Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-11-2010

Los jueves en Tehern

Sefi Rachlevsky
Haaretz

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


Hace un tiempo, viaj con un conductor de taxi ocasional. Igual que yo, naci en el ao 1966, pero en Tehern. Cuando tena 13 aos, ocurri la revolucin de Jomeini; a los 20 aos emigr a Israel solamente porque no quera enrolarse en el ejrcito iran en tiempos de la guerra Irak-Irn. Sus padres quedaron en Irn. Hace dos aos su padre visit Israel por un perodo de seis meses, en el verano. Cuando la visita lleg a su fin, el pap decidi que estaba mejor en Tehern y se volvi a Irn.

El conductor me describi la situacin en Tehern, que es distinta a lo que muchos imaginan. Antes de la revolucin, pasaron muchos meses de intranquilidad, redadas nocturnas y problemas con la tienda familiar; pero inmediatamente despus de la revolucin volvieron el orden y la quietud. Numerosas restricciones de la vida econmica fueron derogadas, los judos ganaron la proteccin del gobierno y el comercio familiar floreci.

Por cierto, surgieron leyes religiosas y restricciones en el orden pblico que deban respetarse estrictamente. No podan andar por las calles hombres con mujeres. Tampoco hombres con su madre o hermanas. En realidad esto ltimo era posible en principio, pero eran investigadas de manera tan violenta por las milicias Basic para verificar si realmente se trataba de la madre, que no vala la pena asumir el riesgo. Tambin nuestro conductor fue golpeado en las calles porque llevaba el cabello un poco ms largo de lo permitido.

No obstante, cada jueves se haca una fiesta en la ciudad. Muchos hombres y mujeres jvenes se encontraban en una casa privada, amplia. Una habitacin especial estaba destinada a los velos y burkas, en todas sus variedades. Los jvenes se despojaban de sus vestimentas religiosas en cuanto estallaba la msica del momento; el alcohol prohibido y el sexo ocupaban el recinto.

Haca rato que habamos llegado a nuestro destino, pero mi amigo segua an con su relato, rememorando a todos sus amigos y amigas, sin encontrar a ninguno, ya fuera judo o musulmn, que no disfrutara de una larga relacin ntima, sin estar casado por supuesto. Su vida en Tehern era muy buena.

La historia del conductor inclua otros detalles, por supuesto, y por supuesto ms historias diferentes. Pero bsicamente una certeza: la gente es la gente donde quiera est. La vida contina bullendo an bajo regmenes fascistas. Incluso en la Alemania nazi, hasta en los terribles aos 1944-1945, mucha gente llevaba buena vida. Y en Irn hablamos de una variedad de fascismo religioso, especialmente intrusivo en el rea privada.

Pero nuestro imaginario sobre la terrible vida bajo regmenes fascistas produjo una densa cortina que nos impide ver que el fascismo ya est ac, dentro de nuestros salones y con profundas races. Es cierto, la vida en Tel Aviv es dulce, para jvenes de ambos sexos un poco cara ciertamente-. Parecera que nadie interfiere en su fiesta, que contina como siempre en esa ciudad, donde siempre es jueves. Pero se trata de los jueves en Tehern.

La realidad que los circunda est gobernada por pautas totalmente diferentes que modifican la percepcin de la realidad. Desde los comienzos, Israel abandon las promesas de su Declaracin de Independencia donde se aseguraba la completa igualdad de derechos, independientemente de la religin, raza o sexo. Desde el principio Israel prohibi por ejemplo- el casamiento entre judos y no judos, una ley que trae reminiscencias de aquel otro pas. Desde el principio, una persona que carece de vehculo propio esta imposibilitada para viajar el da libre de la semana.

En el 70% de los aos de existencia de Israel, o 43 aos y medio largos, hubo grandes porciones de tierra en las que judos son sus ciudadanos, mientras que sus vecinos no judos permanecen sin la ciudadana. Esto tambin es cierto para Jerusaln, la capital unificada del Estado. Jerusaln tambin es una ciudad donde, en el transporte pblico, hombres y mujeres tienen frecuentemente prohibido permanecer en el mismo lugar del vehculo, y un pas en el cual, en el primer grado de la escuela, los nios registrados como judos reciben educacin religiosa ortodoxa subsidiada por el Estado donde se conceptualiza que los no judos no son seres humanos y nunca hay que concederles el derecho a la ciudadana, slo son sbditos.

En la realidad, el ministro de Defensa sube a los estrados oficiales del mundo y en nombre del Estado de Israel anuncia su intencin de trasladar a aqullos que no poseen los orgenes tnicos correctos y quitarles la ciudadana. En realidad, un primer ministro que fue elegido en dos oportunidades, en la primera de ellas fue elegido solamente siete meses despus de que encabez las manifestaciones provocativas con el lema con sangre y fuego Rabin ser desplazado, manifestaciones que desembocaron en el asesinato del primer ministro Yitzhak Rabin.

En la realidad, en la ciudad de Safed se hacen pogromos con el objetivo de hacer una limpieza tnica de la poblacin rabe. En realidad, la prohibicin de vender o rentar apartamentos a los no judos est motorizada por dirigentes oficialistas, desde el lder del partido mayoritario que controla el ministerio del Interior, el rabino Ovadia Yosef, quien decret especficamente esa prohibicin, hasta el rabino principal de Safed, Shmuel Eliyahu.

sta es la naturaleza del espritu humano, en su necesidad de vivir, dispone del poder de represin. Tambin tenemos siempre a nuestro alcance, y como consecuencia de querer una vida que merezca celebrarse, mostrar cierta preocupacin por el posible advenimiento de un Apocalipsis que, en realidad, hace ya rato est aqu.

Fuente: http://www.haaretz.com/print-edition/opinion/israel-needn-t-become-as-repressive-as-iran-1.324268


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter