Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2010

Irlanda
Una modesta proposicin contra la crisis

John Brown
Rebelin


Nos ha llegado, gracias a una filtracin de Wikileaks, el siguiente informe del Fondo Monetario Internacional sobre la situacin de Irlanda y los remedios que propone la institucin financiera internacional para una de sus ms alarmantes consecuencias, la lamentable condicin de los nios pobres cuyo nmero no ha dejado de aumentar desde el estallido de la crisis.

Fondo Monetario Internacional

ref. 265A38

Asunto: Crisis fiscal y financiera en Irlanda -Situacin de la infancia

Ponente J. Gulliver

A. La situacin

Como sostena un clsico de la literatura irlandesa, "es un asunto melanclico" para quienes pasean por Dubln o viajan por el campo, ver las calles, los caminos y las puertas de las oficinas de empleo as como de los organismos de beneficencia atestadas de parados, fundamentalmente del sexo femenino, seguidos de tres o cuatro nios, todos mal vestidos e importunando a los viandantes. Esas madres, en vez de hallarse en condiciones de trabajar para ganarse la vida dignamente, se ven obligadas a perder su tiempo buscando asistencia pblica o privada para sus hijos. Esta situacin apresa a numerosas personas en la "trampa del desempleo", pues stas se acostumbran a vivir de los subsidios, perdiendo todo inters por el trabajo. El Fondo Monetario Internacional considera que la solucin ms eficaz para salir de ese callejn sin salida econmico y moral, que lastra las finanzas irlandesas y aumenta el peso de su ya muy considerable deuda pblica y privada es aplicar el principio, reconocido por los principales economistas "Hacer que el trabajo sea rentable". Para ello, debe primero hacerse que no lo sea vivir de la asistencia. Es, con todo, condicin indispensable para salir de esta indigna situacin, encontrar una solucin sostebnible y econmicamente racional al problema de la infancia pobre, particularmente agudo en un pas de tradicin catlica.

B. Mtodo

La solucin del problema debe respetar los principios de buena gobernanza econmica desarrollados y aplicados por nuestra institucin. En primer lugar, es esencial que toda medida que se adopte logre autofinanciarse, de modo que no suponga una carga adicional para las arcas pblicas. En segundo lugar, es indispensable que las medidas reporten a las madres pobres un ingreso, pero queste no sea de carcter permanente pues no debe, en ningn caso, disuadirlas de trabajar. La perspectiva de obtener un ingreso es, como se sabe, el primer incentivo de un cculo racional del propio inters. El objetivo es pues que los nios pobres dejen de suponer una carga para sus padres y para la hacienda pblica, permitiendo a la vez el retorno al mercado laboral de sus madres, en el marco de una poltica equilibrada de igualdad de gnero, y un sustancial ahorro en los subsidios de desempleo gracias a la nueva fuente -temporal- de ingresos que proponemos. De este modo, evitaremos entrar en ese "Camino de servidumbre" -de que hablaba Von Hayek- que representan las excesivas intervenciones del Estado en la vida econmica y social. Frente al intervencionismo estatal, la experiencia ha demostrado la superioridad indiscutible de la libertad individual as como de los mecanismos de mercado y de la autorregulacin. En este espritu se orienta nuestra modesta proposicin.

C. Solucin

Transcribimos seguidamente el captulo central del informe del director de nuestra oficina de Dubln:

"Mi intencin est muy lejos de limitarse a proveer solamente por los nios de los mendigos declarados: es de alcance mucho mayor y tendr en cuenta el nmero total de infantes de cierta edad nacidos de padres que de hecho son tan poco capaces de mantenerlos como los que solicitan nuestra caridad en las calles.

Por mi parte, habiendo volcado mis pensamientos durante muchos aos sobre este importante asunto y sopesado maduradamente los diversos planes de otros proyectistas, siempre los he encontrado groseramente equivocados en su clculo. Es cierto que un nio recin nacido puede mantenersedurante un ao solar con la leche materna y poco alimento ms; a lo sumo por un valor no mayor de dos chelines o su equivalente en mendrugos, que la madre puede conseguir ciertamente mediante su legtima ocupacin de mendigar. Y es exactamente al ao de edad que yo propongo que nos ocupemos de ellos de manera tal que en lugar de constituir una carga para sus padres o la parroquia, o de carecer de comida y vestido para el resto de sus vidas, contribuirn por el contrario a la alimentacin, y en parte a la vestimenta, de muchos miles.

Hay adems otra gran ventaja en mi plan, que evitar esos abortos voluntarios y esa prctica horrenda, cielos!, demasiado frecuente entre nosotros!, de mujeres que asesinan a sus hijos bastardos, sacrificando a los pobres bebs inocentes, no s si ms por evitar los gastos que la vergenza, lo cual arrancara las lgrimas y la piedad del pecho ms salvaje e inhumano.

El nmero de almas en este reino se estima usualmente en un milln y medio, de stas calculo que puede haber aproximadamente doscientas mil parejas cuyas mujeres son fecundas; de ese nmero resto treinta mil parejas capaces de mantener a sus hijos, aunque entiendo que puede no haber tantas bajo las actuales angustias del reino; pero suponindolo as, quedarn ciento setenta mil parideras. Resto nuevamente cincuenta mil por las mujeres que abortan, o cuyos hijos mueren por accidente o enfermedad antes de cumplir el ao. Quedan slo ciento veinte mil hijos de padres pobres nacidos anualmente: la cuestin es entonces, cmo se educar y sostendr a esta cantidad, lo cual, como ya he dicho, es completamente imposible, en el actual estado de cosas, mediante los mtodos hasta ahora propuestos. Porque no podemos emplearlos ni en la artesana ni en la agricultura; ni construimos casas (quiero decir en el campo) ni cultivamos la tierra: raramente pueden ganarse la vida mediante el robo antes de los seis aos, excepto cuando estn precozmente dotados, aunque confieso que aprenden los rudimentos mucho antes, poca durante la cual slo pueden considerarse aficionados, segn me ha informado un caballero del condado de Cavan, quien me asegur que nunca supo de ms de uno o dos casos bajo la edad de seis, ni siquiera en una parte del reino tan renombrada por la ms pronta competencia en ese arte.

Me aseguran nuestros comerciantes que un muchacho o muchacha no es mercanca vendible antes de los doce aos; e incluso cuando llegan a esta edad no producirn ms de tres libras o tres libras y media corona como mximo en la transaccin; lo que ni siquiera puede compensar a los padres o al reino el gasto en nutricin y harapos, que habr sido al menos de cuatro veces ese valor.

Propondr ahora por lo tanto humildemente mis propias reflexiones, que espero no se prestarn a la menor objecin.
Me ha asegurado un americano muy entendido que conozco en Londres, que un tierno nio sano y bien criado constituye al ao de edad el alimento ms delicioso, nutritivo y saludable, ya sea estofado, asado, al horno o hervido; y no dudo de que servir igualmente en un fricas o un ragout.

Ofrezco por lo tanto humildemente a la consideracin del pblico que de los ciento veinte mil nios ya calculados, veinte mil se reserven para la reproduccin, de los cuales slo una cuarta parte sern machos; lo que es ms de lo que permitimos a las ovejas, las vacas y los puercos; y mi razn es que esos nios raramente son frutos del matrimonio, una circunstancia no muy estimada por nuestros salvajes, en consecuencia un macho ser suficiente para servir a cuatro hembras. De manera que los cien mil restantes pueden, al ao de edad, ser ofrecidos en venta a las personas de calidad y fortuna del reino; aconsejando siempre a las madres que los amamanten copiosamente durante el ltimo mes, a fin de ponerlos regordetes y mantecosos para una buena mesa. Un nio llenar dos fuentes en una comida para los amigos; y cuando la familia cene sola, el cuarto delantero o trasero constituir un plato razonable, y sazonado con un poco de pimienta o de sal despus de hervirlo resultar muy bueno hasta el cuarto da, especialmente en invierno.

He calculado que como trmino medio un nio recin nacido pesar doce libras, y en un ao solar, si es tolerablemente criado, alcanzar las veintiocho.

Concedo que este manjar resultar algo costoso, y ser por lo tanto muy apropiado para terratenientes, quienes, como ya han devorado a la mayora de los padres, parecen acreditar los mejores derechos sobre los hijos.

Todo el ao habr carne de infante, pero ms abundantemente en marzo, y un poco antes o despus: pues nos informa un grave autor, eminente mdico francs, que siendo el pescado una dieta prolfica, en los pases catlicos romanos nacen muchos mas nios aproximadamente nueve meses despus de Cuaresma que en cualquier otra estacin; en consecuencia, contando un ao despus de Cuaresma, los mercados estarn ms abarrotados que de costumbre, porque el nmero de nios papistas es por lo menos de tres a uno en este reino: y entonces esto traer otra ventaja colateral, al disminuir el nmero de papistas entre nosotros.

Ya he calculado el costo de crianza de un hijo de mendigo (entre los que incluyo a todos los cabaeros, a los jornaleros y a cuatro quintos de los campesinos) en unos dos chelines por ao, harapos incluidos; y creo que ningn caballero se quejara de pagar diez chelines por el cuerpo de un buen nio gordo, del cual, como he dicho, sacar cuatro fuentes de excelente carne nutritiva cuando slo tenga a algn amigo o a su propia familia a comer con l. De este modo, el hacendado aprender a ser un buen terrateniente y se har popular entre los arrendatarios; y la madre tendr ocho chelines de ganancia limpia y quedar en condiciones de trabajar hasta que produzca otro nio.

Quienes sean ms ahorrativos (como debo confesar que requieren los tiempos) pueden desollar el cuerpo; con la piel, artificiosamente preparada, se podrn hacer admirables guantes para damas y botas de verano para caballeros elegantes.
En nuestra ciudad de Dubln, los mataderos para este propsito pueden establecerse en sus zonas ms convenientes, y podemos estar seguros de que carniceros no faltarn; aunque ms bien recomiendo comprar los nios vivos y adobarlos mientras an estn tibios del cuchillo, como hacemos para asar los cerdos."

D. Conclusin

Los rganos directivos del FMI, en contacto con el gobierno irlands y con las instancias europeas han decidido proponer oficialmente esta solucin, en la que se combinan la racionalidad econmica y la moralidad basada en el trabajo y la honesta ganancia. Este modelo de gobernanza de la crisis podra extrapolarse a otros pases europeos donde la situacin que hoy atraviesa Irlanda no tardar en reproducirse. Para ello, nos hemos puesto en contacto con los ms altos responsables econmicos y polticos espaoles a fin de sondear su disposicin a aplicar estas medidas. La respuesta ha sido ms esperanzadora de lo que habamos anticipado, pues el Reino de Espaa est dispuesto a aplicarlas preventivamente, como lo hizo al aprobar la reforma laboral, la reduccin de los sueldos de la funcin pblica y la congelacin de las pensiones. Espaa est dispuesta a no ser Irlanda y, por ello mismo, acoge con entusiasmo nuestra proposicin. Slo propone el gobierno espaol un matiz: que el nuevo producto pueda comercializarse con la denomiacin y el marcado de calidad "Ibrico". No tenemos ninguna objecin, pues el libre mrcado debe ser comptatible con las diversas tradiciones y mtodos de produccin.

Las autoridades irlandesas y las espaolas han comprendido que una situacin social controlada con arreglo a los modernos principios de la "flexiseguridad", y unas finanzas pblicas saneadas permitirn recuperar la confianza de los mercados y regresar al crecimiento. Una vez recuperada la inversin, se recuperarn tambin los niveles de empleo que reclaman los sindicatos y los dems intelocutores sociales. Segn el gobierno espaol, las principales centrales sindicales son sensibles a nuestros argumentos.


PS: Agradecemos su pstuma colaboracin al gran Jonathan Swift, quien en plena fase de brbara expropiacin de los trabajadores y de hambruna provocada por la colonizacin inglesa en Irlanda, tuvo el valor de escribir en 1729 el bello panfleto satrico: "Una modesta proposicin"


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter