Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-12-2010

Y ahora la reforma de las pensiones

Julio Garca Camarero
Rebelin


En unos pocos meses los mercados (y la mayora de los Gobiernos a su servicio) estn desmantelando todas las conquistas sociales realizadas por los trabajadores a travs de un siglo. As que en unos pocos meses casi todos nos hemos hecho an ms proletarios.

los mercados, (y sobre todo los mercados especulativos) poniendo por pretexto la crisis econmica (y otras) del otoo del 2008, producida precisamente por ellos, han hecho reclamaciones para superarla en dos sentidos:

Por un lado, reclamar ayudas abusivas para los generadores de la crisis (los mercados y entidades financieras) premiando as a los culpables de las crisis, en lugar de penalizarles, como sera lo idneo. Y son ayudas de cantidades abusivas puesto que en solo dos aos han llegado a sobrepasar los 12 billones de $. Y Aunque es cierto que algunas grandes entidades como Lehman Brothers y otras sucumbieron, otras muchas quedaron atrapadas en las garras de las mas poderosas; pero estas ltimas nunca dejaron de crecer, e incluso, en muchos momentos, continuaron acelerando su crecimiento, como si nada hubiera sucedido. Podramos casi decir que a algunas corporaciones la crisis les ha mejorado la salud.

Por otro lado tambin reclamaron penalizar an ms a las victimas de la crisis, que precisamente fueron depauperadas por estos culpables, sobre todo por parte de los especuladores inmobiliarios. Estas victimas invertan ms del 70% de su presupuesto familiar en la hipoteca. Unas victimas caracterizadas por padecer un trabajo precario e inseguro, y la apabullante hipoteca a la cual dedicaban la mayor parte de su esfuerzo y de su tiempo. Pues bien, a estas alturas de 2010, estas victimas, despus de ms de dos aos de crisis, ven atnitas paralizadas e impotentes como prcticamente todos los gobiernos de este mundo globalizado, vendidos y totalmente sumisos al mercado y a los intereses de las grandes corporaciones fabriles y financieras, les estn presionando an ms mediante leyes y reformas.

No hace demasiado las reformas significaban legislaciones y actuaciones en defensa del proletario, que favorecan en compensacin al mas econmicamente dbil, (debilidad debida a los excesos de los mas fuertes).

Eran legislaciones y acciones como: reforma agraria, la cual significaba redistribuir las tierras dando de los que tienen en exceso a los que no tienen aunque eran los que las trabajaban; reforma fiscal, consista en plantear una contribucin mayor a los que ms beneficios obtenan; y as sucesivamente.

Pero, hoy en da, nos hemos encontrado de golpe que la palabra reforma significa exactamente lo contrario que antao: Significa, legislaciones y actuaciones en defensa de los ms fuertes, a partir de an una mayor depauperacin del mas econmicamente dbil, y todo, so pretexto de salvar a los mercados y de (oh!, palabra mgica) crecer. Crecer para crear puestos de trabajo, pero lo que se viene dando es que cuanto mas crecen y ms se automatizan las grandes corporaciones ms desempleo producen. As, por ejemplo: mientras en 1951 eran necesarias 145 horas de trabajo para la fabricacin de un automvil, en este primer decenio del siglo XXI solo son necesarias 12 horas. Es de suponer que ste elevado grado de eficiencia ha venido agudizando cada vez ms el problema del paro. En cuanto a eficiencia de trabajo en el sector de comercio recurdese que por cada empleo precario creado en las grandes superficies comerciales se pierden cinco empleos estables. Desempleos que se ha intentado paliar a base de aumentar el productivismo de forma forzada mediante acciones muy nocivas al medio y a la calidad de vidai.

Veamos que tipo de reformas, desde el punto de vista de reformas modernas (de las que hoy en da se llevan):

Reforma de las cajas de ahorros, consiste en transformar estas instituciones financieras (borrando lo poqusimo que pudieran tener de social) mediante un tipo de privatizacin a ultranza en autenticas entidades bancarias priva-das, y ello en detrimento del trabajador pues se supone que (al menos tericamente) l reciba de ellas ciertas ayudas o consideraciones sociales.

Reforma universitaria, la llamada ley Bolonia, la cual consiste en eliminar lo poco de enseanza humanista que les quedaba a las universidades para convertirlas en autenticas escuelas de la rentabilidad monetaria a corto plazo, y en las que el 100% de su horas lectivas se dedique a que los alumnos aprendan tcnicas para favorecer y acrecentar la rentabilidad de las Sociedades Annimas, en lugar de favorecer a toda la sociedad y al desarrollo humano de toda su poblacin. Adems, debe de ser una universidad globalizada y estandarizada a nivel del todo el planeta. Una gran ayuda al pensamiento nico, cuyo enfoque esta centrado en el crecimiento crematistico.

Reforma laboral. All por el ao 1929 el presidente Roosevelt, tuvo un rayo de visin inteligente y pudo comprender que nicamente mediante una importante reforma laboral, que mejorara las condiciones del trabajador mediante un estado del bienestar y de unas leyes de proteccin del trabajador de tipo keynesiano (que dieran una mayor estabilidad a los puestos de trabajo) se podra salvar al capitalismo de su profunda crisis y del peligro de que los trabajadores se decantaran por el comunismo. La puesta en marcha de esta reforma salv al capitalismo estadounidense de aquella profunda crisis.

Por contra, hoy a raz de la crisis de 2008, tan profunda como la del 29, las fuerzas vivas y semiocultas del neoliberalismo (vase: FMI, BM, OMC, Club Hailderbeg, Los 20, La reserva Federal, el banco central Europeo, etc.), estn emprendiendo para salvar al sistema, un proyecto de actuacin socioeconmica diametralmente opuesto al que salvo de la crisis a EEUU en el referido ao 1929. en lugar de una reforma laboral que d estabilidad al trabajador (que en definitiva es el que produce los bienes y servicios) y de acentuar una reforma social, tal y como se hizo cuando se pudo salir de la crisis del 29, se est planteando una draconiana reforma de las pensiones.

Y la reforma de las pensiones consiste, esencialmente, en disminuirlas pretextando la crisis y el envejecimiento de la poblacin. Pero lo que no se dice es que la perdida econmica debida a este envejecimiento est, de sobra, compensado con el constante aumento econmico debido al constante aumento de la eficiencia de las maquinas.

Para llevar a cabo esta reforma se cont con la activa participacin del llamado grupo de los cien o FEDEA (Fundacin de estudios de Economa Aplicada), un grupo constituido por 100 economistas expertos. Expertos para la privatizacin de todo lo privatizable (que ya es poco). La doctora en economa Miren Etxezarreta, autora del libro Que pensiones, que futuro, en este sentido, nos comenta: en los ltimos tiempos los soberanos europeos han asumido completamente el discurso del capital privado. Y refirindose concretamente a la reforma de las pensiones, Etxezarreta prosigue: porque el Fondo de las pensiones es un bocado muy suculento para el capital financieroii. En efecto, los fondos de pensiones en el mundo manejan 12,27 billones de , el equivalente a 27% del PIB mundial, y el equivalente a 12 veces el producto interior bruto de Espaaiii.

Por su parte Demetrio Martn cree que: la huelga del 29 de sep-2010 ha tenido como consecuencia el que se postergue el debate de las pensiones hasta los primeros meses 2011, y que haya dejado de formar parte del los planes del gobierno el aumento de la jubilacin desde los 65 a los 67 aos de edad. Pero como contra partida, se reducirn las prestaciones a la Seguridad Social (S.S.), por parte de las empresas, por medio de subvenciones y bonificaciones, [] y se ampliar el periodo con el que se calcula la cuanta de la pensin que actualmente se mide con los 15 ltimos aos cotizados y que podran ascender a 20 23 aos, menos que lo que propone FEDEA, que pide que las pensiones pasen a calcularse en base a lo cotizado durante toda la vida laboral de la persona trabajadoraiv. Adems, tambin nos indica Elorduy que esta probado que los sistemas privados de pensiones son mucho ms vulnerables a las crisis financieras, y que concretamente el 95% de estos planes pierden dinero a largo plazo.

Resulta curioso que se pida unahucha de pensiones es decir un fondo privado de reserva a pagar exclusivamente por el trabajador (sin participacin del estado ni de las Empresas) y una rigurosa vigilancia del presupuesto de las pensiones y no se pida lo mismo a la Casa Real o al Ejercito. No est justificada tanta preocupacin por las pensione cuando sucede que el ao 2009 la Seguridad Social en Espaa tuvo un supervit de 8.000 millones de euros.

Es cierto, la S.S. goza de una buena salud, pero otra cosa es que existan pensiones de miseria como puedan ser las de viudedad. Pero la mayor miseria en S.S. la sufren dos grandes colectivos: los sin papeles que trabajan en trabajo sumergido y las ama de casa que realizan el trabajo reproductivo y de cuidados, cuya ayuda es igual a cero, y ello se suele justificar porque son trabajos que no contribuyen a la S.S. (los primeros) o que no producen PIB (los segundos). Pero estos dos colectivos si que generan riqueza, una riqueza real e imprescindible para la subsitencia del sistema. Como dice Yayo Herrero:

Si intentramos clasificar los trabajos en relacin con su aportacin a la calidad de vida, el orden de valoracin social sera justamente el contrario. Iran primero la crianza, la produccin agro ecolgica de alimentos, los trabajos dirigidos a la salud y la higiene...; en los ltimos puestos quedaran seguramente los que realizan los ejecutivos de las bolsas financieras, los fabricantes de armas y los que promueven infraestructuras innecesarias. Podramos distinguir con propiedad entre trabajos ligados a la produccin de la vida y trabajos que provocan su destruccin v .

Julio Garca Camarero es autor del libro El decrecimiento feliz y el desarrollo humano (Ed. La Catarata 2010)

Notas:

i Julio garca camarero, El decrecimiento feliz y el desarrollo humano . La Catarata, 2010, Pg. 86.

ii Pablo Elorduy, El asalto de los mercados de las pensiones , Diagonal, 11-24-nov-2010, Pg. 3.

iii Diagonal 11-24 nov-2010. Pg. 5

iv Pablo Elorduy Articulo citado, Diagonal, 11-24-nov-2010, Pg. 3.

v Yayo Herrero, Decrecimiento y mujeres. Cuidar: Una practica politica anticapitalista y antipatriarcal. En: Carlos Taibo, Decrecimientos, sobre lo que hay que cambiar en la vida cotidiana, La Catarata, 2010, pag. 29.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter