi el derecho de autodeterminacin del pueblo saharaui, sino que, como ya ha quedado dicho, reparti el territorio del Sahara Occidental entre Marruecos y Mauritania.

Debido a la resistencia poltico y militar liderada por el Frente POLISARIO, en agosto de 1979 el gobierno mauritano firm un tratado de paz con las autoridades de la RASD. La parte del territorio que ocupaba Mauritania se lo anexion Marruecos que, a partir de ese momento goz con el incremento del apoyo de los Estados Unidos y Francia.

La solucin al problema del Sahara Occidental pasa inevitablemente por su descolonizacin, y para eso se debe celebrar un referndum de autodeterminacin, con el legtimo propsito de que el pueblo saharaui decida libremente su futuro. Esta va la aval la ONU, el Tribunal Internacional de Justicia, la OUA y el Movimiento de Pases No Alineados, desaprobando de manera clara y contundente las pretensiones anexionistas de Marruecos.

Lamentablemente fueron necesarios quince aos de guerra para que, en 1991 y con la propuesta de la ONU y la OUA, se elaborara un plan de paz que aprobaron tanto el reino de Marruecos como el Frente POLISARIO. El objetivo final era precisamente la celebracin de un referndum de autodeterminacin. Se debe aclarar que la parte saharaui cumpli con todos sus compromisos, en cuanto a la ejecucin del plan se refiere. Marruecos, sin embargo, siempre dio largas a la realizacin de sus deberes, incluso a sus compromisos adquiridos ms adelante, en los Acuerdos de Houston. Estos acuerdos, firmados en septiembre de 1997 y ajustados a lo resuelto por la ONU desde 1991, contemplaban la celebracin del ya mencionado referndum de autodeterminacin, en 1998, sobre la base de un censo de 80.000 electores. De manera interesada e injustificada, por responsabilidad de Marruecos, fue aplazado en varias ocasiones.

Los inaceptables argumentos de la monarqua alauita para no iniciar los pasos que se haba comprometido a dar se sucedieron unos a otros. Con cierta complacencia por parte de la ONU y su Consejo de Seguridad, Marruecos procur dilatar el proceso con la tramposa intencin de que miles de ciudadanos marroques fueran inscritos oficialmente como saharauis, para, con sus votos, obtener el triunfo en el referndum. Pero ni an as se atrevieron a encararlo.

A da de hoy Marruecos no quiere saber nada de autodeterminacin, y slo habla de amplia autonoma bajo su soberana. Propuesta inaceptada por el Frente POLISARIO, que no renuncia a ver materializados los derechos de su pueblo.

Y por ah anda la cosa. En ese contexto es como debe entenderse la ltima masacre provocada en El Aain por las fuerzas represivas del reino de Marruecos. A pesar de que la insultante indiferencia de la comunidad internacional les ampara, las autoridades marroques se saben polticamente perdidas. Por eso recurren a la fuerza militar, porque la fuerza moral, mucho ms poderosa, si alguna vez la tuvieron, ya no les queda. Lamentablemente, esa fuerza provoca y seguir provocando sufrimiento al pueblo saharaui, pero, paradjicamente, descubre tambin ante los ojos del mundo la creciente debilidad marroqu que tarde o temprano quedar reducida a aplastante derrota.

[1] Salvando las distancias, este hecho recuerda a la actitud de Espaa con Cuba cuando, en 1898 y militarmente derrotados por los mambises, prefirieron entregar la Isla al gobierno de los Estados Unidos antes de que quedara en manos de quienes de implacable manera les haban vencido. El armisticio del 12 de agosto de 1898 fue slo cosa de la metrpoli y de los yanquis. Con el Tratado entre Espaa y los Estados Unidos, firmado en Pars el 10 de diciembre del mismo ao, pas exactamente lo mismo: el desprecio y el absoluto soslayo a los mambises y al pueblo de Cuba. Todos sabemos lo mucho que sigui sufriendo el pueblo de Cuba en manos de los imperialistas yanquis, hasta que el primero de enero de 1959 consigui su verdadera independencia y comenz a ser dueo de su propio destino. Todos sabemos lo mucho que el pueblo saharaui sigue sufriendo desde la entrega incondicional del territorio sahariano a las indignas y colonialistas manos marroques.

http://baragua.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter