Portada :: frica :: Gdaim Izik, asalto al campamento de la dignidad
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-11-2010

Los saharauis presos carecen de las garantas de defensa legal
Las autoridades marroques no informan sobre los procesos judiciales ni la situacin de los reos

R. Torres /N. Monje
Pblico


Dos das despus de que Marruecos confirmase el nmero exacto de detenidos, 132, tras el desmantelamiento del campamento de Gdem Izik y las revueltas en El Aain, la opacidad informativa que rodea a la capital saharaui se ha extendido a la suerte que han corrido los presos y tambin a sus abogados.

Ni siquiera ha trascendido quines son estos letrados, ni donde estn, y los allegados de quienes ahora estn bajo custodia se muestran reticentes a dar sus nombres por temor a represalias.

Este peridico contact ayer con un pariente cercano a uno de los detenidos durante la protesta saharaui. El hombre asegur que su familiar todava no dispona de abogado; una afirmacin que contradice lo declarado por l mismo das atrs, cuando relat a Pblico que, en sus visitas al hospital (su allegado est herido), le acompaaba el abogado del acusado. Versiones contradictorias que ponen de manifiesto el temor que atenaza estos das a la capital del Shara Occidental y a sus habitantes.

No se conoce con certeza el nmero de juicios celebrados; ni de fuentes saharauis, que callan por miedo, ni de las autoridades marroques, que ofrecen datos a cuentagotas. Fuentes de El Aain consultadas por este diario calculaban en 78 los detenidos que ya han sido juzgados y cifraban en siete aos la media de las condenas que se les han impuesto.

La opacidad oficial y la intimidacin que padecen los encausados, sus familias y sus letrados, hacen que carezcan de las mnimas garantas de defensa legal establecidas en el derecho internacional.

El mero hecho de que Rabat haya admitido un nmero de 132 detenidos ha sido considerado por el Frente Polisario como un reconocimiento de "la magnitud de la represin".

Varias asociaciones marroques de derechos humanos estn ya elaborando informes sobre lo sucedido en El Aain. La agencia de prensa oficial MAP adelant ayer fragmentos de uno de ellos, titulado Regin de El Aain: Realidades y repercusiones, elaborado por la Organizacin Marroqu de Derechos Humanos (OMDH). En l se constatan las agresiones a efectivos de las fuerzas de seguridad, ataques e incendios de edificios y bienes pblicos y privados.

El presidente de la Asociacin Saharaui de Derechos Humanos (ASADEDH), Ramdan Mesaud Larbi, rechaz despus las conclusiones de este estudio por considerarlo "sesgado" y carecer "de cualquier credibilidad", segn manifest a Europa Press.

A pesar de que el Aain sigue siendo un pozo de oscuridad informativa, continan saliendo a la luz nuevos testimonios de torturas.

Garhbar Baillal Ahmed es un saharaui de nacionalidad espaola que tiene su vida hecha en Lanzarote desde hace ocho aos. En estos momentos est postrado en una cama, en El Aain. No puede incorporarse ni, por supuesto, andar. El da 9, la polica marroqu lo detuvo en casa de sus padres, y durante cuatro das fue torturado en la comisara. Sus amigos han iniciado una campaa desde Canarias para traerlo de vuelta a Espaa y que pueda recibir la atencin mdica que necesita.

Desde El Aain explica a este diario por telfono que la polica hace guardia a la puerta de su casa. "Ya me han amenazado con que no hable con los periodistas si no quiero problemas, pero despus de lo que me han hecho no puedo tener ms miedo".

"Vivo y trabajo en Lanzarote, pero volv a El Aain para apoyar las demandas del Campamento Dignidad. El da 9, la polica vino a casa de mis padres, rompi puertas y ventanas y nos golpe a m y a mi hermano. Se llevaron toda nuestra documentacin. Yo nunca haba visto a policas robando, mantas, mi ordenador, todo...".

Despus, este espaol fue conducido, con los ojos vendados, a la comisara: "Piensas que ests en Guantnamo, oyes gritos horribles... O cmo unos agentes amenazaban con violar a una joven que dijo que tena 16 aos".

Barras de hierro

A l le golpearon con barras de hierro en la espalda. "Me acusaban de planear atentados contra ellos slo porque en casa de mis padres hay cuatro bombonas de butano". Cuando lo soltaron no poda caminar. Su familia lo llev al hospital de la ciudad, donde se negaron a atenderle: "Me dijeron que si vena de comisara no podan ayudarme". Y regres a la casa destrozada, sin puertas, sin ventanas.

"Mi hermano tiene la cabeza llena de puntos porque le pegaron con una pesa de un kilo, yo estoy impedido... Soy un ciudadano normal y corriente, tengo mi empresa de frutas en Lanzarote, no soy activista ni poltico, simplemente iba al campamento a ratos para apoyar la causa. Y no soy el nico al que le han hecho esto, hay ms espaoles torturados, slo respetan a los suyos y a los franceses", denuncia Garhbar Baillal Ahmed.

Ante la gravedad de las lesiones, su familia y el resto de la comunidad saharaui de la isla temen que le queden secuelas importantes y reclaman su urgente repatriacin. "Yo quiero regresar a Canarias y que me vea un mdico. Despus, tengo que volver aqu, no puedo dejar a mis padres en esta situacin, son mayores y me preocupa lo que les puedan hacer", se desespera.

Fuente: http://www.publico.es/internacional/348067/los-saharauis-presos-carecen-de-las-garantias-de-defensa-legal



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter