Portada :: Europa :: Convocatorias
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-02-2005

Llamamiento a los trabajadores, a los militantes y a los responsables sindicales que luchan en toda Europa contra el tratado constitucional europeo

Rebelin


Queridos compaeros,

Somos militantes obreros, responsables sindicales, jvenes y ciudadanos de todos los pueblos de Espaa, de diversas procedencias, que nos hemos opuesto en nuestras organizaciones y pblicamente a la ratificacin del tratado constitucional en el referndum del 20 de febrero.

Hemos votado NO. Estos ltimos meses hemos sufrido una campaa que ha utilizado todos los medios del Estado y de las instituciones para tratar de demonizar a cuantos se oponan a la Constitucin Europea. Hemos mostrado la relacin entre esa Constitucin, las directivas que desde 1992 emanan del tratado de Maastricht y la poltica concreta que han aplicado los sucesivos gobiernos. El gobierno Zapatero ha estado a la cabeza de esta campaa. Durante los ltimos meses, ha aplicado todas las rdenes de la Unin Europea con efectos desastrosos para los trabajadores y los pueblos de Espaa.

Los resultados del referndum son contundentes: el 70% del censo electoral se ha negado a apoyar la Constitucin Europea: no han votado, han votado no o han votado en blanco. La participacin en las urnas ha sido la ms baja desde la muerte de Franco, lo que contrasta con el rcord de participacin en las elecciones del 14 de marzo de 2004.

La mayora que llev a Zapatero al gobierno ha rechazado la poltica de la Unin Europea que Zapatero propugna y aplica. Con este resultado aflora una grave crisis en el pas, por la contradiccin entre las aspiraciones de la mayora y la poltica que se le impone, entre el mandato que la mayora dio a Zapatero y la poltica que el Gobierno ha emprendido.


Hay que recordar de qu situacin venimos. Durante ocho aos, combatimos la poltica del gobierno Aznar, contraria en todo a los derechos de los trabajadores. Para imponer el euro y su dficit cero hundi la industria y la agricultura, provoc la especulacin con la vivienda y multiplic las contrarreformas sociales: en nombre de combatir la temporalidad facilit el despido e introdujo nuevas formas de precariedad (hoy seguimos teniendo el 32% de contratos precarios), recort las pensiones aumentando el periodo de clculo en aplicacin del Pacto de Toledo, congel los salarios de millones de empleados pblicos, generaliz las privatizaciones, regionaliz la sanidad para privatizarlo, deterior la enseanza pblica y foment la privada, rebaj drsticamente los impuestos a los capitalistas y elev los que paga la mayora. Para dividirnos, aprovech toda ocasin de enfrentar a los pueblos, en particular el pretexto antiterrorista.

Sus ataques a las libertades fueron combatidos por amplios sectores como regresin a aspectos del rgimen anterior, en particular la reforma del Cdigo Penal y el fin de la libertad de partidos polticos, que dej sin derecho a voto a un sector de la poblacin. Regresin apoyada por todas las instituciones de la Unin Europea. Aznar puso a Espaa enteramente bajo la gida norteamericana, participando en la guerra destructiva contra la nacin iraqu. E intervino activamente para que la Constitucin Europea consagrase toda esta poltica.

Las movilizaciones de millones contra Aznar se reanudaron tras el terrible atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid, y los trabajadores y los pueblos de Espaa aprovecharon las elecciones generales del 14 de marzo para tratar de desembarazarse de cuanto Aznar y el PP representaban. Tras el 14 de marzo, los trabajadores y los pueblos de Espaa allanaron el camino a otra poltica. Lograron la retirada de las tropas. Se dirigieron al Gobierno para que tomase medidas urgentes que pusiesen fin a tantos aos de regresin.

Desde el primer da, mientras Bush presionaba a Zapatero, Bruselas ha intervenido sin cesar para impedir que el nuevo gobierno se apartase un milmetro de su poltica, exigindole ir ms lejos que Aznar. As, la Unin Europea exigi que Zapatero no retirase las tropas, y luego decret la destruccin de cultivos y de barcos pesqueros, el cierre de minas, desmantelar la televisin pblica, impuls las deslocalizaciones, se opuso a la elevacin del salario mnimo y a que los salarios mantengan el poder adquisitivo. En particular, exigi la devolucin de las subvenciones a la construccin naval y el desmantelamiento de los astilleros pblicos Izar.

Por si fuera poco, la Comisin Europea ha dirigido el 14 de febrero de 2005 un ultimtum al gobierno espaol para que recorte drsticamente las pensiones.

Al calor de esta ofensiva de Bush y Bruselas, la iglesia catlica multiplica las provocaciones, exigiendo ms subvenciones y el control de la educacin. El aparato judicial franquista arrecia el ataque a los derechos democrticos. La patronal se opone a toda mejora del salario mnimo y exige que se apliquen hasta el fin las exigencias de competitividad de la Unin Europea, en particular cuestionando el sistema de convenios colectivos y con ello el papel de los sindicatos de clase.

Es obligado constatar que el gobierno, tras retirar las tropas, ha cedido a las presiones de Bruselas. Zapatero reconoci que tena el mandato de salvar los astilleros, pero ha decretado la eliminacin del 40% de la plantilla y de la mayor parte de la industria auxiliar. No ha derogado las leyes educativas y ha eliminado titulaciones universitarias para imponer el Espacio Educativo Europeo. Ha mantenido la contrarreforma fiscal de Aznar mientras negaba a los empleados pblicos la recuperacin del poder adquisitivo y exiga a los sindicatos una reconversin de toda la funcin pblica. Permite que el derecho a la vivienda siga siendo negado por la especulacin creciente y que se agrave el endeudamiento de las familias. Ha roto la empresa pblica de ferrocarriles para dar paso a negocios privados. Ha abierto un dilogo social partiendo de las exigencias de Bruselas y de la patronal, que amenaza la contratacin, el seguro de paro, las pensiones y los convenios. Sectores crecientes del movimiento obrero ven en todo ello una poltica que contina la de Aznar.

Mientras aplicaba as anticipadamente la Constitucin Europea, Zapatero se ha puesto en cabeza de la campaa por su ratificacin. Hizo en Barcelona un mitin con Chirac, que ataca las conquistas histricas de la clase obrera francesa, como la Seguridad Social. En toda Europa este gobierno aparece como vanguardia de la poltica dictada por Bruselas.


La crisis abierta en el pas debe resolverse conforme a la democracia, gobernando para satisfacer las aspiraciones de la mayora:

- Que no se toque el rgimen de jubilacin. Al revs, que se recuperen todos los derechos.

- Hay que anular el plan de cierre de Izar y mantener los puestos de trabajo.

- Los ferrocarriles y RTVE deben seguir siendo pblicos, con toda su plantilla.

- Hay que abolir la LOU, la LOCE y retirar el decreto de grados.

- Hay que restablecer todos los servicios pblicos.

- Hay que restablecer todas las libertades y dar una solucin democrtica a la cuestin nacional.

Son las exigencias concretas de una poltica favorable a los intereses de la mayora, poltica que slo puede realizarse rechazando las exigencias y directivas de la Unin Europea.

La batalla que hemos librado en nuestro pas es una etapa de una larga lucha. Nos hemos comprometido a continuarla y sabemos que la prxima etapa se jugar en los dems pases europeos, en particular en Francia, donde se prev que el referndum tenga lugar en junio. Sabemos que en ese pas la mayora del movimiento obrero rechaza la Constitucin Europea. Tambin se prevn referendos en otros pases, como Portugal, Dinamarca, la Gran Bretaa.


Queridos compaeros, el 18 de marzo acogeremos en Madrid un encuentro obrero europeo por la paz, la democracia y los derechos de los trabajadores, organizado por el Acuerdo Internacional de los Trabajadores y de los Pueblos (http://www.cmait.tk). Necesitamos que participis plenamente en este encuentro, que enviis delegados para que podamos discutir libremente y con toda fraternidad sobre el estado actual del movimiento obrero y de sus organizaciones, sobre la lucha comn a librar en defensa de los derechos de los trabajadores, de la paz, de la democracia, de la soberana de las naciones, por la unin libre de las naciones libres y soberanas de Europa, desembarazadas de las instituciones totalitarias de Bruselas y de la OTAN.




Me adhiero a este llamamiento ( admitimos propuestas de modificacin)

Nombre y apellido Organizacin y cargo Direccin/mail





Responder al Email: [email protected]




Ms informacin:

http://www.noconstitucioneuropea.com/ http://www.cmait.tk/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter