Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2010

Entrevista con el periodista Alan Hart
El sionismo necesita que los judos israeles tengan miedo

Kourosh Ziabari
alanhart.net

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


En su reciente artculo El sionismo y la paz son incompatibles usted llega a un punto en el cual declara si es un hecho que los presidentes de EE.UU. temen provocar a Israel hay que llegar a la conclusin de que el Estado sionista es un monstruo fuera de control y que todos los esfuerzos por la paz estn condenados al fracaso. Es verdaderamente un hecho que Israel posee un poder incontrolable, desproporcionado, que posibilita que viole el derecho internacional y goce de inmunidadante la comunidad internacional? Cul es la fuente de ese poder e influencia injustificables?

Comencemos por la Realidad Nmero Uno. Hay dos conjuntos de reglas para la conducta de las naciones, una para todos los pases del mundo menos Israel, la otra exclusivamente para Israel. Este doble rasero son la madre y el padre del dolor, la humillacin y la clera rabes y de otros musulmanes. Dicho de otra manera, este doble rasero es el mejor sargento reclutador para el fundamentalismo islmico violento.

En la historia del conflictosobre Palestina que se convirti en Israel, como lo documento plenamente en mi ltimo libro Zionism: The Real Enemy of the Jews [Sionismo: el verdadero enemigo de los judos], es posible determinar ms o menos el momento en el que las principales potencias crearon el doble rasero. En las consecuencias inmediatas de la guerra de 1967, y porque fue una guerra de agresin israel no de autodefensa, las principales potencias, a travs del Consejo de Seguridad de la ONU, deberan haber dicho a Israel algo como: No debis construir ningn asentamiento en la tierra rabe recin ocupada. Si lo hacis, demostraris vuestro desdn por el derecho internacional. En ese caso la comunidad internacional declarar que Israel es un Estado ilegal y lo someter a sanciones.

Si se le hubiera ledo la cartilla de una manera semejante a Israel, probablemente habra habido paz hace muchos, muchos aos. Como antecedente, permtame que le explique brevemente el motivo.

El pragmtico Arafat ya estaba reconciliado de mala gana en 1969 con la realidad de la existencia de Israel dentro de sus fronteras previas a 1967. En su discurso del fusil y la rama de olivo ante la Asamblea General de la ONU el 13 de noviembre de 1974, lo dijo por implicacin obvia. Despus puso en juego su credibilidad con sus colegas de la direccin y su pueblo, y su vida, a fin de obtener un mandato para un compromiso impensable con Israel. Obtuvo el mandato a finales de 1979 cuando el Consejo Nacional Palestino, entonces el ms alto organismo de toma de decisiones del lado palestino, vot por 296 votos contra 4 por apoyar su poltica de dos Estados, una solucin que cualquier gobierno y pueblo racional israel habra aceptado con alivio. Lo que Arafat necesitaba a continuacin era un socio israel para la paz. Finalmente obtuvo un socio probable, Yitzhak Rabin, pero ste fue asesinado por un sionista fantico que saba exactamente lo que estaba haciendo, matando el proceso de paz. Cuanto ms claro quedaba que los dirigentes de Israel no estaban interesados en una genuina solucin de dos Estados para la cual Arafat haba preparado el terreno en su lado, ms sufra su credibilidad con respecto a su propio pueblo.

Eisenhower fue el primer y ltimo presidente estadounidense que contuvo al sionismo. Despus que Israel se haba coludido en secreto con Francia y Gran Bretaa en la invasin de Egipto en 1956 para derrocar a Nasser y recuperar el Canal de Suez que ste haba nacionalizado, los dirigentes de Israel trataron de insistir en condiciones para retirarse del Sina. Eisenhower los enfrent pasando por sobre los jefes del Congreso en un discurso a la nacin. En l dijo lo siguiente:

Israel insiste en firmes garantas como condicin para el retiro de sus fuerzas de invasin. Si aceptamos que el ataque armado puede lograr adecuadamente los propsitos del atacante, temo que hemos atrasado el reloj del orden internacional. Habremos aprobado el uso de la fuerza como un medio para resolver diferencias internacionales y obtener ventajas nacionales Si la ONU admite una vez que disputas internacionales pueden resolverse utilizando la fuerza, habremos destruido el fundamento mismo de la organizacin y nuestra mejor esperanza de establecer un verdadero orden mundial.

Como sealo en un captulo de mi libro intitulado Goodbye to the Security Councils Integrity [Adis a la integridad del Consejo de Seguridad], despus de la guerra de 1967 simplemente no hubo una voluntad poltica similar a la de Eisenhower para obligar a Israel a comportarse como un Estado normal es decir de acuerdo con el derecho internacional y sus obligaciones como miembro de las Naciones Unidas.

Qu explica realmente esta falta de voluntad poltica en 1967 y todava hoy?

Yo sola creer que la respuesta breve era la influencia oculta sobre la poltica estadounidense para Oriente Prximo del lobby sionista y sus secuaces en el Congreso. No existe ningn misterio sobre la fuente primordial del poder del lobby. Es el dinero para financiar campaas electorales. Si uno fuera estadounidense y anunciara que se va a presentar como candidato al Congreso o a cualquier otro puesto pblico de importancia, sera contactado por el lobby. Le dira cul es la posicin poltica sobre Israel y le ofrecera una alternativa. Si apoyara a Israel, recibira todo el financiamiento de la campaa que necesitara para derrotar a su oponente. Si no estuviera interesado, el financiamiento ira a su oponente y posibilitara que lo derrotara a usted. Es una simplificacin de cmo funciona el sistema pero tambin es la esencia de la realidad.

A propsito, NO culpo al lobby sionista por hacer el juego que hace. Slo juega segn las reglas de El Sistema. Culpo al sistema corrupto poltico de EE.UU. que pone en venta al mejor postor lo que pasa pordemocracia. Sucede que el lobby sionista en asociacin con sus aliados cristianos fundamentalistas es uno de los mayores postores, si no el mayor. Si yo tuviera la oportunidad de aconsejar a un presidente de EE.UU. le dira: Lo mejor que puede hacer por su pas es darle una cierta democracia real, terminando con su poltica corrupta.

Actualmente, y como indiqu en el reciente artculo que usted cit: Zionism and Peace Are Incompatible [El sionismo y la paz son incompatibles], comienzo a pensar que es posible que la aterradora influencia del lobby sionista no sea la explicacin completa de la falta de voluntad poltica. Porque obviamente va en contra de los mejores intereses de EE.UU. que siga apoyando a Israel, tenga o no razn, y convierta en enemigos a 1.400 millones de musulmanes al hacerlo; la pregunta que me hago es la siguiente: Podra ser que todos los presidentes de EE.UU. tengan miedo de enfrentar el sionismo porque saben que no hay nada que los dirigentes israeles con armas nucleares no haran si se vieran presionados seriamente para llegar a una paz que, consideraran en sus propias mentes ilusas, pondra en peligro la seguridad de Israel?

Esa pregunta fue suscitada por mi recuerdo de una declaracin que me hizo Golda Meir en una entrevista para Panorama de la BBC cuando era primera ministra. En un momento la interrump para decir: Slo quiero estar seguro de que comprendo lo que est diciendo Usted dice que en una situacin apocalptica Israel estara dispuesto a llevarse consigo a la regin y al mundo? Sin tomarse la ms breve pausa para reflexionar, y con la voz pastosa que poda encantar o intimidar a presidentes de EE.UU. segn lo que convena, replic: S! Es exactamente lo que estoy diciendo.

En esos das Panorama, el programa que era el buque insignia de la BBC en temas de actualidad, se transmita loslunes por la noche a las 20.30. A las 22 horas, The Times, que entonces era un buen peridico serio, no el producto de Murdoch que es actualmente, haba cambiado su principal editorial para citar lo que me haba dicho Golda. Luego agreg su propia opinin: Ms vale que le creamos.

Lo que estoy diciendo equivale exactamente a esto. Incluso si un presidente estadounidense tuviera la libertad de recriminar a Israel, aunque fuera para proteger los propios intereses genuinos de EE.UU., eso no significa que sus dirigentes dijeran: Bueno. Haremos lo que queris. A mi juicio es posible, incluso probable, que diran: Seor presidente, vyase al diablo. Si nos empuja demasiado lejos, crearemos el caos en la regin.

El periodista y activista pro palestino Jeffrey Blankfort me habl en una reciente entrevista de los esfuerzos de los presidentes estadounidenses anteriores para contener la influencia de Israel y del lobby sionista sobre el Congreso de EE.UU. Cit la confrontacin de George Bush padre con la red sionista en 1991 y 1992 cuando neg a Israel su pedido de 10.000 millones de dlares en garantas de prstamos; sin embargo termiraron obligando aBush a rendirse y a apoyar el prstamo. Correr la misma suerte el presidente Obama de quien se dice que est determinado a presentar una propuesta en el Consejo de Seguridad para el establecimiento de un Estado palestino dentro de las fronteras de 1967?

Ante todo, quisiera decir lo siguiente a propsito del presidente Obama. No creo como muchos de sus crticos antisionistas que haya llegado al poder como ttere sionista, programado para lo que se les antoje a los sionistas. Si fuera as, por qu iba a desafiar a Netanyahu y al lobby sionista respecto a los asentamientos y exponerse a ser humillado? Mi punto de vista es que tena buenas intenciones pero era demasiado ingenuo e inexperto para la tarea y por lo tanto era seguro que se convertira en prisionero del lobby sionista. Pienso que ningn nuevo presidente en su primer perodo puede ser consciente de toda la dimensin del control del lobby sionista sobre el Congreso hasta que llegue al Despacho Oval y trate que se hagan las cosas.

Como escribo en Is Peace Possible?, el Eplogo del Tercer Volumen de la edicin estadounidense de mi libro, considero que hubo un motivo para que Obama actuara tan rpido para iniciar un proceso de paz en Oriente Prximo.

Saba algo que todos los presidentes de EE.UU. saben con respecto a cundo es o no posible emprender iniciativas serias para la paz. S lo que es eso porque un presidente me lo dijo pocos meses despus que los acontecimientos le negaran un segundo perodo en el puesto. Cualquier presidente de EE.UU. tiene slo dos oportunidades para quebrar o tratar de quebrar el control del lobby sionista sobre el Congreso en asuntos que tienen que ver con Israel/Palestina.

La primera oportunidad es durante los primeros nueve meses de su primer perodo porque despus de eso comienza la bsqueda de fondos para las elecciones de mitad de perodo. Los presidentes no se tienen que preocupar por su propia cuenta por los fondos para las elecciones de mitad de perodo, pero con su cercana ningn presidente puede hacer o decir algo que pueda costar escaos en el Congreso a su partido. La segunda es el ltimo ao de su segundo perodo, si llega a tenerlo. En ese ao, porque no puede presentarse para un tercer perodo, ningn presidente tiene una necesidad personal de fondos para la campaa electoral o de votos organizados.

Aunque hay dudas sobre si Obama obtendr un segundo perodo, pero ya que terminaron las elecciones de mitad de periodo, podra tener otra oportunidad de aplicar una cierta presin verdadera sobre Israel si as lo quiere. Se ha hablado de una iniciativa palestina y presumiblemente rabe ms amplia para hacer que el Consejo de Seguridad reconozca la independencia palestina en Cisjordania y la Franja de Gaza. Si una resolucin semejante llega al Consejo de Seguridad, Obama podra hacer lo que hacen siempre los presidentes de EE.UU. cuando las resoluciones no son del gusto de Israel vetarla-. Pero tambin podra no decir ni hacer nada y dejar que efectivamente la resolucin se apruebe. Qu pasara entonces?

En Haaretz del 20 de octubre, el comentarista israel Aluf Benn sugiri esta respuesta: Una decisin del Consejo de Seguridad de reconocer la independencia palestina en Cisjordania y Gaza considerara a Israel como invasor y ocupante, allanando el camino para medidas contra Israel. Desde el punto de vista de Aluff Benn el movimiento internacional por el boicot de Israel obtendra un aliento masivo cuando Europa, China e India volvieran la espalda a Israel y erosionaran los ltimos residuos de su legitimidad. Gradualmente el pblico israel tambin sentira la presin diplomtica y econmica.

Mi conjetura es que una resolucin semejante no llegar al Consejo de Seguridad porque los regmenes rabes sienten demasiado temor de ofender excesivamente al sionismo; pero si llegara Obama tendra su ltima oportunidad de demostrar que, cuando tiene que ver con los esfuerzos estadounidenses por la paz en Oriente Prximo su S, podemos no se ha convertido en No, no podemos.

Los dirigentes rabes han mostrado seales de que estn dispuestos a volver a normalizar sus vnculos con Israel. Polticos en algunos de los Estados rabes han negociado abiertamente con altos funcionarios israeles y los han invitado a sus eventos. Cules son los beneficios de esta normalizacin para los dirigentes rabes mientras la clera y el odio contra el rgimen israel crecen a diario en el mundo rabe? Cmo pueden hacer caso omiso los dirigentes rabes de las multitudes que salen en masa a las calles para protestar contra las polticas agresivas y beligerantes de Israel en Cisjordania y Gaza?

La mayora de los rabes desprecian en silencio a sus dirigentes pero no me consta que hayan salido en masa a las calles para protestar contra las polticas de Israel. Reformulara lo que a mi juicio constituye la esencia de su pregunta como sigue: Interesa a los dirigentes rabes lo que pasa a los palestinos ocupados y oprimidos?

Mi respuesta es breve: No. Mi respuesta ms amplia es la siguiente:

La verdadera historia del origen y del mantenimiento del conflicto de Palestina que se convirti en Israel lleva a la conclusin de que los regmenes rabes, ms por omisin que por propsito, traicionaron a los palestinos. Y no existe ningn misterio sobre la naturaleza de esa traicin.

Cuando el expediente de Palestina fue cerrado por la victoria de Israel de 1948 en el campo de batalla y los acuerdos de armisticio, los regmenes rabes divididos e impotentes compartieron en secreto la misma esperanza que los sionistas y las grandes potencias. Era que el expediente quedara cerrado para siempre. Se supona que los palestinos aceptaran su suerte como cordero expiatorio en el altar de la conveniencia poltica.

Tampoco existe ningn misterio sobre el motivo por el cual los regmenes rabes coincidieron con los sionistas y las grandes potencias en la esperanza de que nunca habra una regeneracin del nacionalismo palestino. Todos saban que si sobreviniera, llegara el da en el que habra una confrontacin con el sionismo; y nadie la deseaba.

Cuando Yasir Arafat, Abu Jihad y algunos otros encendieron el fuego lento de la regeneracin, los servicios de seguridad de Egipto, Jordania y el Lbano tomaron la iniciativa en el intento de apagarlo.

Avancemos rpidamente a 1982. Antes de que Sharon enviara a las FDI [ejrcito israel] a Beirut a exterminar a la dirigencia de la OLP y a destruir su infraestructura, dirigentes rabes del Golfo [Prsico] se reunieron en secreto, sin la presencia de asesores, con el fin de acordar un mensaje al gobierno de Reagan. El mensaje deca que no intervendran de ninguna manera cuando Sharon entrara en accin. Despus del envo de ese mensaje, uno de los dirigentes rabes presentes, el Sultn Qaboos de Omn, dijo a Arafat: Ten cuidado. Vas a pedir nuestra ayuda y no tendr lugar.

Y quisiera agregar lo siguiente. El ao pasado tuve una conversacin privada en Londres con una importante personalidad real del mundo rabe. Le dije: Nada va a cambiar en el mundo rabe hasta que vuestros regmenes sientan ms miedo de sus propias masas que de ofender al sionismo y a EE.UU. Respondi: Tienes razn. Tambin le dije: Si los sionistas recurren a una vuelta final de limpieza tnica para cerrar el expediente palestino, los dirigentes rabes, tras puertas cerradas, darn las gracias y celebrarn. Su respuesta fue la misma: Tienes razn.

Usted ha sealado en su artculo Obama speaks at the UN Goodbye to peace [Obama habla en la ONU Adis a la paz] que si los dirigentes rabes y musulmanes estuvieran efectivamente unidos contra EE.UU. cuyo objetivo en ltima instancia es consolidar y empoderar el gobierno "quisling" de Mahmud Abbas, Israel no podra haber tenido xito en la imposicin de sus voluntades expansionistas a la nacin palestina, y sus probabilidades de legitimar un Gran Israel que vaya ms all de las fronteras de 1967 habran sido insignificantes; sin embargo no se ve una solidaridad semejante entre los dirigentes musulmanes y rabes, excepto en las calles, como usted dice. Cul ser entonces la suerte de la nacin palestina? Deberan rendirse ante lo que Israel se propone con ellos, es decir desplazamiento, falta de viviendas y destruccin?

Mi opinin nunca ha sido que los dirigentes rabes y otros musulmanes tengan que estar contra EE.UU. La principal diferencia a nivel de la dirigencia entre los judos y los rabes es que los judos saben jugar el juego de la poltica internacional y los rabes no. Dicho de otra manera, los protagonistas claves del sionismo saben jugar las cartas que recibieron y los dirigentes rabes no.

Las cinco cartas principales del sionismo fueron y siguen siendo la obscenidad del holocausto nazi para propsitos de chantaje; dinero (virtualmente fondos ilimitados) y la influencia que compra; el voto judo organizado en estrechas contiendas electorales estadounidenses; una abrumadora superioridad militar; y, hablando de modo ms general, de modo impresionante, una brillante organizacin y coordinacin.

Los rabes tenan y siguen teniendo un as que habra matado todas las cartas del sionismo: el PETRLEO.

Imagine lo que habra pasado inmediatamente despus de la guerra de 1967 si los dirigentes rabes se hubieran organizado y enviado a uno de ellos secretamente a Washington DC para decir al presidente Johnson tras puertas cerradas algo como; Si no hace que Israel vuelva a sus fronteras previas a la guerra, cerraremos los grifos del petrleo.

Si Johnson hubiera credo que los dirigentes rabes estaban unidos y eran serios, habra respondido con algo muy parecido a lo siguiente: No puedo garantizar una accin rpida sobre Jerusaln, pero dadme dos o tres semanas para el resto.

Si los sionistas hubieran estado en la posicin rabe, habran jugado su mano como sigue. Y no es pura especulacin por mi parte. Durante aos me lo han dicho una serie de dirigentes israeles incluyendo ex directores de la Inteligencia Militar.

El punto principal es que si Johnson hubiera credo que los dirigentes rabes estaban unidos y hablaban en serio, no habran tenido que cerrar los grifos del petrleo. Una amenaza secreta yverosmil de hacerlo habra sido suficiente para llevar a Johnson o a cualquier presidente a colocar primero los mejores intereses de EE.UU.

Teniendo esto como teln de fondo, la pregunta que hay que formular actualmente es algo como lo siguiente: Qu, en teora, podran hacer todava los dirigentes rabes para darse una probabilidad razonable de contrarrestar la influencia del sionismo sobre la poltica estadounidense para Oriente Prximo?

Con un prefacio resumido de todas las iniciativas que los rabes, incluidos los palestinos, han emprendido por la paz, podran amenazar con:

Aprendern algn da los dirigentes rabes a jugar bien sus cartas aunque slo sea para proteger sus verdaderos intereses a largo plazo?

No lo creo, y eso me lleva a la segunda parte de su pregunta. Cul ser la suerte de la nacin palestina y deberan los palestinos rendirse a la voluntad del sionismo?

El punto principal es que los palestinos ocupados y oprimidos, las masas, no van a rendirse a la voluntad del sionismo y no aceptarn migajas de su mesa; ya que esas migajas son tres o cuatro bantustanes, en el mejor de los casos un 40% de Cisjordania que ni siquiera se aproximara a satisfacer la exigencia mnima de los palestinos y su necesidad de un poco de justicia, pero que podran llamar Estado si as lo quisieran. No es totalmente imposible que bajo presin de los regmenes rabes y de EE.UU. una dirigencia palestina quisling tratara de llegar a un acuerdo semejante con Israel, pero sera rechazado por las masas, y probablemente el dirigente palestino quisling sera asesinado.

La pregunta que se presenta es qu harn los dirigentes del sionismo en Israel cuando concluyan que no pueden quebrantar con bombas, balas y medidas represivas de todo tipo la voluntad de los palestinos ocupados y oprimidos de continuar su lucha? Mi conjetura es que crearn un pretexto para expulsar a los palestinos de Cisjordania y hacia Jordania o donde sea. Si eso sucede, Cisjordania ser baada en sangre, sobre todo sangre palestina, y los periodistas honestos lo describirn como un holocausto sionista.

Pienso que la prioridad de la comunidad internacional debera ser detener la limpieza tnica final de Palestina por los sionistas, porque temo verdaderamente que es la perspectiva ms probable.

Un nmero creciente de escritores en Internet y expertos tcnicos en EE.UU. y muchos otros pases creen que Israel fue responsable o estuvo implicado en los ataques del 11-S. Piensa que la teora conspirativa es verosmil y, si lo hace, de qu manera benefici el 11-S a Israel?

A mi juicio el punto de partida para cualquier discusin seria y honesta del 11-S tiene que ser la pregunta siguiente: Fue el impacto de los aviones y el calor de su carburante ardiendo lo que derrib las Torres Gemelas? Si la respuesta es S, no se requieren teoras conspirativas. Si la respuesta es No, la pregunta especulativa tiene que ser Quin lo hizo, cmo y por qu?

Mi respuesta es No. En mi anlisis hay suficiente evidencia visual, tcnica y cientfica y de testigos presenciales, incluidos los bomberos para llevar a la conclusin de que las Torres Gemelas, as como el Edificio Siete, fueron preparados para una demolicin controlada con nanotermita, el explosivo militar de mxima tecnologa.

Como contexto, la primera observacin que quisiera presentar es que la complicidad de los medios occidentales incluso en la eliminacin de preguntas y debate sobre lo que ocurri realmente el 11-S es constante. Lo que quiero decir es que durante los ltimos 63 aos desde la creacin del Estado sionista de Israel sobre todo mediante terrorismo y limpieza tnica hasta la actualidad los medios dominantes han sido cmplices en la eliminacin de la verdad sobre la generacin y el mantenimiento del conflictode Palestina que se convirti en Israel. Dicho de otra manera, los medios dominantes se han complacido en la difusin de las mentiras de la propaganda del sionismo. Las dos principales mentiras se pueden resumir en muy pocas palabras.

La primera mentira es que el pobre pequeo Israel ha vivido en constante peligro de aniquilacin, que sus judos seran echados al mar. La verdad, como lo documento con detalle en los tres volmenes de la edicin estadounidense de Zionism: The Real Enemy of the Jews, es que la existencia de Israel no ha estado nunca, jams, en peligro por alguna combinacin de fuerzas rabes. La afirmacin contraria del sionismo fue la cobertura que permiti que Israel se saliera con la suya donde importaba ms en el mundo occidental y especialmente en EE.UU. al presentar su agresin como autodefensa y a s mismo como vctima, en circunstancias en las que fue y sigue siendo el opresor.

La segunda mentira es que Israel nunca tuvo socios rabes para la paz. Es una estupidez total. Ya he mencionado el pragmatismo y el trabajo por la paz de Arafat para probar lo que quiero decir, pero hay otro ejemplo. Casi desde el momento en que lleg al poder en 1951, el presidente Nasser de Egipto busc un arreglo con Israel. Tuvo intercambios secretos con el ministro de Exteriores de Israel, Moshe Sharet, quien fue a mi juicio el nico dirigente israel completamente cuerdo de su poca. Por querer hacer la paz con Nasser y los rabes, Sharet fue destruido por el fundador de Israel y su primer primer ministro, David Ben-Gurion.

Antes del 11-S, el mejor ejemplo de la complicidad de los medios dominantes en la supresin de la verdad cuando se relaciona con el conflicto en Oriente Prximo es el ataque de Israel contra el buque espa estadounidense, el USS Liberty, el 8 de junio de 1967, el 4 da de la Guerra de los Seis Das. (Fui el primer corresponsal occidental en las riberas del Canal de Suez con los atacantes israeles, de modo que entonces estuve en el desierto de Sina). Ese ataque cost la vida a 37 estadounidenses e hiri gravemente a ms de 90. Si las cosas hubieran funcionado segn el plan del hombre que orden ese ataque, el ministro de defensa israel Moshe Dayan, el Liberty hubiera sido hundido con todos sus tripulantes, no dejando a nadie que pudiera contar la historia de lo que sucedi en realidad Si hubiera sido un ataque rabe/musulmn contra un barco estadounidense, es razonable especular que EE.UU. habra recurrido a un ataque militar, si no la guerra, contra el pas o pases considerados responsables. Qu hizo el presidente Johnson? Por miedo a ofender al lobby sionista y a sus tteres en el Congreso, orden un encubrimiento que sigue vigente en la actualidad. Y los medios dominantes lo secundaron, y lo siguen haciendo.

Ahora paso al resumen de mis pensamientos sobre la posible, probable participacin del Mossad de Israel en el 11-S. Presentar dos hiptesis A y B.

En la hiptesis A no es imposible que el 11-S comenzase como una idea rabe/musulmana. Pero incluso si as fuera, el Mossad habra tenido con mucha rapidez un canal infiltrado. Casi desde el momento del nacimiento del Estado sionista el Mossad invirti muchos esfuerzos en la colocacin de agentes dentro de cada rgimen rabe, cada establishment militar y de seguridad rabe y cada movimiento de liberacin y grupo terrorista rabe/musulmn. Muchos de los mejores y ms efectivos agentes del Mossad fueron judos marroques y otros del norte de frica porque podan presentarse casi perfectamente como rabes. En un momento le contar la breve historia de la penetracin del Mossad en el grupo terrorista de Abu Nidal.

En la hiptesis A la pregunta es: Inform el Mossad a alguien? Mi especulacin es que inform a algunos en la CIA y a unos pocos de los asociados neoconservadores del sionismo, judos y no judos, incluidos el vicepresidente Cheney que llamo el verdadero Doctor Strangelove y gente como Paul Wolfowitz y Richard Perle. En esta hiptesis el Mossad podra haber preguntado: Qu hacemos al respecto? Y la respuesta podra haber sido algo como: Lo utilizaremos como el pretexto parecido a Pearl Harbor que necesitamos.

En esta hiptesis, el 11-S, incluso si comenz como una idea rabe/musulmana, fue una conspiracin conjunta israel/Mossad y estadounidense/neoconservadora.

Como antecedente, sigue una historia muy breve sobre la penetracin del grupo terrorista de Abu Nidal por el Mossad. Abu Nidal fue miembro del Fatah de Arafat pero rompi con ellos cuando Arafat acept la realidad de la existencia de Israel y estaba preparando el terreno para un compromiso con Israel. El grupo de Abu Nidal, basado sobre todo en Iraq, fue responsable de los asesinatos, sobre todo en Europa, de ms de 20 de los emisarios de Arafat que estaban diciendo a gobiernos occidentales tras puertas cerradas que la OLP dominada por Fatah hablaba en serio de un compromiso con Israel. Una investigacin por parte Arafat y Abu Iyad, jefe de contrainteligencia de Fatah, revel posteriormente que Abu Nidal era alcohlico consuma entre una y dos botellas de whisky al da, y durante la mayor parte del tiempo estaba borracho, no sobrio. Su nmero dos diriga la actividad y determinaba los que deban ser asesinados y diriga los asesinatos. El nmero dos de Abu Nidal era un agente del Mossad.

De hecho dos estudiantes palestinos en Londres fueron activados por el grupo Abu Nidal para asesinar al embajador israel Argov. Ese intento de asesinato en 1982 dio al primer ministro israel Begin y al ministro de defensa Sharon el pretexto que necesitaban para lanzar su invasin del Lbano hasta llegar a Beirut, con el propsito de eliminar a toda la dirigencia de la OLP y destruir su infraestructura El embajador Argov sobrevivi y bastante tiempo despus del evento indic que l sospechaba la participacin de Israel (slo pudo haber querido decir en la determinacin del objetivo) en el intento de matarle.

La hiptesis B tiene que ser considerada porque es un hecho que algunos de los conspiradores rabes/musulmanes, reales o supuestos, fueron vigilados durante aos por diversas agencias de inteligencia occidentales antes del 11-S. Las agencias que los rastreaban como posibles/probables terroristas incluan a las de EE.UU., Alemania e Israel.

En esta hiptesis no es imposible que la idea del 11-S fueseintroducida en las mentes de posibles/probables terroristas rabes/musulmanes por agentes del Mossad.

En esta hiptesis, el Mossad realmente diriga la actividad e importantes neoconservadores estadounidenses arreglaban las cosas en EE.UU. para asegurar que el ataque tuviera xito. Por todo lo que sucedi ese da, no estoy convencido de que el presidente Bush haya formado parte del circuito de amao previo al 11-S. Pienso que es muy probable que Cheney controlase la supervisin ejecutiva estadounidense de lo que fue esencialmente una operacin de bandera falsa del Mossad. Quin ms, por ejemplo, podra haber autorizado el bloqueo de las comunicaciones electrnicas del presidente Bush con el secretario de defensa Rumsfeld durante un perodo crtico?

Pregunta: Cmo sirvi el 11-S los intereses de la derecha luntica en Israel y sus asociados neoconservadores en EE.UU.?

Desde su punto de vista, Sadam Hussein representaba el nico desafo potencial rabe para la continuacin de la dominacin de todo el mundo rabe por Gran Israel. Haba que eliminarlo. Al afirmar falsamente que Iraq estaba implicado en el ataque del 11-S, el sionismo y sus asociados neoconservadores en EE.UU. prepararon la escena para poder llevar mediante engaos al presidente Bush a a la guerra.

La intencin del sionismo de librarse de Sadam Hussein no era, en los hechos, un secreto. En 1996, bajo la jefatura de Richard Perle, ampliamente conocido en crculos informados como el Prncipe de las Tinieblas, el sionismo estadounidense present un documento de poltica con el ttulo A Clean Break: A New Strategy For Securing The Realm [Una clara ruptura: una nueva estrategia para asegurar el dominio].

Inst al primer ministro israel entrante Netanyahu a no dudar al hacer una ruptura radical con la poltica de Rabin de negociar con la OLP y cambiar tierra por paz. La reivindicacin de Israel de toda la tierra que ocupaba era legtima y noble, deca el documento poltico. Slo la aceptacin incondicional por parte los rabes de nuestros derechos es una base slida para el futuro. Despus de la clara ruptura Israel sera libre para conformar su entorno estratgico. Qu implicara eso? Entre otras cosas, restablecer el principio de prevencin (ataques preventivos) concentrarse en la eliminacin del poder de Sadam Hussein en Iraq debilitar, contener e incluso hacer retroceder a Siria, Hizbul e Irn.

De hecho el compromiso de los amaadores del sionismo en EE.UU. y sus asociados neoconservadores con la eliminacin de Sadam Hussein data de antes de 1996. Se enfurecieron cuando el presidente Bush padre se neg a completar la tarea cuando reuni una coalicin para expulsar a Iraq de Kuwait. Despus de eso los amaadores del sionismo dentro de EE.UU. y sus asociados neoconservadores necesitaban dos cosas:

Pero la cosa iba mucho ms all. El 11-S fue un hecho en el cual el sionismo no poda perder.

Previsiblemente provoc una creciente ola de islamofobia en todo el mundo occidental y especialmente en todo EE.UU. En las mentes de los estadounidenses desinformados e ignorantes (es decir la mayora), agreg credibilidad a la afirmacin del Estado sionista de que era el nico aliado genuino y fiable en todo el mundo rabe y musulmn.

Como digo en la introduccin Dear America a la edicin estadounidense del Volumen I de mi libro, cuando los estadounidenses preguntaban Por qu nos odian? ellos eran ms o menos todos los rabes y musulmanes por doquier. E hice la siguiente pregunta: Qu habran aprendido los estadounidenses si, en lugar de apresurarse a declarar su guerra contra el terrorismo global, el presidente Bush hubiera hecho que la pregunta "por qu nos odian" fuera encarada seriamente?

La breve respuesta que doy en mi introduccin la respuesta ms larga en los tres volmenes de mi libro comienza con la declaracin de que la abrumadora mayora de los rabes y musulmanes por doquier NO odian a EE.UU. o a los estadounidenses. Lo que S odian casi todos los rabes y musulmanes por doquier es la poltica exterior de EE.UU. sus DOBLES RASEROS en general y, en particular, su apoyo incondicional a un Israel que ignora las resoluciones de la ONU, muestra su desdn por el derecho internacional y las convenciones de derechos humanos y recurre al terrorismo estatal Una verdad relacionada es que durante dcadas muchsimos rabes y otros musulmanes habran, si hubiesen podido, emigrado a EE.UU. para gozar de una mejor vida en ese pas. Actualmente, la cantidad de rabes y otros musulmanes que podran optar por residencia y ciudadana en EE.UU. ha disminuido considerablemente por el hecho, triste pero verdadero, de que el monstruo de la islamofobia est al acecho en el Pas de los Libres y lamindose los labios.

No creo que Irn est desarrollando armas nucleares, pero pongamos por caso que me equivoque y que en un futuro no demasiado distante posea algunas. Hay alguien que piense seriamente que lanzara un primer ataque nuclear contra Israel? Evidentemente no lo hara. Si lo hiciera, todo Irn sera devastado por una respuesta en represalia. Ninguna dirigencia iran va a provocar una catstrofe semejante. A menos que los dirigentes del sionismo sean completamente dementes, lo saben. Por qu, entonces, exageran realmente la supuesta amenaza nuclear iran?

Pienso que lo hacen por tres motivos:

Una buena explicacin del motivo fue suministrada por Ira Cherna en un artculo en Truthout en noviembre de 2009. Llevaba el ttulo: Israels Pathology. Cherna preguntaba: Cmo es posible que sentimientos patolgicos de miedo, debilidad y victimizacin sean reconfortantes para tantos israeles Su respuesta fue la siguiente:

Para comenzar, colocan automticamente a los judos en el lado de la inocencia. Quin puede culpar a la vctima dbil por la violencia? Todo el problema, parece, es iniciado por la otra parte Y si todo el problema es iniciado por la otra parte, toda la culpa debe recaer en la otra parte. La debilidad y la victimizacin parecen probar que Somos morales. Obviamente los inmorales son nuestros enemigos y por lo tanto hay que culparlos de todos nuestros problemas. Por lo tanto los israeles ni siquiera tienen motivos para considerar un cambio de alguna de sus polticas o conductas.

Terminar Israel por atacar Irn?

En lo que concierne al sionismo nada es imposible, pero prefiero pensar que incluso los dirigentes de Israel, a pesar de su retrica, no estn tan locos. Como estoy seguro de que usted sabe, ha habido informes de que Obama envi mensajeros a Israel para decir a sus dirigentes que un ataque contra Irn no es una opcin. Eso me sugiere que no habr un ataque contra Irn durante su perodo. Pero qu pasara si Obama no obtiene un segundo perodo? Si los republicanos y los lunticos del Tea Party llegan al poder en las elecciones estadounidenses de 2012, me imagino que podra pasar cualquier cosa. En el peor de los casos habr una operacin nuclear de bandera falsa del Mossad en EE.UU. por la cual se culpar a Irn. A los pocos minutos, si no segundos, de que ocurra, surgir el grito: Bombardead a los hijueputa! Lo nica que quedar por decidir entonces ser si EE.UU. debera dar luz verde a Israel o hacerlo por s mismo.

Cules seran las consecuencias de un ataque contra Irn?

Una respuesta breve: una catstrofe en la regin conflicto e inestabilidad; un dao inmenso a los intereses estadounidenses y occidentales en general en todo el mundo rabe y musulmn; y muy posiblemente el colapso de lo que queda de la economa global, porque Irn tiene la capacidad de interrumpir las exportaciones de petrleo del Golfo y de provocar una crisis petrolera mundial.

Tampoco es imposible que un ataque contra Irn aliente a su dirigencia, cualquier dirigencia, a adquirir armas nucleares.

Personalmente pienso que el proyecto colonial del sionismo est condenado al fracaso. Segn mi anlisis hubo una condicin previa para la supervivencia del Estado sionista, no judo. Cuando cerr el expediente Palestina en 1948/1949, tena que mantener el expediente cerrado, impedir una regeneracin del nacionalismo palestino. No lo ha logrado.

Ese hecho nos lleva a la verdadera amenaza para la existencia de Israel. No son Hams, Hizbul, Irn, o cualquier combinacin de fuerzas rabes o musulmanas. La verdadera amenaza es la bomba de tiempo demogrfica de la ocupacin.

En la ocupacin de Cisjordania, Israel tiene tres opciones:

  1. Anexarla formalmente y otorgar a todos sus ciudadanos igualdad de derechos, para que Israel pueda seguir afirmando que es una democracia. El problema con esta opcin es que llevara a un fin del Estado sionista mediante medios polticos porque, en su momento, los ciudadanos rabes del Gran Israel superaran en cantidad y votos a sus ciudadanos judos.
  2. Anexar formalmente Cisjordania pero negar a los ciudadanos rabes de Gran Israel (la futura mayora) igualdad de derechos. En esta hiptesis Gran Israel tendra que tratar a sus ciudadanos rabes an peor que como la mayora negra en Sudfrica fue tratada por el rgimen del apartheid. Y eso no sera aceptable para muchos judos en el mundo y, tal vez, para una cantidad importante de judos israeles. Tampoco dejara a los gobiernos de la comunidad internacional otra alternativa, en algn momento, que declarar Estado paria a Israel, e imponerle sanciones.
  3. Recurrir a una vuelta final de limpieza tnica provocando una confrontacin generalizada con los palestinos para dar al ejrcito israel y a los colonos armados el pretexto para expulsar a los palestinos de Cisjordania y hacia Jordania o a cualquier otro sitio en nombre de la autodefensa, evidentemente. Si los palestinos se negaran a huir, habra, como dije antes, un bao de sangre. Un holocausto sionista.

Tal como van las cosas actualmente pienso que, en un cierto momento, los dirigentes de Israel preferirn la tercera opcin.

Cuando lo hagan habr tal indignacin en el mundo que los gobiernos, incluido el de Washington DC, tendrn que decir a Israel: Basta ya! Y el Estado sionista ser sometido al aislamiento diplomtico y a sanciones devastadoras, y habr serios esfuerzos por responsabilizar a sus dirigentes polticos y militares por sus crmenes.

Cmo reaccionarn los dirigentes de Israel?

Como dijo Golda Meir, en una situacin apocalptica estarn dispuestos a llevarse consigo a la regin y posiblemente al mundo.

Si me preguntara si creo realmente que as podra terminar la lucha por Palestina, respondera S, y ste es el motivo:

El sionismo no es slo nacionalismo judo que cre un Estado para algunos judos en el corazn del territorio rabe sobre todo mediante el terrorismo y la limpieza tnica. El sionismo es un modo de pensar patolgico. Y lo que realmente piensa la engaada mente sionista es: El mundo siempre ha odiado a los judos y siempre lo har. En otras palabras, el modo de pensar patolgico judo supone que Holocausto II (forma conveniente de referirse a otra gran vuelta en contra de los judos) es inevitable.

A la sombra del holocausto nazi, ese modo de pensar llev a los dirigentes del sionismo a creer que no haba nada que no debieran hacer para preservar Israel como un refugio de ltimo recurso para todos los judos cuando el mundo volviera a ponersecontraellos.

Y al final, la demencial lgica sionista habla por s misma: Si el mundo no nos deja hacer lo que creemos que es necesario para preservar Israel como un refugio de ltimo recurso para todos los judos, nuestro proyecto est condenado, pero no caeremos solos.

Alan Hart ha sido corresponsal extranjero de ITN y de Panorama de la BBC. Ha cubierto guerras y conflictos dondequiera ocurran en el mundo y se especializ en Oriente Prximo. Autor de: Zionism: The Real Enemy of the Jews: The False Messiah. Tiene su blog en www.alanhart.net

Fuente: http://www.alanhart.net/zionism-needs-israeli-jews-to-feel-frightened/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+AlanHart+%28AlanHart+%28Recent+Posts%29%29

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter