Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2010

Altos cargos socialistas han aceptado como buena la versin oficial marroqu, a pesar de los testimonios que la contradicen
El Gobierno de Zapatero, de la mano de Marruecos

Pedro Larr
Perodico Diagonal


Ni la ONU, ni ninguna organizacin internacional ha podido comprobar todava qu pas en El Aain el 8 de noviembre durante el desalojo del campamento de Agdaym Izik. Los relatos de los saharauis que all estaban y de los observadores internacionales que tambin sufrieron el desalojo hablan de una matanza; el Gobierno alauita lo cifra en 11 muertes de militares marroques y dos de civiles saharahuis; mientras que el Frente Polisario eleva la cifra de fallecidos a 36 personas. Nos preguntamos dnde estn las Naciones Unidas, ya que la Misin de la ONU para el Referndum en el Sahara Occidental (MINURSO) es una fuerza ms de ocupacin contra el pueblo saharaui. Y tambin, dnde est el Gobierno espaol, todava en deuda con el pueblo saharaui, afirm a este peridico Sultana Jaya, una de las activistas saharauis ms conocidas. Jaya, junto a otros activistas, particip en una recepcin en Las Palmas de Gran Canaria a saharauis que consiguieron salir de los territorios ocupados por Marruecos.

Mientras el Gobierno espaol espera una investigacin, da por buenas las cifras y declaraciones del reino de Mohamed VI que ocupa por la fuerza el Shara desde 1976. Marcelino Iglesias, secretario de Organizacin de los socialistas, declaraba el 22 de noviembre: Parece que se confirma que la polica marroqu entr desarmada. Horas despus la organizacin de derechos humanos Thawra mostraba un vdeo con agentes armados.

Das antes, el ministro de Interior Rubalcaba reciba a su homlogo Taieb Cherkaui en Madrid y asuma su versin. El ministro me ha dado una explicacin pormenorizada y minuciosa de todos los acontecimientos, es una explicacin que refuta las acusaciones graves, explic Rubalcaba tras el encuentro. Human Right Watch, una organizacin de derechos humanos que ha podido visitar la zona, ha corroborado las torturas de las fuerzas marroques y la violencia con que se llev a cabo el desalojo. Quien s ha refutado a Cherkaui es Daniel Benjamin, coordinador de Anti Terrorismo del Departamento de Estado de EE UU, que ha desmentido la relacin que Marruecos hace de los saharauis como terroristas.

Ahora las Administraciones de Zapatero y Mohamed VI preparan el Consejo de Asociacin UE-Marruecos del 13 de diciembre, donde analizarn lo sucedido y harn un seguimiento a los convenios comerciales entre ambas partes. stos incluyen, entre otros acuerdos, la pesca en aguas saharauis o la extraccin de fosfatos en los territorios ocupados. Y este encuentro podra verse enturbiado si se aprueba, como est previsto el jueves, una mocin crtica con Marruecos en el Parlamento Europeo. La ministra de Asuntos Exteriores espaola respondi exigiendo sensatez a los eurodiputados al conocer que esto se llevara al pleno.

Huda a Las Palmas

A pesar de la existencia de prensa internacional, en El Aain se mantiene el miedo a la impunidad de las acciones militares marroques. Los testimonios saharauis que consiguen escapar de la represin marroqu as lo narran. Desde al menos dos comisaras, los policas repartieron gorras blancas, para identificar al colono marroqu, y el que no tena esa gorra era reconocido como saharaui, y entonces iban a sus casas, explic Brahim Mohammed a DIAGONAL.

Mohammed era uno de los integrantes del comit de organizacin del Agdaym Izik y tras dos das escondidos en casa de familiares en El Aain pudo ser camuflado en un avin que le llev hasta Las Palmas. Vinieron a buscarme a m, pero no me encontraron. Una hermana ma fue violada y a mi madre le golpearon en la cabeza. Luego quemaron la casa, narra profundamente afectado este activista saharaui. Pero tampoco se le olvidan las imgenes del campamento, donde dice que vio muchos cadveres y alguna mujer que abort debido a los gases lacrimgenos. Los camiones arrasaban con todo lo que encontraban delante. Pisaban las jaimas, las rociaban con gasolina y luego las quemaban, explica este activista a DIAGONAL.

Cadveres sin identificar

Al Salam tambin estuvo el 8 de noviembre en El Aain, unas semanas antes haba llegado a los territorios ocupados para casarse. Salam conoci por familiares, altos cargos militares, que se estaba llamando a reservistas a filas y se sustitua a policas por militares, por ser ms jvenes y tener menos lazos afectivos y familiares con la poblacin.

Tras los das de celebracin en Smara, volvi con su hermana a El Aain para que fuera tratada de una dolencia de tiroides. Pero, al llegar a esta ciudad, tomada por las fuerzas marroques e incendiada, falleci de un infarto. Durante su espera en el hospital vio como se llevaban en un camin militar a trece o catorce cadveres. En el depsito de cadveres, el seor de la morgue nos estaba buscando un sitio vaco, porque no haba ninguna identificacin, sacaba y meta las bandejas, no saba si haba alguna persona o estaba vaca. En todos las que abri haba dos personas, y ninguna identificada, narr Salam a DIAGONAL a su llegada el 13 de noviembre a Las Palmas. Otros testimonios denunciaron la existencia de fosas comunes, adems de las denuncias de ms de cien desapariciones segn el Polisario.

Das despus, las autoridades marroques abran el depsito de cadveres para mostrar un nico cuerpo: Babi Hamadi Buyema. Este saharaui de nacionalidad espaola muri atropellado por un coche militar. Su familia ha interpuesto una querella en la Audiencia Nacional contra Cherkaui, por crmenes de lesa humanidad y asesinato. Tambin la Liga Espaola Pro Derechos Humanos ha presentado otra demanda por esta muerte, que incluye como testigo a la ministra Trinidad Jimnez. Eso s, el Fiscal General del Estado resta importancia a las actuaciones de Marruecos y del propio Cherkaui porque colabora mucho con nuestro pas.

La encrucijada del Frente Polisario

Las noticias del desalojo del campamento Agdaym Izik, as como los enfrentamientos posteriores en la ciudad de El Aain han incrementado las llamadas de una vuelta a las armas saharauis. En Madrid, las declaraciones de representantes del Frente Polisario que servan como colofn a la manifestacin del 13 de noviembre fueron interrumpidas por jvenes saharauis al grito de guerra, guerra. Unas proclamas que tambin se escucharon en otras movilizaciones en el Estado, y que tenan como principal destinatario al Frente Polisario. En los campamentos de refugiados de Argelia, tambin se ha exigido la ruptura del alto el fuego de 1991. Tras los acontecimientos de El Aain se han mantenido las conversaciones informales entre marroques y saharauis para diciembre y enero estn previstas varias rondas en Nueva York. A pesar de ello, el presidente de la Repblica rabe Saharaui Democrtica (RASD), Mohamed Abdelaziz, ha reconocido que la vuelta a las armas sera una opcin legtima y el representante de la RASD en el Estado espaol, Bucharaya Beyin, ha afirmado que disponen de armas, hombres y voluntad suficientes. En los ltimos das cientos de reservistas se han movilizado hacia el muro que Marruecos construy durante la ocupacin de los territorios del Shara Occidental.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/El-Gobierno-de-ZP-de-la-mano-de.html 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter