Portada :: frica :: Gdaim Izik, asalto al campamento de la dignidad
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-11-2010

"Al que espera, le llega la sombra"

Olga Rodrguez
Rebelin


Cuando en 1991 se firmaron los acuerdos de paz entre el Frente Polisario y Marruecos auspiciados por Naciones Unidas, la abuela de Ftima Mhamed Jadad empez a hacer el equipaje en los campamentos de refugiados donde viva toda la familia. Crea que al fin volveran a su tierra, El Aain.

Casi veinte aos despus an no se ha celebrado el acordado referndum de autodeterminacin del pueblo saharaui. La espera en los campamentos de refugiados de Tinduf se perpeta. Y la abuela de Ftima ha muerto esperando.

-Mi querida abuela, cmo la queramos!, murmura Ftima. Y comienza a recordar en voz alta:

-A pesar de que yo era muy nia, me acuerdo perfectamente del ao 1991, de mi abuela ilusionada, empaquetando todo, creyendo que los acuerdos de paz recin suscritos se cumpliran y todos regresaramos a nuestra tierra, tal y como contempla la ley internacional. Pero no pudo ser. Mi abuela siempre repeta una frase, con la que mi hermana escribi un poema: Al que espera, le llega la sombra .

La sombra en los campamentos de refugiados es algo muy deseado y escaso. Ella crea que con paciencia llegara nuestra recompensa. Pero a los saharauis se les est agotando la paciencia.

 

Ftima naci en 1987 en el campamento de Smara, en Tinduf. Nunca ha visto la tierra de su familia, el Shara occidental.

-Mi infancia fue muy sencilla, muy humilde, con muchas necesidades, pero con todo el cario que una nia podra desear. Eso s, al principio vea muy poco a mi padre, por la guerra, casi todos los hombres pasaban largas temporadas fuera. Recuerdo a mi to, que era un herido de guerra y a veces tena que acostarse porque le entraban mareos.

Con siete aos Ftima conoci Espaa a travs del programa Vacaciones por la paz organizado por asociaciones de solidaridad con el Shara.

-Estuve dos meses en Cangas de Ons con una familia, el verano siguiente fui a Italia, y el siguiente regres a Espaa ya para quedarme. Solo se quedan los nios con problemas de salud. Yo sufra ataques de epilepsia que se agudizaban a causa de las elevadas temperaturas de los campamentos. Con el sol me desmayaba a menudo; adems tena un pequeo soplo en el corazn. Me qued para curarme y para estudiar.

Estuvo en Sevilla con una familia de acogida espaola que le dio un hogar hasta hace poco ms de un ao, cuando se mud a Madrid para estudiar Administracin y Direccin de Empresas en la universidad.

En Madrid se puso en contacto con la asociacin Jvenes por una causa, integrada por saharauis y espaoles que luchan por un Shara libre y denuncian la falta de derechos humanos del pueblo saharaui que vive en los territorios ocupados.

-Intentamos concienciar a la opinin pblica espaola. El pueblo saharaui vive oprimido, sin derechos, est discriminado. En los territorios ocupados la gente es detenida por el simple hecho de ser saharaui o por pensar diferente, por exigir derechos.

Marruecos toma las riquezas naturales de nuestra tierra y no invierte nada en el pueblo saharaui. El Shara est dividido por un enorme muro de ms de dos mil kilmetros, aislado y controlado. En la asociacin tratamos de que todo esto se sepa, de que se sepa que hay unos acuerdos de paz que se han cumplido.

 

Ftima de nia con sus hermanos en el campamento de refugiados saharauis de Smara

Ha habido periodos de gran actividad para Jvenes por la causa. Cuando la activista saharaui Aminatu Haidar inici una huelga de hambre para protestar por su expulsin, Ftima y sus compaeros de asociacin organizaron manifestaciones frente a la embajada marroqu en Madrid. Ahora, tras el asalto al campamento de Gdaim Izik, su actividad se ha visto de nuevo incrementada.

-Hemos pasado noches enteras sin dormir; algunos de mis compaeros no podan ponerse en contacto con familiares del campamento, no saban si estaban bien o no. Estamos indignados. Siempre pens que la comunidad internacional no se atrevera a cruzarse de brazos de esta manera.

El gobierno marroqu lleva aos siendo un represor con los saharauis, pero no me poda imaginar que el gobierno espaol mirara para otro lado; el gobierno espaol, formado por un partido poltico que ha ido de abanderado de la causa y ni siquiera se atreve a condenar lo ocurrido.

La ministra Trinidad Jimnez llama a la calma y no condena, pero se atrevera a llamar a la calma si fueran sus seres queridos los que estuvieran all en El Aain?

Pregunto a Ftima cmo explicara el problema del Shara a alguien que desconozca el asunto.

-Somos un pueblo que formamos parte de la historia espaola, hemos sufrido la injusticia, hemos sido condenados a la ocupacin o el exilio, a la espera de que se solucione el conflicto. Pero desde 1991 estamos a la espera. La paciencia se est agotando, el pueblo saharaui est dispuesto a todo. Los jvenes saharauis pedimos a la opinin pblica espaola que presione a su gobierno.

Ftima telefonea a menudo al campamento de refugiados de Smara para hablar con sus padres y hermanos. Estos das han contactado ms que de costumbre. Su familia no tiene internet, as que suele ser ella la portadora de las ltimas noticias relacionadas con El Aain.

-Mis padres se sienten defraudados. Toda su generacin se siente engaada, les prometieron paz y libertad y nada se ha cumplido. Y esto va a peor, porque el tiempo corre a favor de Marruecos. No estamos dispuestos a esperar ms hasta morirnos de vejez o tristeza. Llevamos veinte aos defendiendo la paz y no nos escuchan, as que quiz habr que volver a las armas para que nos escuchen, tristemente.

Cuando la paciencia se agota, cuando nadie nadie condena ninguna injusticia, cuando ves morir a tus seres queridos, lo que menos te importa es tu vida. Da igual volver a la guerra. Espero y deseo que el Shara sea libre, que mi pueblo deje de sufrir, que nos llegue al fin esa sombra de la que hablaba mi querida abuela.

www.minotauro.periodismohumano.com 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter